martes, 26 de febrero de 2013

Ojo de aire




Alguien lo mira. Sobre su nuca siente que alguien lo mira. Acaba de llegar a la ciudad y casi no puede darse vuelta en esa calle extenuada de gente. Las caras que lo rodean parecen estar hechas con el mismo molde. Huecas de expresión. Los hombres con trajes azules y sombreros de fieltro; las pocas mujeres, de gris. Todo es neutro, de fábrica, como si la naturaleza se hubiera batido en retirada. Una cohorte mecánica que camina por ese desfiladero encajonado entre muros altos, donde las ventanas son rendijas. Sólo cemento, como las caras.
Sin embargo, él sabe que alguien lo mira, y no son los ojos embalsamados de los que marchan a su lado. También presiente que es un único ojo, lento, el que se desplaza desde la nuca al cuello, sube por el pómulo y se instala en su sien derecha. Una leve tibieza se le esparce en la piel. Como un beso. Se trepa a las cejas y se desbarranca por el puente de la nariz, buscando la boca.
El entreabre los labios, pero se produce un brusco movimiento en la multitud que lo desconcentra. Han llegado a un semáforo y el círculo rojo es la solitaria nota de color en tanta opacidad.
Siente su cabeza cada vez más atornillada a los hombros, como si fuera de una sola pieza. Ya no puede girarla a pesar de que necesita buscar ese ojo ingrávido que lo sigue. El ojo de aire que lo besa. Con la visión periférica vislumbra en el lado derecho una luz parpadeante. Una señal —piensa—, un lenguaje intermitente de luces y sombras. ¿Qué le dice? ¿Cómo lo decodifica? ¿Serán las pestañas, que al abanicar el aire, velan y descubren el relumbrar de ese ojo misterioso?
Ahora la tibieza se ha posado en la comisura de sus labios. Se dispone a degustar el beso, cuando es empujado nuevamente por los cuerpos de hormigón para cruzar la calle.
Atrapado en las caprichosas evoluciones del ojo, ha perdido el registro que le dan los otros sentidos. Nota una atmósfera aséptica, sin olores. Tampoco hay sonidos de voces, de tránsito, apenas el acelerado raspar de las suelas sobre los adoquines para no perder la pausa del semáforo. Pero en la esquina no hay autos que esperan la luz verde, sino otra multitud, perfectamente alineada y quieta.
Con esfuerzo logra mover la cabeza unos milímetros, en la dirección que supone debe estar el ojo. Un codo se le incrusta en los riñones y lo hostiga a mantener el ritmo de la marcha. Le parece ver más adelante, por encima del río de sombreros, un aleteo de luz. La mirada ya no lo toca. El ojo lo libera de su peso. Se aleja volublemente para seducir a algún otro turista desprevenido.
La sensación de abandono dura poco. El lugar del pecho en el que solía sentir el pulso de la vida, está extrañamente inactivo, tieso. En silencio. Adentro igual que afuera. Cemento.


©  Mirella S.   — 2012 —


acrílico sobre tela: Ignacio Habrika





"Maestro, quisiera saber cómo viven los peces en el mar."

"Como los hombres en la tierra:
los grandes se comen a los pequeños."

William Shakespeare


No hay comentarios:

Publicar un comentario