martes, 14 de noviembre de 2017

15. Reunir recuerdos



Sonia me mostró la única foto de su juventud. Se la sacaron a los dieciocho años, en una fiesta de la colectividad ucraniana. Era de una belleza clásica, casi perfecta, con unos ojos que no tenían la expresión bovina que yo le había adjudicado en mi adolescencia. La mirada de entonces, entre firme y desafiante, quedó fija en ese rectángulo de cartón. La vida, de a poco, se encargó de borrársela. La fineza de sus facciones se había desdibujado y los ojos de cuarzo se le ahumaron con el desaliento.

Hice una copia, la enmarqué y la puse en una ubicación destacada en la estantería de los libros, cercana a una de Elio que había escondido después de la gran disputa familiar.

Nos juntábamos con bastante frecuencia, en mi casa, en la suya o en un bar. La conversación siempre aterrizaba en los recuerdos. Quería hacerle infinidad de preguntas, sin desbordarla.

—¿Vos Pensás que Elio está muerto como me dijo Bruno, supiste algo? —esa pregunta no la pude evitar. Sonia miró hacia abajo y con la uña rascó  un nudito del mantel.

—Una noche, hace muchos años, Bruno volvió a la casa con cara de loco. Iba y venía como una fiera enjaulada con un diario en la mano. Renzo le preguntó qué le pasaba. Él le dio el diario y gritó: “ahora esa basura se metió a corresponsal de guerra”. Tu padre se puso los anteojos y leyó la página. Dobló de nuevo el diario, se lo devolvió y dijo bajito: “la de los Balcanes”. Bruno estaba verde: “esa mierda está muerto, lo deseo tanto que este deseo será la bala que lo mate”. Nunca más se habló del asunto. Renzo empezó a comprar el diario.

—Las notas ¿las firmaba Elio? —un latido en la garganta me enrareció la voz.

—Sí, Pieri. Era un diario italiano y lo iba a buscar a un quiosco del centro. Unos meses después dejó de comprarlo, le pregunté por qué, él dijo que “ese” ya no publicaba más y como si tal cosa quiso saber si estaba lista la cena.

No hice más preguntas sobre Elio, Sonia se dio cuenta de que me dolía y también evitó hablarme de él. Me narraba pequeñas anécdotas sobre mi padre y alguna también sobre Bruno. Nunca los criticó y esas breves escenas domésticas que elegía para compartirme, los revelaba en sus aspectos menos negativos, quizás para aplacarme el gusto agrio del resentimiento. Quizás para que en mí creciera un sol benefactor que me arrancara del sótano de los recuerdos sombríos.

La imagen de Elio surgía, generalmente, cuando algo me pesaba en la mitad del pecho, igual que si el corazón se hubiera solidificado y vuelto un trozo de mármol. Entonces me acercaba a la repisa a mirar la foto. Sus rasgos y la mayor parte de los mínimos episodios que me unían a él estaban siendo barridos por el viento de la desmemoria.

Jamás lo juzgué, tampoco me sentí abandonada por no haberme contactado. Sonia, que presenció la pelea final, me contó que Elio no dijo una palabra ni para disculparse ni para aclarar la situación, se aguantó los insultos y el puñetazo de Bruno y fue la única vez que oyó gritar a Renzo, que con las manos sosteniéndose la cabeza, aullaba: “¡traditore, traditore di merda!” Después, con el índice en alto, le señaló la puerta. Elio metió unos pocos objetos personales en una mochila y salió para siempre.

Imaginé el momento como una de las tantas escenas dramáticas del neorrealismo italiano donde los protagonistas gritan, se insultan, se mesan los cabellos, hacen gestos obscenos, todo tan exagerado que resulta patético.

En Bruno casi no pensaba, se estaba diluyendo como una acuarela de mi vida, cuando una noche, dos años después de nuestro encuentro tormentoso en el hotel, escuché en el contestador un lacónico mensaje: Hola Piera, soy Bruno, necesito hablarte. Llamame.






Sinopsis

Piera (1970): rememora y reflexiona sobre momentos claves de su historia. Es maestra de arte y artista plástica. También decide recurrir a la escritura para profundizar más su viaje al pasado.
Luciana, su madre, muere cuando Piera tiene diez años. Renzo, su padre, al poco tiempo de enviudar se casa con Sonia (la Segunda). Es profesor de francés, italiano y latín. Cae en depresión con la muerte de Luciana. Elio, es el hermano dieciocho años mayor, muy querido por Piera. Es periodista. Estuvo poco en la casa, durante la dictadura militar tuvo que exiliarse. Bruno es el segundo hermano -con el que Piera se lleva mal- es agente financiero y su única preocupación parece ser el dinero. Tiene una feroz pelea con Elio, que es echado de la casa por su padre. Ella desconoce lo que ocurrió entre los hermanos.
César es abogado, Piera se casa con él a los veintiún años y se separa cinco años después. Es César quien le da indicios sobre el secreto familiar. Piera visita a Micaela (que fue la novia de Bruno) y ella le confirma la sospecha de César: que con Elio eran amantes.
Al poco tiempo de separarse de César, muere repentinamente el padre de Piera y Bruno vende la casa familiar sin consultarla. También hace trampas con el testamento. Ante la soledad de Sonia, Piera empieza a acercarse a ella. Piera encara a su hermano y obtiene su parte de la herencia y la de Sonia.



©  Mirella S.   — 2017 —






61 comentarios:

  1. Hola Piera, soy Bruno, necesito hablarte. Llamame.
    Me parecio escuchar una musica de suspenso...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí... chan chan chan...
      Es un recurso para que los lectores vuelvan la semana que viene (jeje)
      Gracias y besos, Chaly.

      Eliminar
  2. Y luego????
    Si recuerdo bien sólo quedan dos capítulos más, ¿o es sólo uno? Me han gustado mucho las formas en que has descrito el paso del tiempo sobre nosotros o sobre nuestras desvalidas memorias. Supongo que una vez que lo termines lo leeré completo.
    Grandioso como siempre querida Mire.
    Beeeesos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Quedan tres más, Gildo! A aguantar... jajajja!!!
      No te sientas obligado a leerlo todo de nuevo, solo si tenés ganas y tiempo.
      Te agradezco mucho que lo hayas seguido desde el principio.
      Un enorme abrazo y beeesos.

      Eliminar
  3. Cuanto falta para la semana que viene??
    Yo también escuché la música de suspenso!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento Dana, me copié de los culebrones y de las series que te dejan colgados con los finales... así cada uno construye su propia historia.
      Gracias y besos.

      Eliminar
  4. Cuando parece que el mar está calmado y por fin uno transpira paz, todo inicia de nuevo. Espero que todo aquello que los tiene aprisionados finalmente salga a la luz para que puedan vivir, aunque sea un poco en paz.
    Nos dejas con ganas de saber más, :)
    Un beso, Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si todo fuera bien, discurriendo por carriles tranquilos, se acabaría el interés y el suspenso. El hecho que salgan más secretos o acontecimientos a la luz es bueno porque es lo que tanto ansía Piera: limpiar el pasado y sacarse la mayor cantidad de incógnitas.
      Muchas gracias, Irene y un besazo enorme.

      Eliminar
  5. Hola Mirella.Por qué traditore?.Me gustan tus palabras,son cantarinas y poéticas .Me lo llevo .Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El padre le grita traditore (traidor) porque Elio tenía una relación secreta con Micaela, la novia de Bruno. Y los dos eso lo consideran una traición, no solo a Bruno, sino también a la familia.
      Contenta de que te guste, Elizabeth.
      Un gran abrazote y mil gracias.

      Eliminar
  6. No es para nada de extrañar, que Piera no sienta afecto por Bruno, porque el colega se las trae. Igual ese odio que profesa, es por pura envidia, porque parece ser que con esas afirmaciones tan rotundas, y esos deseos de muerte del hermano, muy buena gente no es que sea. Esperemos acontecimientos, pero me parece a mí que la relación entre Bruno Y Piera, nunca llegarán a buen puerto.

    Besos Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La semana próxima sabrás cómo termina esta parte de la historia. Bruno es un tipo muy jodido pero un fondo de razón tiene por el odio, porque el romance de su novia con Elio, su hermano mayor, fue a escondidas y a sus espaldas.
      Gracias por incorporarte a la lectura estando la historia tan avanzada.
      Un gran abrazo, Rafita.

      Eliminar
  7. Ese mensaje oculta un tiempo de problemas.
    A que sí?

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le dije a Rafa, en la próxima entrega se dilucidará para qué Bruno la llamó...
      Siempre mi agradecimiento, Torito.
      Un abrazote.

      Eliminar
  8. Cuántas rencillas y desamor hay en la familia, me gusta la manera de Sonia de intentar calmar ese desamor y sorprende ese odio visceral del hermano, a pesar de que no se lleven bien y ese mensaje, qué intriga. Bien dosificado Mirella.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no hubiera conflictos no habría historias. Por lo general las novelas que más nos gustan son las que contienen una variada gama de las pasiones humanas.
      En la vida de Piera hubo mucho desamor y Sonia, con su sencillez y habiéndolo también padecido, trata de no agrandar la herida.
      Gracias por tu lectura, Conxita.
      Besos, linda.

      Eliminar
  9. Tras haber adormecido el corazón en formol... el forense va y llega y dice: quedan restos de adn... toca reabrir la vieja grieta, y destapar sus corazas...
    Así lo leí, así lo siento.

    Besos, Bella Dama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una buena lectura, Eva. Espero que la resolución resulte satisfactoria.
      Falta poquito para que la historia termine.
      Muchas gracias, con un abrazo grande, querida Zarcita.

      Eliminar
  10. ¡Volveremos! no solo por el interés que proyectas al final, volveremos porque sabes trenzar y medir los párrafos, sabes dejar en cada uno una pieza que nos invita a seguir, esas palabras en italiano, por ejemplo. ¡Volveré! Mientras te mando un cesto de abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Ester! Las palabras de ustedes me dan fuerzas para seguir porque ando muy cansada y si bien ya tengo escritos los tres capítulos que faltan, los sigo corrigiendo para que no contengan contradicciones o falte información.
      Me alegro enormemente que disfrutes de la historia. Recojo la cesta, me quedo con los abrazos y te la envío de vuelta llena de besos.

      Eliminar
  11. Respuestas
    1. Una historia sin confrontaciones sería muy aburrida.
      Gracias, Óscar, con un beso.

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. She's the british actress Tilda Swinton when she was young.
      Now she's almost sixty years old.
      Thanks Rick!

      Eliminar
  13. Un continuará en toda regla que promete. E incluso me asoma la duda de si Elio está muerto o no. Todo eso y más ¡en el próximo capítulo! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno David, no todo se resolverá en el próximo capítulo, faltan tres para terminar, pero sí se verá cuál es el motivo del llamado de Bruno.
      ¡Muchas gracias con abrazos!

      Eliminar
  14. No quisiera que Elio este muerto, sería un consuelo para Piera, verlo aparecer en su vida. ¿Y ahora qué va a suceder con Bruno...?
    Hay que esperar...

    Muy buena la novela, cada nueva entrega nos va enganchando más.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No queda otra, Mariarosa, que esperar el próximo episodio, no puedo contestar a tus preguntas, se rompería el suspenso...
      Te agradezco mucho el interés y que siguieras cada uno de los capítulos.
      Besos.

      Eliminar
  15. Buenísimo Mirella. Creo que elegiste el mejor lugar para contar este diálogo con Sonia que es a través de la mirada de Piera. El gesto de rascar el mantel ante la pregunta es de una ternura infinita. El diálogo intimista entre las dos acerca de la vida de Elio está armada con las palabras justas para dar la tensión exacta y adecuada al relato. Las imágenes de Elio y Renzo corren por la memoria de Piera en modo suave y lento como el resentimiento. La pelea que hace estallar la relación entre los hermanos y el padre, la aflije, el dolor la horada. Todos esos sentimientos surgen nítidos en este capítulo, y trasmiten el profundo sufrimiento que le traen los recuerdos a Piera.
    Una entrega que emociona, Mirella. Te felicito.
    Un gran abrazo.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pone contenta que le vieras al texto todos los matices que me comentaste. A estas alturas se me empañó el ojo que intenta analizar lo que escribo y se me escapan montones de cosas.
      Te agradezco mucho tu cálido comentario, Ariel.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  16. Guapa! Ya estoy deseando leer el siguiente capítulo. Se ha que quedado con mucho suspense. ¡El personaje de Sonia me está gustando mucho! Un besito guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me da gusto tu entusiasmo, María! Sonia cobró mucha más importancia de la que tenía cuando iba pensando y esbozando la historia.
      Muchas gracias por tu lectura.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  17. ¡Hola Mirella! Vemos como la relación entre Sonia y Piera se va afianzando y ahora nos introduces un poco de suspense ante la incógnita (que por otro lado siempre ha existido) de si Elio está realmente muerto o no. Y este último mensaje de Bruno nos trae más inquietud todavía. Me ha gustado mucho la escena que describes de los tres hombres y que Piera califica como de neorrealismo italiano, me la puedo imaginar perfectamente.
    A la espera de la próxima entrega.
    Un besazo guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una semana pasa pronto y en la próxima se empezarán a develar algunas partes de la historia. He visto varias películas del neorrealismo italiano y la que más recuerdo es Filomena Marturano.
      Muy agradecida por el atento seguimiento que hacés de la historia.
      Un abrazo fuerte, Ziortza.

      Eliminar
  18. Ya he visto que le decías a Gilo que faltan aún tres capítulos, el siguiente sale la semana que viene, ¿no? Me alegra que Piera tenga con quién hablar de lo que realmente siente y que no se limite a recordar a Elio y a su rico discurso mental. Los recuerdos explican lo que somos, supongo... aunque soy partidaria de que, a veces, aunque sea sólo a ratos, hay que coger unos cuantos y arrancarlos bien fuerte.

    ¡Un abrazote, Mirella! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La continuación de este capítulo lo publicaré el martes próximo y después quedan dos más para cerrar Las historias de Piera.
      Los recuerdos pueden ser peligrosos y con los años se van desvirtuando. A las personas que nos parecieron buenas las idealizamos y a las que no nos gustaron o hicieron algún daño llegan a convertirse en monstruos y les echamos más culpas de las que tienen.
      Muchas gracias, Marta, por pasarte siempre por aquí.
      Te dejo un gran abrazo.

      Eliminar
  19. Esos fragmentos del patchwork, que anteriormente nos mencionaste para explicar la herencia genética de Piera, también están muy presentes en la amalgama de matices que van recreando ese retrato de Elio en la mente de Piera y todo gracias a los recuerdos de Sonia, quien a su vez trata de filtrarlos de forma conciliadora para su sosiego interior.

    Como buena narradora y ya sabes que no me gusta abusar del insulso peloteo, quiero subrayar tu trabajo en la brillantez de los diálogos, con descripciones, que dicen más de lo que expresan las palabras.

    Nos dejas, Mirella, con la intriga al más puro estilo de los culebrones y algo me dice que nos esperan muchas sorpresas en el siguiente capítulo, donde conoceremos más a fondo a Bruno, a través de esa mirada tan penetrante de Piera.
    Nos vemos en la continuación y encantada de leerte.

    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imagen de Elio es una recreación de fragmentos, los que intenta reflotar Piera y los que le cuenta Sonia. Del real saben muy poco, ya es un recuerdo.
      Muchas gracias por tus comentarios, me gustan mucho, y no por los elogios, sino por las reflexiones y el análisis del texto.
      Un gran abrazo, Estrella.

      Eliminar
  20. La intriga va a acompañarnos estos últimos capítulos por lo visto. Muy bien conseguido ese efecto final, después de unos capítulos más intimos, la historia se lanza. Nos dejas con dos incógnitas en la cabeza, ¿Dónde esta Elio? y ¿Qué quiere Bruno de Piera tras dos años sin hablarse? Sospecho que ambas respuestas están relacionadas. Por cierto, cada vez Bruno nos cae peor ¿conseguirá redimirse en los 3 capítulos que quedan? Esperamos ansiosos la continuación. Un saludo Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco de acción al final, después de algunos episodios más lentos e introspectivos, es necesario para que no se duerman los lectores (jeje).
      No te puedo adelantar nada pero, probablemente, no se resuelvan todas las incógnitas.
      Te agradezco mucho que me hayas acompañado en este viaje que hizo Piera a lo largo de su historia.
      Abrazos, Jorge.

      Eliminar
  21. Entre tantos duros recuerdos, un mensaje de Brunito quiere empeorar las cosas. ¿Qué querrá ahora..?
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sabrás la semana próxima, Raúl. Mientras tanto podés hacer conjeturas. Gracias, amigo, por bancar "esto" hasta el final.
      ¡Buen finde largo!

      Eliminar
  22. En una de esas hasta le terminemos teniendo pena y simpatía a Bruno jaja Bueno, nadie sabe por dónde nos vas a llevar en tu próxima entrega.

    Saludos salados, Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué no, Julio? En la literatura, como en la vida, todo es posible...
      Faltan menos días para la "gran revelación"... jajaja!
      Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  23. La imagen es pura belleza...un saludo desde Murcia....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita, Alp.
      Saludos desde Buenos Aires.

      Eliminar
  24. Hola, Mirella. Crea fuerza y tensión este capítulo y si uno ya no le tenía simpatía a Bruno, lograste que se gane la antipatía a pulso.
    Piera tiene en algún modo idealizado a Elio. Es lo que pasa con las ausencias tempranas de personas afines.
    Me gustó mucho, amiga.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idealización de Elio es total, Piera casi no lo conoció y para ella fue bueno aferrarse a esa imagen que asociaba con el afecto.
      Bruno no es buena persona, pero lo que ocurrió entre su novia y Elio tampoco es fácil de digerir.
      Gracias y me alegro que te haya gustado, Simón.
      Otro abrazo grandote.

      Eliminar
  25. Hola Mirella.
    El personaje de Sonia en cada capítulo me gusta más, aquí demuestra tener una buena dosis de psicología para contar a Piera recuerdos que no la atormenten más de lo debido. Sin duda ella y Piera se han unido a mi entender en el momento que más se necesitaban.

    Me ha gustado el ambiente de nostalgia y emotividad con el que he leído este fantástico retrato familiar. Queda en suspense saber que fue de Elio y qué es, lo que quiere ahora Bruno.

    ¡Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sonia ha conquistado a los lectores, dentro de su sencillez hay una gran sabiduría.
      Desde el próximo capítulo comienza a cerrarse la historia de Piera y espero que no te defraude.
      Muchas gracias por tu compañía, Mila.
      Un montón de besos, guapa.

      Eliminar
  26. ¡Qué lástima esos rostros que el tiempo y las penas acaban por desdibujar!...de ojos de cuarzo a mirada bovina.

    Hay una pregunta crucial, la que hace Piera sobre Elio, y hay un gesto revelador, el rascar el nudito del mantel de Sonia, que hace sospechar.

    Muy bien narrada la escena violenta de la pelea familiar, dado sus orígenes italianos casa el histrionismo de los gestos y gritos exagerados, como si fuera una opereta.

    La llamada final de Bruno es desconcertante… a ver qué pasa, y Piera le deseo que la luz del sol la arranque del sótano de sus sombríos recuerdos, emulando tu magnífica frase.

    ¿Ves Mirella? Por tu culpa estoy tratando a tus personajes como si fueran de carne y hueso, y es que los haces tan reales que parece que estuvieran vivos.

    P.D. Por cierto, el otro día hablaba con un compañero de letras sobre "La intriga", y desde luego la manejas con las dosis adecuadas para crear expectativas.

    Besos y buen finde Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando se lleva una vida de sacrificios, trabajo duro y pocas satisfacciones, el cuerpo no queda indemne.
      Lo de la mirada bovina es de Piera, veía así a Sonia en su adolescencia cuando era la Segunda y aún no la quería.
      Como yo también provengo de una familia italiana sé bien de esas escenas exageradas, incluso por hechos de poca importancia se tiraban platos por el aire... jejeje.
      Que trates a los personajes como si fueran reales es el mejor elogio que podés hacerme, querida Isabel. Me pasa lo mismo cuando leo historias donde me engancho con los protagonistas y me meto en sus vivencias como si fueran mías.
      Dentro de tres días la intriga se irá resolviendo. Estoy evaluando eliminar el último capítulo que tengo escrito porque la historia, en un principio, la había pensado con más episodios y con la aparición de más personajes, pero la acorté y ese último capítulo, si no lo modifico, sobra.
      Mil gracias por tu lectura, compañera de letras, con un fuerte abrazo.

      Eliminar
  27. Qué terribles son las disputas familiares que terminan con la marcha definitiva de uno de los miembros. Piera tuvo que sufrir también esa pérdida, y justo con el hermano con el que mejor podía llevarse. En fin, veremos qué quiere Bruno y por qué regresa a escena con tanta premura en su mensaje...

    Siempre es un placer leerte, Mirella :)

    ¡Un beso de sábado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya falta poco y vendrán algunas aclaraciones. En realidad, cómo Piera se hubiese llevado con Elio son más suposiciones que realidades, porque él estuvo muy poco en su vida y cuando se fue ella era apenas una adolescente.
      Me pone contenta que te vayas satisfecha después de la lectura.
      Mil gracias Julia, con un gran abrazo.

      Eliminar
  28. a volte il caso conduce in posti bellissimi.
    Grazie per essere passata da me, complimenti per il tuo spazio è molto bello qui, direi "affascinante" sarà un piacere seguirti e tornare per continuare a leggere, credo un tuo libro mi sembra di aver capito. Un abbraccio cara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grazie per la visita! È un racconto lungo, una specie di nouvelle che ho diviso in diciassette capitoli, quindi questo mese finisce.
      Tu capisci lo spagnolo o devi mettere il traduttore? È abbastanza rudimentale... un pó come il mio italiano.
      Benvenuta al nido degli uccelli.
      Bacioni.

      Eliminar
    2. lo spagnolo un pochino, devo mettere il traduttore per leggere. Grazie per la tua gentilezza è un piacere per me e sarà un piacere per me leggere i tuoi testi. Un abbraccio

      Eliminar
  29. Hola, Mirella.
    Te pido a ti también disculpas por no pasarme estas semanas por el blog, porque por cuestiones de trabajo no he tenido tiempo.
    Veo que la historia de Piera sigue avanzando con paso firme y que tu escritura se hace cada vez más sofisticada, pero sobre todo humana. Me ha encantado la metáfora del corazón que se convierte en mármol y del viento de la desmemoria que se lleva los recuerdos.
    Tal parece que Bruno seguirá siendo esa sombra que perturba los pasos de Piera. Estoy segura de que nada bueno se puede esperar de ese mensaje.
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tenés que disculparte, Sofi, nos pasa a todos. Yo estoy muy cansada, hace años que no me tomo vacaciones y no veo la hora de terminar este largo relato, que se extendió mucho más de lo que había proyectado en el inicio. Ya decidí sacarle el capítulo final, que no me gustaba porque abría otro camino que no iba a desarrollar.
      Me alegro que te guste lo que leíste y como le dije a Mila espero no desilucionar con el final.
      Un gran abrazo y gracias.

      Eliminar