domingo, 28 de abril de 2013

Salvador de los rosales



 óleo de Georges Seurat




Siguió con atención el andar vacilante de la hormiga. Sus patitas arañaban la pared buscando rebordes mínimos por donde sostenerse en el ascenso. Salvador comprendió en ese momento que a lo largo de su vida se había comportado igual que una hormiguita.
En el pecho se le desgajó algo, como cuando en jardines ajenos cortaba y podaba ramas secas o las que habían tenido la osadía de crecer más de lo que el espacio les permitía.
Había combatido a las hormigas sin piedad, eran los fantasmas de los jardines. Hasta las soñaba escalando el tronco de los rosales. Formaban un ejército que avanzaba, milímetro a milímetro, en dos filas oscuras: las que iban a depredar y las otras que volvían con el botín. De tanto en tanto algunas se detenían, hacían un rápido reconocimiento, sus antenas transmitían el parte de situación, para después regresar a la misión asignada.
Salvador recordó el placer de cuando las espolvoreaba con el veneno como si fuera un azúcar impalpable; o ese otro líquido, que al derramarse sobre sus cuerpos, los calcinaba. La búsqueda del hormiguero se volvía un trabajo minucioso de investigación. El hallazgo del túmulo, con su boca camuflada entre los granitos terrosos, era la satisfacción del día. Esa noche un sueño tranquilo le bajaba los párpados. Una batalla ganada.
Los dueños de los jardines le daban un apretón de manos y le decían: usted es el salvador de los rosales. Era una época en que las rosas todavía sorprendían con su perfume.
Con el paso de los años los pesticidas se volvieron más letales. Sin embargo las hormigas no se extinguían. Al cabo de un tiempo el rastro en el césped delataba su regreso y era el inicio de una nueva declaración de guerra.
Salvador decía: hay que matar a la reina. Perfeccionó sus métodos. Usaba ácido bórico de cebo, que las mismas hormigas introducían en el hormiguero. Tuvo éxitos y algunas colonias se desintegraron.


Miró absorto cómo esa obrera trepaba penosamente por la pared. Sintió un cosquilleo en los dedos y estaba por estirar la mano, pero la hormiga desapareció en una grieta. El trozo de flor que llevaba como un estandarte, quedó del lado de afuera y cayó a sus pies.
Tanto trabajo para nada —murmuró Salvador. El trofeo era demasiado grande para que entrase por la fisura.
Los dedos le temblaban y tardó en levantar ese fragmento rojo proveniente de algún rosal devastado. Se puso de rodillas y, con la dificultad de los huesos viejos, se inclinó para meter el alimento perdido en la grieta. Pronto llegaría el invierno.
Su mano oscilaba, pero él siguió empeñándose en su tarea de introducir el resto del pétalo por la grieta en la que había entrado la hormiga.
Lo intentó con tanto ardor que la partícula roja se volvió pulpa entre sus yemas, como un coágulo de sangre: tal vez el símbolo de todas aquellas que había matado, bajo el lema de salvador de los rosales.



©  Mirella S.   — 2011 —






























50 comentarios:

  1. Un cuento muy ingenioso. Te felicito. Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar por el nido, pronto corresponderé a la visita.
      Muchos saludos.

      Eliminar
  2. Un relato enternecedor, al final nos da pena el ladron. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son seres vivos, que no hacen disquisiciones sobre lo que corresponde depredar y lo que no.
      Abrazos Ester.

      Eliminar
  3. Odio las hormigas y su manía de introducirse en mi espacio. Entiendo que es su vida, pero enredan la mía, así que no dudo en fumigar al menor atisbo, ¡menuda plaga!
    Eso sí, desde un punto puramente intelectual, qué humildes y esforzadas son. Lo malo es que en mi espacio no las quiero, y eso lo afirmo con todo mi ser, hasta con el pensante, brrrr.

    La narración es hermosa, demorada, mimada. Ese jardinero, salvador de los rosales, parece que nos hace un guiño y todo. Yo lo he visto.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando era niña tenía un sentimiento de dualidad con las hormigas.
      En el jardincito de la casa de mi infancia algunas veces hice lo que al final intentó Salvador.
      También me dolía ver los rosales y otras plantas "peladas" por ellas de la noche a la mañana.
      Gracias por tu comentario y un abrazo.

      Eliminar
  4. Al menos, su epopeya le fue reconocida por un texto precioso. Las hormigas, siempre antihéroes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobres obreras laburantes... gracias por pasar siempre Darío, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Ay, Mirella...vos sí que sabés apuntar a las debilidades! Yo he sentido, muchas veces, lo mismo que Salvador...y siempre, en esas circunstancias, me venía a la memoria una pregunta retórica que hizo cierta vez Mafalda, el personaje de Quino, quien después de matar una hormiga...y mirar los restos que de ella habían quedado...expresó con un gesto de preocupación ya tardío: "O tenías grandes proyectos?".
    Fantastic! Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El gran proyecto de las hormigas es colectivo, preservar la comunidad, la subsistencia. Cuánto tendríamos que aprender de ellas.
      Besotes Patzy.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Trabajadoras incansables, actúan como una entidad única para sostener su colonia.
      Gracias Sr. Gato.

      Eliminar
  7. El escrito es muy bonito, pero las hormigas a pesar de ser muy laboriosas y todo lo que se quiera hay que exterminarlas, porque sobre todo en jardinería hacen mucha pupa. Ahora por mucho veneno que se esparza sobre ellas, siempre salen vencedoras, ya que aparecen en poco tiempo otro nuevo ejercito de ellas.

    Besos Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafa, mis sentimientos siempre estuvieron divididos, entre los rosales y las hormigas.
      De niña le dije a mi padre, que como Salvador las perseguía sin piedad, porqué no destinábamos algunas plantas para que ellas también se pudieran alimentar.
      Lo que me parece que sí hubiera sido un poco difícil, habría sido hacerles entender a las hormigas cuáles plantas del jardín eran para ellas y cuales no.
      Cosas inocentes de la niñez.
      Un abrazo Rafa.

      Eliminar
  8. Llega un momento en la vida que todos nos preguntaremos Para qué?
    Por los motivos que sean.
    Me gustó mucho este relato, creo que guarda varios tesoros.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Dana, es un relato aparentemente simple, pero mi intención fue darle un mensaje suyacente.
      Un abrazo.

      Eliminar

  9. Cada uno tiene su destino... pero cada uno tiene en su voluntad la posibilidad de cambiarlo, aunque sea imperceptiblemente.
    El salvador de rosales, por un instante, trató de cambiar algo... y ya era suficiente.

    · Saludos

    · CR · & · LMA ·


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Bolo, comprendió al enemigo y vio que tanta diferencia no había entre ellos...
      Gracias por pasar y dejar tu opinión.
      Abrazo

      Eliminar
  10. Me identifico con exterminar hormigas, algo rutinario de verano.
    Y aquí, se mueren, pero regresan al otro verano.
    ¿O será que se van a veranear a otro sitio?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se van a invernar, no son como las cigarras, trabajan fuerte en el buen tiempo para tener con que sobrevivir en los fríos.
      Gracias por pasar.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Me encantó el relato.
    Es Salvador y son las hormigas, pero yo tengo la manía de extrapolar y buscar la quinta pata al gato en todo lo que leo, así que me parece una bellísima parábola de la compasión en el ser humano, que llega con la experiencia de la vida. Al final nos diferenciamos poquísimo de las hormigas y como plaga, no la hay peor. (ríome).

    Un abrazo, Mirellísima.

    Lo comparto por ahí.

    Namasté.

    Namasté.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre diste en la tecla, Morg.
      Es la compasión que dan los años y las luchas y que te hacen llegar a esas conclusiones. Sí, el ser humano es otra plaga, pero a mí me queda siempre una chispa de esperanza en medio de la oscuridad en que estamos viviendo.
      Gracias por compartirlo.
      Un abracísimo.

      Eliminar
  12. Las hormigas no saben de jardines prohibidos para ellas, lo suyo es laborar como un ejército, dos mundos enfrentados, Salvador el cuidador de jardines y las hormigas, esos pequeños batallones que no saben otra cosa que trabajar.

    Precioso relato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Sau, sólo encuentro un pequeña diferencia. Creo entender que dentro de una colonia todas procuran sostenerse y forman un núcleo compacto que busca el bien común, algo que los humanos no hemos aprendido todavía.
      Como le decía a Morgana, sin embargo no pierdo la esperanza que aprendamos.
      Abrazo, loco lindo.

      Eliminar
  13. Hay determinados animales a los que por su pequeño tamaño no los sentimos vivos, pero racionalmente les aplicamos el mismo tratamiento que a nosotros. El salvador de rosales sintió el trabajo de la hormiga pero no al ser vivo. La mataría en cuanto volviera a verla. Es un texto, como todos los tuyos, que busca la precisión, la palabra exacta. Un texto profundo y muy bueno.

    Abrazo Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaal, es un texto que apenas lo terminé no me pareció que era gran cosa. Sin embargo después llegué a quererlo bastante, porque le fui descubriendo la verdadera trama, algo muy inconsciente al principio, que se me fue haciendo cada vez más claro en la medida que lo corregía.
      Gracias por tu aporte.
      Abrazo

      Eliminar
  14. Bufff, me emocionaste...cuando era pequeña lloraba cuando alguién pisaba una hormiga...crecí y eso cambió, las vi como un incordio...ahora...ahora vuelvo a ser como cuando era niña...

    tu historía es preciosa

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno va cambiando según las etapas. En la cuestión de ciertos insectos "dañinos" siempre me mantengo en una molesta oscilación, aunque me diga: son ellos o yo.
      Los bichos que más me espantan son las cucarachas y los murciélagos, que abundan mucho en la zona donde vivo, cerca de un Jardín Botánico.
      Han tenido el atrevimiento de meterse en mi casa, hasta que puse redes metálicas en las ventanas.
      Me da alegría que te haya gustado el relato.
      Besote

      Eliminar
  15. Una tarea esa de salvar a los rosales, me encantó el relato por tanta sensilidad como has puesto en cada letra. Te felicito y me quedo.

    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana por pasar y quedate y vuelve como si estuvieras en tu casa.
      Besos y abrazos.

      Eliminar
  16. Creo que este cuento tiene dos finales.
    Uno es el final para el lector:
    - Pronto llegaría el invierno

    y el otro, el final de autor:

    - Lo intentó con tanto ardor que la partícula roja se volvió pulpa entre sus yemas, como un coágulo de sangre: tal vez el símbolo de todas aquellas que había matado, bajo el lema de salvador de los rosales.

    En el primero, se intuye el segundo final. El lector se ocupa de comprender la actitud de Salvador y no haría falta agregar nada más, porque los lectores tienen imaginación fecunda y además, está bien explicado lo que pasa.

    Pero aparece el segundo final, que es el metamensaje y ese segundo planteo narrativo puede leerse textual, con su carga poética o, buscar la razón profunda de incluirlo en un cuento ya terminado dos párrafos antes.

    Si bien el cuento trabaja una anécdota, proyecta (y he aquí la valencia del final de autor) una metáfora de actitud de vida. El verdadero resumen es el porqué de ciertas actitudes casi costumbristas adquiridas como si fueran un deber, cuando en realidad no lo son.

    El final es reivindicativo del rompimiento de aquello que condujo la vida del protagonista, hasta que este advirtió que la vida no era eso, solamente.

    Lehit

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está muy bien todo lo que interpretaste. Cuando escribí este relato no tenía idea de cómo lo iba a terminar. Simplemente escribía, casi sin analizar ni planificar. Había una voz interna que parecía dictarme y lo escribí bastante rápido, algo poco usual en mí.
      Al terminarlo me pareció un texto muy sencillito. Fue durante el trabajo de corrección cuando empecé a encontrarle otro sentido, la trama suyacente. Entonces sentí que era parte de ese texto, que lo podía sentir cercano y no como un escrito más.
      Agradezco tu claridad y tus aportes, que son muy valiosos para mí.
      Saludos.

      Eliminar
  17. UN RELATO MUY INTERESANTE Y A LA VEZ MUY REFLEXIVO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para alguien que escribe es bueno saber que lo producido interesó al lector. Te agradezco ReltiH que siempre te des una vueltita por estos lados.
      Otro abrazo

      Eliminar
  18. Olá Mirella!
    De fato a tradução automática não é boa e,
    não ajuda no entendimento dos textos.

    Oh! Herman Hesse é o meu favorito.

    Grato!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita Arnaldo, por eso no tengo traductor automático.
      Muchos saludos.

      Eliminar
  19. Un relato a tu altura, ni más ni menos...excelente.
    Un abrazo
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojo, Carlos, mirá que no soy muy alta, más bien bajita... jajaja!!!
      Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  20. Me encantó, querida amiga, permitime que apenas te digo esto, porque estoy sin internet y tengo que visitar a muchos amigos.
    Mirella, me alegra mucho haber conocido tu blog, hace un tiempo que quería decírtelo, pero nunca encontraba la ocasión.
    Un beso enorme.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tus apreciaciones, Humberto.
      Me causa admiración la fidelidad de todos tus seguidores y como vos respondés afectuosamente, siempre, a cada uno que te deja un mensaje.
      Eso ya te debe insumir mucho tiempo, así que no te preocupes, el contenido de tu comentario es más que suficiente.
      El nido está al aire libre y abierto, sin obligaciones ni condicionamientos. Que el vuelo hasta aquí sea por puro placer y ganas.
      Otra vez gracias y un abrazo.

      Eliminar
  21. Hola, un placer pasar por tu buen blog, te felicito por tu gran trabajo, aquí me tienes felicitándote. Te invito cordialmente a que leas mi nuevo poema titulado “El poema cósmico”, es un poema romántico entre estrellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Boris "bosterito", por pasar. No creo que estés muy contento por la performance de Boca en estos momentos (me río mucho)...
      Te mando un gran beso y también pasaré por tu bombonera.

      Eliminar
  22. RECUERDO A MI MADRE PERSIGUIENDO HORMIGAS ENTRE LOS ROSALES PORQUE TENÍA MUCHOS Y ERA TAN TRISTE QUE SE LOS DEVORARAN.
    PRECIOSO RELATO COMO SIEMPRE, ESCRIBES TAN BIEN QUE SOBRAN LAS PALABRAS.

    UN BESITO

    PD HE VISTO LAS IMAGENES DE LOS ESCRITORES CON SUS GATOS, SIEMPRE ME HAN CAUTIVADO PORQUE TODOS HAN TENIDO SU COMPAÑERO. ES QUE LOS GATOS SIEMPRE ESTAN SOBRE LOS PAPELES, LES GUSTA MIRAR COMO UNO ESCRIBE. SON CURIOSOS.

    CARIÑOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luján, qué bueno que estés bien y de vuelta.
      Gracias por tu presencia y tus comentarios. El tema de los gatos y los escritores es fascinante y a la vez misterioso.
      Son animales curiosos, libres y tan bellos. Los quiero igual que a mis pájaros.
      Un abrazo

      Eliminar
  23. ¡Qué epifanía la que estremece a Salvador y qué buen juego de palabras propones desde el título, Mirella!

    Necesito un Salvador, no para mis plantas, que no incluyen rosales porque los sé difíciles de cuidar, sino para una puerta debajo de la cual han anidado termitas luego de la inundación. Les hemos echado de todo pero persisten y han sacado la puerta de ángulo. No creo que deberíamos ser piadosos con las hormigas, aunque a veces también tengo sentimientos encontrados con ellas. Pero amo demasiado las plantas de mi jardín urbano y ni que hablar de mis puertas de madera.

    ¡Brillante narración: cada día te superas un poco más!

    La cita final es la frutilla del postre que siempre espero: exquisita.

    Gracias!

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia de Salvador es una metáfora de nuestras dualidades, de la relación con el que consideramos enemigo; hasta que un día comprobamos que nos parecemos bastante, que hemos luchado contra lo que fuimos o somos aún hoy, proyectado en el otro.
      Espero que se te solucione pronto el tema "termitas", que son una verdadera plaga.
      Gracias por tus opiniones, siempre tan positivas y un fuerte abrazo.

      Eliminar

  24. Hay muchos salvadores de rosales en esta vida que van haciendo sus quehaceres como hormiguitas, poco a poco pero sin descanso. A veces sus trabajos parecen insignificantes pero no por eso son menos dignos.

    El valor de las cosas pequeñas.
    Un abrazo Miella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El valor de las cosas pequeñas es enorme y ojalá que los salvadores de rosales se multipliquen en esa toma de conciencia.
      Gracias Esme y un gran abrazo.

      Eliminar
  25. Un relato que me he visto reflejada por que las hormigas también atacan mi pequeño jardín y siempre andamos buscando bichejos entre las hojas, y a fumigar!!!

    Precioso este relato Mirella, Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El trabajo en el jardín, es un reflejo de lo que se nos presenta en la vida: arrancar hierbas invasoras, erradicar lo nocivo y destructor.
      Un abrazo grandote. Y gracias por pasar siempre.

      Eliminar