jueves, 29 de junio de 2017

1. Hoy





Despierta despacio, se resiste a dejar los sueños, las aventuras que abundan en sus madrugadas. Permanece unos minutos sin abrir los ojos: es una holgazana que se estira disfrutando del calorcito que le ofrece el acolchado.

Hoy es su cumpleaños. En este día, Piera quiere renovar sus votos con la vida. Sabe que hacia afuera será un día como tantos, que pocos se acordarán de la fecha y menos la llamarán. Solo los incondicionales de siempre.

Hoy no le importan los saludos, las frases repetidas año tras año.

Hoy quiere ser feliz, a su estilo, hacia adentro, sin alboroto. Sonriéndose. No aceptará invitaciones a cenar, si es que habrá alguna. Será ella con ella.

Ya se regaló un bouquet de junquillos que vio en el puesto de flores de la esquina. Recordó los que bordeaban los canteros en la casa de la infancia y que siempre florecían en esta época. Su palidez y la fragilidad de su aroma, junto al del café con leche, le desearán el primer feliz cumple. 

El desayuno de cada mañana, mientras mira el descolorido cielo de junio, tendrá el sabor que ella quiera darle. Un sabor nuevo, como este nuevo año que le empieza.

Por un día se olvidará del pasado, de aquellos que se fueron y no regresaron, de los que la olvidaron o que ella olvidó. Tampoco necesita trazar proyectos para el futuro. Este hoy es todo lo que le cabe.

Piera quiere vaciarse de lo superfluo, de lo improductivo, de las películas dramáticas que su mente urde en cada situación incierta.

Se pregunta si se puede planear ser feliz. No, —se responde— la felicidad te llega, inesperada como un soplo de brisa que agita las cortinas tiesas de un cuarto. Como la aparición de un amor en el que aún no se ha instalado la monotonía. Como el nacimiento de un hijo, como tantas cosas grandes y pequeñas que te tocan el alma.

No, la felicidad no se planea, te roza, te obsequia momentos únicos, diamantes en bruto que hay que pulir por dentro para que brillen externamente y los demás disfruten de la luz clara que te envuelve como un aura.

Piera se lo dice y sabe que es así porque lo ha vivenciado. Ella no es una máquina que produce dicha, por eso la valora cuando la siente, cuando la irradia.

Se levanta, va a la cocina, prepara el café con leche y las tostadas con la mermelada casera de naranjas, el queso blanco untable. Igual que todas las mañanas.

No puede proponerse ser feliz desde un mandato mental. Sí puede preparar el terreno, disponer el ánimo para que la vida florezca serena. Piera cree que es un ingrediente indispensable de la felicidad.


©  Mirella S.   — 2017 —


Retomé la escritura de las Historias de Piera, una idea que empecé hace un par de años y quedó en el tintero. 
No es una novela, tampoco es autobiográfica, si bien la primera publicación, Angelito de hollín, se basa en una experiencia personal.
No soy Piera… pero en ciertos aspectos lo soy. Su mundo interior refleja algunas emociones con las que me identifico.

Hoy reinauguro sus vivencias, recuerdos, estados de ánimo. Empecé a diseñarle una vida, donde aparecerán nuevos personajes y, a medida que surjan, dejaré un breve resumen recordatorio de lo más importante.
Son escenas sueltas, sin un orden cronológico, sobre una mujer que recuerda, reflexiona, siente.

Espero les guste. Abrazos para todos.






67 comentarios:

  1. Respuestas
    1. I'm glad you like it. Thanks a lot.
      A big hug, Rick.

      Eliminar
  2. Hoy soy Piera. Hoy es mi cumpleaños y he vivido los momentos que relatas en tu historia.
    Me vi representada en esa mujer que ama los junquillos, porque son parte e su infancia,en el deseo de olvidar y replantearse la vida a partir de hoy. Y yo tambien desayuno con queso y mermelada de naranjas.
    Entraste en mi cabeza querida Mirella y con mis pensamientos creaste a Piera, ella como yo se alegra con pequeños momentos de felicidad.

    Gracias, te mando un beso.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Feliz cumple Mariarosa! Me alegro de que comenzaras el día como Piera y te identificaras con algunos de sus actos. Esos mínimos momentos de luz, de dicha que nos tocan, hay que vivirlos con el alma abierta y expandirlos.
      La agradecida soy yo por tenerte siempre de lectora.
      Que tu día sea hermoso.
      Abrazo grandote.

      Eliminar
    2. Querida Mire , mientras busco un lugar para dejarte mi huella
      me permites felicitar a Maria Rosa?
      seguro que si,
      ay es que es tan lindo lo que he leído y que suceda un milagrito entre letras!!

      abrazos a amabas


      me voy al sur de tu blog :)

      Eliminar
    3. Siempre tan afectuosa, María. Aquí no hay que pedir permisos, es un espacio libre para todas las buenas manifestaciones.
      Un gran abrazo, guapa.

      Eliminar
  3. Que Piera siga cumpliendo muchos años más, ya que a pesar de los pros y contras al fin y al cabo si hemos llegado a este mundo, es para poder disfrutar de esta vida y de todo lo que ella nos ofrece. Para muchas personas su vida no es ningún camino de rosas, pero dentro de ello, debemos procurar, que tampoco se nos convierta en un camino de espinas. En cuanto a la felicidad, yo creo que por unos motivos u otros, nadie llega nunca a ser completamente feliz; yo creo que la felicidad plena no existe, y si se diera, daría hasta miedo. Hermosa la imagen de las flores y bonito vídeo.

    Besos y abrazos Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conformémonos con esos momentos en que la vida es benévola y nos sonríe.
      Piera empieza su año con entusiasmo, pero no será un año fácil, porque nos empezará a contar momentos de su vida, escenas de su historia que aún no ha digerido y que en algunos casos le siguen doliendo.
      Gracias, querido Rafita, te dejo un gran abrazo.

      Eliminar
  4. Mirella, me pone muy contento que tengas ganas de escribir y te propongas un proyecto y que este sea nada más ni nada menos que los relatos de Piera. Es bueno que empiece con su despertar, es un buen augurio. Esta introducción que empieza por un hoy, hablando de la felicidad, tiene la luminosidad de las flores blancas que pusiste para adornar el relato. Tuve la sensación, cuando lo leía, que lo habías escrito con las cortinas de las ventanas corridas para que entren todos los rayos de sol, como abierta a la inspiración, que como la felicidad tampoco se planea.
    Tu texto irradia optimismo y me da mucha alegría. Un abrazo grandote, Mirella.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este texto lo escribí hace justamente un mes y decidí que fuera el que iniciara el nuevo ciclo de Piera.
      Creo que me metí en un lío tremendo, porque le voy armando la historia sobre la marcha y posiblemente haya algunos datos que no coincidan.
      Es apenas un borrador y no sé en qué se convertirá.
      El puntapié inicial fue optimista, pero la historia de Piera no lo es tanto... bueno, como la de muchos.
      Gracias, Ariel, con un abrazo bien fuerte.

      Eliminar
  5. Que retomes la escritura en directo es una alegría por que me gusta verte animada y por el egoísmo de leerte. Como yo nunca escribo nada personal pienso que nadie lo hace, así que no te veo a ti, tu eres la autora y Piera es, ya, un poco de todos. A ella felicitamos el cumpleaños y para todos las congratulaciones. Un abrazo preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo veo como egoísmo, Ester y para mí es un placer enorme que no te pierdas ninguno de los escritos.
      Estoy entusiasmada con este nuevo proyecto y a la vez algo asustada porque no sé cómo lo voy a manejar, y si al ser solo momentos sin orden de su vida, ustedes los van a entender bien. Si no, espero me lo digan.
      Otro abrazo con mucho afecto.

      Eliminar
  6. Vengo desde Autodidacta, el blog de Ester, espero quedarme por aquí una temporada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida Chelo! Un gusto tener una poeta de tu excelencia en este espacio. También iré a visitarte.
      Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  7. Acabo de aterrizar en este lugar, y espero quedarme para ver el nuevo inicio de Piera.
    Me ha encantado la manera de describir la felicidad, y cómo debemos tratar esos momentos que muchas veces son ensombrecidos por las pequeñas desdichas del día a día y los fantasmas del pasado.
    Ho es un nuevo día, el día en que comienza todo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida a este rincón de pájaros, Colibrí!
      En este (re)inicio hay más ilusión mía que la que pueda tener Piera, su vida no ha sido fácil y no es precisamente una optimista.
      Gracias por pasar y vuela hasta aquí todas las veces que quieras.
      Besos.

      Eliminar
  8. Recuerdo a Piera. Me agrada.
    Es hermoso este relato Mire, la búsqueda, o al menos el deseo, de la felicidad. Me gusta esta mezcla de buenos deseos y de realidad. Me ha gustado muchísimo, me parece muy bello.
    Creo que lo acabas de escribir, y eso me da más gusto.

    En: "No —se responde— la felicidad te llega," yo le pondría una coma después del guión de responde.

    Abrazos y beeeeesos querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo escribí el mes pasado y ya me estoy metiendo más en su historia familiar y matrimonial, que no fueron tan felices.
      Creo que soy una caradura (como decimos acá) en ir subiendo algo que no sé cómo va a seguir y que estoy modificando constantemente. Veremos.
      Gracias por la corrección. No tengo demasiado tiempo para repasar cada texto y tendrás muchas más para hacerme. Son todos borradores.
      Un gran abrazo y beeesos, Gildo.

      Eliminar
  9. Entiendo a Piera.
    Al mil por mil.
    En muchas cosas me veo reflejado.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, Xavi, verás que en las próximas publicaciones que no hay tanta felicidad en la vida de Piera.
      Espero te siga gustando este experimento.
      Gracias y un abrazote.

      Eliminar
  10. Bienvenida Piera, espero tener todo el ánimo despierto para no perderme ninguno de tus pensamientos. Besetes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo vas a tener, Angelines, sos fuerte de espíritu, que es lo que sostiene.
      Además publicaré una vez por semana y cuando aparezcan nuevos personajes y acontecimientos pondré un resumen.
      Gracias y muchos besos.

      Eliminar
  11. Bueno, una suerte que vuelvas a la escritura, Mirella. A tratar de armar algo.
    Como habrás notado vos misma, ahí está toda tu capacidad narrativa, lo que se llama oficio.
    Luego, como esas colchas hechas a retazos, hay que unirlas, darles un orden, un efecto visual tal vez.
    ¡Avanti!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por el estímulo, Fer! No sé qué saldrá de todo esto, solo quiero intentarlo, probar. Ya no se me ocurren más historias sueltas, así que tomo esta idea y, como bien decís, armaré los retazos lo mejor que pueda.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. me encanta que hayas recuperado a Piera porque tiene muchas cosas que compartir y para hacernos reflexionar.
    Enhorabuena por tu Piera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que así sea, que no me enrede demasiado en las historias que le voy diseñando.
      Muchas gracias, Tracy, besos.

      Eliminar
  13. El retomar un conocido camino, Mire, de la mano de Piera, seguro que será la delicia de quienes venimos a disfrutarte
    Me encantó este tu "hoy" su "hoy"
    cuanta razón tiene en sus pensamientos, y a veces que poco caso hacemos cuando nos hablamos a nosotras mismas, esos diálogos donde nos encontramos ...

    Un abrazo inmenso de nuevo

    ah y la música me encantó !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quise auspiciar con buenas ondas un segundo inicio, que quiero sea más continuado, espero poder seguirlo, que me surjan las ideas sobre este personaje.
      Gracias, querida María, con un gran abrazo.

      Eliminar
  14. El maravilloso "Dolce far niente", el placer de no planificar, de dejar que las cosas sucedan y disfrutar de ellas. Yo no creo en la felicidad, pero si en la satisfacción, sentirse en paz con uno mismo y con lo que a uno le rodea. Asumiendo las emociones negativas como algo natural e inevitable. El momento que Piera nos comparte es lo más parecido a ese gozo sin más pretensiones. Un fantástico texto narrado con la personalidad habitual en tus letras. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco creo en es felicidad rosa que nos venden por todos lados. Es fundamental el espíritu sereno, que sepa tomar las pequeñas alegría y sus espinas y saber que todo es cíclico. Un día una sonrisa y en otro una lágrima.
      Mil gracias, David, espero no defraudarlos en las próximas publicaciones de las Historias de Piera.
      ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  15. Hoy reinaugurás las vivencias de Piera, una especie de reinicio. Tambíen es eso para vos.
    ¿Cumplirá Piera los años el mismo día que su creadora?
    Por las dudas: ¡feliz cumple!
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sos muy perceptivo, Raúl... jeje... muchas gracias. Ojalá que no resulte un bodrio confuso, tengo pocas cosas escritas y sigo armando la historia en mi cabeza.
      Gracias y abrazo.

      Eliminar
  16. Bella y larga vida a ese proyecto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que esta segunda oportunidad avance.
      Un gran abrazote, linda Zarcita.

      Eliminar
  17. Hermosa historia en la que me recuerdo en algunos momentos, eso si lejanos...

    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si esos momentos vividos así, lánguidamente, sin planificaciones estrictas, solo dejándote llevar con ánimo tranquilo te hicieron bien, entonces, que vuelvan, Nieves.
      Besos, linda.

      Eliminar
  18. Hola Mirella!! El mejor regalo yo también digo que es justo ese, estar bien con uno mismo, disfrutar de las cosas chiquititas en comunión con nuestro adentro, hacer una pausa, todo eso. Ser un rato como nos gusta ser y vivirlo.
    La filosofía de Piera es muy sanadora para con ella misma y te repito: Aguante Piera!!
    No me canso de decirte que me gusta un montón tu forma de contar.
    Un abrazo grande, amiga!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Simón! Te aclaro que no es el estado habitual de Piera, lo que llevo escrito y lo que estoy arquitectando ahora, la muestran también desde otro lado, el más habitual en ella. Por supuesto que tiene sus momentos de paz y con uno de esos quise dar inicio a los siguientes episodios de su vida.
      Un abrazo grandote.

      Eliminar
  19. Me encanta esta frase: "no aceptará invitaciones a cenar, si es que habrá alguna", es como decir: nadie quiere mi compañía, pero prefiero estar solo. Hay un tensión y ambiguedad en esa frase que expresa de maravilla la infelicidad latente, el querer ser y no poder.
    Felicidades por un texto tan profundo, Mirella. Si forma parte de una serie, la seguiré con atención.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piera es muy así, arrastrando sus contradicciones, es una mujer solitaria y que está bien en soledad.
      Te agradezco mucho el interés, Gerardo. Esa es la idea, ir presentando cada semana escenas de su historia, su mundo interior, reflexiones.
      Tengo algo escrito pero lo estoy armando sobre la marcha.
      Muchos saludos.

      Eliminar
  20. Está bien comenzar el día queriéndose uno mismo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es la mejor manera, Jesús.
      Gracias por tu visita.
      Otro abrazo grande.

      Eliminar
  21. ¡Qué delicia el despertar de Piera!
    Hay luz y esperanza y renovados votos de seguir cumpliendo vida, se homenajea a ella misma regalándose flores blancas concentrándose en el ahora del hoy, del momento dichoso que vive. Piera es feliz porque así lo ha decidido.

    ¡Muy bien Mirella!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De todos modos, la historia de Piera no es muy alegre, ha sufrido bastante y ha llegado a una etapa de su vida en que busca más que nada serenar su espíritu para poder continuar.
      Muchas gracias, Tara, espero que con lo que viene no queden defraudados.
      Besos, guapa.

      Eliminar
    2. Me parece estupendo que hagas una serie con Piera, y que la inicies con la esperanza puesta en ella. Claro que no tiene que ser autobiográfico, pero la experiencia de vida, sin duda, deja una impronta en lo que escribimos y parte de nuestra esencia. Otro beso para tí compañera.

      Eliminar
    3. No es autobiográfico en los personajes que van apareciendo ni en la mayoría de las anécdotas, pero siempre parto de una emoción muy mía o la punta de un recuerdo que después se dispara en otra dirección. Es que no nos podemos desprender de nuestra mirada hacia la vida, de otro modo yo lo sentiría algo muy frío, distante.
      Nuevamente gracias, querida Tara.

      Eliminar
  22. que nos cuente....

    ilumina las mañanas

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las futuras entregas no sé si serán tan luminosas, querido profe...
      Besos, Oscar.

      Eliminar
  23. Hola, Mirella.
    No conocía aún a Piera, pero estoy de acuerdo con ella en que la felicidad no se busca, al menos no podemos obsesionarnos con encontrarla, pues cuando así hacemos nos perdemos detalles en la vida que dejamos de disfrutar, pensando siempre en lo que no tenemos.
    Bonita narración, me quedo por estos lares.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida a este espacio, Mrs. Sofía! Sobre Piera publiqué solo cinco textos y muy espaciados, ahora trataré de hacerlo de modo más continuo, dentro de mis posibiladades y espero no defraudar a los lectores.
      Gracias por acercarte y dejarme tus opiniones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. Me ha encantado en "tempo" de tu relato,... y ese concepto de felicidad que propones. Espero seguir leyendo Piera!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenido Baile del Norte!
      Parece que Piera a convocado a unos cuantos lectores nuevos. Me está dando un poco de miedo, porque este proyecto y las entradas que iré publicando son apenas un borrador.
      Gracias y abrazos.

      Eliminar
  25. Empezar (o continuar) una serie de relatos siempre es un reto, no es fácil dotar de vida a un personaje y menos conseguirlo de manera continuada. En este retazo de la vida de Piera nos traes una escena que se sustenta en dos aspectos, por un lado las descripciones y por otro cierta introspección del personaje, ambas cosas contadas desde una perspectiva en la que podríamos decir que se aprecia luminosidad. A ver como continúa el día de nuestra Piera. Un saludo Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo que es todo un reto, Jorge y me parece que me anticipé un poco en "largar" este proyecto. Ocurre que necesitaba aferrarme a una idea y volver a escribir y quizás con un poco de presión para no postergar las cosas debido a mi autocrítica y perfeccionismo.
      Ustedes, que son muy buenos lectores me ayudarán a no salirme del camino.
      Un abrazo.

      Eliminar
  26. Me gusta mucho la última reflexión de Piera, que intuye que la felicidad tiene como tierra de cultivo la serenidad. Si la alegría se mueve con soltura entre las olas, la felicidad (que también puede ser muy movidita) suele encontrar su espacio en una mente en que no hay agitación, pues normalmente es la que se fija sólo en lo que está contemplando o en lo que está haciendo, sin que haya nada más. Y uno puede o no estar presente en tales ocasiones, pero la que nunca falta es la felicidad. Como de costumbre: una buena atmósfera y un buen hilo de pensamientos que nos lleva de la mano.

    ¡Un abrazote, Mirella! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piera ha llegado a esa reflexión después de una vida con bastantes dificultades, que iré desarrollando de a poco. Que por lo menos las penurias que la vida manda -y que cada uno se procura por propias decisiones- lo que se aprende de esas experiancias, sirvan para lograr cierto equilibrio dinámico.
      Gracias, Jorge, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  27. Quererse a sí mismo para poder querer a los demás. Me encantará ir conociendo más a Piera.
    Buen martes Mirella.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre uno se quiere de entrada, a veces hay que pasar experiencias duras para poder valorarse. Es el caso de Piera.
      Esta semana empezaré a contar algo de su historia. Espero te guste.
      Mil gracias, Laura, con muchos besos.

      Eliminar
  28. Piera se despojó de las expectativas sobre qué es la felicidad y qué no lo es. De lo que debe ser y lo que no. Y así, dispuesta a recibir con los brazos abiertos lo que venga, sin complicaciones ni trabas, es que es feliz ante esta nueva expectativa sin expectativas.

    Saludos y saludes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mayoría del tiempo nos la pasamos idealizando; también lo que para cada uno ser feliz cae en esa red y desaprovechamos momentos chiquitos que sí lo son.
      Gracias, Julio, también muchos saludos y salud.

      Eliminar
  29. Esos comienzos de día son estupendos Mirella

    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  30. es para mi la mejor manera de comenzar una jornada prometedora.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, Karin, esos días especiales no deben desperdiciarse.
      Muchas gracias y besos.

      Eliminar
  31. Hola, Mirella.
    Es un auténtico placer conocer a Piera. La felicidad, qué palabra tan complicada, y te tengo que dar la razón, si uno está bien consigo mismo, la rozará muy a menudo.
    Me gusta este despertar de la protagonista, no espera nada de nadie, por un momento es solo ella. Una búsqueda interior.
    Me encantó.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Irene, gracias por acercarte a los inicios de Piera. Ese día se propone tener más serenidad interior, para ello deberá desandar su historia y atreverse con lo más oscuro. Hacer limpieza en el sótano de los recuerdos.
      Un gran abrazo y bienvenida al mundo de Piera.

      Eliminar
  32. He leído el primer capítulo, el tiempo es vuelve agua sin cauce. No sé para dónde se va. Hoy conocí a Piera.

    Espero terminar lo que apenas empecé.

    Un abrazo Mirella

    ResponderEliminar