jueves, 28 de febrero de 2013

Slow Greta







Le dejaron la porción más chica. La enorme rueda en el centro de la mesa, ya está vacía. Ella es siempre el último orejón del tarro. Se va a quedar con hambre y los pijoteros, que comieron a cuatro manos, clavado que no pedirán otra. Mozzarella, jamón y aceitunas, con varias birras, que a ella le parecen, por la espuma, meada de vaca. Se acuerda de aquella vez que estuvo en el campo y había visto a la vaca blanca y negra echarse un meo interminable, dorado y espumoso. Igual que la birra.
Es lenta para comer, también para otras cosas. No llega a ser una tarada, pero tiene que masticar bien todo: la comida, lo que lee o escucha, hasta lo que habla. Piensa, piensa, busca dentro de su cabeza y cuando encuentra la palabra que corresponde a lo que quiere decir, los demás pasaron a otro tema y es como si se hubiera vuelto invisible.
Su nombre, Greta, se lo cambiaron por Creti y algunos le dicen Slou, que le gusta más, porque suena como el maullido de Canela cuando le rasca el cogotito… slou slou hace la muy mimosa. A veces se presenta diciendo “soy Slou” y todos ríen y le dan golpecitos en la cabeza, no los coscorrones que le sacuden en casa cuando mete la pata y le hacen latir la sesera.
La pizza ya está tibia y apenas si comió el borde duro y pelado. Qué costumbre estúpida, deja lo más rico siempre para el final, y cuando se lo come no está tan bueno, el queso parece un chicle viejo y la salsa se la chupó la masa.
La única aceituna que decoraba su porción quedó, como una huerfanita, en el asilo del gran plato de madera. Adora las aceitunas. Estira el brazo despacio esgrimiendo el tenedor con las dos manos. Los chicos discuten sobre la peli que acaban de ver, ella no la entendió del todo y eso que había partes en que casi no hablaban. Tiene que aprovechar que están distraídos y hacerse de la aceituna. Es verde, hinchada de pulpa, se le hace agua la boca. Su brazo es tan lento como sus mandíbulas y su cabeza. Faltan unos pocos centímetros. Ya está.
Los dientes del tenedor se hincan en la consistencia de la carne, rebotan en el corazón duro y la aceituna remonta vuelo y cae en el plato de Termineitor que, en cuanto la relojea, la sumerge en su bocaza, mueve apenas el mentón y con un soplido larga el carozo para el lado de Lora, que se llama Laura, pero los chicos también se lo cambian y ella, muy orgullosa, dice que en inglés se pronuncia así.
Greta mira su porción de pizza, convertida en un triangulito de cartón, frío y gomoso. Algo le cosquillea en la garganta, igual que cuando bebe una gaseosa. La burbuja se expande, ocupa toda la boca y explota en un grito que revienta el silencio de su cabeza, cubre las risas de Lora, las puteadas de Termineitor por las opiniones del Perro, el crac crac de los nudillos de Betibú, las charlas de las mesas vecinas, el entrechocar de platos y vasos en el mostrador. Y dentro del grito están las palabras, todas juntas, sin titubeos, salen de una, como escupidas... hijo de mil putas la aceituna era mía mía mía…


©  Mirella S.   — 2013 —
Acuarelas de Silvia Pelissero



He aquí otro producto del taller de creatividad. 
Esta vez en el sobrecito encontré una suculenta aceituna verde.
No sabía que hacer con ella y me la comí. 
Mientras la masticaba, su sabor me empezó a transmitir sensaciones.
Y se fue perfilando algo simple: la historia de Slow Greta. 



Utilicé un lenguaje coloquial, propio del personaje. Aclaro algunas expresiones:

Pijotero: mezquino
Birras: cervezas
Relojear: observa de reojo
Puteadas: insultos, palabras groseras





Nadie es como otro. Ni mejor ni peor.
Es otro. Y si dos están de acuerdo, 
es por un malentendido. 

Jean-Paul Sartre


2 comentarios:

  1. Me gustó mucho lo que leí, lo coloquial me produce gracia y aquí hay una gracia fresca, un personaje fantástico que dan ganas de conocerlo, el ambiente muy logrado, tanto que en este momento tengo ganas de una pizza!!
    Mir, es un placer leerte!!
    Una birra a tu salud!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el brindis, Edu. Me alegro que te gustara este cuento, volví a leerlo y me pareció que no lo había escrito yo. Es de cuando iba a un taller literario y como la mayoría era bastante fiaca para escribir, la coordinadora nos daba tarea con sugerencias.
      Un abrazo.

      Eliminar