jueves, 2 de mayo de 2013

Pájaros blancos, pájaros negros







Te siento como la caverna en la que se derrochan horas de amor, de reposo, otras de sufrimiento. Y la cavidad que alberga mis secretos. Cuántas polaridades se conjugan en tu interior: desde pensar que estoy dentro de un ataúd, hasta verme suspendida en la epifanía de una nube.

Tus paredes cambian de textura de acuerdo a mis caprichos: ahora te convertiste en un bosque de abedules. También te regalé el sol, que cuando oscurece se enciende en lo alto y esta  alfombra de pétalos trenzados, de la que —en algunas estaciones de mi alma— emergen espinas que se clavan en mis pies descalzos.

Fuiste y serás mi refugio metafísico; el resguardo de los pájaros blancos o ese nido en el que irrumpen cuervos, que en amaneceres sin rocío, huyen atravesando los ojos de la ventana. A veces regresan y se comen a los blancos. Cada noche es diferente, según me visiten los pajarracos o los sueños sean de mirlos y de alondras.

La cama me sostiene entre la resistencia del colchón y la blandura sedosa de las sábanas. El respaldo se apoya en la pared que mira al sur y mis pies envueltos señalan hacia el norte, punto auspicioso de caminos que conducen al calor de los amores. Allá voy, empujada por el aire del polo, que dibuja remolinos de nieve a mis espaldas. Allá voy, la mente fría, los pies ardientes. En el medio, eso que falta, deshilachó mis anhelos.

Significaste ese cubo compasivo que ocultó mi cuerpo lacerado por dolores. Tu puerta se cerró a las miradas de lástima y quedamos a solas, yo con las marcas de los cuchillos que profanaron mi carne. La muerte se había acostado a mi derecha, esperando. Sin embargo aún no había llegado el tiempo de segarme.

Hubo una época en que también yació a mi lado el ángel del amor. El cobijo de tus paredes fue un bálsamo; en la alfombra no hubo espinas, sólo jazmines, magnolias y el aroma de los nardos, que absorbiste y guardaste para consolarme en las horas solitarias.

©  Mirella S.   — 2013 —






1.  óleo de Vladimir Volegov






Nunca se es más activo
que cuando no se hace nada;
nunca se está menos solo
que cuando nadie le acompaña a uno.

Catón de Utica



44 comentarios:

  1. Entras en tu alma y a la vez en la mía.- Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias y yo también entro en el maravilloso paisaje de tu región, a traves de tus fotos.
      Esto es lo que más agradezco de Internet.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. El estado del alma es importante para vivir estados de amor. Creo que lo reflejes espectacularmente en estas letras, me ha hecho reflexionar y valorar...

    Mil besos Mirella :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo está allí: en el alma, lo más importante, por lo menos para mí.
      Nieves, un beso grandote y gracias por estar siempre con tu palabra amable.

      Eliminar
  3. Es como ir entrando en lo helado, muy lentamente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Darío, no quise entrar en el frío, al contrario. Ese dormitorio contiene todo lo humano que le pasó a la protagonista, lo doloroso y también lo bueno, que ella recuerda como algo muy valioso.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Cuanto duele el desamaor, pero nos gusta alimentarnos del recuerdo del que se marcho...nos alimentan los hermosos recuerdos...

    Pero es triste la soledad...

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pluv, sin embargo no hablo de desamor, no doy ningún dato de qué le pasó a la prota, simplemente que hubo un amor y que esos momentos bellos quedaron impregnados en esas paredes protectoras. Forman parte de todo lo que vivió y pasó en ese cuarto.
      La soledad tiene su parte triste, pero también es necesaria para crecer.
      Agradezco mucho tus visitas y tus comentarios.
      Un abrazote

      Eliminar
  5. Somos una compleja conjunción de opuestos, de luces y sombras,también en el amor, según el maestro Jung. Muy bien logrado retrato del alma en su unidad polarizada. Increíble cómo entrelazás sentimientos y sentidos, sensaciones y recuerdos: cada día escribís mejor!!!

    Un beso, Mirella!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fer, cada día me gusta más escribir. Procuro hacerlo lo mejor que puedo.
      En estos momentos siento que tomé cierto ritmo y que voy para otro lado, más hacia adentro. No es que me lo proponga, los textos salen así...
      Otro beso de vuelta.

      Eliminar
  6. Absolutamente conmovedor! "Chapeau", Mirella. Y coincido con Trimbolera, entrás en el alma de tus lectores, tenés un poder precioso, y lo sabés utilizar de maravillas. Felicidades! Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Patzy, me alegra lo que decís, porque cuando publiqué este post lo hice con un poco de reticencia. Tenía la impresión de que este texto era más hermético, de aquellos en los que "no pasa nada" aparente, donde no hay anécdota y es puro sentimiento.
      Es bueno saber qué le provoca al lector, gracias por comentármelo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Tus escritos son como la droga, que te enganchan. Pero esta es una droga muy sana.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué buen elogio Rafa! Entonces no dejes nunca de consumir mis escritos. El síndrome de abstinencia te puede perjudicar la salud (risas).
      Gracias por tus visitas y un abrazo.

      Eliminar
  8. A veces los pensamientos se parecen a vuelos de pájaros,
    a veces los versos en prosas se parecen a los sueños...

    Excelente escrito Mirella.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tus palabras, que los pájaros que invoco siempre, me trajeron desde el otro lado del océano.
      Abrazos, también.

      Eliminar
  9. Extrema intensidad.El dolor a grados superlativos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Carlos, pero también están los pájaros blancos de los sueños y el perfume del amor que la acompaña.
      Agradezco tu participación.
      Un saludo.

      Eliminar
  10. Que bien escribes.
    Una prosa fina y elegante, donde la cama es dueña y señora. Y cuanta verdad encierran tus letras, en la cama pasamos gran parte de nuestra vida, compañera, confidente amiga. Me encantó.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mariarosa, la cama, el dormitorio, son testigos de las cosas preciosas que nos pasan: los sueños, el amor y también son el nido que nos recibe en el dolor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. A partir del retrato de la habitación, utilizada a modo de espejo emocional para recrear en base a sus características los estados de quien la habita, se crea un ámbito climático.

    Esa habitación casi se personaliza, se vuelve un espacio vital, dérmico, dentro del cual el personaje distribuye sus emociones, sus recuerdos y sus apetencias.

    La habitación ocupa el lugar de útero: allí hay paz, cobijo, seguridad, espacio y alimento.
    El afuera: lo hostil, lo que agrede.

    A partir de esa dicotomía puede plantearse el hecho paralelístico: cuarto=interior humano. Las cosas a resguardo están ahí.
    Matriz vs mundo.

    Los cuchillos carniceros me resulta una exageración porque el discurso no se presta a semejante tremendismo y podría conservar la elegancia sin desbarrar en esa frase: cuchillos carniceros/profanaron mi carne.
    Es la conjunción dramática la que suena, a mí gusto personal, demasiado impuesta, como que querías coptar al lector hacia tu sensación y apelaste a dramatizar en exceso. Es una opción, pero a mí no me gusta. Se despega del nivel de discurso como una desafinación en un texto que tiende a ser expositivamente parejo .

    Contrapuesto a eso tenemos el final, cuya dulzura es inclaudicable.

    Lehit

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gavrí, gracias por tu aporte, que tengo siempre muy en cuenta.
      Hice un pequeño cambio a raíz de tu observación. Tenés razón, esa frase es un poco truculenta y le quité el adjetivo "carnicero".
      El resto lo dejé porque esa es la sensación que quiero transmitir, la de profanación.
      No encontré, por el momento otra imagen o forma de describirla.
      Leyendo tus comentarios, siempre saco algo nuevo de mi propio texto, que quizás intuía, pero que todavía no le podía poner palabras.
      Saludos

      Eliminar
  12. a veces el alma te plantea situaciones inescrutables

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, por pasar siempre por el nido.
      La mayoría del tiempo somos inescrutables, hasta para nosotros mismos.
      Saludos

      Eliminar
  13. Me dejas pensar, me ayudas a hacerlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ester, que un texto haga pensar es algo que toda persona que escribe anhela producir en quien lo lea.
      Así que agradezco mucho tu comentario.
      Otro abrazo grandote para vos.

      Eliminar
  14. UNA PROSA MUY FINA. ME HA ENCANTADO ESE CIERRE: Hubo una época en que también yació a mi lado el ángel del amor. El cobijo de tus paredes fue un bálsamo; en la alfombra no hubo espinas, sólo jazmines, magnolias y el aroma de los nardos, que absorbiste y guardaste para consolarme en las horas solitarias.
    AQUI HAY UNA TERNURA INCALCULABLE.
    SALUDOS
    CARLOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y del otro lado un lector muy sensible.
      Gracias Carlos, aprecio mucho tus comentarios.
      (Como no los voy a apareciar si son siempre tan positivos...)
      Un abrazo

      Eliminar
  15. ¡Hermoso! el broche la parte final, comparto la opinión de Innombrable.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hizo mucho bien leer tu comentario, en esta noche lluviosa, con brumas.
      Me siento mejor después de haberles contestado a todos, porque hoy mi alma era un reflejo de lo que pasaba afuera.
      Este es otro de los beneficios de la red.
      Un abrazo, Vero.

      Eliminar
  16. pues para no escribir poesía, escribes poesía muy buena!!!
    una vez escuché a un poeta decir que la Prosa es Poesía escrita para el lado y no hacia abajo

    el amor y sus vericuetos dan tanta pasta para conjugar , tanto espacio
    donde volar y tanta pluma para plasmar
    felicitaciones

    y mil gracias por tu huella
    ten un fin de semana precioso
    desde Chile un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elisa, que vos y Morgana, dos poetas, me digan cosas buenas de esta prosa más poética que me está surgiendo ahora, para mí tiene mucho valor.
      Gracias por la visita y nos seguiremos encontrando y leyendo.
      Abrazo.

      Eliminar
  17. De acuerdo con Lichazul, el texto es absolutamente poético, un poema en prosa o lo que es lo mismo, prosa poética... fíjate si tiene nombres para definirlo.
    Quedó mucho mejor sin el "carniceros" porque la suavidad de la expresión admitía mal ese calificativo, así que ahí concuerdo también con Akhenazi y su ojito malévolo, (ríome).

    Estás creciendo, Mirellísima, en tus registros y me da que ampliando la expresión en cuanto a la utilización del pensamiento abstracto.

    Yo cambiaría la puntuación de este párrafo:

    "La muerte se había acostado a mi derecha, esperando, sin embargo todavía no había llegado el tiempo de segarme."

    y diría..

    La muerte se había acostado a mi derecha esperando. Sin embargo, aún (en lugar de todavía para evitar la rima con había) no había llegado el tiempo de segarme.

    Me ha gustado mucho verte tan romántica, en el mejor de los sentidos.

    Besos, chula.

    Namasté.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Morg por tus apreciaciones y por la corrección, que es muy acertada. Ya está hecha.
      Es bueno saber que una va creciendo en lo que hace con pasión y tenacidad -que es como encaro el acto de escribir-, provoca estímulo y ganas de seguir.
      Además, como no tengo ninguna formación en este arte, toda sugerencia para mejorar el texto es bienvenida y con los brazos abiertos.
      Un fuerte abrazo y nuevamente gracias.

      Eliminar
  18. Siempre los momentos dolorosos o no dejan huellas imborrables. Cada cosa en un cuarto, en una casa revive las secuencias pasadas y eso no se puede evitar porque forma parte de nuestra historia.

    Preciosa prosa poética con tu talento indiscutido.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque aparentemente en el dormitorio no estamos tanto tiempo, es el lugar de las cosas intensas, de los sueños, del amor, el resguardo en los momentos de enfermedad, quizás también donde se muera.
      Gracias Luján y nos seguimos encontrando.
      Abrazo.

      Eliminar
  19. ES DEFINITIVO: LA VIDA ES UN AVE DE MÚLTIPLES MIGRACIONES. MUY INTERESANTE TEXTO.
    BESOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y nosotros también ReltiH, aunque estemos siempre en el mismo lugar, pero no nuestro espíritu, que es libre y va donde quiere.
      Gracias por tus comentarios y por la visita.
      Abrazo.

      Eliminar
  20. A sua linguagem escrita é maravilhosa. Preciosíssima prosa poética, simplesmente maravilhoso. Boa continuação.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Edu, muy amable de tu parte venir a leerme, a pesar del idioma.
      Un gran saludo.

      Eliminar
  21. He descubierto hoy tu blog y ha sido un bálsamo a pesar de que el recuerdo duele. Creo que en ese espacio hay todo lo que describe a un amor, el amor.
    El paseo por el recuerdo es intenso, pero creo que es así justamente por su valor.
    Ha sido un enorme placer
    Mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mar y bienvenida, considerate como en tu casa y pasa cuando quieras.
      Gracias también por tus comentarios tan elogiosos.
      Muchos saludos.

      Eliminar