martes, 24 de enero de 2017

Mecanismos



Entonces el psicólogo dijo que tus mecanismos de defensa son típicamente anales. Estás pagando a uno que dice lo que me cansé de repetirte: que sos una culo fruncido.

Solo fui al colegio primario, pero tengo años de experiencia y un buen ojo, además de haberte criado. A ver si entiendo… ajá, en psicología el significado es otro, que en los primeros años este mecanismo es positivo, necesario y se refiere al aprendizaje de empezar el control sobre ¿los qué? ah, los efínteres. O sea, traducido al buen criollo: cagar solita.

No me hagas acordar el trabajo que me diste. Estabas sentada en la pelela* por horas, te masajeaba la pancita y no salía nada. Únicamente largabas todo dentro de los pañales.

¿Que yo era absorbente, invasiva? ¡Mirala a la chica, ahora la culpa de que resultaras estreñida la tuve yo! Que no te dejé ser independiente y te sentiste avasallada por mi autoridad… de lo que me vengo a enterar ¡fui una sargentona! ¿Olvidaste la cantidad de enemas que te ponía y apenas soltabas unas piedritas miserables? Si te las mostré fue para que tomaras conciencia de lo mezquino que ca… Ah, tu mezquindad actual en manifestar emociones es una consecuencia por haberte avergonzado, las retenés como defensa ante cualquier intento de control y afirmar tu poder individual.

Con la plata sos así, juntás, juntás y no aflojás un peso, nunca un regalo, una invitación a comer. Que es el síndrome de Jouard Jiugs… no me hablés en difícil si sabés que no sé quién es ese fulano. Ahora creés que tenés la sartén por el mango y me refregás por la jeta* lo que salta en tu terapia froidiana.

Te crié como pude, sola, el viejo laburaba* de sol a sol arriba del taxi para darte un futuro y me venís a echar en cara tus me-ca-nis-mos. Sos una soberbia y las críticas que vomitás a borbotones es por toda la mierda que guardaste y que ahora me tirás encima porque la terapia te sirve de laxante.

Acepto mis errores, pero también reconocé que a pesar de lo que vos llamás humillaciones, tan mal no te fue en la vida, conseguiste un título, sos exitosa en la profesión, viajás y si no te casaste ni tenés pareja que dure ya es problema tuyo. Con el mal carácter, esos aires, y siempre teniendo que quedarte con la última palabra, no hay quien aguante.

¿No sabés decir te quiero porque nunca lo dije? Es cierto, no soy expresiva, el afecto lo demostré con acciones, valen más que las palabras, demasiadas veces dichas de la boca para afuera. Lo digo ahora: te quiero mucho hija, aunque seas una culo fruncido.



©  Mirella S.   — 2016 —

Glosario

Pelela: orinal.
Jeta: cara.
Laburar: trabajar



Es apenas un ejercicio sin pretensión literaria, para activar las neuronas . 





50 comentarios:

  1. Ha, love that phone.
    I can get licked in my ear!
    😛

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha ha... she has a very sharp tongue in her replies.
      Thanks, Rick.
      Hugs.

      Eliminar
  2. ¡Me encanta!
    Sí, MIrella, me lo he pasado en grande leyendo este texto. Tiene una gran fuerza expresiva, te lo aseguro. Y un placer leerlo con esa forma de hablar que tenéis allí.
    Un beso y gracias por el disfrute y las sonrisas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de verdad que lo consideres así, porque a mí me parecía de muy poco valor. Empezó como una prueba para retomar la escritura y ver si surgían ideas más profundas. Pero también es necesario apelar a lo grotesco y a un poco de humor.
      Mil gracias, Isabel.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  3. Me ha encantado Mirella.
    Dices que es un ejercicio, será por mi ignorancia pero me ha gustado muchísimo. Dice tantas cosas.
    A mí me ha pasado al revés que a esa chica, nunca recibí un te quiero de mis padres y yo me la paso diciéndole a Gil que lo amo. Cosas que pasan.

    Se me alegra el alma cuando veo un nuevo posteo tuyo.
    Te quiero amiga, aunque creo que lo sabes bien.
    Beeeesos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, Gildo, yo no soy buena juez de mis trabajos. Es muy distinto a los anteriores, más poéticos. Pero quise probar con otra temática y otro tono.
      La chica recibió un "te quiero" arrancado con pinzas y de adulta, con una frase final tan lapidaria que lo desdibuja bastante... jajajaja
      Contenta de que gustara y si te arrancó una sonrisa, mejor todavía.
      Un gran abrazo y beeeso.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Se dejaron las cosas bien claras.
      Gracias, Adolfo, un abrazo.

      Eliminar
  5. Genial... yo creo a la madre... sabe latín y está de vuelta de todas partes.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabe latín? Jajajaja, Torito, que tiene todas las respuestas... es cierto.
      Besos.

      Eliminar
  6. una declaración de principios

    como debe ser

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni más ni menos, profe.
      Gracias por pasar.
      Besos.

      Eliminar
  7. Me has hecho sonreír en algunos giros y reír con otros, un relato creíble, una discusión monologo entretenida y todo empieza por una palabra que atendiendo a su significado de “anales” como una especie de registro histórico, de memoria nada hubiera sido igual, has jugado con el doble significado magistralmente. Abrazos divertidos

    P.D. De los asteriscos, el primero no lo conocía, el segundo también se emplea en España y el tercero si lo conozco y sé su significado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente es una discusión monólogo, a través de las respuestas o preguntas de la madre se intuye la presencia de la hija y su problemática.
      Un gusto que te haya entretenido, ese era el objetivo.
      Yo también me divierto con algunos coloquialismos españoles, son muy expresivos.
      Muchos besos, Ester.

      Eliminar
  8. Me hiciste reírme con ese final de alucine. Lo cierto es que algunas de tus expresiones en este relato me eran desconocidas, me ayudó ese mini diccionario. Me encantó la forma de tratar la conversa nutre ambas dos, madre-hija.
    Tienes imaginación a raudales, Mirella.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La risa es buena y me alegra que este textito te la haya provocado. No es muy poético que digamos, pero a veces también es divertido tratar otros temas más terrenales y con sus justas palabras.
      Gracias, Tin, no me siento muy imaginativa en estos últimos tiempos.
      Un abrazo.

      Eliminar

  9. Me ha gustado mucho eso de ser un culo fruncido. Creo que refleja muy bien la personalidad de mucha gente.
    Me encantado este escrito... escrito en 'muy argentino'... que suena divinamente, vos.

    un abrazo

    · LMA · & · CR ·


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una expresión muy nuestra y muy descriptiva de ciertas personalidades y actitudes.
      Qué suerte que lo hayas disfrutado, Bolo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. ¡¡Muy bueno!!

    Es una madre terrible, pero alguna razón tiene al decir que a veces las culpamos de nuestros fracasos.... ¿sera así? O será que los psicólogos que no saben como manejar ciertas terapias les largan todas las culpas a ellas.
    Vaya uno a saber...'


    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabemos que lo que se vive en la infancia queda marcado, pero si de adultos no superamos nuestros conflictos, el problema es nuestro.
      Y también que hay psicólogos y psicólogos, algunos son como manuales y les falta la percepción humana.
      Gracias, querida Mariarosa, con un abrazo.

      Eliminar
  11. Cuando aparece el lenguaje lunfa-coloquial me gusta, se hace carne la historia, uno entra de lleno en la historia, la vive, la toca, se ríe porque es real, como en el inolvidable cine italiano del neorrealismo, nada de afectación intelectual, lo pseudo intelectual aburre, por eso escritores de verdad son claros para escribir...¡ME REGUSTÓ!!
    Abrazo y 500.000 reverencias, Mirel!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gusta el lenguaje coloquial, antes lo usaba más. Como últimamente me fui para el lado de una prosa más poética, no pega ni con cola. Además los que me leen son en su gran mayoría españoles y tengo que agregar un glosario para que entiendan el significado de muchos términos.
      Contenta de que te haya re gustado, Edu.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Espectacular. Qué bien que estuvo la vieja. La frase: «las críticas que vomitás a borbotones es por toda la mierda que guardaste y que ahora me tirás encima porque la terapia te sirve de laxante», es simplemente suprema.
    Bravo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, esa frase está buena, muy irónica. Me gustaría manejar más el humor, en cambio de tanto texto melanco, solo de vez en cuando me sale alguno.
      Gracias, Raúl ¿para cuándo algún nuevo relato?
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Escribí dos bastante larguitos. Uno está en un concurso, el otro en etapa de revisión. Ya los publicaré. Gracias por el interés.

      Eliminar
    3. Los esperamos, entonces. Hace mucho que no te leo, Raúl.

      Eliminar
  13. Muy bueno ese dialogo, además me hiciste reír. Empezó como una función anal, y para rematar la faena entre madre e hija, podían habernos dado un buen concierto de pedos. Suena grotesco, pero por aquí cuando alguien se tira un pedo o un "follón" en público se dice: "Más vale perder a un amigo que a una tripa", en caso de que alguien se moleste por la flatulencia o el "cuesco" que uno ha soltado.

    Besos Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja Rafa, sos tremendo, yo no me animo a tanto, a menos que cuadre en la trama, pero nunca nadie se tiró un "cuesco" (palabra que acabo de aprender) en mis relatos.
      Gracias por tu constante presencia, querido amigo.
      Besos.

      Eliminar
  14. Respuestas
    1. Gracias, querida Nieves, me da placer que te vayas contenta.
      Besotes.

      Eliminar
  15. Recuerdo cuando mi hijo cagaba unas bolitas, pero a pesar de ello siempre tuvo buen carácter.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cosa es con la madre, Chaly, sobre todo entre madres e hijas.
      Además hay tantos factores que influyen, si no que te lo aclare tu amigo Gustavo.
      Besos.

      Eliminar
  16. Pues aunque sea solo un ejercicio, permíteme que te diga que es genial xD Me ha encantado esta escatológica conversación mental que, me temo, más de una madre habrá tenido de una u otra manera xD

    ¡Genial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es diferente de lo que estuve escribiendo y me fui de la prosa más poética a lo escatológico... cada tanto hay que variar.
      Parece que a todos los que dejaron sus impresiones les saqué una sonrisa. Quedo satisfecha.
      Abrazo, Holden.

      Eliminar
  17. Me ha encantado... muchas madres se sentirán identificadas...las relaciones entre madre e hijas son así, buscar justificaciones a nuestros actos es de lo más normal ...

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que sí y siempre tendemos a proyectarle a otro nuestras cosas no resueltas.
      Un gran abrazo, Esme y gracias por tu lectura.

      Eliminar
  18. Pues para ser un ejercicio Mirella te ha quedado de 10!!
    Me ha hecho reír la indignación de esa pobrecita mamá, le ha salido de lo más escatológica jajaja.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por la puntuación, Conxita! Había leído un breve artículo sobre los mecanismos de defensa y se me ocurrió esta idea.
      Muchos besos.

      Eliminar
  19. Genial!!! Las madres siempre tienen razón Mirella y saben latín :)))
    Por extremadura tu pelela, tambien se llama bica, se ponían debajo de las camas.
    Muy buenos esos mecanismos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según la teoría freudiana son indispensables para crecer.
      En este caso utilicé el más llamativo (jeje) para hacer un poco de psicología de entrecasa.
      Besos y gracias, Laura.

      Eliminar
  20. Un texto con personalidad. De una anécdota como es el caquita de bebé nos llevas a un conflicto materno-filial de trenes de afectividad con velocidades distintas. Significación, un diálogo de madre e hija narrado como una conversación con el lector. En resumen, un gran relato. Enhorabuena! Un gusto leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido David y me da gusto que pudieras irte contento con este sencillo ejercicio, cuya única intención era la de entretener al lector y activarme las neuronas, que están un tanto perezosas.
      Muchos saludos.

      Eliminar
  21. Hola, Mirella. Me ha gustado mucho el relato: la mujer va confirmando cada acusación al intentar rebatirla, pero no es descarado aunque resulte evidente, es decir, parece natural. Una pregunta, ¿sigue el psicoanálisis contando con crédito en Argentina o ya pasó? No soy muy amigo de esa escuela que, a pesar de ser el origen de la psicología actual, parece más algo magufo que ciencia social. Por otro lado, y sin meternos en cuestiones epistemológicas, el relato esta bien llevado y hay tanta pasivo-agresividad que la madre, a la fuerza, cae mal. Porque nadie desdeñará techo, comida u oportunidades, pero en una vida digna también debe haber lecciones que nos lleven a la felicidad.
    ¡Un abrazote, Mirella! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sigue teniendo mucho crédito, pero también han aparecido y se han desarrollado otras escuelas, como la transpersonal, que es más junguiana, la gestáltica y nuevas terapias cortas, que van más a los problemas puntuales. La última moda es la Neurología Cognitiva.
      El rol de los padres ha ido cambiando y no se hizo más fácil. Antes la base eran las prohibiciones y la severidad; actualmente, en muchos casos, han perdido autoridad por la falta de límites y comunicación. Deben proporcionarle a sus hijos de todo lo que les piden y la sociedad de consumo los deglutió. Hablo en general, hay familias que todavía se ocupan de inculcarle a los hijos valores y que busquen un sentido en la vida.
      Gracias, Jorge y un gran abrazo.

      Eliminar
  22. Genial, Mirella.
    Sería interesante oír lo que dice la hija.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De alguna de las frases de la madre se puede deducir el reclamo de la hija y lo que siente la hija.
      Muy grata tu visita, Torcuato.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. Me encantó esta discusión- monólogo, Mirella, en un "formato" diferente, muy directo. En pocos párrafos ponés un conflicto madre-hija descubriendo cuestiones generacionales que suceden más a menudo de que lo parece. Y muy bien contado, como siempre.
    Un abrazo.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me está costando mucho escribir, siento que me repito, entonces me freno.
      Este texto nació como una forma de ejercicio para abordar el tema desde un enfoque más realista.
      Gracias por tu comentario y por compartir el textito.
      Un abrazo, Ariel.

      Eliminar
  24. Yo creo que decirle te quiero para después, inmediatamente, tratarla de culo fruncido, no ayuda mucho a mejorar la relación jaja Pobre mujer, ahora va a quedar más traumatizada. Nuevamente, de adulta, no va a poder cagar tranquila.

    Más saludos, Mirella!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La diplomacia no es una de las virtudes de la madre, es evidente. En cuanto a la hija lo conversará con el psicólogo, que le sirve de laxante... jeje...
      Gracias, Julio.
      Un abrazo.

      Eliminar