martes, 24 de junio de 2014

Apuntes en hojas perdidas (III)


Foto de Mariska Karto


Soliloquio

Sabrías decirme a qué recurso apelar cuando descubrís que algo se extenuó. El espejo te devuelve un poco ojerosa, con la boca más asténica, pero comprobás que los cambios no son tan visibles.

O qué hacer cuando al doblar una esquina estás desorientada y aunque reconozcas la calle, los negocios, alguna cara, sentís que el mundo es incomprensible, igual que si vinieras de una nebulosa desconocida. No tolerás los ruidos y la hostilidad circundante resulta densa como una montaña de escombros.

Cómo proceder si al asomarte por la ventana tenés la impresión de que la infinitud del cielo se te metió adentro y sos un estuche sin contenido, que comienza a disiparse. Lo único que subsiste es la percepción de inexistencia.

La nada no se siente a sí misma, ni sabe que no es, o que es el agujero del vacío absoluto. En cambio, sos consciente de tu estado actual.

Será que siempre viviste en blanco o negro y no soportás esta supervivencia de helecho. Es cierto, te sentís sola y no por falta de personas. Desde tu nacimiento fue así. Quedaste olvidada en la frialdad de la balanza hasta que una enfermera te envolvió en una mantita y te llevó a neonatología. 

—Estamos en una situación de emergencia, hay poco personal —le comunicaron a tu padre.

Tal vez por eso hay períodos en que el invierno te alcanza y congela hasta el dolor. El espíritu yermo de la soledad, murmurás, y tu voz es un vidrio escarchado que se quiebra en astillas, sin lágrimas. No hay nadie, ni lo habrá, que te acompañarte en esta búsqueda.

Varias veces traspasaste los campos de la muerte, comiste de sus frutos amargos y te pareció habitar una jaula vacía. Te aferrabas a los barrotes oxidados que eran el sostén de tu vida.

No hay más que silencios y oquedades. El amor es puro anhelo y la esperanza es un pájaro gris, que desaparece en el crepúsculo punteado de grillos.


Sabrías decirme.


©  Mirella S.   —Junio 2014—







56 comentarios:

  1. Mirella! qué belleza este Soliloquio! me encantó!.
    Gracias por compartirlo!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Laura, un gusto que pases por aquí.
      Besos.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Profe, sea más explícito ¿sabría decirme...?

      Eliminar
  3. Ay que me he visto en ella.
    Como en un espejo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En algún momento de la vida, todos nos sentimos así... algunos lo admiten y lo hacen consciente, otros tapan sus propias voces con las externas.
      Besos, Torito.

      Eliminar
  4. Yo de pequeño me pegaba unas panzadas de hablar yo solo que me crujía. Con el tiempo lo he ido dejando, ya que muchos de los discursos que me daba a mi mismo no me gustaban para nada. Este soliloquio tuyo es el reflejo de lo que nos puede pasar a muchos, o les ha pasado.

    Besos Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que le contesté al Toro, hay personalidades más introvertidas que saben escucharse, aún lo más terrible que puedan decirse, mientras que otros se desentienden de esos estados anímicos, que en algún momento les hará impacto en el cuerpo.
      Siempre mil gracias por estar, Rafa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Sé que es un soliloquio, que por su propia naturaleza no puede aceptar respuesta ajena, pero recurriría yo a la más inclasificable paradoja del vacío, trataría de recordar que si no hay control ni descontrol, no existe sino esta soledad que juega a quedarse como si fuera permanente. Y entonces trataría de centrarme, buscar asiento entre mi mente y verla pasar. Convendría despedirla con un realista "hasta luego", respirar hondo y -si a uno le gustan esas cosas- investigar. A fin de cuentas esto también es la más pura ficción. Es un soliloquio amargo que muchos habremos presenciado.
    ¡Un abrazote, Mirella! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te vas mucho a lo mental, Jorge. Cuando se está en crisis, como se plantea en el texto no podés hacer una análisis de la soledad o del vacío existencial. Simplemente te sumergís en esa maraña de emociones y las expresás, si podés, con imágenes más o menos poéticas.
      Considero esos soliloquios beneficiosos, si no se convierten en rumiaciones continuas que giran siempre alrededor de la negatividad.
      Abrazos y gracias.

      Eliminar
  6. Diría yo, un soliloquio existencial; necesario, inteligente, sanador, realista...
    ¿Fui o soy....?
    Me gustó mucho. Impecable como siempre.
    Un abrazo Mirella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos, en algún momento, apelamos a la parte más sabia de nosotros mismos para encontrar respuestas que nos ayuden en los tiempos de vacío.
      Un beso enorme, Gen y gracias.

      Eliminar
  7. monólogos nos son fecundos cuando desnudamos el adentro

    felicitaciones Mirella, un texto intimista y reflexivo
    propio de los soliloquios

    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tocar fondo y detenernos a contactar con lo que nos pasa, es una forma de reconocer que necesitamos un cambio.
      Gracias, linda, por tu comentario, con un abrazote.

      Eliminar
  8. el discurso del sí mismo con sí mismo, diciéndose y contradiciéndose.
    el se sabe que no se sabe demasiado sin que se note
    el evento extraordinario vuelto a repetirse una y mil veces
    el descuento de los sentimientos como intencionalidad de los actos.
    el deseo de seguir leyendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las emociones patas arriba cuando estamos en una encrucijada.
      La necesidad de procurarnos respuestas, rápido.
      El "to be or not to be"...
      The answer is: comprate un libro...

      Gracias, Fernando, saludos.

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Así de sencillo, Chaly, no hay otra.
      Besos y gracias.

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Me alegra mucho de que te vayas satisfecha, Angelines.
      Abrazo.

      Eliminar
  11. Oír tus propios pensamientos ayuda .... aunque no siempre.
    Me han gustado tus palabras

    Abraçades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayuda, como dije más arriba, mientras no se vuelva un modo crónico de estar consigo mismo.
      Otro abrazo grande, Esme.

      Eliminar
  12. Soliloquio, una bellissima pagina con le assonanze di una lingua non dissimile dalla mia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grazie, Costantino per avvicinarti a questo spazio, non so come risulta la traduzione automatica, ma penso che perde molto lo stile.
      Comunque si capisce il senso.
      Tanti cari saluti da Buenos Aires.

      Eliminar
  13. que buen monologo Mirella. Por momentos me reflejé en alguna etapa de mi vida...
    Muy bueno.
    PD... voy regresando poco a poco aunque todavía sigo de vacaciones mundialistas.

    Besos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomátelo con calma, Carlos y disfrutá de lo bien que le está yendo a México.
      Cada tanto es necesario hacer un alto y mirar la vida desde otro lado.
      Gracias por pasar y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  14. Me he sentido así en estos últimos años muchas veces. Montañas rusas emocionales que aprendí con el tiempo a no llevar sola. Y cuando llegan, les temo, como a esas olas gigantescas que uno sabe que lo engullirán y no podrá nadarlas.
    Pero todo pasa, y tras esas tormentas, también hay días de verano, tras esos inviernos, y con los años aprendemos a intentar manejar el timón como mejor podemos.
    El texto logra su objetivo... sumergirnos en esos días de nadie donde la nada navega en nosotros.

    Un besazo, bella dama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que cuando sentimos rabia, dolor, frustración o angustia, a pesar de que no son emociones agradables, sentimos que estamos vivos. El vacío o el congelamiento que termina en una inercia, para mí, es lo peor.
      Pero cuando empezamos a preguntarnos, a tomar conciencia de ese estado, de a poco se sale y la vida comienza a fluir internamente, como un río de montaña después del deshielo.
      Gracias, guapa por tu lectura.
      Abrazote.

      Eliminar
  15. Es facil verse reflejada en este soliloquio, porque quién no se ha visto perdido en las mismas calles, con las mismas gentes de cada día, quién no se ha sentido sólo e incomprendido en alguna ráfaga de tiempo, pero ese pájaro esmeralda siempre aparece para devolvernos la alegría y las sonrisas.

    Mil besos Mirella :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay tiempos en que el pájaro esmeralda se hace desear y, mirando el cielo, cualquier reflejo verde que lo cruza, creemos que es él.
      Un buen día aparece, se apoya en el alféizar de la ventana y todo se activa. Mientras anda revoloteando cerca, la vida adquiere sentido.
      Nieves, te agradezco mucho que estés siempre.
      Un gran abrazo.

      Eliminar

  16. No sabría decirte, Me hago preguntas similares y sé que las respuestas están en el viento
    ... pero se me escapa entre los dedos.

    · un abrazo

    · CR · & · LMA ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que somos unos cuantos los preguntones que no sabemos las respuestas...
      habrá que aprender el idioma del viento.
      Gracias, Bolo, otro abrazo.

      Eliminar
  17. Creo que todos pasamos por esos complicados estados emocionales sin saber ,o sospechar, la causa o el origen... creo que lo importante es saber como poder superarlos.

    Qué indescifrable es el alma humana, no?

    Milbesos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son momentos en que la existencia aparece en toda su complejidad y si sabemos sobrellevarlos,saldremos del pozo más fortalecidos.
      Nunca terminaremos de conocer todos los repliegues de la psiquis.
      Gracias, Soco y otro montonazo de besos para vos.

      Eliminar
  18. Respuestas
    1. Me alegro que lo disfrutaras, María del Mar, muchas gracias por la lectura.
      Besos.

      Eliminar
  19. TUS PENSAMIENTOS SON UNIVERSALES. GRACIAS POR COMPARTIR.
    BESOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno saber que lo que escribo tiene un contenido con el que otros se identifican.
      Es un gusto compartirlo, Adolfo.
      Gracias a vos, por tu infaltable aliento.
      Besos.

      Eliminar
  20. De estas conversaciones con uno mismo, surgen grandes cambios, o grandes sorpresas, o pequeños detalles y lejanos recuerdos. Todo nos lo exponemos, y nos lo "proyectamos"...porque somos quienes guardamos nuestros principales secretos sobre nosotros mismos. Eso capturaste en este texto, par mí "una joyita"! Gran abrazo, Mirella!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son conversaciones dolorosas, pero sirven para saber dónde estamos parados, qué nos pasa y qué queremos de nosotros mismos. Son etapas en que nos cambia el sentido de la vida o lo perdemos y hay que buscar otro.
      Tante grazie, cara Patzy, per i tuoi commenti, sempre pieni di lodi.
      Bacioni.

      Eliminar
  21. Hola Poeta: primero quiero felicitarte por lo bonito del blog, al que le has puesto mucho empeño, a la vista está-...y luego recreándome en tus letras me he dejado llevar por la lectura hacia eso de baldío del alma en soledad, compañera..Hermoso soliloquio, donde se adivina que ni una coma siquiera puede ser impostada, y todo es un sentimiento genuino y personal intenso..Ëscribo poesía y muy poca prosa, pero me han impactado algunas de las imágenes que he ido recogiendo de la lectura.. "tal vez por eso hay épocas en que el invierno te alcanza y congela hasta el dolor. La aridez del espíritu en soledad, murmurás, y tu voz es un vidrio escarchado que se quiebra en astillas como lágrimas" que me parecen de una gran belleza directa y metafórica...

    Muy bueno, compañera, lo he disfrutado mucho

    Un abrazo argento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Daniel, te contesté en Ultra, te agradezco la visita y el comentatio tan positivo.
      Le pongo mucho empeño al blog, es verdad, ha significado mucho para mí.
      Un abrazo, compañero.

      Eliminar
  22. Sabrás decirme o, quizá, no sabrás nada en absoluto.

    Excelente texto, volveré a leerte.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, no sé nada en absoluto, sólo que sos bienvenido a este espacio, que vuelvas cuando quieras y me alegra que te haya gustado el texto,
      Saludos, J.

      Eliminar
  23. Un soliloquio que brota de adentro, tiene fuerza y un poco nos refleja, cada uno se ve y en lo personal me he sentido parte de esa aridez y dueña de un frío que nada quita.

    Aplausos, cada nueva obra es superior a la anterior.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mariarosa por tus palabras.... pero las próximas publicaciones serán bastante inferiores, porque hay sequía de ideas y entonces estoy desenterrando textos viejos. Menos mal que tengo repuestos, porque parece que el silencio viene para largo.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  24. Yo no tengo muchas ganas de hablar hoy, un beso para ti.
    Lindo texto, enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por acercarte y los comentarios no son una obligación.
      Besos. Amapola.

      Eliminar
  25. La belleza hecha prosa poética. Qué bien que escribís, Mirella, no me canso de afirmarlo.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juanito, en este caso sería una belleza bastante desolada, pero son momentos por los que pasamos todos.
      Muchos saludos.

      Eliminar
  26. Soliloquio suena a solo/loco. A uno se lo señala de esa manera cuando reflexiona consigo mismo en voz alta. Ahora bien, si me cruzara con alguien que soltara un discurso de esta magnitud, lo aplaudiría como si hubiera visto y oído el mejor monólogo del mundo.
    Exquisito, Mirella.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me cae muy bien que pases según tus tiempos, sin obligación, y que leas un post más antiguo.
      Te lo agradezco mucho, igual que los comentarios que me dejás, siempre estimulantes.
      Un abrazo, Raúl.

      Eliminar
  27. Hola Mirella, por aquí andamos pellizcando el tiempo y deleitándonos con tus letras. Me gusta mucho este registro existencialista. Creo muchos nos sentimos más de las veces como vas describiendo cada idea pero pocos nos atrevemos a confrontarnos. A sostener un diálogo de esta naturaleza consigo mismos. No son sencillos y menos aún traducirlos en un texto como el tuyo.

    Por un momento me dio la impresión como si Gavrí fuese una especie de alter ego o colaborasé un poco como inspiración. Será el tono y esta idea bellísima del final que es como un sello de él. A mi ya me ha pasado que he escrito dos sonetos inspirándome en él y Morgana. Ya me dirás.

    Lo último que me viene es tu humildad que valoro mucho cuando uno te dice que eres un estupenda escritora y como que no te la crees, Insisto, eres una gran escritora. Ya quiero tener en mis manos una buena antología de tus relatos.

    De verdad te felicito porque lo haces parecer fácil de lo bien que escribes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Gonzalo por tus afectuosas y estimulantes palabras.
      Con Gavrí tenemos algunas cosas en común, y de tanto leerlo y admirarlo, quizás se me pegue algo de su tono. Pero este texto expresa el estado de ánimo por el que voy transitando en estos momentos y como es bastante personal y oscuro, dudé en publicarlo.
      Vas a tener que conformarte con leerme en el blog. No habrá antología de mis cuentos, las editoriales argentinas no están interesados en leer a nadie nuevo. Tampoco sé cómo moverme ni a quién recurrir, cuando lo hice ni se tomaron la molestia de recibir mi manuscrito.
      Actualmente estoy en un parate productivo y creo que me tomaré unas semanas fuera del mundo virtual para ver si me dedico a escribir más.
      Gracias por tan lindo comentario,
      Otro abrazo.

      Eliminar
  28. Hermosa reflexión Mirella. Hay trayectos donde nadie puede acompañarnos y no nos queda más que hacerles frente solos, carentes de compañía y apoyo. Nacer y morir, pero también muchas instancias en medio de ambas. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre el nacimiento y la muerte, dos extremos sobre los que no tenemos ningún control, hay una gama muy amplia de estados emocionales que nos sacuden. A veces podemos hacer algo, otras, dejar que pasen y aprender de lo que nos dejan.
      Gracias, Brisa, por la visita y por tu comentario.
      Besos.

      Eliminar