domingo, 2 de febrero de 2014

Viajera








Caminaba con indiferencia, el deseo extinguido. Era solo esos pies que se movían automáticamente, persiguiendo el impulso que la había llevado hasta allí. Su corazón palpitaba en arrítmicos latidos fríos, casi imperceptibles. Estaba ligada al mundo por la irregularidad de los adoquines bajo unas suelas que se extenuaban.
Laura pensó que sería su último viaje. Había dejado de interesarle recorrer calles desconocidas, pararse delante de piedras viejas que emanaban el hedor húmedo de un pasado ajeno, admirar las obras producto de la locura de otros,
Tenía la necesidad de sentarse, pero en esa callecita gótica, fuera del tiempo, no había negocios. Un barcito hubiese sido una herejía.
La luz inesperada captó su atención. Se encendió al pasar delante de  una ventana al ras de la vereda. Vio un cartel incomprensible y unos escalones que conducían hasta la oscuridad de una puerta.
Los pies, ya independientes de su voluntad, bajaron el breve tramo de escalera. No tuvo que golpear la aldaba con la cabeza de un águila: la puerta se abrió en silencio.
La mujer, desde su contraluz, hizo un gesto para que entrara. La siguió a un cuarto interior con una mesa, dos sillas y una lámpara colgante con la pantalla verde que, como un párpado inquieto, provocaba en las paredes la luz sinuosa de un acuario.
Sobre la mesa había un florero en el que explotaba su belleza un ramo de jazmines, una jarra y un vaso. Laura bebió con avidez un agua con sabor a limón.
La mujer se retiró a la zona en penumbra del cuarto. Regresó con una vasija en la que algo humeaba lentamente y se sentó frente a ella. Su piel era una tierra en la que el arado de la vida produjo su devastación. En cambio, cuando sus manos se estiraron para tomar las suyas, Laura las comparó con los pétalos apretados en el florero. Esa Gaia de tierra antigua, le acarició las palmas. Sus yemas sedosas le recorrieron cada línea, repasaron cada montículo. Sintió las manos humectadas y percibió el olor del almizcle.
El humo de la vasija se hizo compacto y la silueta de la mujer se disipó entre las volutas. Al aroma del almizcle se le agregó el de la madera quemada. Los ojos de Laura se cerraron y la barbilla se inclinó hacia el esternón.
Antes de cerrar los ojos —o acaso después, todo se tornó confuso— el sahumerio le trajo una cara, la del que ya no estaba. Ese, de quien ella pretendía alejarse en cada viaje, el que nunca se había ido completamente, como si estuviese labrado en su memoria. Hacía mucho que no repetía en silencio su nombre, el del ángel que perdiera la luz. ¿Gaia lo había convocado?
Comprendió que asir esas facciones era como querer peinar el agua con los dedos. En esa mezcla de olores, prevaleció el de los jazmines por encima del olor amargo de aquello que se incineraba en la vasija. En su mente se formularon las palabras que había guardado en la desesperanza. Venían y eran absorbidas por la intensidad del perfume, llevándose consigo, rasgo a rasgo, la cara y sus ojos como líquenes.
El tiempo parecía moverse a sus espaldas, sin tocarla. Presintió que la pequeña Gaia ya no estaba en el otro lado de la mesa. La ceremonia había concluido.
Su cuerpo comenzó a tomar consistencia y la fatiga concentrada en los pies, cedió. Una vitalidad nueva se fue extendiendo por sus músculos.
Abrió los ojos. Los jazmines estaban amarillos y agostados, los pétalos caían como copos muertos sobre el mantel. Junto a su vaso vio una tarjeta con unos números. Del morral sacó los billetes.
Cuando llegó a la calle, la tarde desplegaba su esplendor. Si se apuraba todavía podía llegar hasta el palacio medieval que tanto quería conocer y por el que había proyectado el viaje a esa ciudad.



©  Mirella S.  –Octubre 2013-

     




1.  Imagen sacada de la Web
2. Óleo de Luigi Pellanda






60 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Sólo podemos recorrer algunos... a veces acertamos con uno justo.
      Besos, profe.

      Eliminar
  2. querer peinar el agua con los dedos... qué hermosa frase. De esas cosas que son imposibles de hacer, pero a veces nos empeñamos en hacer.
    Me ha gustado esta imagen general de que en la vida hay infinitas posibilidades, caminos, decisiones, etc...
    Abrazos
    tu fan
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La decisión está siempre en nosotros, sólo que no la vemos o no queremos tomarla.
      Pero desde afuera vienen señales...
      Gracias, querido "fan", + abrazos.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. ¿Para qué, Torito... hay algún mal recuerdo para borrar?
      Besos y abrazos.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Gracias, Adolfo, me gusta que la trama te atrapara.
      Besos.

      Eliminar
  5. Descripciones geniales y precisas, a caballo de una narrativa fluida, nos transportan hacia la ensoñación de unos momentos mágicos. Esos que en momentos muy señalados, se presentan en nuestro camino e iluminan nuestras vidas, dándoles un sentido nuevo o cuando menos, diferente...
    Un gusto pasear junto a tu Viajera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy generoso con tus elogios, José... no es un cuento que sienta como particularmente logrado, pero reconozco que no soy objetiva con lo que escribo, aunque hay algunos textos que me resultan más cercanos.
      Muchas soluciones se nos presentan de un modo mágico, pero en realidad ya estaban dentro nuestro, sólo necesitaban el momento oportuno.
      Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  6. muy buen relato Mirella
    nos llevas en las palabras por ese escenario y sensaciones de la protagonista
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por estar siempre y con tanta buena onda.
      Un abrazo, Elisa y buena semana.

      Eliminar
  7. Un viaje estupendo, surrealista y revelador. Una parada que no resultó ser un verdadero stop después de todo. Tus letras hechizan, Mirella, y se nota en cada palabra ese aroma a almizcle y a madera quemada.... embriagador.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedé sin palabras ante semejante comentario, Raúl, sólo te digo muchas gracias y me alegro mucho de que hayas vuelto al mundo bloguero.
      Espero tus textos.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Mil gracias, Vero, por acercarte y leer.
      Un gusto que lo hayas disfrutado.
      Besazo.

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. ¿Te hiciste también la lectura de la manos? Espero que todo resultara bien...
      Besos, Tracy y gracias.

      Eliminar

  10. Los pétalos caían como copos muertos sobre el mantel...
    del morral sacó unos billetes...
    No fue un buen viaje pero, seguramente, era el viaje que tenía que hacer.

    · abrazos

    · CR · & · LMA ·


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay viajes que parecen externos, pero que terminan llevándonos en un recorrido por nuestros paisajes interiores.
      Gracias, Bolo, abrazos también.

      Eliminar
  11. Muy buen relato. Se ve cómo una brizna de esperanza y un aflojar la cuerda puede hacer que sigamos andando.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa, me alegro que te gustara. Para poder seguir adelante a veces tenemos que hacer un alto.
      Besos.

      Eliminar
  12. Saber encontrar el misterioso camino de la magia para seguir adelante. Las posibilidades son infinitas.

    Milbesos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si son infinitas, creo que siempre hay una posibilidad para salir de una determinada situación, todo está en que estemos abiertos para aprovecharla.
      Mil gracias, Soco, con abrazos lluviosos.

      Eliminar
  13. Peinar el agua con los dedos es lo que hacemos con los sueños. Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los sueños y también con la realidad, cuando nos empecinamos en sostener situaciones que hay que dejar fluir.
      Gracias por tu huella, Angelines.
      Besotes.

      Eliminar
  14. Es difícil saber que caminos son los certeros pero en todos hay algo de positivo.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no perdemos contacto con nosotros mismos, la respuesta a lo que nos preocupa llegará, de un modo u otro.
      Abrazo, linda.

      Eliminar
  15. Respuestas
    1. Qué bueno saber de vos, Gilberto, un alegrón que pasaras y te gustara lo que leíste.
      Saludos.

      Eliminar
  16. Será por esa razón que me gusta caminar? Que siempre hay un camino para andar? Quizás lo mío sea un exceso de esperanza, pero tengo la certeza que ahí está la clave: quizás detenerse un rato, perderse entre las tinieblas, y luego volver a la senda.
    Sigo, metiéndome en la historia. Análisis: 0 Y no sabés cuánto me gusta eso. Gracias!
    Un beso, Mirella!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno tener esperanzas, Bee, porque llevan a que uno busque materializarlas y a no dejarse abatir.
      Tenemos mucho miedo cuando nos sentimos perdidos, pero si estamos dispuestos, volveremos a encontrar una senda y probablemente no será la misma, porque esa ya la recorrimos.
      Gracias, linda y un beso grandote.

      Eliminar
  17. He seguido a Laura antes y después y me iré con ella a recorrer ese palacio;)
    Me ha encantado .
    Buen lunes.
    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que disfrutes de la compañía de tu tocaya y que el palacio sea de tu agrado.
      Muchas gracias Laura por pasar.
      Besos.

      Eliminar
  18. Hermosa y profunda mirada a esta historia. Si Laura fuera capaz de mirar así, abandonaría esa indiferencia sobre los adoquines ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que aprendió la lección, esa extraña experiencia sirvió para devolverle la vitalidad y el interés.
      Lo que le había absorbido el deseo, quedó entre las cenizas humeantes de la vasija.
      Muchas gracias, K. un abrazo.

      Eliminar
  19. A veces muchos necesitan ese empujoncito, no sé yo creer en estas agoreras, pero hay mucha gente que deja en sus manos su propio camino y cuando ya sigue sin funcionarles, pese al timo causado, lo vuelven a intentar de nuevo.
    En todo caso tu relato está perfumado de principio a fin con ese dulce atractivo de quien ya no tenía nada qué perder, y no resulta extraño el querer intentar trasformar la gris realidad, para salir del atolladero en cualquier camino para retomar el vuelo.

    Besos, bella dama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El encuentro con esa mujer es más bien metafórico, tal vez la hice demasiado real al ponerle el cartelito con el precio. Dudé mucho con eso y finalmente lo dejé.
      Ahora me lo estoy replanteando.
      Gracias, Zarza por tu aporte y tu paso por el nido. Perdona si estaba un poco húmedo, pero ha llovido mucho por aquí.
      Besazos.

      Eliminar
  20. ¡Sublime ensoñación, escrita por dedos alados!
    Abrazo, Mirella!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te salió el poeta, Eduardo...
      Gracias, me gustó que pasaras y disfrutaras de la entrada.
      Otro abrazo.

      Eliminar
  21. Respuestas
    1. Gracias, Gea, lo mágico nunca está de más en nuestros días.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Me ha parecido muy curioso: un viaje lleno de una suave fluidez para construir un viaje que no es una huída. En los mitos y obras griegos emprender un viaje siempre es algo absolutamente transformador. En este viaje yo describiría la transformación precisamente como tú te referías al imposible: "peinar el agua con los dedos" (frase llena de fuerza), ¿por qué no se va a poder acariciar el agua?
    ¡Un abrazo, Mirella! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que sus viajes eran una huida, hasta que se sentó en esa habitación desconocida... entonces ese viaje se convirtió en transformador, conjuró lo que le quitaba el deseo, lo que olvidaba y no quería olvidar .
      El agua se puede acariciar, claro... querer peinarla, ya es un tanto más difícil.
      Gracias, Jorge, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  23. Aunque se pierda la ilusión por muchas cosas nunca debemos de quedarnos aletargados, hay que moverse y seguir caminando, ya que en ocasiones y por azares del destino, ese camino nos puede tener preparado un final feliz.

    Besos Mirella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida es puro camino, hay momentos que necesitamos detenernos para saber qué queremos hacer, para aclararnos, pero después de haber juntado fuerzas, nos espera la carretera, como en un "movie road".
      Gracias, Rafa, ando muy atrasada con las respuestas y las visitas porque se me corta Internet a cada rato.
      Besos.

      Eliminar
  24. Me parece que las paradas en esta vida a veces son motivadas por recuerdos vivos, situaciones a afrontar, ciclos por concluir o de cerrar, dejar de procrastinar… con la misión, necesariamente, de resolver cosas y pendientes que por alguna razón distraen o toman tiempo y energías, quizás, más de la cuenta.

    Es necesario parar, pues, y me parece que la gran metáfora de ese masaje aliviador o al menos reconfortante es la misma sensación que nos queda cuando resolvemos favorablemente en inesperadas paradas, el viaje existencial y salimos de él para continuar.

    Qué historia Mirella, bellamente narrada y con esa clave a la que muchos tendríamos que atender. Esa es mi lectura.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario, con el que coincido, porque cada tanto nos toca alguna crisis o estamos en una encrucijada y se nos debilitan las ganas.
      Es el momento de que algo viejo en nosotros debe morir (o quemarse) y deje el espacio para que algo nuevo surja.
      Un gran abrazo, Gonza.

      Eliminar
  25. De la utilidad de los sahumerios para la supervivencia emocional...
    Muy conseguida la atmósfera. Sospecho que es el humo.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que no te haya dado tos, Amando.
      Gracias, siempre, con abrazos.

      Eliminar
  26. ¡¡¡Que bien que escribes!!1

    Entré en la historia y me subyugo la calle y sus pasos sobre los adoquines, la casa y esos jazmines y ese final que deja al lector pensando... ¿qué fue a buscar entre tanto misterio...?

    Es para leerlo varias veces.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Mariarosa, por tu atenta lectura.
      Un beso grandote.

      Eliminar
  27. Un gusto meterse dentro de tus líneas y dejarse llevar por lo que va diciendo....
    Uno va descubriendo mundos nuevos con las palabras de siempre.
    Es un gusto leerte Mirella.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la idea y la constante búsqueda del que quiere contar una historia.
      Te agradezco mucho, Gen.
      Otro abrazo.

      Eliminar
  28. Lo leí dramático, intenso, onírico en el recuerdo de la pequeña que partió hacia otro mundo.
    Me encantó, Mirella. Tu manejo del lenguaje es genial.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que más me interesa es encontrar la forma más ajustada a lo que quiero encontrar. A veces logro acercarme.
      Un gusto que disfrutaras el relato, Juanito.
      Saludos.

      Eliminar
  29. Tu relato me ha recordado a esos momentos en los que de pequeño me llevaban a la iglesia y el monaguillo agitaba el incensario por la nave, me ha hecho recordar la atmósfera, esa extraña sensación.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, los sahumerios ayudan a provocar sensaciones de irrealidad, los usan mucho en terapias con visualizaciones.
      También me acuerdo de cómo me gustaba el olor del incienso cuando iba a misa de niña, pero sólo lo usaban para ceremonias especiales.
      Un abrazo, Jaal.

      Eliminar
  30. Todo tiene un precio en la vida, Mirellísima, y exactamente igual que la adivinadora es una metáfora, el pago por sus servicios, también. Yo no tocaría nada.
    La vida que nos sume en la desgana, nos sana devolviéndonos la vitalidad. Hay mucha magia en el día a día, mucho misterio en cada renacimiento emocional.

    Una belleza el relato, extremadamente poético, así que me ha encantado.

    Namasté.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después de un comentario me vino esa duda. Es cierto, Morg y aunque es una metáfora, todo tiene su precio.
      Muchísimas gracias por tus apreciaciones, que comparto y también por los elogios, que acepto encantada, porque sé de quién vienen.
      Abracísimo.

      Eliminar