miércoles, 4 de junio de 2014

Samsara





Ahora puedo afirmar que esa noche el destino me interceptó el paso y me desvió por sendas inesperadas. Cuando la que me engendró, torciendo la boca me dijo aquella frase bastarda, me apoderé de su desamor y lo hice mío. Fue el último insulto que soporté y al no darle salida a mi violencia, enloquecí.
No fui capaz de admitir que la hubiese matado. Mi odio era una olla de aceite hirviendo y si lo derramaba habría muerto con ella. Desde que recuerdo siempre me miraba con desprecio y asco, como se mira un excremento.
Cosí la locura a mi espalda y estuve inmersa por ocho meses en un interregno de sensaciones amorfas.
Durante la internación, pese a los sedantes, tenía sueños. Soñaba con ruedas. Fueron mi salvación. En los momentos de lucidez intenté descifrar qué significaban. Con voz aletargada describía los sueños al terapeuta que se presentó un día, al terminar la tarde. Marcos, dijo casi en un susurro y me tendió la mano.
Él anotaba prolijamente mis palabras en un cuaderno con espiral. Cada tanto sus ojos se alejaban de los renglones y por encima de los lentes sobrevolaban algo que estaba más allá de mi cabeza, acaso buscando respuestas que no tenía.
Al despertar lo primero que recordaba eran las ruedas, igual que si estuvieran en la habitación y las viese. No soñaba con mi madre o con otras personas y el médico tampoco me hacía preguntas sobre el motivo de mi permanencia allí, ni indagaba en los sentimientos que me condujeron a esa situación. Parecía estar tan interesado en las ruedas como yo.
Le conté de una que en el centro contenía tres animales insensatos (esa fue la palabra que usé): un gallo, un cerdo y la serpiente. Él masculló: orgullo, ignorancia e ira. Después me preguntó cuál de ellos había visto con mayor nitidez. La serpiente, contesté. Ira, repitió, y lo percibí complacido. Antes de levantarse dijo: samsara y asintió para sí, distraídamente.
Vio mi expresión de desconcierto y me aclaró que había soñado con la rueda de la existencia que representa el ciclo de la vida, muerte y renacimiento. Pronto me sentiría mejor, agregó.
Si volvía a soñar con ruedas debía fijarme en el número de ejes.  Siempre son ocho, respondí categórica. Dos meses más, enunció, enigmático.
Noté que empezaron a disminuir la medicación y de a poco recuperé cierto equilibrio interno, un sentimiento benigno, parecido a la serenidad.
El sueño de la rueda con los tres animales no se repitió, pero durante varias noches por mi territorio onírico rodó una estilizada, con forma de loto.
Él sonrió por primera vez y con esa voz de arpa, dijo: es el nacimiento por encima de las aguas enfangadas.
Con la rueda de oro afirmó que estaba recobrando el poder sobre mi espíritu. Y cuando soñé una alada, que giraba vertiginosa, expresó que mi tiempo había llegado. Esa fue la última sesión, unos días después obtuve el alta.
No regresé a casa, que representaba un depósito de desperdicios en el fondo de mi memoria. A ella no la vi más. Una sola noche la soñé, acostada en un ataúd y comprendí que tanto si estuviera viva o muerta ya no podía hacerme daño.
Algún tiempo después compré una rueda de cerámica en una feria de artesanos, se la quería regalar a mi terapeuta, para agradecerle su ayuda y el acompañamiento en el proceso.
Fui al hospital una tarde, en el horario en que él me atendía y pregunté por el Doctor Marcos. La enfermera me recordaba y frunció el ceño.
Marcos, dijo, no era doctor, sólo un voluntario, dejó de venir en la época que te dieron el alta.


©  Mirella S.  —Mayo 2014—





1.   Obra de Gina Higgins
2.  Rueda del Templo de Konarak (India)




66 comentarios:

  1. Intensa historia vista desde la mente confusa. Un placer leerte. Besetes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunadamente, después la mente se le despeja y retoma su vida.
      Un gran abrazo Angelines, y me alegro que te gusten mis historias.

      Eliminar
  2. Esas cosas que pasan cuando tienen que pasar...y podría escribir un montón sobre la casualidad, la causalidad, el camino, los maestros, la enseñanza, el soltar...podría. Pero te quedó tan claro que no es necesario.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay momentos en la vida en que si no hacemos un giro, terminaremos mal, no todos locos, pero si amargados o sin tomar el timón de las decisiones en nuestras manos.
      Gracias, Dana, un abrazo.

      Eliminar
  3. Qué historia!!! El final inesperado que muestra un desenlace visto desde una mente atrofiada.
    Cada relato tuyo tiene algo que nos sorprende.
    besos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez es necesario un momento de locura para parar la pelota e implementar cambios.
      Claro, a veces no se sale de ese estado de enajenación, pero en este caso la protagonista lo logró.
      Gracias, Carlos, siempre presente.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  4. El final que bueno, era solo un voluntario, pues menos mal. Interesante relato: Cuando la mente anda más para allá que para acá, el asunto puede ser muy jodido, y si ya se te cruzan los cables "apaga y vámonos". Y si esas visiones, rollos y malas experiencias vividas se siguen dando por muy cuerdo que esté uno acaba cogiendo moscas.

    Posdata: querida Mirella los reyes hoy en día no tienen cabida y servir sirven más bien para poco. Tenía que haber un referéndum y que la gente votara, pero eso no se va a dar.

    Abrazos y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafa, por suerte a ella las cosas le fueron bien y salió adelante. Los sueños nos ayudan mucho, son las voces del inconsciente.
      Como sueño mucho, me salvo de volverme loca... jajaja...

      Pienso lo mismo que vos, las monarquías sólo sirven para mantener a unos cuantos zánganos, que la pasan bárbaro y hacen relaciones públicas.

      Un gran abrazo, amigo.

      Eliminar
  5. Siempre tus relatos atraen, hacen pensar mientras se leen, se intenta adivinar el porque pero tu sabes sorprendernos, Samsara es una palabra que por su significado es el nombre de clínicas terapeutas, centros de yoga,spas y hasta discotecas. Muchas gracias por tus relatos. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que un relato haga pensar es un gran elogio, Ester. Me alegro que lo sientas así.
      Samsara también era el nombre de un perfume francés, de una marca muy presitigiosa.
      Gracias a vos, guapa, por leerme siempre.
      Abrazote.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Más de locos que de santos... una pizca de locura también es necesaria.
      Gracias, Chaly.
      Besos.

      Eliminar
  7. Bueno, aún... imagina que dicen "Marcos era un paciente que se suicidó hace setenta años..."

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué imaginación, Torito... pero esa sería otra historia...
      Gracias y besos.

      Eliminar
  8. coserse la locura a la espalda cual siamesa
    a veces nos destella en obras maravillosas pero otras nos despilfarra la vida y lo peor la vida de quienes nos aman

    inquietante relato Mirella
    felicitaciones
    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisa, cada día estoy más convencida de los que escribimos y que la escritura forma una parte importante de nuestra vida, tenemos una pizca de locura. Nos metemos en profundidades y revolvemos en ellas.
      Las otras locuras, ciertamente, son destructoras; me alegro de haberte "inquietado".
      Un beso grande

      Eliminar
  9. Ya se sabe, Mirella, que el samsara es el nirvana, o eso dicen al menos. El viajero que ayuda sin querer es un personaje curioso, aunque haya voluntad de ayudar, la rueda del mundo no comprende ni el control ni la voluntad. Por eso el viajero viene y se va. El ayudado se dará cuenta de que nadie le socorrió, entonces se sentirá aún más agradecido por las palabras que escuchó. No sé...es un asunto curioso. El relato es interesante, sin duda, y también lo que no se dice.
    ¡Un abrazote, Mirella! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un tema complejo el del nirvana, que no me interesa abordar en este relato, más que
      tangencialmente. Porque la historia pasa por ese fragmento que vive la protagonista, y ese encuentro con alguien que la escucha.
      A veces lo que no se dice es lo más interesante...
      Gracias, Jorge, te escribo desde un locutorio atestado, porque estoy sin Internet por "arreglos" y por tiempo indeterminado.
      Besos grandes.

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Cuánto bien pueden hacer los que están fuera del sistema y ayudan desde el corazón.
      Abrazote, Oscar.

      Eliminar
  11. Relato enigmático. ¿Samsara? Término budista:Vida, muerte y reencarnación. El tal Marcos, un voluntario, sin títulos, sabio y por lo tanto piadoso, se lleva todos los laureles, calladamente y sin esperar recompensas, como todos los voluntarios, son admirables!!
    No defraudas nunca, Mirella, abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Eduardo, me gusta dejar un enigma, que las situaciones y personajes queden sugeridos. Es para que el lector le ponga el resto o imagine.
      Tampoco son tan herméticos ¿no?
      Me alegro que no te vayas defraudado, espero que si es así me lo digas, porque puro elogio no sirve para evolucionar.
      Abrazo.

      Eliminar
  12. La mente es bien particular y caprichosa... Un relato con final feliz y sorprendente.

    Abraçades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mente es maravillosa, pero también dañina, la mayoría de las emociones surgen por un pensamiento.
      Me alegro haberte sorprendido con el final.
      Un fuerte abrazo, linda.

      Eliminar

  13. Mi comentario hoy será sonoro:
    http://my.mail.ru/mail/masalovich_a/video/489/428.html
    espera a que salte el anuncio.

    · un abrazo

    · CR · & · LMA ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Bolo, por el video con una música serena y la voz tan especial de Thomas Otten.
      Gracias, también, por visitar siempre mi espacio.
      Abrazo.

      Eliminar
  14. Haciéndome eco del comentario de "ñoco le bolo", yo también te dejo un comentario diferente, aunque en mi caso es visual! Si no viste este documental, no te lo pierdas, también se llama: "Samsara"! Lo vas a disfrutar tanto como yo disfrute de tu "Samsara"!!!
    Abbracci !
    http://cosmos-documentaries.blogspot.com.ar/2013/03/samsara-hd-documentary-film.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Excelente el documental, Patzy, muchas gracias, tiene una fotografía impresionante!
      Me gustan los comentarios diferentes y que me compartan cosas que de otro modo no hubiera visto.
      Forte abbraccio, amica.

      Eliminar
  15. Me ha encantado, Mirell. Es original y enigmático y magníficamente narrado. Siempre un lujo.

    Besosrodados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El lujo es que pases por aquí ysiempre me dejes tu nota de entusiasmo.
      Un fuerte abrazo redondo, Soco, para que ruede hasta tu tierra.

      Eliminar
  16. No era una rueda, era un timón de barco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El timón de un barco también es redondo y conduce.
      Saludos.

      Eliminar
  17. Tremendo relato, hay muerte, locura y una ayuda divina de la mano del destino.
    Impecables las interpretaciones de los sueños.
    Sublime historia, Mirella.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si hay muerte... sueña con un ataúd, lo que sí hay es una muerte interior con el pasado.
      Te agradezco mucho que nunca te olvides de pasar y me dejes tus opiniones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Me encantan esos sueños con la rueda de la vida, y me sorprende y me resulta genial ese final que das al relato. Magnifico, Mirella, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustan los finales que sorprendan o que algo se revele a último momento, aunque trato de que no sea forzado. Me alegro de que lo disfrutaras.
      Gracias, Alfredo y un abrazo.

      Eliminar
  19. SIEMPRE ME SORPRENDE Y ME ENCANTA TU ORIGINALIDAD.
    BESOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Adolfo por verlo así, aunque estoy en un período en que ando medio escasa de ideas.
      Un beso grande.

      Eliminar
  20. Pocas cosas se pueden añadir a tantos elogios que te han hecho. A mi me ha encantado.
    Besos mil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estaba muy conforme con este texto, pero valoro mucho las opiniones de todos.
      Evidentemente tengo una gran autoexigencia.
      Gracias, María del Mar, por acercarte y dejarme tus impresiones.
      Besazos.

      Eliminar
  21. Qué gran escritora eres Mirella.
    Disfruté la historia.
    Sabes, no tengo sueños que se repitan.
    Abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gildo, sueño muchísimo, aunque sólo recuerdo fragmentos. Tuve períodos con sueños muy recurrentes, pero ahora son variados.
      Una alegría que disfrutaras del relato, gracias por pasar.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  22. Que Triste! Perdon por leer sin ser invitada; pero me ha llamado mucho la atencion su blog. Espero me deje quedarme. Le saludos desde Puerto Rico! Linda noche!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jackie, no es necesaria ninguna invitación o permiso, el blog es un espacio libre para que vengas cuando quieras y puedas.Bienvenida y sin ninguna obligación.
      Un gusto tenerte por aquí.
      Besos desde Buenos Aires.

      Eliminar
  23. Excelente historia y bellamente narrada. Desde la locura salió a flote por ella mima y por la visión de un voluntario con conocimientos de algo más que medicina. La vida es una rueda que gira siempre.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mariarosa, hay etapas en que las cosas que se presentan de la peor forma sirven para que se pueda dar un paso adelante y salir.
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. Un magnífico relato en el que te hace pensar que cuando todo está perdido o al menos eso parece, siempre hay una fuerza, que te hace salir fuera a por un nuevo sendero, camino o autopista. Lo importante es saber detectar ese punto y aparte, seguir adelante...


    Un besote Mirella !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil detectar las señales cuando estamos inmersos en la situación, pero creo que siempre hay una soga a mano par rescatarnos.
      Si la aprovechamos, una experiencia dolorosa y que pensábamos destructora, puede ser un escalón para el crecimiento.
      Muchas gracias, Nieves, que tengas un buen fin de semana (aquí hoy llueve).
      Abrazo grande.

      Eliminar
  25. La forma de construir el relato parece un tejido perfecto. No digo nada original, vos lo hacés muy bien, además de presentarnos estas historias que nos descentran, nos perturban quizá porque nos parecen verosímiles. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Darío, sos un lector de oro, siempre presente y con palabras que estimulan.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  26. Respuestas
    1. Muy amable, Amapola, muchas gracias por acercarte.
      Besos.

      Eliminar
  27. ten una semana preciosa
    besitos
    mil gracias por tu huella

    ResponderEliminar
  28. Ni médico ni voluntario, era el guardián de lo correcto devolviéndola al conveniente estado de la locura, tras ese breve internamiento en la lucidez y el conocimiento. Cuando alguien intenta desvelar la verdad, siempre hay un Marcos para retornarle a la rueda. A la rueda.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hiciste la interpretación justa.
      Otro abrazo, Amando.

      Eliminar
  29. Magistral desarrollo. Finamente nos transporta en suave flotación por cierta levedad de peso que imprimiste al relato al acompañar a la protagonista. Excelente que su solución la trajera un auténtico chamán.
    Deberían haber manicomios para cuerdos.
    Besos y aplausos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contenta de que lo disfrutaras, Carlos. No pensé en un chamán propiamente dicho, sino en alguien que miraba un poco más allá de las interpretaciones de manual.
      Me inclino ante los aplausos y te mando otro beso.

      Eliminar
  30. Me gustó mucho Mirella. Es una virtuosa manera de acercarnos a la filosofía de la India y a lo que en algunos lugares se conoce como medicina alternativa o terapia alternativa.
    Si los sueños son manifestaciones del alma y llevándolos al plano de la consciencia ayuda a curar lo que dicen o nos dicen con su código cifrado, este voluntario, sabio en sentido alternativo, ayudo a la protagonista a encontrar su liberación, en ese sentido la cura.

    Encantado de leerlo. Un beso Miella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No soy fanática ni de la alopatía ni de las terapias alternativas, sin embargo es bueno combinarlas. Depende de qué afección, unas son más efectivas que otras.La forma de curar de Oriente se ha impuesto como una moda en ciertas esferas, pero muchos ni saben bien de qué se trata.
      De vez en cuando aparecen figuras enigmáticas que nos sacan de una mala situación y ayudan a recobrar el equilibrio.
      Muchas gracias, Gonzalo, por pasar y comentar.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  31. Está muy bien, es un relato que cuenta dos histoiras, una en el plano del ser y otra en el del parecer.
    Yo creí que en esta última, la paciente salía y, con su mejor sonrisa, asesinaba a la madre.
    Pero no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento, Fernando, la desilución. Espero resarcirte con el próximo texto...(¡ja!)
      Gracias por pasar.
      Saludos.

      Eliminar
  32. Un interesante y atractivo relato que engancha. Me gusta el respeto hacia las enfermedades mentales que se muestra en el relato. Nunca había escuchado hablar de el sueño de la rueda. No creo haber soñado con ella nunca.y mira que sueño. Un abrazo y un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho saber que te fuiste contenta después de la lectura.
      Tampoco soñé con ruedas, el relato es un producto de mi imaginación y que fue surgiendo a partir de la palabra Samsara.
      Un gran abrazo, Lumy, y gracias por la visita.

      Eliminar
  33. Gran relato, Mirella, me gustó mucho.
    Mirá que a mí no me atrapan las historias con temática onírica y protagonistas que, durante la trama, sueñan; pero con «Samsara» me sucedió todo lo contrario: me mantuviste pegado a la pantalla intentando dilucidar qué pasaría con la protagonista (¿sanaría? ¿no sanaría?), y maquinando sobre el origen de su enfermedad (la relación con su madre... así lo leí yo). El cierre del relato es magnífico, y le da una trascendencia perfecta a la cuestión de los sueños en medio de la trama.
    Siempre es muy bueno leerte, Mirella, imposible no disfrutar haciéndolo.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cada relato siempre intento que haya una tensión para enganchar al lector, también en aquellos en los que no pasa nada externo importante y que se remiten más a procesos internos.
      Una vez leí que todo texto debe ser escrito como si fuera una novela policial y creo que así debe ser.
      Me deja muy contenta que disfrutes con la lectura de mis relatos.
      Un abrazo, Juanito.

      Eliminar