miércoles, 5 de noviembre de 2014

Ojos de serpiente (II)




El tren pasa de largo en la estación siguiente. Poco después entra el guarda y pide los tickets. Hay movimientos rápidos y el ruido de suelas que raspan el piso. La mujer del suéter malva, apenas despabilada, busca en una cartera enorme, murmura algo y sacude la cabeza. Se oye el crujir del diario al ser doblado.
Él se incorpora y mete la mano en el bolsillo del jeans. El guarda toma los tickets, frunce el ceño, los examina y los marca con un clic enérgico. Se marcha.
Todos nos reacomodamos, cada uno vuelve a instalarse en su propia espera. El viejo abandona el diario sobre una ménsula debajo de la ventanilla. La del suéter malva bosteza y baja los párpados. La imito. En medio de la oscuridad y la oscilación tengo un atisbo de vértigo o de pánico. Abro los ojos y me encuentro con los de él, taladrándome. Reviso en la guía cuántas estaciones faltan para llegar. Me hago un masaje en la nuca y roto el cuello. Él ha metido los pulgares dentro del cinturón. Aunque sigue con las piernas abiertas recogió los pies, cautelosamente adelanto los míos.
En varias oportunidades giro los ojos en un paneo espasmódico.  Siempre me cruzo con los suyos y noto de que nunca parpadea; las pupilas son unas rayitas verticales que dan a su mirada una fijeza hechizante.
Pasan algunas estaciones, la atmósfera dentro del compartimiento parece haberse estancado, hasta que —casi en simultáneo— el viejo y la mujer de la izquierda, inician sus preparativos. Ella se pone el saco, carga un maletín y sale al pasillo antes de que lleguemos a la estación. El viejo recién se levanta cuando el tren se detiene. Espío a la mujer del suéter malva: su sueño es más profundo y exhala el aire con fuerza.
El pasillo exterior ha quedado vacío. Tengo una especie de ahogo. Él continúa escrutándome y se acentuó el gesto de la boca, o esa es mi impresión. Pienso en salir al pasillo, pero no me muevo. Mi garganta está seca, revuelvo dentro del morral para ver si encuentro alguna pastilla.
De soslayo veo una maniobra brusca: él apoya el tobillo de una pierna sobre la rodilla de la otra, formando una irreverente figura geométrica. Intento sostener su mirada, aunque no lo logro por mucho tiempo. Mis ojos revolotean como polillas en la búsqueda de un escape y siempre tropiezan con los suyos.
Trato de imaginar qué haré cuando llegue: buscar un taxi, ir al hotel en lo alto de la colina, puede ser que haya tiempo para una  recorrida por el centro histórico antes de que oscurezca. Porque el sol ha emprendido un descenso vertiginoso y la luz se consume en rojos fulgurantes. También el panorama adquiere un aire dramático. El valle quedó atrás y ahora transitamos por declives abruptos.
Alguien corre por el pasillo; me faltan dos estaciones. Podría ir al baño, quedarme en la plataforma y volver a buscar la valija antes de bajar. Guardo la guía y con el pañuelo seco mis palmas húmedas.
Él inicia una especie de tamborileo rítmico sobre su rodilla. Los golpecitos en la tela cruda restallan dentro del compartimiento. La sonrisa emana algo triunfal y le descubre los dientes. La mujer que duerme, con el mentón sobre el pecho, resopla mansamente. La percusión se acelera, se amplifica y cubre los ronquidos de la mujer y el balanceo del vagón. Comprendo que son mis propios latidos que retumban en mi cabeza y que sus dedos no hacen otra cosa que marcar el compás.
El pasillo está desierto, igual que la penúltima estación, cautelosa en el crepúsculo anticipado. El anuncio del tren al ponerse en marcha, suena como el grito doliente de un pájaro solitario. Rápidas, se alejan unas casas con muros de piedra y volvemos a bordear colinas color lavanda. Su cara es un imán: la fascinación se antepone al miedo. Cuando me abandono a esa mirada, los cuadritos, la mujer, los asientos de pana, se vuelven irreales. Sólo permanecen la sonrisa —o la burla—  y los ojos incesantes.
El tren aminora la velocidad. Estoy llegando a mi destino, las luces de la sala de espera pronostican un refugio seguro. Lo mejor será levantarme bruscamente, de un tirón bajar la valija del portaequipajes, con un salto superar su pierna extendida. Sin demoras alcanzar la plataforma y bajar al aire frío del andén, tan frío que duele inhalarlo.
La luz de los faroles contribuye a aumentar la atmósfera melancólica que envuelve a las pequeñas estaciones. Un clamor comunica la partida. En el andén un hombre con el uniforme gris de los empleados del ferrocarril, levanta un brazo en señal de autorización. Los vagones empiezan a moverse como un gordo gusano reumático. Las luces se convierten en una sucesión de manchas brillantes, cada vez más lejanas. El tren toma velocidad. 
Aparto los ojos de la ventanilla y me reencuentro con el diario mal doblado, las madonas renacentistas, el sueño cómplice de la mujer del suéter malva, los ojos de serpiente, las botas pespunteadas que avanzan, rodeando mis pies en un cerco infranqueable.

©  Mirella S.  —2011—


Imágenes sacadas de la Web



58 comentarios:

  1. Que relato y que tensión en cada párrafo. Nos vas llevando junto a esa mujer y su inseguridad frente a esos ojos que no dejan de mirarla, que la dominan. Muy buen final, estaba perdida por esa mirada y ese cerco que no la deja escapar, lo confirma...

    ¡¡Aplausos!!

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mariarosa, es un cuento viejísimo de fines del siglo pasado, que trabajé y corregí en un taller hace tres años y volví a retomar ahora, con nuevas modificaciones.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  2. Me esperé a que estuviera la segunda parte para echármelo todo de un jalón, que así se disfruta más. Cómo siempre fenomenalmente narrado, nos llevas de la mano por donde tú quieres.
    Ese ojos de serpiente, era un galanazo, que si no la chica le hubiera inquirido: ¿Qué me ves?

    Abrazote y beeeeso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, yo hubiese hecho lo mismo, Gildo. Pero hay muchos que no tienen tiempo de leer de un tirón un texto más largo y pensé que era mejor presentarlo en dos partes.
      Yo no lo llamaría galanazo al tipo, más bien un perversote... o todo estuvo en la cabeza de la protagonista... jajajaja...
      Beeeeesotes, compañero.

      Eliminar
  3. en esos espacios que vagan en movimiento mientras estamos sentados.... surgen historias dignas de recordarse

    fantástico relato. Muy bien estructurado y manteniendo la intriga hasta el final

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un cuento muy viejo y eso pasaba en los trenes de antes... como alguien comentó, ahora los viajes son tan rápidos que no dan tiempo para nada.
      Creo que es la primera vez que me dejás un comentario tan largo... jajaja... signo de que realmente te gustó.
      Gracias, Oscar, con un abrazo.

      Eliminar
  4. Oye, ni Hitchcock.
    No se puede respirar y leer a la vez.
    Uf, que agobio.

    Eres muy grande eh...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por un lado lamento el agobio, por otro quiere decir que supe mantener la tensión y me alegro.
      Gracias, Torito, por estar siempre dispuesto a leerme.
      Doble besazo agradecido.

      Eliminar
  5. La primera parte fue buena, pero en esta te has superado, te aplaudo.
    Quien se ha desplazado mucho en tren, yo lo he hecho para ir a trabajar, puede sentirse identificada totalmente. Cuando se te sienta enfrente un tipo como este es como que te paralizas.
    Desde luego la descripción de la escena es magistral.
    Besos Mirella y enhorabuena maestra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hice un viaje por Italia, sola, hace ya muchos años y me asombró el asunto de los compartimientos en los trenes, porque aquí en Argentina los vagones no están compartimentados. Como mi imaginación siempre estuvo activa para inventar historias, se me ocurrió ésta, que escribí tiempo después.
      Un gusto que te hayas ido conforme, Carmen y gracias por acercarte.
      Abrazos.

      Eliminar
  6. Una maravilla, la tensión no se detiene, avanza como el tren. Un final muy bien conseguido, el de una escritora magnifica. Con los trenes actuales esas historias ya no pueden suceder, así que he disfrutado mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, ahora la vida y los trenes van aceleradamente.
      Este es un cuento en base a un viaje que hice por Italia, en 1999 (¡el siglo pasado, Ester!) y las cosas eran distintas.
      Me alegro de tu disfrute, gracias, como siempre un gusto tenerte por aquí.
      Abrazo y beso.

      Eliminar
  7. Que inquietante!!! la atmósfera de los vagones y los que viajan en él, Suspense hasta el último momento.
    Que arte tienes Mirella!!

    Bss ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta contar historias, aunque ahora me doy cuenta de que se me ocurren cada vez menos de este tipo.
      Gracias, Nieves, estoy contenta de que te gustara.
      Besotes.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Espero que con un buen vinito lo hayas conseguido... no fue mi intención, guapa.
      Besos, Tracy.

      Eliminar
  9. algo paranoica la xica me resultó jajaja
    pero bien tu trabajo Mirella
    logras dar la atmósfera que tensa el discurso interno de la protagonista

    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, paranoica o demasiado imaginativa, tal vez todo fueron elucubraciones de una mente fantasiosa.
      Gracias, Elisa por comentar, un beso grande y buen fin de semana.

      Eliminar
  10. Estaba esperando a ver cómo mi Bella dama seguiría la intriga ;)
    Fíjate que a mí esos ojos verdes me atrajeron desde el principio...
    A veces nuestros propios miedos superan cualquier realidad, ¿verdad? Muchas, las menos no se justifican pero cuando lo hacen... Mamma mía!

    Desde muy jovencita me han fascinado los viajes en tren. Ahora ya no es lo mismo, qué va. Mi padre me compró un Kilométrico (eran 1000km en tren por Europa) y con mi agendita malva, la guitarra y tantos kilómetros por delante viví algo que hoy en día con los trenes de alta velocidad ya es imposible...
    Alguna vez me sentí atrapada en un vagón. Recuerdo un viaje en el que me metieron con 5 varones en un compartimento litera....
    Aquí en Europa no distinguían compartimentos varones/mujeres...
    Yo soy un tampón mido lo mínimo, pesaba lo mínimo, y llevaba el pelo por las rodillas.
    Entro allí y me veo 5 tíos de todas las edades, y me aposento, me acoplo, y les digo: Lo siento mucho pero ni ronco ni me tiro pedetes y me gustaría poder dormir esta noche....

    Me levanté como una rosa, se comportaron como caballeros, me invitaron dos de ellos a un café y aun conservo la dirección de Fabio, un italiano que me acompañó hasta la Piazza Narbonna cuando llegamos a Roma.

    Con esto quiero sólo decir que no son tanto los leones como los pintan.

    Y que el viaje ya ha perdido aquella esencia enretejida de misterio y descubrimiento.
    Ahora, la gente va como borregos y en paquete a donde más barato les sale, saca foticos, y hala, a deslumbrar a la galería.

    Cuando el viaje es otra cosa, es aventura, mochila, mapas, ojos de serpiente.... y un revolotear insectos en la tripita.

    Besos, Bella Dama.

    Disculpa por el rollazo pero son dos comments en uno ;)
    Y gracias por la inspiración!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustan tus comentarios, Eva, porque me contás experiencias y es una forma de establecer un mayor conocimiento a la distancia.
      De jovencita he viajado sola, casi siempre para conocer más a mi tierra nata, Italia.
      Y me ocurrió lo mismo que a vos: tomé un tren litera en un viaje de Nápoles a Milán y me tocó compartirlo con cinco hombres, todos jóvenes, italianos y muy atractivos. Qué atractivos que son los italianos, los de Roma para abajo todavía más, tienen ojos bellísimos del color del mar.
      Yo estaba un tanto preocupada, porque tampoco sabía eso de que se mezclaban hombres y mujeres. Esas cosas en Argentina eran inconcebibles. Pero fue un viaje de lo más tranquilo y respetuoso.
      Es cierto, los viajes ahora perdieron encanto y ese toque de aventura, de lo inesperado. Hoy todo viene organizado y te llevan como rebaño.
      Gracias, linda Zarza por los recuerdos, un beso enorme.

      Eliminar
  11. erratas:

    Piazza Navona. ( Es que ando trabajando con gente de Narbonne.... lo cual no me excusa, pero bueno yo me entiendo).
    Y
    enretejida: entretejida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, al tipear altero el orden de las letras continuamente, en mi caso es agotamiento mental.
      Besos.

      Eliminar
  12. Ahora los trenes como son tan rápidos, no da ni tiempo para imaginarse cosas raras o aventuras o desventuras que se puedan dar en los compartimentos. Además la gente como esta gilipollas con los móviles, seguro que los cuatro que estén sentado en los mismos asientos, va cada cual mirando el móvil, y si alguno se apea en una estación, el compañero de viaje ni se entera. Muy bueno Mirella.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida moderna viene aparejada con la comodidad de que se acortaron las distancias, pero todo se ha vuelto sumamente impersonal.
      Este relato lo escribí hace muchos años, cuando el móvil no estaba tan difundido ni se había vuelto una obsesión.
      Gracias, Rafa, por estar siempre.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Te escribo ahora que volví a respirar normalmente...
    La cantidad de sensaciones que me dejó tu historia!
    Por momentos sentí las mismas revoluciones, es impresionante cómo me metiste en clima.
    Me voy a repetir, me encanta como escribís.
    Leerte es un placer Mirella.
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho, Dana, por lo que me comentás. Eso es a lo que aspira el que escribe y cuando lo logra es una gran satisfacción.
      Muchas gracias, con un abrazote.

      Eliminar
  14. Fantástica descripción de un viaje agobiante, uno lo recorre apurado para saber el desenlace por el suspenso y la fascinación de una mirada inquietante que infunde temor y la liberación de llegar a destino, pero la estación de destino no fue tal, se mezcló con un sueño y el viaje agobiante sigue junto con el temor...
    Voy a ser redundante, pero con vos es inevitable, Mirella, es una de las mejores cosas que he leído en tu sitio!!!
    Abrazo y reverencia, MIR!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya no te creo, Edu, cada tanto me decís lo mismo de algo que publico... ¿en qué quedamos?
      Pero me da gusto de que lo disfrutaras y te agradezco la efusividad.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  15. Bravo, Mirella. Ves? estaba segura. No sé por qué imaginaba un final parecido; inquietante y abierto.

    Enhorabuena y todos los besos que te mereces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no cabe otro final, Soco, si lo presentiste, es el que corresponde.
      Gracias, siempre, muchos besos en la lejanía para vos.

      Eliminar
  16. Dios, Mirella, nooooo
    No puedes dar por terminada así la historia, mujerrrrr
    :)
    Ahora en serio, creo que he entendido que el viaje es lo importante, ese tenso ambiente mientras el derredor es ajeno a las sensaciones de ella...y todo pasa como el tren por las paradas, paisajes, gentes, todo excepto esa oleada de sentir.
    Mi enhorabuena.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué, Marinel? Los finales abiertos contienen un montón de respuestas... a gusto del consumidor.... jeje... Puede ser que todo esté en la cabeza de la protagonista y el pobre tío no mata una mosca...
      Gracias, guapa, por leer y dar tu opinión. Un gusto tenerte por aquí.
      Besos.

      Eliminar
  17. Altísimo relato. Pareciera que en el tren las escenas tensas multiplican su tensión... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Darío. En los trenes pasan muchas cosas... en los argentinos, mejor ni hablar.
      Un abrazo.

      Eliminar

  18. Pero que bien mantienes la tensión hasta la última palabra. Eso es saber.

    · un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran cuentos de otra época, Bolo, ahora la temática pasa por otro lado... y eso está bien, es la búsqueda que acompaña a cada etapa..
      Gracias y un abrazo, también.

      Eliminar
  19. Los ojos de serpiente me van a perseguir a mi también ... me los imagino y los veo !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuidado, Angelines, que no te hipnoticen y te bajes en otra estación...
      Besos y gracias por leer.

      Eliminar
  20. Qué clímax! Me encantó este relato. Sostiene una tensión que pocas veces me produjo un cuento. Muy logrado, Mirella. Merece una continuación bien oscura.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un cuento viejo, Raúl, no creo que dé para más, porque par mí lo más logrado del relato es el impacto del final.
      Me alegro que lo disfrutaras, aunque no hay sangre ni muertos vivos, creo que se respira el crescendo del miedo de la chica a lo largo del viaje.
      Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  21. Respuestas
    1. Pues, Adolfo, a seducciones así, te aseguro que prefiero la indiferencia... jajaja...
      Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  22. Buenas noches, Mirella. La tension en ese vagón, los ojos que cautivan incluso aunque deseemos perdernos en su periferia visual para luego desaparecer están muy logrados. Y las preguntas que se suceden como estaciones al quedarse ella con él, son magníficas. La verdad es que aunque los viajes sean más rápidos ahora, sigue habiendo mucho tiempo para disfrutarlo. Siempre hay tiempo para el que no tiene prisa en llegar a su destino y las experiencias… pueden ser hipnóticas, desde luego. Y los pensamientos en que nos sumimos nosotros mismos, ensimismados, no nos hace falta sierpe alguna que tome nuestra voluntad. Me ha gustado por cierto ese juego, esa capacidad de decisión manipulada y viciada como si el sucumbir a una droga, esa capacidad de racionalizar la imposibilidad de salir del vagón a base de persistir en la mirada y en lo que evoca, la voluntad adormilada. Hay un hilo de tensión sostenida que resulta tirante, pero no se rompe, eso es muy difícil de hacer sin importar la longitud del texto.
    ¡Un abrazo, Mirella! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De este estilo de relatos escribí muy pocos (mayormente descartables) y este es el más logrado. Pero, como decía más arriba,son historias que ya no me surgen, no sé si se me agotó la imaginación o es que ando por otros carriles.
      Este texto lo trabajé mucho y ahora, antes de publicarlo, lo seguí corrigiendo, pero concuerdo con el comentario que me dejó Gavrí Akhenazi en Ultra: está muy largo y la segunda parte reitera situaciones que ya dije en la primera. Habría que hacer una buena poda y dejarlo más contundente.
      Gracias por tu constante y agradable participación, Jorge y me alegra que no te hayas ido desconforme.
      Otro abrazote.

      Eliminar
  23. Te desenvuelves genial entre letras Mirella, mantienes el suspense y haces meterte en las historias.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que así lo sientas, Esme, es importante para quien escribe llegar al lector.
      Un abrazote, linda.

      Eliminar
  24. Hola, Mirella S..

     Adquisición de gran importancia.
     Supremo photographing.

    Que tengas un buen fin de semana. De Japón, ruma ❃
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita, Ruma, un gusto tenerte por aquí.
      Muchos saludos.

      Eliminar
  25. esta segunda parte ha redondeado el relato a algo verdaderamente completo.
    Debo confesarte que sentí una sensación muy extraña. Y creo que eso siempre lo agradece el lector.

    ERES GRANDE MIRELLA
    BESOS
    CARLOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De todo el relato, con lo que estoy más conforme es con el final, que deja al lector la libertad de imaginar.
      Gracias, Carlos, con un abrazo.

      Eliminar
  26. Cuanto suspenso y cuanta intriga. Un relato lleno de matices.
    Genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gusto, Karin, que hayas pasado un buen momento con la lectura.
      Gracias y besos.

      Eliminar
  27. Un gusto leerte Mirella, los detalles y la tensiòn que generas con tus palabras, a uno va colocàndole en el sitio exacto. Cuàntos viajes en tren sobre los rieles de la bella Italia. Ma siempre voy sola, sin hablar mucho y mirando todo, pero nunca me puse a escribir nada.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los viajes dan mucho material para armar historias, ya sea de cosas que nos pasaron o que vimos. O simplemente de sensaciones que nos provocaron los lugares nuevos.
      Me parece que sos una viajera consuetudinaria, así que tendrás un buen archivo guardado en la memoria.
      Siempre agradecida por tu paso por aquí, Gen.
      Bacioni.

      Eliminar
  28. Ufff, qué final, Mirella.
    Atrapante relato, repleto de suspenso, y con un manejo de la trama impecable. Nos llevás a donde vos querés, y nos dejamos guiar.
    Se percibe el miedo de la joven en cada párrafo.
    Creo que la elección de la redacción en tiempo verbal «presente» hace más profundo el suspenso: punto a favor.
    Gracias por brindarnos estos imprescindibles momentos de lectura.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este relato es más del estilo de los que te gustan, con tensión en el ambiente y un final oscuro. En tiempo presente el suspenso es mayor porque el lector sigue el desarrollo de los acontecimientos... las cosas van pasando, es casi espectador.
      Me alegra que lo disfrutaras y te agradezco mucho tan buen comentario.
      Un abrazo, Juanito.

      Eliminar