lunes, 10 de febrero de 2014

Smith






Supe la historia del señor Smith por mi abuelo. Me contó que tocaba el piano en los cines de barrio para musicalizar películas mudas. No era eficiente en su trabajo, aunque sí tocando el piano. Los temas elegidos no coincidían con lo que pasaba en la pantalla, no acompañaban los saltos, las morisquetas, la mímica de los actores o los momentos decisivos de la trama.
Su música era grave, absorta, no contribuía a crear el clima oportuno. Cierta vez quedó en silencio, con las manos quietas sobre el teclado. Del público se desprendió una larga ristra de silbidos y algún que otro zapateo. Él, metido en su frac negro, se paró como una golondrina atolondrada, hizo una reverencia a la silbatina y caminó hacia la salida. Allí lo atajó el gerente del cine, que con gestos frenéticos, casi una copia de los que se proyectaban en la pantalla, le indicó que regresara a su tarea.
Al poco tiempo lo despidieron.
El abuelo lo había conocido en un piringundín del Bajo, al que era habitué, como decía él. Un putañero el abuelo, antes de casarse con la abuela Isabel. Después también.
El señor Smith había pasado por todos los biógrafos de Buenos Aires, donde tocaba sus melodías a destiempo, hasta que vino el cine sonoro y terminó trabajando en el bar de putas.

Cuando el abuelo murió, al revisar su escritorio, encontré una foto que se había sacado con Smith. Parecía la imagen de un matrimonio antiguo: el abuelo parado detrás de Smith, con una mano en su hombro y Smith, sentado junto al piano, era una sombra a punto de diluirse, sometido por la altura del abuelo. Con la mirada de vidrio de sus lentes parecía excluir lo externo, como una ventana cerrada.
Muchas veces el abuelo había rememorado aquella época noctámbula. Uno renacía en amaneceres junto a cuerpos dispuestos, generosos y calientes —me contaba. Con el casamiento cumplió sus deberes maritales con la luz apagada y en silencio.
Me quedé un buen rato con la foto en la mano. Ya no la miraba, la vivía, como si yo también estuviera inmerso en el ambiente neblinoso de humo, las risas borrachas, el alcohol que ardía en la garganta y de fondo la música del piano.
La voz del abuelo me llegó como si regresara de la juventud.
Smith había cambiado el repertorio, en el bar tocaba blues, algo de jazz, el fervor de Memphis. Aunque todos le pedían tangos y milongas, de a poco su música se fue imponiendo. Siempre había alguna mina que apoyaba el escote en el piano y con las uñas rojas marcaba el ritmo oscuro de tristezas. Qué años aquellos, pibe —me decía el viejo. Podía verlo, sentado en el sillón del escritorio, sosteniendo el vaso de whisky en alto, en un saludo.
Nunca supo la edad del señor Smith, sospechaba que era bastante mayor, tenía algo espectral en su delgadez, como si los huesos le succionaran la carne. No era buen conversador y tenía un acento indefinible, con una voz gutural que se volvía un siseo en la llovizna expulsada por su boca.
La verdadera voz le salía de las manos cuando se deslizaban sobre el marfil de las teclas. Entonces se producía el milagro.
No tenía los dedos que se esperarían de un pianista. Eran cortos, chuecos, amarillos de nicotina. Cada vez que arrancaba con “Winter Time Blues”, había un momento en el que algo se detenía en el aire y Smith, doblado sobre el piano, tocaba como si fuese invulnerable y sus manos sagradas —me había descripto el abuelo.
Cuando él se casó, por un tiempo interrumpió sus idas al bar. A su regreso Smith ya no estaba y la francesa Ivette le contó que durante su ausencia el señor Smith había cambiado. Su música perdió el alma y él parecía trepidante, más desconectado que nunca. Mezclaba o inventaba letras de canciones dentro del vaso de ron: I ain't ever goin' back no more, there's a man going crazy up here… with the wintertime blues… no friends, I’m alone again…
Una noche no volvió más al bar y el piano fue reemplazado por dos guitarras y un acordeón.

 ©  Mirella S.  —Octubre 2013—


Glosario
Piringundín del Bajo: bar  ubicado cerca del puerto, una especie de burdel, donde también había orquestas de tango. 
Estos lugares surgieron en los años 20.
Biógrafo: sala de cine.
Mina: mujer, muchacha.
Pibe: niño, adolescente.



Acrílico de Fabián Pérez





Les dejo dos videos, uno de tango y otro de jazz, para todos los gustos.



74 comentarios:

  1. Ah! Mirella! cuántas historias guardan las fotografías, historias que cobran vida al encontrarlas de pronto perdidas en algún cajón.

    En mi viejo blog, publiqué, hace algunos años, una foto de mi abuela, acompañada de una bellísima poesía de José Emilio Pacheco, que justamente habla de esas fotos perdidas en el tiempo http://enelaguadeltiempo.blogspot.com.ar/2009/05/edades.html

    Me encantó la historia de Smith! me encantó leerla en tu excelente narración!
    Y sobre el blues... qué decir... el blues es mi música preferida!! El tango también me gusta mucho.

    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fui a tu viejo post y quise dejarte un mensaje pero no lo aceptó. El poema es una maravilla, lo bien que describe el paso del tiempo y las fotos antiguas me encantan, con ese tinte ocre que para mí es el color del tiempo.
      Los blues me llegan mucho, tienen "algo". Me hace bien saber que te gustó el relato, no le tenía mucha confianza, porque me metí en un tema menos personal, aunque traté de trabajarlo mucho a Smith. Él sí tiene cosas mías (jajaja)
      Gracias, Laura, besos.

      Eliminar
  2. Ya siento el humo del garito y en el paladar un regusto a whisky barato, siento la música. Ummm!! Me siento como en casa.

    Besos Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces lo pasaste bien, Jaal, en el piringundín.
      Como creo que sos un gran lector, te comento el origen de este relato. Se me ocurrió al conocer algunos detalles de la historia de Felisberto Hernández, excelente escritor uruguayo, bastante poco conocido. También fue un eximio pianista y para pagarse los estudios en el conservatorio, trabajó precisamente -como Smith- en salas cinematográficas, en el período de las películas mudas.
      Espero que el whisky barato no te haya caído mal.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  3. SIENTO TODO ENTRE LAS LETRAS Y LAS IMAGENES.
    WOW.
    ABRAZOS
    CARLOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos, seguro que tu imaginación desbordante habrá hecho de las suyas con las "chicas" del lugar... jajaja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Que estilo Mirella! Como es la primera vez(creo) que visito tu blog, me dejé asombrar por los detalles de la entrada. La manera de escrivir, el glosario, los videos extras.
    Muy buen blog.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Ignacio! Me produce satisfacción saber que te enganchó el relato, no le tenía fe, porque es un tema lejano en el tiempo, pero que traté de recrear dentro de mí, de alguna manera.
      Qué lindo que te guste el blog, soy un poco obsesiva con las imágenes y si tuviera más tiempo disponible, le agregaría otras o las iría cambiando.
      Bienvenido todas las veces que quieras pasar, aquí no hay puertas.
      Abrazo

      Eliminar
  5. Bonita historia esta del abuelo y el señor Smith. Esas fotografías son unos recuerdos imborrables. Me han gustado los vídeos. Los tangos siempre me han fascinado, será porque cuando era pequeño, mi padre cantaba aquellos magistrales tangos del maestro Carlos Gardel.

    Besos y abrazos querida Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Edmundo Rivero, el que canta el tango, era un gran intérprete, con una voz fuerte y expresiva.
      Los tangos de la llamada "Guardia Vieja", son memorables.
      Un gusto que lo pasaras bien en el piringundín, capaz que te encontrase con Jaal.
      (me estoy riéndo)
      Un fuerte abrazo, Rafa.

      Eliminar
  6. Una vez más consigues envolvernos en un ambiente que nos atrapa, olvidamos el tiempo pasado y encontramos un cruce en el tiempo donde la historia se convierte en atemporal y esa música con el humo de los cigarrillos nos trasporta a ese local tan maravilloso y que a mi personalmente, tanto me gustan.

    Mil besos Mirella :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy contenta, Nieves, de haber producido ese efecto, que todo escritor (o aprendiz) quiere lograr en los lectores.
      Gracias, linda, sos un sol.
      Besazo.

      Eliminar
  7. Una magnifica semblanza, Mirella. La he disfrutado mientras la leia. Y, ahora, gozo del tango, ese cafetin arrastrado que tanto me gusta.
    Has creado el ambiente con maestria.
    Un beso.

    P-D.- No se la causa, pero no salen los acentos, ¡horror!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que los acentos y esas falencias son cosas de Blogger, a mí me ocurren otras. Pero después del cálido comentario que me hiciste -y que te agradezco de todo corazón- lo que menos me fijo es en la falta de acentos.
      Gracias, Isabel, siempre considero mucho tus opiniones.
      Besos.

      Eliminar
  8. Mirella me ha gustado esa historia de las andanzas del abuelo, esos dedos de no-pianista del señor Smith son los que hablaban no su boca pero llegó el momento en que los dedos también enmudecieron.

    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cosas que pasan, Sau, hay carencias que no se pueden remediar; lo mismo ocurre con la extranjeridad, el estar metido un un mundo que sólo funciona o existe cuando se desarrolla la propia pasión.
      Gracias por la lectura y un beso mayúsculo.

      Eliminar
  9. Me gustó el relato, me gusto “Después también”, son historias que nadie inventa por que existieron o que existieron después de ser inventadas. Y me gustan las voces argentinas, que le dan un aire mas verídico al relato. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El todas las latitudes y en buena parte del mundo se dan historias como estas, en cafetines llenos de humo y de alcohol... tal vez lo que cambia es la música y los idiomas y su forma coloquial de hablar.
      Mi agradecimiento por tu paso, Ester.
      Con un abrazote.

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. ...Y la música y la compañía que remienda soledades.
      Abrazo, profe.

      Eliminar

  11. Que tristeza el saber que al final eres reemplazado... pero es así la vida. El Sr. Smith no es una excepción.
    Y que bien relatas...

    · un beso

    · CR · & · LMA ·


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos descartables en todos los órdenes, aunque seamos buenos en lo que hacemos, siempre hay cambios, movimientos y los que vienen atrás empujan y quieren su porción.
      Tu visita por el sur es siempre muy gratificante, Bolo.
      Abrazo.

      Eliminar
  12. Me da risa el abuelo putañero. El relato es preciso y la pobre existencia del pianista marca una atmósfera brumosa que se puede respirar en la lectura. Los videos que lo apoyan son una feliz ocurrencia tuya, te revelan inquieta y a mí me dejó maravillado: texto y videos!!
    Feliz semana, Mirella!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del abuelo era un hábito habitual de esos tiempos... hasta no tanto, sólo que ahora no se llaman piringundines.
      Es siempre placentero saber que el que viene por acá lo pasa bien, no se aburre y encuentra cosas variadas.
      Otro gusto es tu paso por el nido.
      Espero que no nos crezca el moho con tanta agua. Besos.

      Eliminar
  13. Guauuuu!!! Este relato me encantó, Mirella. Tiene todos los condimentos que me atrapan y seducen. Siempre se me dio por observar a los pianistas de bar. En las pelis, en los bares de verdad... Los miro y pienso: Quién será? O será de verdad cuando sus manos se apoyan sobre la teclas del piano? Yo creo que ahí es donde logran ser de verdad. Allí crecen y despliegan las alas. Y vuelan con su música. Y cierro la boca. Me lo voy a leer otra vez, pero en esta oportunidad con un blues de fondo.
    Muy bueno! Beso grande, mujer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para ciertas cosas soy muy intuitiva, pero no para la publicación de algunos de mis textos. Ya me pasó con varios. Internamente me decía: mmmm... éste no va a gustar, o aquél no va a enganchar, por suerte nunca la pegué.
      Me alegro que disfrutaras del ambiente, del personaje y del clima de la narración. Es el mejor premio para quien escribe.
      Gracias, Bee y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  14. Respuestas
    1. Muy generosa, Rosario, te agradezco mucho.
      Un abrazo grandote.

      Eliminar
  15. Es un texto soberbio, Mirel. Casi que me sacaron el aliento las imágenes:

    -Su música era grave, absorta,
    -se paró como una golondrina atolondrada,
    -Parecía la imagen de un matrimonio antiguo: el abuelo parado detrás de Smith, con una mano en su hombro y Smith, sentado junto al piano, era una sombra a punto de diluirse, sometido por la altura del abuelo. Con la mirada de vidrio de sus lentes parecía excluir lo externo, como una ventana cerrada.

    Y no sigo, porque termino transcribiendo medio cuento. Después no digas que no te lo dije, porque yo jamás gasto pólvora en chimangos y los escritores de raza, en mi mundo, se huelen unos a otros.

    Un texto logradísimo (haya o no haya tenido Guada que ver) para mí, es un texto de la Mirella a la que yo le aposté todas las fichas porque siempre supe que podía escribir cosas así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te contesto en seguida por si te vas de viaje para decirte que me emocionó tu comentario. Lo escribí en el taller de Guada, pero no tuvo mucha aceptación, porque no era un tema "personal", escribía sobre algo lejano y no vivido.Ya no me acuerdo las sugerencias. Hice algunas correcciones, pero mínimas y siguiendo más mi intuición.
      Sin embargo traté a Smith como si fuera una parte mía (y probablemente lo sea: la extranjeridad) y quizás allí estuvo el logro y el desafío, poder escribir de algo ajeno a mi mundo y mi época y no hacerlo desde afuera. Lograr encarnarme en el personaje.
      Vos y Morgana me están elogiando demasiado últimamente y me van a acostumbrar mal.
      Mil gracias, amigo, no daba ni cinco por este relato.
      Abrazo y espero que estés bien.

      Eliminar
    2. Es un relato estupendo. Me ha gustado mucho la forma en la que tratas al personaje y su entorno. Son escenas que se viven.
      Besos.

      Eliminar
    3. Muy gentil, María del Mar, no había visto tu comentario, que quedó en las respuestas.
      Me gratifica saber que lo disfrutaste. Gracias.
      Un besazo.

      Eliminar
  16. Leído con mucho interés. Tanto la solvencia creativa que la sostiene, el mundo que nos describes, la construcción de los personajes, el clima, la atmósfera… eres una retratista genial!
    Comparto
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuántas cosas lindas me dejás en tu comentario, Marybel.
      Lo agradezco profundamente, como también tu generosidad en compartirlo.
      Un besazo, guapa.

      Eliminar
  17. Recorro las aceras, todo son Smith. Cierro los bares, I´m alone again. Por todas partes, las notas de tango y jazz. Has trastornado toda lo cotidiano que transito, hasta dejarme en otra realidad, seguramente la única que merece la pena. Como si otra vez Onetti, Borges, Cortázar, Sábato...
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le conté a Jaal, esta historia me la inspiró otro rioplatense: Felisberto Hernández, uruguayo, que además de escribir unos relatos con un estilo muy personal, donde se difuminaba lo real con lo imaginario, también, para subsistir, tocaba en el piano en los cines.
      Muchas gracias por acercarte siempre, Amando.
      Un abrazote

      Eliminar
  18. La música encierra la historia de miles de derrotados como el Sr. Smith. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Derrotados, incomprendidos, inevitablemente solitarios...
      Abrazo, Darío.

      Eliminar
  19. Pero dejó su huella y yo la busco en el tango.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos viejos tangos son hermosos y cuentan historias duras, muestran realidadesque ahora parecen lejanas, pero que existieron y ciertos rastros aún persisten.
      Un beso grande, Angelines y gracias.

      Eliminar
  20. Excelente, Mirella, me gustó mucho. Tus descripciones certeras y tu manera de manejar la trama, nos remontan sí o sí a los primeros años del siglo XX, espacio de tiempo que, considero, le cuadra al dedillo a tu relato.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Busqué un poco de información sobre esa época y sobre los piringundines, para ubicarme también históricamente. Es otra parte que también me gusta hacer cuando escribo algo fuera de mi tiempo y ambiente.
      Siempre te quedo agradecida por el entusiasmo de tus comentarios.
      Muchos saludos, Juanito.

      Eliminar
  21. La naturalidad expresiva, el puntillismo detallista para recrear el ambiente, las imágenes poéticas que matizan las personalidades de los personajes... todo, me lleva a la satisfacción de leer un relato intimista muy bien escrito.
    No es alabar por alabar, Mirellísima, pero cuando no hay pegas, no las hay.
    Ya sabes que los Ultra llevamos a gala ser sinceros en nuestras opiniones, caiga quien caiga.
    El relato es francamente bueno.

    Un placer, escritora.

    Namasté.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo sé Morg que no son alabanzas, porque los conozco a vos y a Gavrí, que cuando tienen que sacar el hacha no le hacen ningún asco (jajaja)...
      Igual me sigo asombrando y no puedo evitar emocionarme, porque fueron muchos años de silencio con mis cuentos guardados en el cajón o de críticas bastante despectivas en algunos de los talleres por los que pasé.
      Lo que sí tengo más conciencia, es que en estos catorce meses que transcurrieron desde que abrí el blog, mejoré bastante. Y eso se lo debo buena parte a cierto Ariano y a una Taurina que también logró que incursionara en la poesía, sin saber nada de técnica... ¿Te suenan?
      Todo mi agradecimiento y mi respeto, siempre.
      Besos, preciosa.

      Eliminar
  22. Qué bien lo pasaron!!!
    Me hubiera gustado salir por la noche con ellos.
    Mucho mejor que la vida de ahora.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, Torito, si todo tiempo pasado fue mejor... en esos lugares el vino o el licor solía ser de mala calidad... las chicas... no sabría decirte, muchas inmigrantes.
      Besos y gracias.

      Eliminar
  23. Interesante el Sr,Smith.
    Aquí en Valencia,había un garito que ponían cine mudo y tocaba un pianista.
    Me encantaba.
    Un abrazo Mirella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gea, esos toques del pasado tienen algo especial.
      No sé por qué, pienso que los pianistas de los bares son tristes y solitarios.
      Muchos besos.

      Eliminar
  24. Impecable, Mirella. Tanto que me la creí al momento, y fijate, te atajé las ganas de ir hasta abajo y ver la foto del abuelo con el Sr. Smith. Puff, entre desilusionado y contento cuando pillo que el relator es un tío y no una tía.

    Hay una parte en el discurso del abuelo en la que no sé si es su manera de hablar o quizás un desliz "Cada vez que arrancaba con "Winter Time Blues", había un momento que algo se detenía en el aire y Smith"... había un momento en el que algo le busco yo que diga. O también "Cada vez que arrancaba con Winter Time Blues (y como arrancar es un momento) luego se producía un momento en el que..."

    Lo que más me gustó es que no hay abusos ni en lo temporal ni en lo espacial, ningún exceso en las descripciones.

    Me gustó, che.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, che... En cuanto a la observación que me hacés sobre la manera de hablar del abuelo, la verdad, no te entendí, diste tantas vueltas que no sé qué me quisiste decir...
      Me parece que me topé con otro tan obsesivo como yo con las palabras... jajaja...Me alegro que en general no le encontraras fallas más graves.
      Un abrazo, chamigo.

      Eliminar
  25. Me quede maravillado con el sr, Smith y su piano, con esas primeras imágenes del cine y su espectáculo musical y luego las del bar con las putas, y aquella que se acerca.
    Genial la transición del blues al tango.
    Es un texto encantador y con momentos poéticos de la fascinante vida de este personaje.
    Un abrazo Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gonza, por tu cálido comentario. En vista de que a todos les gustó, quedé satisfecha; tenía mis reparos con la reconstrucción de la época y de como describo a los personajes, que además son masculinos, cuando habitualmente abordo una temática desde el punto de vista femenino.
      Un abrazo.

      Eliminar
  26. Cómo los recuerdos pueden tener tanta vida! La pulcritud y concisión de las palabras nos pintan una imagen perfecta del señor Smith, se hace presente y visible todo...
    Abrazo fuerte cara Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo que me sale solo eso de meterme en la piel del personaje y me gusta investigar la época, si es que ocurre en el pasado.
      Gracias, Gen por el comentario y me alegro que el relato te gustara.
      Tanti affettuosi baci.

      Eliminar
  27. Ay Mirella... me has hecho meterme de lleno en la historia, pero que buena historia la del Sr. Smith!! Si hasta la ropa se me ha impregnado del olor a humo, de ambiente turbador de burdel... bellas imágenes y descripciones. Me encantó no, lo siguiente!!
    Un besazo Mirella. Un abrazo escritora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta armar a los personajes y también las descripciones de los sitios donde se mueven, sin exagerar, apenas una pinceladas para ubicar al lector.
      En cuanto a la palabra "escritora", todavía no consigo apropiármela, ya vendrá el momento.
      Mil gracias por tu afectuoso mensaje, Mabelita y también te abrazo fuerte.

      Eliminar
  28. Qué bueno! Por lo que leo en los comentarios, el Sr. Smith tiene club de fans ya!
    Qué habrá sido de él? Será que no soportó la ausencia del abuelo?
    Me gusta cómo describís, me gusta!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que Smith cayó muy bien, pobre hombre... lo hice medio tristón y con un único amigo.
      El final de la historia es de cada lector...
      Gracias, Dana, un gusto que pases por acá.
      Besos.

      Eliminar
  29. Que buena historia, leerla es como verla en una pelicula. Felicitaciones por tan buena narración.

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María y bienvenida, un gusto que disfrutaras del relato.
      Muchos saludos.

      Eliminar
  30. Que personaje tu abuelo y el señor Smith. Épocas que no conocimos pero que por la voz de nuestros viejos queridos se nos hacen reales. Lo cuentas tan bien que parece actual ese piringundin del bajo y sus personajes.

    Como siempre eres un modelo de narradora.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es una historia real, Mariarosa; no conocí a mi abuelo, soy italiana y vine a la Argentina de chiquita.
      En general mis relatos son inventados, parto de algún sentimiento o algo que me conmueve y dejo que la imaginación haga el resto.
      Este cuento me lo inspiró la historia del gran escritor uruguayo Felisberto Hernández, que tocaba el piano en los cines en tiempos del cine mudo.
      Estuve haciendo averiguaciones para no meter la pata en cuanto a la época.
      Lo importante es que te fuiste conforme con la lectura.
      Muchas gracias y besos.

      Eliminar
  31. Estupenda narración, Mirella, qué bonito leerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que lo sientas así, Alfredo.
      Mis mejores deseos para la presentación de tu libro.
      Espero que después nos cuentes.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  32. muy buen trabajo narrativo Mirella
    felicitaciones!!!
    abrazos y feliz jornada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias linda chilena por pasar siempre.
      Que tengas también un hermoso día.
      Abrazos.

      Eliminar
  33. Un magnifico relato, Mirella! Cuando entre al blog esperaba leer sobre algún personaje desconocido por mi, pero cuando la historia de un personaje tan peculiar es marcada por la vida de otro personaje no menos especial, mi interés creció y me mantuvo expectante por saber más de Smith. El final da a entender que Smith y el abuelo se convirtieron en amigos entrañables como las teclas del piano. Me encantó. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una alegría que el relato te enganchara, Lumy. Muchas gracias por la lectura y la visita.
      Besos, linda.

      Eliminar
  34. Se vive y se respira la época de estos dos putañeros, Mirella. Un relato notable, que despide música, tabaco, alcohol y nostalgia en cada línea. Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haber logrado ese efecto Raúl, porque nunca pisé un burdel... pero quién te dice que en otra vida...
      Gracias y muchos saludos.

      Eliminar
  35. Me encantó este post.
    Tiene el resabio de algunos recuerdos que me trajiste a la mente.
    Cuántas palabras se esconden tras una imagen...
    Vidas, recuerdos, e instantes que renacen en esos lugares recónditos de la memoria.
    Y qué dulce o amargo es rememorarlos.
    Besos, bella dama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gusto que lo disfrutaras, Zarza.
      Reconstruir historias a través de viejas fotos es algo muy típico de quien tiene alma de escritor.
      Un fuerte abrazo y gracias.

      Eliminar