lunes, 17 de noviembre de 2014

Pasos




El que vive en el departamento de arriba es adicto a las caminatas. El golpeteo de sus tacos repercute en mi monoambiente. Cada paso es como un gong que vibra en el aire o como si Robocop se paseara sobre mi cabeza.
No tengo escapatoria, soy un tipo metódico, trabajo en casa, salgo sólo a estirar las piernas o para las compras. Me mudé a este edificio hace poco, por algo el alquiler es tan barato. A la semana empezaron las idas y venidas y un polvillo leve cayó del cielorraso. Me preocupé cuando las marchas y contramarchas se extendieron hasta tarde y después durante la noche.
Mientras trabajo estoy con los auriculares puestos, escucho melodías suaves, que no me desconcentran. Pero llegó un momento en que tuve que subir el volumen, esos pasos parecían producirse en el interior de mi cráneo tapando la música.
Una noche me levanté y fui a tocarle el timbre. Nadie abrió y los paseos continuaron.
No tenemos portería ni encargado, hay una mujer que limpia los paliers y el hall de entrada dos veces por semana. Me dijo que nunca había visto al del 4º B.
El edificio da la impresión de estar deshabitado. Cuando salgo no me cruzo con ningún vecino y visto desde la acera de enfrente, las ventanas tienen las persianas siempre bajas. Conjeturo que como son departamentos de un ambiente no viven familias; debe vivir gente sola, que trabaja todo el día y vuelve recién por la noche. Menos yo y el de arriba.
Hablé con la inmobiliaria, que también es la que administra. El empleado me informó que el tipo envía puntualmente los cheques del alquiler y de las expensas. Se mudó hace años, dijo, ya no lo recuerda y sólo dejó un número de teléfono para emergencias.
En cuanto llegué a casa marqué el número, escuché los pasos y al mismo tiempo los timbrazos que progresaban en un vacío casi aterrador. Lo dejé sonar cinco minutos. La respuesta fueron los pasos ahuecándome el cerebro.
En ese momento hice mi declaración de guerra. Llamados, puñetazos en la puerta, le deslizaba papeles con las palabras más soeces que conozco, amenazas inverosímiles. Me fue venciendo la frustración y descuidé mis actividades. Estaba pendiente de los pasos, apenas dormía y cuando iba un rato a sentarme en el banco de una plaza, en medio de mi modorra, elaboraba estrategias para librarme del caminante. Imaginaba que cada una de sus pisadas se alargaba, en una procesión maléfica, hacia el camino del averno.

La solución la encontró la inmobiliaria. Me llamaron para ofrecerme un departamento, que se acababa de desocupar en el 6º piso del mismo edificio. Aunque era más caro, acepté. Con el espíritu alivianado guardé en cajas mis escasas pertenencias. En esos días, tal vez por la euforia de irme, los pasos parecían haber menguado su potencia.
Me sentí afortunado con la mudanza, el ambiente era más amplio, daba a un lateral luminoso, donde también quedaría a resguardo de los ruidos de la calle.
Después del traslado hubo un período de serenidad, incluso estaba a gusto conmigo mismo. Tardé más de lo necesario en acomodar los pocos muebles. Consulté un libro de Feng Shui, corrí el sofá cama y el escritorio numerosas veces, quería encontrar el ángulo óptimo, la luz y la orientación acertada.
Espacié mis idas al supermercado, terminé por hacer el pedido por teléfono. Tampoco volví a salir a caminar, hacía footing dentro del ambiente espacioso, casi monástico. Entre esas cuatro paredes estaba todo lo que podía desear. Desde la ventana seguía el cambio de las horas, del clima. Veía alas de nubes que navegaban por el cielo como velas pálidas, o la noche rota por la luna.
La paz terminó cuando empezaron los timbrazos y la estridencia del teléfono, hasta que lo desconecté. Más tarde vinieron los insultos, escritos con letras de imprenta y rodeados de puntos de exclamación, que me pasaban por debajo de la puerta.

©  Mirella S.   — 2014 —
Imagen sacada de la Web




55 comentarios:

  1. Enloqueció.
    Se desdobló y ya no sabe ni quien es.
    Espero que no sea biográfico, jajajjaa

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy loca, pero no tanto. Me lo inspiró el vecino de arriba, que a veces deja caer unas cosas que parecen rocas.
      Gracias, Torito y besos, también.

      Eliminar
  2. Ufff, qué mala pinta tiene esto...
    Dudo si es él el que tiene en su cabeza todo o ese todo lo persigue ciertamente como si fuese el averno...
    Espero que continúe, Mirella.
    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este termina acá, así que todo son especulaciones, que me pueden servir de pista para orientarme sobre qué quise contar... jajajaja...
      Besos y gracias, Marinel.

      Eliminar
  3. Me parece un relato redondo, Mirella. Lo he leído con auténtico interés, no solo porque escribes muy bien, sino también porque este relato tuyo guarda semejanza con uno mío en que un tipo ve a otro desde la ventana de su casa en el edificio de enfrente. No es lo mismo, pero te aseguro que guardan una gran afinidad.
    Un beso grandote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece haberlo leído, Isabel, pero no lo recuerdo mucho, lástima que no pusiste el título. Hubiese sido interesante releerlo.
      Te agradezco el comentario y es un gusto saber que lo disfrutaste.
      Abrazote.

      Eliminar
  4. ¿Existe la inmobiliaria? Ya no se que pensar, y a pesar de todo me ha entusiasmado el relato. Un enorme abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la inmobiliaria es lo único real... jajajaja... bueno, Ester, menos mal que a pesar del misterio te entusiasmó la lectura.
      Abrazo y beso.

      Eliminar
  5. Hacia la mitad del relato mi mente se fue a "Edén interrumpido" de Carlos Sisí, pero luego se impuso tu originalidad y me diste una historia tremenda de locura y misterio.
    Muy bueno.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos relatos sé que son más del estilo que te gusta. Me alegro, porque me parece que más de uno quedó despistado con el final.
      Un abrazo, Raúl y gracias.

      Eliminar
  6. En un caso de estos que ya no se sabe quién es quién, ni quién está peor, lo más aconsejable es pagarle a la inmobiliaria religiosamente para irse con la conciencia tranquila y a continuación tirarse por la ventana no si antes haberle pegado fuego al edificio. Pues esto de verdad pasa con muchos vecinos, que joden y molestan más que un grano en el culo.

    Besos Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo una larga experiencia con vecinos que molestan, acumulada a lo largo de las múltiples mudanzas que hice en mi vida. Me tocaron unos cuantos que estaban realmente para el psiquiátrico.
      Este relato debe haber surgido como una especie de desahogo.
      Gracias, Rafa, con un gran besote.

      Eliminar
  7. Terrible situación, pero al fin se convirtió en lo que criticaba o se volvió loco. Una de dos o ambas.

    Creo que un poco de ambos.
    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El lector es el que tiene la palabra final y siempre tiene la razón... jajaja...
      Gracias, Mariarosa, besos.

      Eliminar
  8. Suerte la suya. Llevo años haciendo lo mismo, pero mis vecinos de abajo no se cabrean, no me mandan amenazas bajo la puerta. Siempre están viendo la tele, y no se enteran de nada. Ser la conciencia de otros resulta muy duro en estos tiempos.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso, en el corazón de la gran ciudad, lo mejor es pasar desapercibido.
      Un abrazo y gracias por la lectura, Amando.

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Lamento no poder aclararte el panorama, Angelines. El final salió solito y así y también yo lo sigo desentrañando.
      Un besotote y gracias.

      Eliminar
  10. Plas plas plas... todos los aplausos. Un relato impecable, intrigante. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me inclino ante los aplausos y me alegro de que te engancharas con la intriga.
      Abrazo, Darío.

      Eliminar
  11. Todas mis felicitaciones, un relato magnifico que engancha. Un fuerte abrazo, Mirella.

    ResponderEliminar
  12. Me pareció genial Mire. Como siempre tu gran voz de narradora.
    Abrazototote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gildo, un alegrón que lo consideres así.
      Abrazototes.

      Eliminar
  13. Original enfoque sobre los peatones del piso de arriba, son un clásico en los edificios y en tu magnífico relato lo serviste con una genial ironía. Me da risa que te lo haya inspirado tu vecino de arriba, tal cual lo cuentas en una respuesta anterior, ahora si tu reacción es como la del tipo protagonista del cuento, metes miedo, Mirella!!
    Yo también trabajé siempre en casa y alguna vez se me dio por la práctica del flamenco, vivía en un 4º piso, el de abajo lejos de agredirme me pidió piedad, me conmovió!!
    Abrazo molto, MIR!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy un poco tocada, pero no tanto, Edu. El resto es pura ficción.
      El del 21º debe practicar levantamiento de pesas y todavía no está con el entrenamiento necesario, porque cada dos por tres larga las pesas y en cualquier momento aparecen en mi deparatamento. Ojo, todo esto es imaginación mía.
      Vos también, practicar flamenco, que es zapateo puro... pobre el del 3º.
      Gracias por la lectura y por el chusmerío.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  14. Genial!!!! Un relato circular! Yo también te aplaudo. Me acordé de varios cuentos, y de los autores grandes...probablemente por la manera en que lo cerraste...como ese de Borges, del tipo sentado en el sillón....o el del pullover azul...y los doce pisos, de Cortazar! Exquisito. Grossa, grossa. Abbracio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero escribí un final que no me gustaba para nada. Dejé reposar al texto como si fuera la masa de la pizza, unos días después apareció el actual.
      Las circularidades de Borges y Cortázar son antológicas.
      Un abrazo grandote y mil gracias, Patzy.

      Eliminar
  15. Es un gran trabajo de circularidad, la verdad es que está muy logrado, al principio la progresión del personaje parece incomprensible porque pasa de actuar de una forma completamente cabal a comportarse de un modo completamente loco (y eso de primeras choca un poco), pero al ahondar en la locura que ya estaba ahí, rápidamente encontramos las respuestas (abiertas). A mí me ha hecho pensar en la cantidad de personas que se dan unas leyes a sí mismas y les dan otras totalmente distintas a los demás, de tal forma que suelen reaccionar de forma muy diferente depediendo no del acto, sino del individuo que lo lleva a cabo, y que podría resumirse en "si lo hago yo está bien y si lo haces tú mereces la pena capital". Por otro lado el juego con el desdoblamiento me ha parecido curiosísimo y es intrigante.
    ¡Un abrazo, Mirella! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo definir este cuento, pero hay en él cierto elemento fantástico. No catalogaría al protagonista simplemente como un loco, no es un cuento realista. En la primera versión que hice, sí lo era. Pero cuando se me ocurrió el final que tiene ahora, ya no sé si es sólo locura, si no hay "algo" que se traslada con él al otro departamento... Nunca pude analizar mis cuentos.
      Muchas gracias, Jorge, por tu comentario y por la lectura atenta.
      Otro abrazo. :D

      Eliminar
  16. dios adoro tu blog, y al parecer mucha gente comparte mi opinión. Yo soy nueva en esto y te pediria por favor que te pasaras por el y que dejaras un comentario opinando. Es muy importante para mi. Te sigo, ¿Me sigues? un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Silvia, por la visita y bienvenida.
      Me alegra de que te gustara este espacio, pasá cuando quieras.
      Un beso.

      Eliminar
  17. Muy bueno Mirella. Ya me imagino la cara del protagonista. Debe haberse vuelto loco.
    Muy buena historia.

    Abrazos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos, seguramente su cara no habrá expresado demasiada satisfacción.
      Besos.

      Eliminar
    2. Como es habitual, magnífica tu manera de narrar. Redondo. Un regalo leerte.

      Como a Jorge Roussel, me ha hecho pensar en personas capaces de hacer con naturalidad, lo que tan violentamente critican a otros. Y no lo veo para nada fantástico, sino realista: Existen y abundan personas raras, egocéntricas, sin ningún respeto por los demás. Existen pisos de edificios modernos con techos y paredes como de cartón. Existen las reacciones exageradas. Y las revanchas, que también puede ser... (correr una y otra vez los muebles de sitio, hacer footing...

      De cualquier modo, un relato impecable. Te felicito y te abrazo.

      Eliminar
    3. Es verdad, Soco, parecido al "haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago". Los edificios actuales son colmenas en las que todos comparten sus ruidos y sus vidas con el resto de los habitantes.
      Desde mi departamento escucho, no sólo al de arriba que deja caer cosas pesadas muy seguido, también al del piso de abajo que juega a los gritos con su niño.
      Gracias, linda, por estar siempre y con la mejor onda.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  18. Otra estupenda narración Mirella ... tienes una gran habilidad para meternos dentro de los personajes ...

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Esme, es algo que me gusta mucho hacer e, indudablemente, me tira mucho más la prosa que la poesía... aunque estoy tratando de acercarme a ella.
      Abrazotes.

      Eliminar
  19. Fantástico! Definitivamente.
    Un cuento con doble circulación...mal chiste!
    Besos Mirella! Me encantó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, Dana, es bueno saber que el lector disfruta con el sudor de mi cerebro... jeje...
      Gracias y besos.

      Eliminar
  20. INTRIGA EXCELENTEMENTE RELATADA!!!!
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gusto que lo pasaras bien con la lectura, Adolfo.
      Abrazos, también.

      Eliminar
  21. felicitaciones Mirella, tu duende creativo sabe enganchar
    abrazos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso parece, Elisa, de acá no salen aburridos, lo cual es ya un logro...
      Abrazote, linda.

      Eliminar
  22. Se piró mal....se volvió chapita. como dirían por allá.
    genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pirarse, chapita... palabras que ni la lejanía consigue borrar.
      Gracias, Karin, por darte una vuelta por el barrio... jeje...

      Eliminar
  23. Un ambiente claustrofóbico. me chifló. Me gustan estas descripciones tuyas.
    Me recordaste la peli de Polanski "el quimérico inquilino" Le locataire.
    Cuando se entra en una espiral como ésta, es como volver loco a cualquiera.
    Y bueno quien no ha tenido un vecinito pelotudo,eh?
    Yo si quieres te paso un par de mis taconazos y a replicarle... Sonrío.

    Muchos besos, Bella dama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí se estrenó como "El inquilino", pero el protagonista estaba mucho más "del tomate" que el mío, como decimos por aquí. Qué pélicula.
      Ya te dije que tus tacones me hielan hasta la médula con solo verlos.
      Gracias, guapa Zarza, un gusto leer tus comentarios.
      Besotes.

      Eliminar
  24. Qué buen relato, Mirella.
    Espeluznante, con una vuelta de tuerca brillante sobre el final. Excelente manejo del suspenso durante toda la trama.
    ¡Felicitaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juanito, un gusto que te pareciera enigmático y que te hayas ido satisfecho.
      Muchos saludos.

      Eliminar