sábado, 15 de diciembre de 2012

Malos Aires

                                                                                  
                                                       

La ciudad de los Malos Aires se está pudriendo lentamente. Un tufo nauseabundo sube desde las veredas, y las calles gimen entre estertores. Se pudre mientras todavía está viva, como si se estuviera devorando a sí misma: su carne de hormigón carcomida por agujeros, que dejan a la luz arterias perforadas y el barro de la sangre.
Nadie parece advertir que el monstruo agoniza. Sus raíces están débiles, se estremecen; levanta sus miles de manos hacia el cielo turbio, las torres de sus dedos parecen pedir clemencia.  Sin embargo sus habitantes siguen corriendo en su afán de acumular bienes, que cuando dejan de ser de última generación, son abandonados en la calle, en montículos que crecen pavorosamente y que el viento y la lluvia traslada de una zona a otra.
Las autoridades por las noches largan unos perros negros, con colmillos de acero, que se atosigan de autos oxidados, carcasas de heladeras, televisores pasados de moda, pero es tanto lo que tienen que comer que ahora yacen en sus caniles con indigestión y se han declarado en huelga.
En el horizonte se ve el río, siempre envuelto en vapores, sus aguas cada vez más oscuras. No es más como dijo un poeta “un río color león”, es una cloaca que corroe las orillas. El cielo se desploma en esas aguas putrefactas y se funde en ellas.
Hay calles por las que no se puede circular más. Debido a la huelga de los perros se usan como vaciaderos de los desechos que producen los ciudadanos. Los edificios son desalojados, porque las bolsas de basura llegan hasta los primeros pisos. En las inmediaciones se escuchan crujidos y temblores: es el asfalto que va cediendo de a poco bajo el peso de los desperdicios, que comienzan a hundirse en esos cráteres inesperados. Las autoridades convocan a una conferencia de prensa para difundir la buena nueva: pronto las calles se tragarán la basura y no se necesitará más el servicio de los perros, lo que redundará en un beneficioso ahorro para sus arcas. Instan a la ciudadanía a colaborar, no dejando afuera ningún desperdicio por el espacio de una hora. Hay descontento general y los ciudadanos protestan arrojando cáscaras de naranjas, huesos de pollo y huevos por las ventanas.                
Llegan las fiestas y por problemas de importación no hay cohetes ni elementos de pirotecnia. La noche se ve lúgubremente vacía, silenciosa. Los ciudadanos descorchan una botella tras otra, se asoman a balcones, ventanas, buscando el fulgor de alguna estrella perdida. Sólo está la bruma y el hedor.                          
Alguien con la chispa creativa del vino, improvisa un arco, embebe una escoba en alcohol, la enciende y la lanza a la noche. Es imitado por las señoras, que prenden las velas aromáticas y organizan apuestas para ver quién las arroja más lejos. Se unen los niños, raspan un fósforo tras otro y la noche se viste de pequeñas luciérnagas que parpadean su efímera luz.
La ciudad ha recuperado la alegría: el fuego vuela, cae, se multiplica en llamas. La basura arde, se retuerce, escupe humo, se licúa. Los edificios colapsan, los ciudadanos caen de sus balcones y ventanales en el limo candente que corre por las calles. Aún sostienen en sus manos las copas del brindis. Es medianoche.

 ©  Mirella S.   — 2012 —


 
                                                                           



  Millones de cuartos vacíos 
con televisores encendidos...
Las calles estaban salpicadas de paraguas rotos,
que se veían como fúnebres cometas.

Charles Simic

  
     

26 comentarios:

  1. Ciudadanos como fantasmas, ajenos a las cloacas y a la putrefacción y al horror. Me ha gustado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Jaal, parece ciencia ficción, pero esta ciudad se está tornando difícil de habitar y a los que la queremos, nos duele.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Tu cuento es un poema, me encantan las metáforas. Esta frase: "levanta sus miles de manos hacia el cielo turbio, las torres de sus dedos parecen pedir clemencia.", me encantó. Encierra un realismo profundo. Me gusta mucho tu estilo, seguiré leyendo un poco más de lo que has escrito. Ya mismo te sigo para ver tu proceso. Me ha gustado mucho.

    besos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Carlos, bienvenido, qué bueno que te haya gustado el texto.
    Cosa rara en mí, lo escribí esta tarde casi sin corregirlo,
    llena de indignación por lo que esta ciudad se está convirtiendo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Guau!! Impresionante!!! Me ha encantado!!!


    un abraxo!

    ResponderEliminar
  6. Gracias Marilyn, nos seguimos leyendo!!!!
    Cariños

    ResponderEliminar
  7. El panorama es Kafkiano. Y ni hablar del jefe de gobierno...Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Es kafkiano y pronto nos convertiremos en cucarachas, deambulando entre la basura...
    Besos

    ResponderEliminar
  9. En ocasiones, un elemento nos lleva a ver las ciudades, nuestras ciudades, en su verdadera dimensión, por nefasta que esta sea.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno las ama, las transita y duele ver como entre todos, los de arriba y los de abajo, las destruimos.
      Gracias por venir!!!
      Saludos

      Eliminar
  10. Gracias Mirella por tu amistad,tienes mucho talento y un blog magnífico,me agrada compartir afinidades con almas sensibles!!
    Un gran saludo,
    Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana, nos seguiremos encontrando en este inconmensurable mundo de los bloggers.
      Agradezco tu comentario!!!
      Cariños

      Eliminar
  11. Muy bien expresado la situación de la ciudad
    Anrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecida por tu visita, que retribuiré prontito!!!
      Un abrazo

      Eliminar
  12. "En un país muy muy lejano..." No, mentira! Aquí mismo, pronto sino hacemos algo.
    Me gustó!
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dana, gracias por tu visita!!! Y no es un país muy lejano, es este bien concreto, en el que vivimos y sufrimos la inoperancia de los que tienen que hacer algo y no lo hacen, pero también nuestra propia inercia...
      Saludos

      Eliminar
  13. Hola Mirella, qué bueno que tu excelente relato haya terminado bién.
    Aúnque tu ciudad de"Malos Aires" -me gusta el término- tenga aspectos negativos se me ocurre que debe ser una hermosa ciudad para vivir. nunca he estado en Buenos Aires.
    Gracias por tu visita, Mirellla.
    Abrazos a la chilena,

    Ian.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ian por contestarme. Buenos Aires era un bello lugar para vivir, pero tristemente se está convirtiendo en un caos sucio, sin una correcta planificación y en progresiva decandencia.
      Abrazos a la italiana/argentina

      Eliminar
  14. bastante oscuro el relato... pero no por ello menos cierto, si seguimos así terminaremos en un basurero!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las grandes ciudades se van volviendo cada vez más oscuras, por la falta de acción en los dirigentes y por la indiferencia de la gente que las habita.
      Gracias por la visita!!!
      Saludos

      Eliminar
  15. Son los habitantes los que describen con precisión su ciudad. Son las huellas y ojos que saben como se vive allí. En todo caso Mirella admiro Buenos Aires, es una ciudad bella que adoré conocer.
    Un beso, agradecida por tu visita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Taty por leerme. Vivo en un piso 20 y en estos últimos días un olor tan desagradable, a descomposición orgánica, llegaba hasta mi balcón, que me llevó a escribir este relato, con mucho dolor, porque amo esta ciudad.
      Cordiales saludos

      Eliminar
  16. GRACIAS QUERIDA AMIGA POR TUS MENSAJES Y POR VENIR SIEMPRE A MI SITIO.
    ES UN PLACER PARA MI, UN BESO ENORME.
    QUE TENGAS BONITO DIA.
    CARIÑOS

    PD ESA SELVA DE CEMENTO SE DESGARRA DE A POCO...BUENOS AIRES YA NO ES LA MISMA POR MUCHAS COSAS. TE FELICITO POR TU TALENTO, EXCELENTE TEXTO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También yo te agradezco que me leas y si el texto tiene algún valor es porque lo escribí desde las entrañas.
      Abrazo

      Eliminar
  17. Mirella Fabuloso relato gracias por su visita.

    Feliz Navidad para ti y su familia

    Saludos de José Ramón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José Ramón, veo que has tenido paciencia y te lo leíste todo.
      Seguiremos intercambiando lecturas.
      Abrazo y mil felicidades!!!

      Eliminar