miércoles, 7 de junio de 2017

La del medio




Mi hermana mayor es parecida a nuestra madre, una sibarita, con un cuerpo voluptuoso, en el que se sacralizan curvas y redondeces. Mis padres —sin titubeos— se decidieron por el nombre de Alejandra, por lo magna, ya lo era de recién nacida. Los hombres se dan vuelta cuando pasa por la calle, para verificar si la abundancia de adelante se repite por detrás. No quedan defraudados. Sin embargo, algo falla: a los cuarenta sigue solita y sola.

Mi hermana menor salió a nuestro padre: flaca por donde la mires, lisa como un palo de escoba. Es el cerebro de la familia; perdí la cuenta de todos sus títulos, masters y licenciaturas. Le pusieron Victoria y le hizo honor al nombre: su vida es la acumulación de un éxito tras otro. Ella sí se casó, con otro cerebro, un doctor en neuropsico… no sé cuánto y produjeron un cerebrito más, que usa los sesos para elucubrar las más increíbles maldades. Vicky y el neuro del marido, después de cada vandalismo, lo sientan y le dan unas cátedras de comportamiento llena de palabras incomprensibles, mientras el pendejo, con la cabeza gacha, pone cara de arrepentido para zafar lo antes posible de la perorata. Hay que reconocerle que es un actorazo, otra que Al Pacino.

No soy una perversa, pero no me imagino a esos dos en la cama. Toda la libido la tienen puesta en los estudios, la profesión, exhibirse en congresos y seminarios. A lo mejor se calientan hablando de la sinapsis de las neuronas. Su vida sexual y de cómo engendraron ese proyecto de Atila, que por donde pasa siembra la destrucción, es un enigma para mí.

Yo soy la del medio, triste ubicación, aunque tiene sus ventajas: nadie me da bola y no se meten en mi vida. Me llamaron María Helena (con hache) y me ilusioné pensando que fue por Helena de Troya, en cambio resultó un homenaje a una tía abuela, solterona y bien forrada, que les dejó a mis viejos una suculenta herencia. Desde chica me apodaron Mari y mis veleidades mitológicas se fueron al carajo.

No me parezco a ninguno de ellos y muchas veces dudé de mi legitimidad, lo que sería poner en tela de juicio la conducta de mi progenitora. No la podría censurar, teniendo en cuenta lo poco efusivo que es el viejo, siempre con la nariz metida en sus óleos y pinceles.

Mi piel es sospechosamente más oscura que la del resto de la familia. Nací y crecí en la casona de Floresta, rodeada por un parque impecable, con pasto inglés, hortensias, clivias, petunias, una lujuriosa Santa Rita, que un jardinero morocho y musculoso, callado y melancólico, cuidaba con ardor y escrupulosidad como si cada brizna de hierba o flor fuera el cuerpo de la mujer amada. Mientras trabajó en la casa, para mis cumpleaños, armaba un ramo con las flores más perfectas, se inclinaba para darme un beso y decía junto a mi oído con su voz ronca: feliz cumpleaños María Helena. Era el único que me llamaba por mi nombre completo.

Volviendo a la cuestión del soma familiar, no soy ni gorda ni flaca, ni linda ni fea, ni brillante ni seductora histérica, o sea “ni chicha ni limonada”. Una mina promedio, la gris hermana del medio. El relleno del sándwich. Y por más que un amigo me quiso consolar y me dijo que el relleno es lo mejor, lo más sabroso, yo, escéptica por crecimiento, le contesté que al relleno muchos lo sacan o lo descuartizan, porque el jamón no les va o el queso les da alergia o el tomate está pasado o dudan de la limpieza de la lechuga.

Tampoco entro en la categoría de casada o soltera; conviví ocho años con un hombre y nos separamos. No necesito ser objeto de adoración como Ale, la magna. Ni que me alaben los logros por las investigaciones sobre la vida íntima de ciertos insectos, originarios de una isla en el mar de Tasmania, como Vicky. La suya deja bastante que desear, desde que tuvieron al monstruito, ella y el neuro duermen en cuartos separados.

No soy centro de nadie, estoy en el medio de dos extremos que no pueden ser más opuestos: el cuerpo y la mente. Mis dos hermanas se mancomunan en una sola cosa: en ignorarme. Sé que las irrito porque digo lo que pienso, sin los eufemismos a los que recurren tanto ellas como los viejos. De algún modo se avergüenzan de mí, de mis opiniones crudas o de mi boca sucia, como dice mamá. Ale, la magna, seguramente de mi piel morena. Victoria elaborará alguna teoría respecto de la pobreza de mi cultura, carencia de ambición por triunfar o mi inteligencia mediocre.

Lo que no saben —o no les importa—, es que experimenté algo que en mi familia brilló por su ausencia. Esa palabrita de cuatro letras que jamás fue pronunciada por considerársela cursi, de culebrón de la tarde o de novelas de Danielle Steel. Se me pegó el hábito y tampoco la digo. Claro que la sentí en toda su magnitud, a diferencia del sabor insípido de sopa recalentada que fue la constante de los viejos y, supongo, de Victoria y el neuro. 

Y aunque ahora esté sola y la geografía emocional parezca una estepa deshabitada, el amor (finalmente puedo nombrarlo), ese amor me reconcilia con la vida, porque se me quedó adentro como un privilegio, un rescoldo amigo que me calienta los días. Algo que ellas nunca tuvieron.


©  Mirella S.   — 2013 —



64 comentarios:

  1. Que belleza del medio! Me encantan estos relatos tan familiares. Tan cotidianos.
    Tan vivos.
    Que lindo escribís, te dije? jaja mil veces.
    Hola Mirella! Como estás?
    Te mando un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí a mí también, Dana, lástima que ya no se me ocurren más.
      Ando como en el subibaja, días en que estoy un poco mejor y otros no tanto. El problema es que lo mío es crónico.
      Gracias por el piropo, me lo dijiste muchas veces, pero igual me gusta leerlo de nuevo.
      Un abrazote.

      Eliminar
    2. Re-acomodarse a lo que tenes hoy. No puedo decirte otra cosa, cada vez mas tenemos que barajar y dar de nuevo. Viste?
      Yo creo que no se nos ocurren algunas cosas para que probemos con otras. Es una teoría conformista, lo se. Jaja.
      Te lo voy a seguir diciendo!
      ;)

      Eliminar
    3. Siempre fui una buscadora e intenté otros caminos dentro de la expresión artística, porque lo que necesito es expresarme. Lo que ocurre es que ahora, con mis dolores en los huesos, no me da para hacer mucho.
      Te agradezco el apoyo, lo valoro de verdad.
      Besos, Dana.

      Eliminar
  2. la del medio tuvo su mejor recompensa

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, la mayor recompensa.
      Gracias y besos, Oscar.

      Eliminar
  3. Me gusta la del medio es fantástica, la más completa y la más serena.
    Fantásticorelato que he leído con pasión de principio a fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad es la más inteligente, la que jerarquiza lo más importante en la vida.
      Me alegra mucho que lo disfrutaras, Tracy.
      Besos.

      Eliminar
  4. Coincidimos; la del medio la más afortunada, pero ya se sabe, en una misma familia salen seres muy distintos y dispares, que parece mentira que las haya parido la misma madre. No todo se basa en la belleza, ni en el dinero, ni en el nivel cultural, ya que hay gente que es mucho más feliz, teniendo menos pero viviendo a su bola y sin ataduras. Además que ese musculoso jardinero, preparara esos ramos de flores para felicitarla, ya dice mucho de ella como persona. Jajaja me ha encantado eso de dudar de la legitimidad, ya que el viejo, siempre andaba con sus rollos y cosas; y luego menuda lección de fiambres y embutidos, a ese pretendiente que decía que lo bueno era el relleno, jajaja. Aquí también he oído algún caso de llamarse una mujer Helena con "h", de hecho yo conocía a una. Estupendo relato querida Mirella, me ha gustado un montón.

    Recibe besos y un fuerte abrazo de "Rafita", me encantan los diminutivos de mi nombre, aunque ya vaya para viejo. Que esos ánimos vayan creciendo querida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un comentario encantador, bien de tu estilo. ¿No sospechaste del jardinero musculoso, que también era morocho? Se te escapó, amigo... jajaja...
      Quedo muy contenta con tu disfrute y de aquí en más serás Rafita, los diminutivos son lindos, porque expresan cariño.
      Un abrazo bien grande.

      Eliminar
  5. Yo sólo puedo darte las gracias.
    Pero te las doy de corazón.
    Yo creo que eres de lo mejor que he leído en mi vida.
    No sé que decirte ya...

    Un aplauso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi vez te agradezco que me leas siempre y sé que tus palabras son auténticas, que lo sentís de esa manera.
      Un abrazo enorme, Xavi Torito.

      Eliminar
  6. Toda una belleza de relato. Cuidando minuciosamente cada palabra, el detalle.. da gusto leerlo. Saludos, Mirella. Nos leemos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por tu lectura, me gustan los detalles precisos, que eviten largas explicaciones.
      Muchos saludos, Josetxu.

      Eliminar
  7. I really enjoyed your "one in the middle" self description.
    I can relate, and sometimes feel I've been left out.
    But no matter, for either one of us.
    It's not about color, or body, or shoulder.
    It's about what's going on in your head, my head.
    Attitude and confidence conquers all.
    It's sexy as hell.
    I loved reading you.
    xoxo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. This short story is not autobiographical. It's just fiction.
      I agree with you about the importance of having attitude and confidence.
      I'm glad you enjoy the story, Rick. Thanks for reading.
      Kisses

      Eliminar
  8. Oh qué bonito Mirella. Me ha gustado esa de en medio, capaz de decir las cosas claras aunque no guste y sí, tiene algo que cuando te toca te hace maravillosa que es el amor.
    Me ha gustado mucho como lo has contado, escribes precioso y lo sabes. Un placer leerte.
    Un beso y cuídate mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la más interesante de la familia, la que entendió que ni el cerebro y la apariencia, solos, sin los sentimientos, pueden completar a un ser humano.
      Todo mi agradecimiento, Conxita y me da gusto que te vayas contenta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Que alegría leerte, leer un texto fresco, nuevo... y magnifico. Tu modo de escribir es tan superior a lo mucho que leo que nunca entendí porque no lo leo encuadernado en papel. es una historia costumbrista, familiar de las muchas, con pinceladas feroces, y toques de humor. Ella la del medio es la afortunada, la inteligente, la que ha gozado. Un texto estupendo. Un abrazo contento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es nuevo, Ester, ya lo había publicado, pero es desconocido para la mayoría por ser de los primeros del blog.
      Parece que a las editoriales no les interesa demasiado lo que escribo, En varias ni me leyeron y dijeron que no publicaban a gente inédita. Van a lo conocido y no se juegan por lo nuevo. Ya no me preocupo más, tengo el blog que me da muchas satisfacciones.
      Gracias por tu comentario alegre y estimulante.
      Enorme abrazo, Ester.

      Eliminar
  10. Que problema con los hijos del medio, ni mimados como los pequeños, ni se los trata con respeto como a los mayores. Una historia que deja pensando, muy bien escrita y ese colorcito de piel oscura da que pensar… ¿verdad:
    Pero la del medio en este caso, consiguió lo mejor de la vida: el amor.

    Muy bueno Mirella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los psicólogos dicen que son los más olvidados, los menos tenidos en cuenta.
      Y sí, Mariarosa, la piel más morena puede ser una señal que la madre se dio algún gustito... jeje...
      La del medio supo capitalizar la observación hacia su familia y ser ella misma.
      Gracias y besos.

      Eliminar
  11. Seguramente, eso del amor lo heredó de su padre el jardinero, ese morocho musculoso que habrá hecho canteros en el jardín de su madre.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja... Raúl, muy buen comentario, con claras alusiones y hechas con altura.
      Gracias y saludos.

      Eliminar
  12. Qué contundente las oraciones y las ideas con las que cierras el texto.

    Porque amar es fácil, en cambio ser correspondido no tanto: ahí radica un poco el éxito personal y emocional de María Helena.

    Saludos y saludes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gusto total que te engancharas con el texto, Julio.
      Agradezco mucho tus consideraciones sobre el final y las comparto.
      Saludos.

      Eliminar
  13. Expléndido, me eencanta leerte Mirella

    :)

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Me ha encantado Mirella el tono de ironía que derramas en todo el relato, no solo das “caña” a la Magna y a la Cerebrito, sino que de la del medio también te “cachondeas” en primerísima persona, y es que no hay nada como reírse de una misma. El final, con la bendita palabra de cuatro letras, la reconcilia con la posición que ocupa en la vida, a mí me parece el medio o la mitad el mejor de los puestos para pasar desapercibido y además un buen otero para observar a los demás, y no solo hablo de la familia, sino de la vida en general.
    Mucho sentido de la observación tiene Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aclaro que no es autobiográfico, yo soy la menor y mi historia es otra.
      Hubo una época en que me gustaba usar el humor ácido, medido, unas pinceladas aquí y otras allá. Así el texto no se vuelve tan dramático.
      Coincido que quien está en un segundo plano se encuentra en una mejor posición para observar el entorno.
      Muchas gracias, Tara, con un abrazo grandote.

      Eliminar
  15. He quedado enamorada de la del medio. Me encanto leerte, al ser honesta siento desde ya una admiración bien considerada, eres una genia que no se tiene que graduar en ello, naciste toda una loca inspiradora, desde ahora me pongo en la tarea de seguir deleitandome con tus palabras que en lo personal me ha gustado muchisimo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Gaby, bienvenida! Me da mucha alegría que disfrutaras de esta historia y si te gustó mi forma de escribir, hay mucho material para que sigas leyendo.
      Gracias por la visita y un abrazo.

      Eliminar
  16. No sé si te había dicho antes que yo soy el de enmedio, quizá sí. Y me identifico con algunos pasajes de la historia, que como siempre da un gusto enorme leer. Y me pongo a pensar en mi vida y el amor, ese amor que no recibes en casa pero por alguna mágica razón puedes dar a otra persona, a otras personas.

    Te mando un gran abrazo Mirella. Sabes que se te quiere mucho desde acá.
    Beeeesos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo sabía, Gildo. Quizás eso te explica algunas cosas con respecto a la posición en tu familia. Yo soy la menor, pero en mi caso se rompió la regla porque no fui la más mimada.
      A veces pienso que mis padres me dieron el afecto a su manera, lo penoso fue que no coincidía con mi necesidad o como yo concibía que se debe dar el amor.
      Gracias, yo también te tengo un gran aprecio, amigo.
      Un abrazote y el infaltable beeeso.

      Eliminar
  17. Esa palabrita tan imensa llamada amor y que es tan inmensa
    y si benditas las raras avis,
    y si bendita tu , hoy abrazaste mas de lo habitual muchos sentires míos

    un besote Mire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las buenas raras avis hacen la diferencia en este mundo donde se tiende a medir desde la apariencia, la posición social.
      Las cuatro letras son el sostén interior, el pilar sobre el que se sigue construyendo.
      Todo mi agradecimiento, María.
      Gran abrazo, guapa.

      Eliminar
    2. Pues ahora que caigo , me salieron mal las cuentas, Mire
      no sé , debe de ser mi alma que solo abraza el amor que me fui de la palabra, de la esencia
      Sabes ? Tengo 4 hijos pero de tres partos (los mayores son gemelos) y mi madre siempre me decía que el del medio siempre paga el pandote ( es decir es tal vez el menos mimado , sobre todo cuando son muy seguidos . Tal vez sea cierto, los mayores por primerizos son novedad, los que pequeños por ser los mas fragiles los protegemos puede que también de mas y en ese emparedado queda el que en cierta manera madura antes y se hace mas independiente y mas vivo!
      Es más te cuento que gracias a él soy abu jajajajaaaaaa

      besos y cariños siempre

      Eliminar
    3. Qué maravilla, María, cuánto me alegro que "el del medio" te haya regalado un nieto. Gracias por compartírmelo.
      Besos gordos, guapa.

      Eliminar
  18. Bien dicen que "en el término medio está la virtud". Leyendo tu relato, sin duda prefiero a la del medio; la que más disfrutó de lo importante de la vida y quedó tocada por las huellas del amor, que siempre vuelven a florecer.

    Me encanta tu estilo literario, ameno e irónico.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable y cálido tu comentario, Fanny. Indudablemente la del medio era la más sabia de la familia.
      Muchas gracias y abrazos.

      Eliminar
  19. Escenas familiares que se viven y tú las narras con tal sencillez que parecen que estén sucediendo en el momento. Un relato precioso, Mirella.

    Sin duda para mí, de las tres la que tiene el equilibrio puesto en su sitio es la del medio, porque entre otras cosas, aprendió a vivir con el amor que conoció y alimenta desde dentro.

    Mis mejores deseos para cada día de tu vida, amiga.
    ¡Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo mi agradecimiento por tus buenos deseos, Mila. Concuerdo con tus apreciaciones, porque quien ha sentido el amor una vez y lo atesora, volverá a sentirlo nuevamente.
      Un abrazo grandote.

      Eliminar
  20. YO Y MI HERMANO GEMELO SOMOS LOS DEL MEDIO Y SOMOS LOS LOCOS DE LA FAMILIA. JEJEJEJEEJE.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lindo tener un hermano mellizo. Entonces, seguramente, no pasarán desapercibidos.
      Abrazo, Adolfo.

      Eliminar
  21. Brillante, Mirella. Da gusto leer a escritores con la capacidad de contar una historia con voz propia. El texto rebosa personalidad, muestra y visualiza los extremos no solo físicos, sino intelectuales. Y ella espectadora obligada de una familia de la que ella parece formar parte en calidad de invitada. Compartió madre con sus hermanas, aunque parece que no padre. Pero insisto del relato destaco tu seguridad a la hora de contar una historia. Enhorabuena! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando en la familia nadie te da bola, como decimos por acá, solo cabe el papel de observadora para tomar distancia de un entorno poco cálido y despectivo. Hacer un balance de lo que tienen los que lo ostentan todo y buscarse, internamente, el propio lugar en el mundo.
      Muy contenta de que te haya gustado, Jorge.
      Gracias y abrazo grandote.

      Eliminar
  22. Oh! Morochita como el jardinero! Que pillina la madre!
    Me encantó tu relato, es muy clásico, muy íntimo y se lee de un porrazo por su fácil lenguaje tan cotidiano. Felicitaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida a este espacio, Mendiel!
      Muchas gracias por dejar un comentario y tan positivo. En cuanto al desliz de la madre, seguramente habrá buscado un poco de acción que el padre, abstraído en su arte pictórico, había dejado de darle... jeje.
      Besos.

      Eliminar
  23. Me gusta Maria Helena tal cual es, y que su padre el jardinero la felicitara siempre así. Ella supo vivir bien su vida. Ser la del medio hace que se fijen menos en tí, yo también soy la del medio:))
    Me encantó este relato familiar Mirella.
    Buen fin de semana.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El padre biológico sí supo apreciarla y quererla por lo que era. Y aunque ella no lo diga, es imposible que lo supiera, sobre todo por su agudeza y su rol de observadora de la familia.
      Me pone muy contenta que te vayas satisfecha con la historia.
      Que hagas bonitas escapadas este fin de semana, así después nos las muestras en tus preciosas fotos.
      Besos, Laura.

      Eliminar
  24. Salgo de tu maravilloso espacio como siempre muy satisfecha con la lectura,también pense en el extraño cariño y atención del jardinero hacia Maria Helena.
    Aunque en las familias todos los hijos son diferentes aún siendo del.mismo padre y madre.
    Besos con un enorme abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto Euge, yo con mis padres o con mi hermana no tuve casi nada en común, fui un poco el bicho raro y no hubo ningún jardinero de por medio... jejeje... tengo los ojos idénticos a los de mi padre.
      Gracias por pasar, hermosa.
      Abrazo grande.

      Eliminar
  25. Me encantó como utilizaste la imaginación en base al famoso estigma de la del medio para sacar este relato, como quién dice: de la galera. Me gustó mucho el modo en que usaste los recursos del lenguaje para pintar a la del medio, para marcar la diferencia con las otras. Y también como las ve ella, la del medio, a la de adelante y a la de atrás. Disfruto mucho con estas joyitas que vas sacando de los estantes. Un abrazo querida Mirella.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias siempre por tus buenos comentarios, Ariel. Sigo bajando relatos de la lestantería, como bien decís, hasta que aparezca algo nuevo que estoy madurando.
      Contenta con tu disfrute, compañero de letras.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  26. Al final esta es una historia de valores. Las dos hermanas de los extremos ponen sus energías en triunfar cada una a su manera, para una su meta es despertar la admiración por su aspecto físico, la otra busca hacerlo con su intelecto, y sin embargo ambas han perdido de vista la felicidad, preocupadas más por como las ven los demás a como se ven a sí mismas.
    La hermana del medio no busca sobresalir, busca tan sólo vivir, a veces lo consigue y otras no tanto, pero parece que tiene claro que es lo que valora en la vida... los sentimientos.
    Un relato muy bien escrito, con frases que no dejan indiferentes, como ese "cuerpo voluptuoso en el que se sacralizan curvas y redondeces" del principio que ya nos pone sobre aviso de lo que nos espera.
    Un abrazo y que te mejores Mireia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el principal valor es el de ser uno mismo, a veces con las consecuencias que acarrea. Ser hacia adentro y no hacia afuera, nos verán menos, pero en cada acto habrá más autenticidad.
      Me alegro que hayas disfrutado del relato con sus curvas y redondeces... jajaja.
      Mil gracias, Jorge.
      Otro abrazo.

      Eliminar
  27. Qué bonito Mirella, yo me quedo con la de enmedio!😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por los comentarios, todos la prefieren, es genuina.
      Mil gracias Voz en off, por pasar y dejar tu opinión.
      Besos.

      Eliminar
  28. No creo que nada pueda superar el hecho de sentir amor...quienes no lo sienten pierden algo muy valioso, mucho más que un espléndido físico o una brillante mente en la que no ha cabido algo tan mágico.
    Sin duda, la zona media es el equilibrio, la mejos y más confortable.
    Con ella me quedo.
    Besos, maestra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el sentimiento que más une, que nos hace evolucionar, si hubiera más amor en el mundo, menos apariencia y anhelos de éxito personal, viviríamos mejor.
      Un enorme abrazo, Marinel, mil gracias por tu opinión.

      Eliminar
  29. ¡Me encanta! Yo también soy la del medio y, como tu protagonista, muy diferente a mis hermanos.
    Me he reído con tu ironía.
    Un beso grandote, Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que algo ocurre con los hijos del medio.
      Un verdadero gusto que lo hayas disfrutado, Isabel.
      Gracias, con un fuerte abrazo, guapa.

      Eliminar