martes, 7 de noviembre de 2017

14. Deshabitadas



Los días tomaron el color añejo del otoño, Piera se hamacó en ellos y se dejó llevar. En esos días color sepia, igual que fotos bronceadas por el tiempo, hubo buenas noticias y otras no tanto.

El ovillo enredado de los acontecimientos, incluyendo el tramiterío legal que odiaba, le impidió el duelo. Entre todos esos vaivenes comprendió que había madurado, que algo interno se acomodó y ya no importaba demasiado el ojo de afuera. El próximo paso sería hacer lo mismo con su propio ojo implacable.

Encarar a Bruno dio frutos. Al leer el Testamento comprobó que su padre no había sido insensible con Sonia: le había legado una suma importante. Ella recibió lo mínimo que le correspondía por ley. El resto, un resto considerable, era de Bruno.

Piera nunca imaginó que su padre contara con un patrimonio tan sólido y pensó en las habilidades financieras de su hermano: un demiurgo experto en la multiplicación de planes y pesos. Le disgustó reclamar su parte de la herencia, había en ella una repugnancia casi física en la aceptación del dinero de los otros.

Se alegró por Sonia y sintió rabia ante la nueva confirmación de la mezquindad y los chanchullos* recurrentes de Bruno. Daba gracias que el asunto hubiera terminado. A él no lo vería más, la familia que la llenara de conflictos estaba definitivamente rota. El único hilo que aún la unía a esa telaraña de manipulaciones silenciosas, era Sonia. La visitó, le dio la buena nueva que la dejó sin habla, los labios finos entreabiertos y en la mirada incrédula le surgía una luz de lágrimas.

Fue un alivio que no tuvieran la misma sangre, que el parentesco se limitara a papeles. Piera la había observado con detenimiento desde la muerte del padre y comprendió lo equivocada que estuvo respecto a Sonia.

Sentía la necesidad de enmendar sus prejuicios, de acercarse, conocerla más. Eran dos mujeres deshabitadas de familia y amor, podrían construir un espacio para ellas, un lugarcito de desahogo de dos huérfanas que pueden transitar, tomadas de la mano, el camino de la soledad.

La acompañó en la búsqueda de una vivienda digna y también un trabajo, porque Sonia no era de las que se quedan mirando por la ventana el transcurrir de los días.

En sus conversaciones aparecieron anécdotas sobre Elio, Bruno, su padre que, en el momento propicio, serían deglutidos por las hojas blancas de ese cuaderno hambriento de palabras.

La historia de Piera empezó a entretejerse con la de Sonia. Con cautela, para no abrir cicatrices quizás no del todo cerradas, le preguntó sobre su vida antes de Renzo.

—Con tu padre encontré protección, lo más parecido a un hogar. Aunque sé que nadie me quiso había un techo sobre mi cabeza, comida, un sueldo seguro a fin de mes. Él nunca me violó ni golpeó como lo hacía el turco borracho con el que viví. Renzo hasta se casó conmigo. —la voz de Sonia se fue haciendo más tenue, algo le temblaba en la garganta, como si anidara un pájaro, un gorrioncito que quisiera escapar.

—Si esos recuerdos te duelen, mejor no removerlos —dijo Piera y también sintió un atoramiento en el fondo de su boca.

—Pieri, me gusta hablar con vos, me hace bien, escuchás… ¿Sabés? nadie nunca me escuchó. Mis tíos, los que me trajeron acá, trabajaban en un campo ajeno y en cuanto empecé a caminar tuve que ayudarlos. Eran bestias atadas a la tierra, esclavos. Soy bruta, no sé contar las cosas, pero vos me escuchás siempre. —se tironeó el lóbulo de la oreja unos segundos y siguió—: Te decía del atorrante* del turco que me mandaba a trabajar mientras él se emborrachaba. No fui una puta, limpiaba casas de la mañana a la noche, a él le importaba poco cómo ganaba la plata. Igual que a un cafisho* se la tenía que dar toda. Cuando un invierno, por el brasero, se quemó la casilla* en la que vivíamos, él, borracho como estaba, no pudo salir y se cocinó como un lechón. Eso es lo que era: un cerdo. Ahí fui libre, me sentí viva, y al poco tiempo la señora Rossi, conocida a tu papá, me lo recomendó. En cuanto te vi, me dije: esta nena va a ser tu hija del corazón.



Glosario:

Chanchullo: acción poco clara, conseguir un beneficio sobre un asunto en perjuicio de otros.
Atorrante: holgazán y de pocos escrúpulos.
Cafisho: proxeneta.
Casilla: vivienda pequeña y muy precaria, de madera y chapas.


Sinopsis

Piera (1970): rememora y reflexiona sobre momentos claves de su historia. Es maestra de arte y artista plástica. También decide recurrir a la escritura para profundizar más su viaje al pasado.
Luciana, su madre, muere cuando Piera tiene diez años. Renzo, su padre, al poco tiempo de enviudar se casa con Sonia (la Segunda). Es profesor de francés, italiano y latín. Cae en depresión con la muerte de Luciana. Elio, es el hermano dieciocho años mayor, muy querido por Piera. Es periodista. Estuvo poco en la casa, durante la dictadura militar tuvo que exiliarse. Bruno es el segundo hermano -con el que Piera se lleva mal- es agente financiero y su única preocupación parece ser el dinero. Tiene una feroz pelea con Elio, que es echado de la casa por su padre. Ella desconoce lo que ocurrió entre los hermanos.
César es abogado, Piera se casa con él a los veintiún años y se separa cinco años después. Es César quien le da indicios sobre el secreto familiar. Piera visita a Micaela (que fue la novia de Bruno) y ella le confirma la sospecha de César: que con Elio eran amantes.
Al poco tiempo de separarse de César, muere repentinamente el padre de Piera y Bruno vende la casa familiar sin consultarla. También hace trampas con el testamento. Ante la soledad de Sonia, Piera empieza a acercarse a ella. Piera encara a su hermano y obtiene su parte de la herencia y la de Sonia.



©  Mirella S.   — 2017 —




58 comentarios:

  1. Brillante, Mirella. Lograste mostrar el vacío que les corre por dentro a las dos mujeres, me pareció sentir el frío de la soledad que las une, el pasado triste que las atraviesa. La parte final de este capítulo es conmovedora. Me leí las dos últimas entradas juntas y, la verdad, es que te felicito, porque percibí la unidad de la historia. Le quedan muy bien el uso de los términos coloquiales. Detrás de la personalidad de Sonia, en especial, aparecen los dramas, las tragedias de los inmigrantes, los hombres y mujeres que se convirtieron en sujeto histórico, que hicieron esta patria que tenemos, diversa, y todavía, atada con alfileres. No sé que decirte, me dejaste gratamente impactado. Un abrazo.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mejor cuando se leen algunos episodios juntos, sé que de una semana a otra se pierden y olvidan deatalles, pero bueno, así es como funciona un blog y hay tanto para leer en la blogósfera.
      Me alegra que lo hayas difrutado y te agradezco mucho la doble lectura.
      Me pareció mejor ir dividiendo la historia de Sonia para no alargar demasiado la entrada en la que empiezo a contar su origen.
      Esta nouvelle es todo un experimento y un desafío para mí llegar hasta aquí. Faltan cuatro entregas, que por suerte ya tengo escritas, solo necesito pulirlas.
      Otra vez gracias, querido Ariel y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. El turco tuvo un final digno de lo que merecía.
    A medida que voy leyendo me reafirmo en mis convicciones sobre la condición humana.
    Ah... y las herencias suelen ser una fuente de enemistades eternas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay personas cuya muerte produce una especie de purificación del ambiente.
      No te quedes solo con lo negativo, Xavi, hay de todo bajo el sol, también personas que logran evolucionar, reconocer sus errores y enmendarlos.
      En mi caso no había nada para heredar, así que no me vi envuelta en esas peleas, pero sí he conocido familias que lo que les faltaba era matarse por los bienes.
      Mil gracias y besos.

      Eliminar
  3. Piera esta descubriendo una nueva Sonia y en ella un ser querible y muy sufrido. La vida de Sonia me recuerda a la de muchas mujercitas que conocí en las Villas, la misma familia la traía para "trabajar" y quedarse con su dinero.
    En el fondo Piera y Sonia se parecen, estan solas y nadie las amó.
    Es triste la historia, pero es real, es la vida misma.
    Aplausos Mirella, cada nuevo capitulo se pone más interesante.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando uno se corre de la mirada habitual puede ver a la persona desde otro ángulo y comprender más cosas al conocer su vida, su procedencia y el bagaje que arrastra.
      Piera pudo hacerlo y descubrió una Sonia que le despierta emociones nuevas, afecto y deseo de protergerla.
      Muchas gracias, Mariarosa, por seguir leyendo y me da gusto que te interese la historia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Chanchullo tiene el mismo significado aquí, y son abundantes.
    Cambiar la opinión sobre una persona es reconfortante cuando estamos a tiempo de enmendar . Qué bonita y esperanzadora frase para terminar el capitulo. Abrazucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los chanchullos son los que más proliferan en todos lados y no sabía que esa palabra también se decía en España.
      Es bueno poder cambiar y hacerlo en conjunto desde la mente y el corazón.
      Mil gracias, Ester, con un enorme abrazo.

      Eliminar
  5. Me gusta el alma simple y bondadosa y comprensiva de Sonia. A Piera le va a servir, creo, relacionarse con una persona con esas características; mejor dicho virtudes.

    Saludos salados, Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es notable como a veces personajes secundarios toman cuerpo y presencia. Me ha pasado enn libros que leí y me interesó volcarlo en esta historia.
      A Piera le viene bárbaro ese acercamiento.
      Siempre gracias, Julio.
      Abrazos.

      Eliminar
  6. Sonia es un personaje hermoso. Lástima que se encontraron tarde.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor tarde que nunca, ahora que Piera la entiende y le ve aspectos que antes no podía, aprovechará su influencia en su vida.
      Gracias, Raúl, muchos saludos.

      Eliminar
  7. Una vez más me maravilla el uso que haces de los símiles y las metáforas, Mirella, es realmente un deleite leerte.
    Vemos en este episodio, como la unión entre estas dos mujeres es cada vez más fuerte y vemos con espanto cómo ha sido esa vida desgarrada de Sonia, que la hace estar ahora desorientada. Menos mal, que ha encontrado la compañía de Piera.
    Otro pasaje muy emotivo.
    Un besazo, Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando escribo lo que más me gusta es la parte metafórica y reflexiva y me cuesta bastante contar los hechos de la realidad. En este caso fue un desafío porque el mundo material entra demasiado en escena.
      Es un placer que disfrutaras de este episodio, Ziortza.
      Un enorme abrazote y gracias.

      Eliminar
  8. Es una verdadera maravilla leerte, tus personajes te envuelven como si los pudieras ver y conocer al cruzar lal esquina.

    Un abrazo Mirella :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te puedas meter en la historia y que te guste, Nieves.
      Mil gracias y un abrazo bien grande.

      Eliminar
  9. Entrañable capítulo donde los sentimientos y emociones florecen como la primavera, aunque en esa época los días estuviesen pintados de sepia.

    La incipiente madurez de Piera le lleva a corregir los errores del pasado, como sus prejuicios que la impidieron valorar a Sonia en su justa medida.
    Se establece, pues, una prometedora complicidad entre ambas, sintiéndose atraídas mutuamente, Piera hacia una posible madre que nunca tuvo y Sonia hacia una posible hija de la que careció.

    Un abrazo enorme, Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mejor forma de crecer es tomando conciencia de los errores y reparándolos. Piera empezó a hacerlo y el resultado es un acercamiento inesperado con Sonia. Ambas se necesitan.
      Mil gracias, Estrella, junto a un abrazo bien grande.

      Eliminar
  10. Te leí ayer temprano, pero no podía dejar el comentario. Parece que Piera y Sonia se convertirán en buenas amigas, contar confidencias personales es un paso hacia ello. Creo que en estos tiempos es todavía más difícil encontrar a quien sepa escuchar, quien nos ponga atención a lo que le decimos. A veces la gente se asombra de que recuerde cosas que me dijeron, pero es sólo que les pongo atención.
    Supongo que uno de estos días me pongo a leerla desde el inicio para disfrutarla más, porque con la pausa de verano debe haber cosas importantes de los primeros capítulos que se me han quedado olvidadas.
    Acá también usamos chanchullo y significa lo mismo.

    Beeeesos y abrazos querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy triste pero hoy nadie escucha a nadie. O finjen escuchar para que, al menor descuido, dar vuelta la conversación y hablar de ellos.
      Yo también soy de escuchar, me gusta poner la oreja, pero si empiezan con tonterías me voy.
      Si tenés ganas de leer la historia desde el principio para mí sería un enorme honor. Hacelo cuando tengas tiempo y ganas, sin obligaciones.
      Gracias, querido Gildo, te abrazo bien fuerte... ah y beeesos, también.

      Eliminar
  11. Disculpa Mirella, pero no he podido seguir tan magistral historia; ya sabes los problemas de espalda y cervicales me lo han impedido. Espero que a partir de ahora, pueda ir retomando el hilo. Aunque parece ser que la relación entre ellas se van acercando. Creo que ya te lo comenté hace tiempo atrás, que en todas las familias se cuecen habas, al menos por aquí esa expresión se usa con frecuencia; y cuando hay herencias de por medio, las disputas entre familias, se suelen dar con frecuencia; aunque no fuera tu caso, pasar, desde luego que pasa. Seguro que hay gente que con estas historias se ve reflejado, pero desvelarlo ya cuesta más. Por cierto como ya te han comentado por aquí "chanchullo" también se utiliza mucho: Atorrante y Cafisho, la verdad las desconocía. Por cierto esa foto de la entrada anterior es preciosa "patchword". Mi mujer ante hacía mucho; ahora menos,porque también anda algo pachucha.

    Besos y abrazos Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes y cuidate mucho, Rafa. Leelo cuando te sientas bien y no te preocupes por comentar los capítulos que faltan (4), sé lo que son los problemas de las cervicales.
      También decimos "en todos lados se cuecen habas" y las herencias suelen traer grandes divisiones familiares, que por suerte yo no viví. Como le dije a Toro, no había nada para repartir.
      Muchos saludos a Robledo y que ella también se mejore.
      Abrazo enorme, querido Rafita.

      Eliminar
  12. Hola Mirella Eres tan sensible.En tu escritura lo reflejas.Escribes que me encandilas.Sonia y Piera dos hermosas mujeres.Ya estoy esperando la próxima entrada.Algo bonito les tiene que pasar.Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elizabeth, gracias por tu comentario y me da alegría que sigas atentamente la historia y no te pierdas ninguna entrega. Siempre pasan cosas bonitas, una fue el acercamiento entre ellas.
      Un besazo y nuevamente gracias.

      Eliminar
  13. Un título apropiado.
    ¿Ves Mirella? Siempre, en los inicios de los capítulos nos sitúa en un escenario, (y haces bien, pues así resulta más fácil “ver” a los personajes que transitan por ellos). Y una vez dibujado los aspectos externos (el lugar, la circunstancia) te concentras en lo interno, en lo más íntimo de Piera, sus sentimientos y pensamientos.
    Vuelve a retratarse el egoísmo de Bruno y el sentido de la justicia de Piera.
    La historia de Sonia toma forma con los detalles tristes y duros de su vida, y su lenguaje directo y llano apropiado para su boca, la boca del pueblo. Un personaje que de mera comparsa toma relieve como secundario.
    Cuando termines las series volveré a leerlo todo seguido, que es lo que mola.
    Mola=gusta
    Un abrazo desde el cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, soy consciente de ese recurso. Es que como no me gusta demasiado escribir sobre las acciones reales que ocupan el mundo cotidiano, me las saco de encima lo más rápido que puedo para llegar a lo que me interesa: la introspección de los personajes, sus recuerdos, para que el lector se conecte más con ellos.
      Si querés leerlo todo seguido cuando esté terminado te mando el texto en PDF, así también podés imprimirlo y es más cómodo de leer (por lo menos para mí).
      No tengo tu mail, por si preferís esta opción te dejo el mío para que me avises: plenilunio2@gmail.com
      Mil gracias, con un inmenso abrazo, querida Isabel.

      Eliminar
  14. Tomo nota, te escribo mandándote el mío.
    Gracias Mirella.

    ResponderEliminar
  15. Me gusta que Piera se reconcilie con Sonia. Su imagen va cambiando de las impresiones que Piera me dejó de ella hasta el capítulo de hoy en el que he visto a una mujer sensible y muy necesitada de cariño. Espero que ellas dos se ayuden porque su suma les puede hacer mucho bien a ambas para cerrar esas heridas que si no se curan, tanto duelen.
    Es un placer leerlo y dejarme envolver por los sentimientos que expresan tus letras.
    Un beso enorme querida Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es notable cómo uno al leer se identifica con los personajes (o no), vive sus circunstancias y sigue sus evoluciones. Me pasa siempre cuando leo y, a veces, aunque no tenga cercanía con sus características, si siento que los personajes son humanos, me engancho de un modo tremendo.
      Por lo tanto te agradezco mucho el interés por Piera y Sonia en este "experimento" de novela que estoy haciendo.
      Un gran abrazo, Conxita.

      Eliminar
  16. Como me alegro por ellas, por las dos. Encontrar a alguien que te comprenda y escuche es muy necesario y el afecto que desprenden es sano, verdadero. En este emotivo capítulo se muestra que el tiempo se encarga de proporcionarnos entendimiento y madurez para ver más allá de las riñas o las primeras sensaciones. Siempre existe el perdón y el volver a empezar.
    Un beso, y feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto lo que comentás, Irene. En la niñez y en la adolescencia cuesta aceptar a alguien que no te ha causado buena impresión. Tampoco es un período en que se busque analizar o comprender demasiado, sobre todo si hay carencias afectivas. Al crecer se ven y se tienen en cuenta otras cosas y los descubrimientos son impensados.
      Gracias por seguir fielmente el desarrollo de la historia.
      Besazos, guapa.

      Eliminar
  17. Me alegro de que los asuntos legales de Piera y Sonia se hayan resuelto favorablemente para ellas. Lo que en justicia les correspondía no podía ser para otros, especialmente en el caso de Sonia.

    Es muy bonito cómo nos vas mostrando el cariño que nace entre estas dos mujeres, Mirella. Es algo natural, una alianza en el sufrimiento de ambas y un consuelo en su recuperación. Además lo describes de una forma tan hermosa...

    También hemos sabido más sobre el pasado de Sonia, muy poco halagüeño, por cierto. Yo creo que ya merece un poco de paz y estabilidad, y espero que las encuentre.

    Un placer leerte, como siempre. Es una historia que enamora :))

    ¡Un abrazo de viernes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco mucho las palabras elogiosas para con la historia y me da gusto que te vayas conforme en cada entrega.
      El crecimiento interior de Piera fue bastante acelerado y a pesar de las duras vivencias que tuvo que pasar, especialmente por el poco afecto recibido de su familia, supo encontrar el camino de la comprensión y la solidaridad hacia Sonia.
      Que tengas un hermoso viernes, Julia.
      Muchos besazos, linda.

      Eliminar
  18. Guapa, ya te dije lo que me está gustando la historia de Piera. Pobre Sonia, se merece algo bueno, ahora que entre ellas dos ha surgido la confianza hay esperanzas para las dos, me parece que unidas se harán muy fuertes. Bruno me cae tan mal como siempre.
    Un besito guapa, me encanta Piera y sus recuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos personas que saben lo que es la falta de afecto y comprensión pueden iniciar un camino para apoyarse mutuamente. Ellas ya lo están transitando.
      Me da un gran alegrón que te guste la historia y la sigas con ganas. Falta poco para el final. Me resultó más extensa de lo que había pensado.
      Un enorme gracias y muchos besazos, María.

      Eliminar
  19. Ay esos chanchullos que tanto nos lian a veces sin necesidad y luego cuesta enmendar. Me alegra que Piera y Sonia se comprendan, esccuchar y soltar emociones ayudan a perdonar. Seguimos Mirella.
    Buen fin de semana.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es penoso que esos chanchullos se realicen con la familia, pero hay de todo bajo el sol.
      El acercamiento de Piera a Sonia fue surgiendo a medida que escribía, no estaba en mis planes del principio incluir tanto a Sonia en la historia.
      Gracias por seguir, Laura.
      Un abrazo y también que tengas un hermoso fin de semana, con algún viajecito y más fotos.

      Eliminar
  20. Entrañable y emotivo capítulo, Mirella. Desde la madurez que adquiere Piera sobre los últimos acontecimientos vividos y ese duelo que deja pero que algún día tendrá que pasar por él asumirlo y aceptar, al igual que otras cosas.

    Me llama la atención que "cierre puertas" (por así decirlo) con la familia, no ha descubierto aún nada agradable para continuar una relación con ellos, sin embargo, me alegra de que ella y Sonia se hayan unido en sus soledad y ahora se sientan queridas y comprendidas mutuamente.

    Un placer leerte, amiga.
    Abrazo de los grandes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De alguna forma el duelo lo está haciendo ahora, veinte años después, cuando abre el cuaderno y empieza a escribir su historia.
      Es un verdadero gusto que la lectura haya sido de tu agrado, Mila.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  21. Cuando dije que me llama la atención que "cierre puertas" quería añadir que por desgracia en la realidad hay familias en conflicto entre otras cosas a causa de herencias y parca o confusa comunicación. Una lástima que cuando fallecen los progenitores, en algunos casos el resto de familia incluido hermano/as, parece que dejan de existir.

    Otro abrazo, Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad con Bruno nunca sintió hermandad, porque él o la ignoraba o tenía actitudes despectivas. Lo mismo ocurrió con Renzo, su padre, que apenas se ocupó de ella. En este caso los lazos familiares eran inexistentes.
      Muchas gracias, Mila, con más abrazos.

      Eliminar
  22. Parece que la relación entre Piera y "la otra",... bueno voy a dejar de llamarla así, creo que a estas alturas del relato Sonía está agnándose su protagonismo y la la relación afianzándose. Parece increible como Sonía llegó a la vida de Piera y apenas sabía nada de ella...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llegó cuando Piera tenía diez años y trabajaba como empleada doméstica, por lo tanto no había demasiado contacto. Después Renzo, el padre de Piera, se casó con Sonia porque quería tenerla a tiempo completo para que se ocupara de la niña y entonces para ella fue la Segunda.
      Cosas que ocurren cuando en la familia no hay ningún tipo de comunicación personal.
      Mil gracias, Norte, por viajar cada semana hasta al fin del mundo.
      Abrazos.

      Eliminar
  23. ¡Ay, la familia! Bien decía un conocido: "sacude el árbol genealógico de una familia y caerán tontos, abogados, profesores, monjas, putas y maricas y un largo etcétera de bichos raros de la raza humana" y la familia de Piera no es la excepción a lo anterior. Sin embargo, el asunto es más complejo puesto que, aún dentro de una misma familia, cada miembro que la conforma es una personalidad distinta, para bien o para mal y a partir de esto se pueden dar hechos tan contradictorios como los de la familia de Piera. En toda familia se dan alineamientos de acuerdo al carácter de cada persona lo que no necesariamente se traduce en desavenencias tan terribles como las de la historia que tú, querida Mirella, tan brillantemente nos narras. La familia de Mirella es el maremágnum de una pequeña sociedad en la que las contradicciones han generado un rompimiento absoluto del clan y han dado pie a un reagrupamiento desesperado, como escapismo a la soledad como es el caso de Piera y de Sonia. Piera es la antítesis de Bruno, la una solidaridad y el otro la mezquindad. Sonia, necesita descargar un pasado que le acongojaba y, de pronto, encuentra en Piera la persona ideal para exorcizar sus penas; para Piera, la escritura es la manera de descargar sus amarguras y aliviarse de esos fantasmas que fueron su familia.
    Querida Mirella, admiro tu capacidad creadora y te aseguro que has creado una historia fascinante, muy bien manejada y desarrollada con un buen manejo del idioma.
    Te dejo un beso y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante todo mi agradecimiento por tu lectura y por el comentario tan exhaustivo. La historia de Piera es triste, sobre todo porque su madre, cuando vivía, no supo demostrarle afecto. Pero peor fue después de su muerte ya que el padre cayó en depresión y no se ocupó de ella y Elio, el hermano mayor, que cuando estaba en la casa era el que más la tenía en cuenta, es echado por su padre y no lo ve más. Y ella creció en medio de la soledad y el silencio de un hogar triste y disgregado.
      La vida de Sonia es aún más desoladora y cuando ahora se reencuentra con Piera después de la muerte del padre, afortunadamente, pueden entablar una relación adulta. Piera ha madurado y logra verla desde un lado humano.
      No hay familia que no tenga secretos, desaveniencias y las resuelven como pueden. Piera empieza pintando su historia y después también escribiéndola y, como bien dijiste, trata de exorcisar sus fantasmas y menguar el vacío emocional que le dejó su familia.
      Me encantó tu comentario y me alegra de que te guste la historia.
      Un enorme abrazo y que tengas un buen domingo, Gustavo.

      Eliminar
  24. En este capítulo ocurre algo que no habíamos visto hasta ahora, y es que empezamos a conocer algo de la historia de Sonia de su propia boca. De ser la Segunda ha pasado a ser Sonia y ahora la identificamos con una historia vital. Piera también se interesa por ella, ahora que no tiene a nadie. Un capítulo donde tocas en el interior de las dos protagonistas. Un abrazo Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pareció más emotivo y dinámico que estas confidencias sobre los hechos que marcaron su vida, fueran dichas por la propia Sonia en vez de ser relatadas desde Piera. Para bien de las dos se han acercado y pueden comprenderse.
      Te agradezco muchísimo que sigas leyendo la historia.
      Un gran abrazo, Jorge.

      Eliminar
  25. A menudo los prejuicios nos impiden ver lo que hay tras el espejo.
    Suerte que ambas tuviesen tras la muerte de los hombres que las ningunearon una segunda oportunidad para adentrarse una en el universo de la otra.
    Y ese turco, que buen final: a cada cerdo le llega su San Martín.

    Genial una vez más, Mirella.

    Besos, Bella Dama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuántas veces nos amparamos en la imagen que nos hicimos de una persona y no podemos ver más allá. La muerte del "cerdo" fue liberadora y la muerte del padre le presentó a Piera circunstancias a enfrentar que le sirvieron para su crecimiento personal.
      Ya que estamos con refranes: "no hay mal que por bien no venga"
      Gracias, Eva, un gusto tenerte por aquí y contenta de que te fueras conforme con lo leído.
      Besazos, guapa.

      Eliminar
  26. Puff... Tardísimo pero llegué antes de la nueva entrega. Soy un apasionado de los diálogos, dejar que nuestros personajes tomen el control de la historia es algo que me entusiasma. Y es lo que destaco de este capítulo. Aunque de manera breve, Sonia, que ha ganado peso en la historia capítulo a capítulo se muestra en todo su potencial con su duro pasado y esa sensación de libertad cuando "se asó ese cerdo". Desde luego hay monstruos peores que el padre de Piera. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por hacerte tiempo y pasar, David. También me gustan los diálogos, conocer a los personajes a través de ellos como hicieron maravillosamente Hemingway, Salinger y ni hablermos de la filosidad de Chandler. No los uso mucho porque en general mis cuentos son bastante cortos y me pongo exigente con mis resultados.
      El padre de Piera no era un monstruo, más bien un pobre hombre débil y deprimido, que se le acabó el mundo cuando murió su esposa.
      Nuevamente gracias y un gran abrazo.

      Eliminar
  27. Hola, amiga. La historia se va equilibrando de manera muy emotiva. Sonia crece como crece Piera, porque el amor las hace crecer de manera integral, como una conjunción de soledades que consiguieron entenderse en la adversidad.
    Son momentos muy intensos y muy emotivos y también, como siempre, muy poéticos.

    Un abrazo grande!!

    PD: No pude leerte antes porque llevo una semana de guardias de 48hs que me están dejando para un retiro espiritual si sigo con ellas y no duermo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, Simón, leé cuando puedas, cuidate mucho y descansá.
      Las relaciones se van redondeando y es muy lindo cuando vas descubriendo cosas de la otra persona que ni te imaginabas.
      Me gusta que lo poético siempre forme parte de mi escritura.
      Abrazo grandote, amigo.

      Eliminar
  28. Mirella, me encanta como has unido a Sonia y a Piera ... dos soledades que tejerán una perfecta amistad ... las herencias por desgracia estropean la unión de muchas familias ... y es que el afán de poseer es un desastre.
    Me ha gustado mucho todo el relato
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo material y las posesiones han roto muchos lazos familiares, algo que siempre me costó entender: la priorización de los bienes por sobre el afecto. Probablemente un afecto muy débil.
      Gracias por leer y engancharte cuando ya estaba avanzada la historia.
      Un abrazo grandote, Esme.

      Eliminar