martes, 15 de mayo de 2018

La búsqueda

Imagen: Mustafa Dedeoglu



Recorre las calles y observa con atención. Aún no encontró esas palabras, las palabras que exclusivamente le hablan a él. 

Muros, portones, incluso las cortinas metálicas de los negocios solo ofrecen su desnudez, el polvo chorreado por las lluvias, a lo sumo jeroglíficos incomprensibles, iniciales y firuletes hechos con aerosol o aquellos graffitis escritos con fibras, que terminan por diluirse junto a la mugre. 

De tanto en tanto aparece el contorno de un corazón solitario, sin la flecha que lo parta en dos. Vamos, eso se dibujaba en otras épocas, cuando el amor dolía más; pero él sabe que es una afirmación falsa: el amor siempre duele en algún momento. Qué absurdo, cómo puede opinar si nunca estuvo enamorado, ni siquiera está seguro de que esos desgarros internos que sintió tengan que ver con el amor. El amor verdadero —se lo dice como quien repite el texto de una lección— si es verdadero no duele, al contrario, da alegría y ensancha por dentro. 

No debe perderse en digresiones, únicamente quiere encontrar la frase destinada para él. Si no la encuentra seguirá arrebujándose en la cueva de la incertidumbre en la que vive desde que tiene memoria.

Una vez, en un sueño sigiloso, él iba por una calle escasamente alumbrada y se arrastraba —como uno se arrastra en ciertos sueños, con lentitud y desgano— cerca de un paredón lleno de inscripciones y dibujos. Sus ojos semi entornados no conseguían ver lo que estaba escrito. Avanzaba como una oruga cansada.

Un escrito hizo que se detuviera. Su mano se extendió durante una eternidad hasta alcanzar esas letras que lo incitaban. Las tocó, igual que si las estuviera escribiendo. El revoque del paredón era tosco y le raspaba las yemas, pero continuó en su caricia porque esas cuatro palabras iban dirigidas a él. Eran cuatro, el único recuerdo certero que le quedó.   

En la penumbra apenas podía ver esas letras negras en la calle oscura de un sueño inverosímil, como todos los sueños. Y el observador lúcido que forma parte del soñador, le sugirió que buscara el nombre de la calle para encontrarla en la vigilia. Sus pies reptaron hacia una esquina ignota, con un farol sumergido en el follaje de un árbol. Vio el cartel y solo logró leer la primera letra, una “D”. El resto desaparecía en la hondura de la noche. 

Cuatro palabras perdidas que eran para él, una “D” y un árbol alto y frondoso en una esquina. Esa ha sido su búsqueda por años, que ahora se alarga hacia suburbios cada vez más ajenos. Como un ladrón de su propio sueño, él persigue aquellas cuatro palabras para que le despierten el alma.




©  Mirella S.   — 2010 —





62 comentarios:

  1. Una búsqueda a diario. Donde la palabra habita

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuántas veces no encontramos las palabras justas...
      Gracias, profe, con un abrazo.

      Eliminar
  2. La vida siempre es una búsqueda.
    Me ha gustado tu relato en cuanto a contenido y a forma de desarrollarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Chelo, es un placer que pases por aquí y te guste lo que publiqué.
      Si dejamos de buscar todo pierde sentido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Buscamos y no siempre sabemos que lo hacemos, pero la vida es una búsqueda eterna. Un placer leerte, nunca pierdas esa intensidad del dominio de las palabras. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es un relato viejo, actualmente las palabras se me escapan, corren veloces y no logro alcanzarlas. Espero que regresen pronto.
      Gracias Ester y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Gracias, Elisabeth, por pasar siempre y leerme.
      Besos.

      Eliminar
  5. las búsquedas nos hacen vivir con más intensidad...como dominas las palabras !!!!!

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En todo caso las "dominaba" (aunque nunca lo sentí así), porque ahora hace meses que no escribo nada.
      Gracias, Esme, un montón de besos.

      Eliminar
  6. Gorgeous photo.
    I love this Phantom video.
    xox

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. I'm glad you like it.
      Thaks for visiting.
      Kisses.

      Eliminar
  7. 4 palabras que indican donde encontrarla, que importa cuanto duela la busqueda ni cuanto tiempo lleve .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenido, Javier! Evidentemente, para él solo le bastaban cuatro palabras.
      A veces nos empecinamos tanto con una cosa que dejamos pasar otras.
      Gracias por dejar tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Precioso texto, Mirella, donde las bellas metáforas tienen un gran protagonismo. Es muy emotiva la búsqueda de ese hombre, eso que no sabe muy bien que es, pero que al final se convierte en un objetivo. Creo que todos lo humanos caemos en eso, aunque quizás lo ideal sería quedarse en el sitio y no pensar...
    Me ha encantado, Mirella.
    Un besazo, linda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre fui una buscadora desde muy chica, pero hay momentos que siento si vale la pena tanto esfuerzo de encontrar un sentido y ponerse tantos objetivos.
      Gracias por tus palabras elogiosas y contenta de que te haya gustado.
      Besazos, Ziortza.

      Eliminar
  9. Precisamente anoche tuve un sueño extraño y repetitivo, la noche avanzaba y yo seguía sobre el mismo absurdo sueño, que no consigo recordar.
    Me ha llegado tu relato querida Mirella, porque a veces me da esa impresión, de no saber qué es lo que busco.
    Me pregunto cuántos relatos tendrás guardados.
    Como siempre ha sido un placer leerte.
    Beeeesos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi caso siempre creí saber lo que buscaba. Ahora ya no. Ando tan perdida como el protagonista del relato.
      No me quedan muchos relatos de los viejos. El actual fue uno de los primeros que publiqué cuando abrí el blog, en noviembre del 2012, y que casi nadie leyó.
      Mil gracias, querido Gildo, con beeeesos y abrazos.

      Eliminar
  10. ·.
    Persistencia es lo que necesita y persistencia es lo que parece tener. Llegará a su objetivo. Y si no llega, su vida también habrá tenido sentido.
    Me encantó la descripción inicial. 'El polvo chorreado por las lluvias', algo de unos ojos observadores.
    Un abrazo
    Si algún día necesitas una foto, y está en mis blogs, puedes tomarla sin pedir permiso. Tú sabes cómo obtener buen provecho.

    La Mirada Ausente · & · Cristal Rasgado
    ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces pienso que el sentido de la vida está en la búsqueda del mismo. Lo más probable es que no lo hallemos, pero esa persecución hace más interesante esta travesía.
      Gracias por la oferta tan generosa, Alfonso, la tengo en cuenta.
      Un abrazo bien grande.

      Eliminar
  11. Buscar lo que anhelamos es en muchas ocasiones un motivo fundamental para seguir disfrutando de la vida, o al menos intentarlo, porque por unos u otros motivos, yo creo que plenamente felices no hay nadie. Mientras se busca se sueña, y al menos se mantiene la ilusión, lo malo y jodido es cuando se llega a perder el interés por todo, ya que en ese punto se pregunta uno, "que carajo hago ya por aquí", pero pienso que esto se debe dar solo cuando ya se agotan todas las ilusiones y pretensiones de la vida.

    Besos y abrazos querida Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ser humano se siente incompleto y cuando por fin encuentra algo, se harta rápido y busca otra cosa. Esa inconformidad puede ser buena, porque hace que no se estanque, pero si se vuelve permanente ocurre lo que vos decís: se acaban las ilusiones.
      Gracias querido amigo, te abrazo fuerte.

      Eliminar
  12. La magia siempre se encuentra en la búsqueda, y más para el ser humano. Y es que la dicha del objetivo cumplido, de la meta alcanzada es demasiado efímera. Un texto onírico, con las metáforas apropiadas para que cada lector encuentre en ellas sus propias respuestas. Un fuerte abrazo, Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, la meta es el camino, es caminar, asombrarse y aprender... claro que el ser humano necesita éxitos, ponerse objetivos, lograrlos y, como decís, la sensación de triunfo es muy efímera.
      Un gracias enorme, David, como el abrazo que te mando.

      Eliminar
  13. Una historia que se parece a muchas que alguna vez vivimos. Los seres humanos siempre estamos en la búsqueda y esas ansias de encontrar no sabemos qué, pero en el estado onírico aparece y seguimos como el protagonista de tu historia, tal vez, algún día encontremos eso qué no sabemos qué es.


    ¡¡Muy buen relato!!

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que nos mantiene es la esperanza, sobre todo de sentirnos mejor, de encontrar un sentido y obtener algo de felicidad. Quizás en la vida real no nos permitimos reflexionar sobre esa búsqueda, entonces aparece en los sueños.
      Un gusto que disfrutaras del texto, Mariarosa.
      Besos.

      Eliminar
  14. Pero si se largó a perseguir o realizar su sueño, por lo menos eso le dio un objetivo en la vida, aunque vaya teñido de más esperanzas que certezas.
    Interesante relato, Mirella.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Julio, tiene un objetivo, pero bastante imposible de lograr y no parece muy feliz, más bien torturado y obsesionado.
      Muchas gracias por la lectura y abrazos.

      Eliminar
  15. Siempre la búsqueda. Siempre el vacío de algo que no es posible encontrar...

    Siempre único, el placer de perderse contigo. Cariños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En muchos casos da la impresión de que cuanto más difícil es la meta, más nos encaprichamos.
      Gracias, querida Soco, el placer es mío de recibirte.
      Un abrazo bien grande.

      Eliminar
  16. Perseguir palabras, sueños...
    Me has hecho pensar en unas palabras de Stephen King en Mientras escribo: Aquella vibración feliz, aquellas sensaciones de haber encontrado las palabras exactas y haberlas juntado. Encontrar aquello que se busca, y cuanto más se busca más parece esconderse o igual está allí esperando a que se lo descubra y se mire sabiendo mirar. Precioso texto Mirella.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A pesar de ser un texto antiguo, refleja un poco mi estado de ánimo actual. Estoy en la búsqueda de palabras, que al unirlas, me lleven a concretar un relato o simplemente escribir algo con un contenido aceptable. Espero descubrirlas en algún momento.
      Muy agradecida, Conxita por tu comentario.
      Besazos.

      Eliminar
  17. Un relato con su toque de misterio, de nostalgia, de incertidumbre y duda. Quizás hay algo de todo eso en las muchas búsquedas que guían nuestra vida, aunque no tan bella y poéticamente expresadas. Al menos tu protagonista era consciente de buscar, y creo que ese es el primer paso para encontrar.

    Un texto precioso, Mirella. Manejas de tal forma las palabras que cualquier historia llega a tener arte si la cuentas tú :)

    ¡Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En las búsqueda hay incertidumbre, temores, inquietud. Este personaje quizás en la realidad no tenga muy claro lo que quiere, entonces se aferra a un sueño. Ante el misterio de la vida cada uno lo encara desde donde puede.
      Gracias por tan elogioso comentario.
      Un gran abrazo, Julia.

      Eliminar
  18. Siempre estamos buscando Mirella, ello nos incita a seguir viviendo, como esa "D" del relato para continuar.
    Un gusto leerte.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Laura y para no volvernos zombies seguiremos buscando algún sentido oculto que nos presenta el estar vivos.
      Besos, guapa.

      Eliminar
  19. Con qué belleza de prosa creaste la atmósfera de este relato. El punto de vista metido en los pensamientos del personaje hace que uno se compenetre con la historia de su búsqueda llena de interrogantes, de secretos y revelaciones abiertas para que, como lector, las completemos. Hacemos el recorrido con él y no podemos menos que compartir su melancolía en esa noche lluviosa. La voz del narrador modela el estado de ánimo del personaje y lo muestra tan solitario en esa búsqueda desorientada que los lectores lo vemos de lejos, a la distancia, y sin embargo, no podemos dejar de compadecernos de él, o compadecernos de nosotros mismos porque comprendemos su drama desde los episodios de nuestras propias vivencias.
    Un texto de suma belleza, Mirella, y de un delicado contenido.
    Es un orgullo contar con semejante compañera de letras.
    Un abrazo afectuoso.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué hermoso comentario me dejaste. Gracias, Ariel. Me da gusto que te haya transmitido tantas sensaciones que vos sabés expresar tan bien. Te tengo que pedir prestadas unas cuantas palabras para ver si, como si fueran semillas, hacen brotar otras en mí. Este relato tiene ocho años y ahora estoy en la aridez total.
      Un fuerte abrazo, compañero de letras.

      Eliminar
  20. Tan verdadero como tú lo eres, Mirella. Sin trampa ni cartón. Pensamientos y sentimientos diseccionados, capacidad para los detalles…, buena prosa en suma.
    Y qué verdad eso de que el amor verdadero no duele, sino que ensancha por dentro y llena de alegría.
    Un abrazo muy, muy grande, que te dure un tiempecito, que ahora me toca alejarme un poco de las redes. Y, por favor, no dejes de escribir: lo haces de maravilla. Otro abrazo, este con beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario tan bueno, Isabel. Cuidate y hacé todas las cosas que puedas y te alegren.
      Por el momento, y ya hace unos cuantos meses, no estoy escribiendo, lo cual no me hace bien, pero eso no puede imponerse.
      Hasta pronto y un enorme abrazo, guapa.

      Eliminar
  21. El hombre que a partir de un sueño busca esas palabras que sólo a él iban dirigidas, esas palabras que sabe que están escritas en algún lugar de un callejón oscuro. Supongo que eso es al fin y al cabo lo que da sentido a su vida una vez que cualquier otra cosa que pudiera hacerlo ha desaparecido. Y ojalá nunca encuentre el callejón, porque de lo contrario su vida dejará de tener un norte. Muy bonito y profundo Mirella. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecida por tus palabras, Jorge y me hace bien que alguien con un ojo tan entrenado en las lecturas, le encuentre valores a este texto que escribí hace mucho.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. La búsqueda incesante que forma parte de la esencia del ser humano,... creo que no estaríamos donde estamos si no tuviesemos esa necesidad casi patológica. Me ha encantado el ambiente intimista lleno de hermosas metáforas que nos has regalado en tu relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay búsquedas que se vuelven patológicas y que son lo único que sostiene al individuo; otras, por suerte, hacen que la persona tenga objetivos, un norte... jejeje... eso lo sabrás muy bien ¿no?
      Abrazos, Norte.

      Eliminar
  23. Hola Mirella. Un texto fascinante. Me encanto.
    Saludos desde Francia :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Eric, bienvenido a este espacio y me alegra de que te haya gustado el texto.
      Saludos desde Buenos Aires.

      Eliminar
  24. Buscamos, buscamos, a veces sin necesidad de que sea nada material, sino algo tan intangible -pero poderoso- como unas pocas palabras.
    Precioso relato, una vez más, Mirella.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas búsquedas son las más complejas y no siempre con resultados satisfactorios.
      Mil gracias guapa.
      Un enorme abrazo.

      Eliminar
  25. La libertad de todo lo que haces o piensas ya sea en Diario o una hoja. Se suceden bien los sentimientos y logra captar intriga para continuar hasta el final. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida Keren! Es un gusto que te haya interesado el relato hasta el final.
      Muchas gracias y besos.

      Eliminar
  26. Que bonito relato Mirella!! he percibido el sentimiento del personaje en su constante búsqueda de esas palabras dirigidas a él.
    En el todavía existe esa magia que lo impulsa a continuar y lo que son las cosas solo fueron cuatro palabras las indicadas para el.
    Saludos,besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Euge, a veces la magia de la búsqueda desaparece y uno se siente como en el limbo.
      Un gran abrazo, hermosa.

      Eliminar
  27. Una alegoría algo onírica a la búsqueda de...sobre... en esa andamos o hemos andado los seres humanos, aunque muchos se conforman por parecerles infructuoso el camino.
    Yo anoche soñé, o hace un rato, porque aún tengo pegada la bruma del sueño y por eso lo recuerdo... soñé que se me perdieron varios bolsos en la calle, y que me los robaron, vi como lo hacían y me pasé todo el sueño detrás de los ladrones. Me pregunto que "escondería" el sueño con el señuelo de los bolsos.
    Creo que con tu relato has clavado la búsqueda entre brumas, entre letras,((sean 4 o 20) entre inquietudes y sombras veladas.
    Un beso Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis disculpas por tardar en responderte, pero las cosas me vienen complicadas.
      En los sueños se esconde lo que no queremos ver en la vigilia y siempre se muestra con metáforas complejas de entender.
      Un fuerte abrazo, Isabel y gracias por tu lectura.

      Eliminar
  28. Hola Mirella,
    Qué belleza dibujan tus letras, es precisamente lo que más me gusta; a medida que avanzaba se plasmaban imágenes, que me transportaban a ese desconocimiento y desconcierto llamado amor.
    La busca infinita del sentir.
    Un beso, y feliz de volver a leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Irene, me alegra que te haya gustado y que encontraras imágenes que te llegaron.
      Un besazo, guapa.

      Eliminar
  29. Toda la vida la construimos de posibles e imposibles y a menudo nos aferramos a aquello que de antemano sabemos que nos hará sufrir.
    La búsqueda de un ser supremo que nos libere sin antes liberarnos nosotros mismos, ¿resolvería la ecuación, el desconsuelo y nuestro propio destierro?
    Incógnitas, tristezas, y un camino por delante para intentar resolverlas.

    Un abrazo grande, mi Bella Dama, y me alegra verte de nuevo entre tus palabras volando como pájaros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos necesitan aferrarse a algún dios o ser superior para darle sentido a la vida, no es mi caso. Sin embargo, siempre se busca algo con que llenar el vacío existencial que desde el inconsciente nos acecha. Nunca estaremos completamente satisfechos y por eso seguimos buscando... o no.
      Un enorme abrazo y gracias, querida Zarcita.

      Eliminar
  30. Que importa el tiempo que lleve, si la meta es encontrar lo que se busca.
    Me alegro al volver a leerte.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo válido es buscar y en realidad la búsqueda es algo continuo en la vida.
      Muchas gracias por pasar y leer, Karin.
      Besos.

      Eliminar
  31. La búsqueda es su leitmotif. Lo que lo mantiene activo. Muy bien descrita las falencias de su vida que hacen, justamente, que se enfoque solo el la búsqueda. Me gustó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el fondo lo realmente interesante en el camino de la vida es buscar. Y es una búsqueda constante porque cuando se logra un objetivo, ya está, nos ponemos en persecución de otro.
      Gracias por seguir buscando en mis viejas historias.
      Un abrazo.

      Eliminar