miércoles, 24 de febrero de 2016

Manchas de tinta azul


Les aviso que este cuento es de la época en que escribía relatos infantiles.
Los dibujos que lo ilustran son también míos.



En un barrio periférico de la ciudad vivía una modista llamada Jimena. Como era rápida, hábil, tenía siempre trabajo y estaba cose que te cose sin parar. A veces le dolía la espalda de tanto doblarse en la máquina de coser. Era viuda y necesitaba dinero para que su hijo fuese a la escuela.
Una de sus clientes, la mucama de una señora muy rica, la recomendó  a su empleadora —que justo estaba organizando una fiesta— quien la mandó buscar por su chofer en un lujoso auto.



Jimena, una mujer sencilla, se sintió inhibida al entrar en semejante mansión y percibió la arrogancia de su nueva cliente que, sin mirarla siquiera, le entregó un corte de seda blanca para que le confeccionara un vestido de noche en el término de dos días. 
Aceptó enseguida. Hizo cuentas: con el precio acordado cubriría ciertas deudas y le podría comprar libros y útiles a su hijo.



Trazó los moldes, cortó, hilvanó y la prueba fue a las mil maravillas. Terminó el traje la noche anterior a la entrega. Jimena lo extendió sobre la mesa para ver el efecto final. Había quedado espléndido: parecía un capullo hecho de espuma de mar y nubes. 
Estaba tan cansada que no se dio cuenta que lo había apoyado arriba del frasco de tinta de su hijo. Cuando sacó el vestido, en un amplio vuelo de palomas blancas, el frasco, mal enroscado, se volcó empapando la pollera de tinta azul.


A la pobre el mundo se le vino encima, quedó paralizada unos minutos, pero era una mujer de acción. Pensó que si lavaba el vestido de inmediato la mancha saldría. Entibió agua, le agregó unas gotas de limón y con mucho cuidado frotó la delicada tela. Con horror comprobó que lo único que había conseguido era aclarar el azul de la tinta, pero la mancha se había desparramado por toda la falda.
Con los últimos restos de esperanza, se dijo que quizás cuando se secara se notaría menos y colgó el vestido junto  la estufa. Además estaba muy arrugado ¿y si lo planchaba con vapor? Lo intentó y los resultados fueron los mismos: la mancha celeste arruinaba irremediablemente la belleza de la prenda.
Sin encontrar otra solución, imaginando el gesto agrio e  indignado de la cliente y sus consecuencias al ver el desastre, apoyó la cara sobre el vestido y comenzó a llorar. Las lágrimas bajaban por sus mejillas, incontenibles y como arroyuelos diamantinos caían en la tela. En el trocito que impregnaban, la sal de las lágrimas borraba la mancha. Cuando ya no tuvo más lágrimas para derramar, Jimena se adormeció.
Fue despertada por el canto de un gallo lejano. Miró el reloj: eran las cinco de la mañana. Dentro de unas horas tendría que llevar el vestido a la señorona. Estaba por doblarlo cuando vio con asombro  que la mancha ya no era un borrón parejo, había partes en las que aparecía la blancura prístina de la seda. Observando detenidamente esos restos de tinta, Jimena descubrió que tenían formas de mariposas, flores, pájaros.
Tal vez no estaba todo perdido. Trajo su costurero, eligió un hilo plateado y empezó a bordar. Una puntada aquí, dos más allá, completaron una rosa entreabierta. Un toquecito por acá, otro en diagonal y lo que parecía un pato se convirtió en un cisne de cuello estilizado. Gracias a la imaginación de Jimena, un grupito de salpicaduras, unidas entre sí por el hilo de plata, pasaron a ser los brotes crecientes de una rama.
El reloj dio once campanadas. Jimena dejó hilo y aguja, envolvió el vestido y marchó a la casa de la dama. Al entregarle el paquete, cerró los ojos.
— ¿Qué es esto? —preguntó la mujer con su voz altanera—. Yo no había pedido semejante trabajo. 
Desde la sala vecina aparecieron unas amigas de la dueña de casa que habían ido a visitarla y se acercaron a mirar. Lo que vieron les hizo fruncir las bocas en un ¡ooooh! incrédulo.


Resaltando en la palidez de la seda se extendía un dibujo de una delicadeza y originalidad incomparables.
La señora se acercó a Jimena que se había mantenido apartada en un rincón. Sonreía al decirle:
—Es el bordado más exquisito que vi en mi vida. Tuviste una idea genial.
A partir de entonces la gran dama y sus amigas encargaron sus ropas a Jimena, quien no daba abasto y tuvo que contratar a una ayudante. Su hijo pudo ingresar a un buen colegio, fue a la universidad y se recibió de médico con honores. 
Jimena aún conserva dentro de su costurero el frasco de tinta azul. Ya vacío, claro.


©  Mirella S.



54 comentarios:

  1. En la Vida todo tiene un Proposito. Nada pasa porque si. Y sorprendentemente las cosas malas que nos pasan al final resultan para bendicion. Saludos! Muy lindo todo lo que escribes. Gracias por compartir. bendiciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una interpretación muy positiva de la lectura, Jackie.
      Gracias por pasar y dejar tus impresiones.
      Besos.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Lo escribí en la adolescencia y me alegra que te haya gustado, Chaly.
      Besos.

      Eliminar
  3. Por aquel entonces ya se veía que tenías madera de escritora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me gustó escribir e inventar historias y empecé a hacerlo desde muy pequeña.
      Gracias, Tracy, besos.

      Eliminar
  4. Qué bonito cuento.Habla de los milagros de la laboriosidad y el amor .y también de hacer de la necesidad virtud, de eso escribí yo un apócrifo del Conde Lucanor que ganó un primer premiO. Si lo encuentro lo comparto.Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un cuento de mis inicios en la escritura, lo corregí muy poco porque no quería arruinar la frecura, que es lo que le rescato.
      Los relatos de esa época casi todos tenían una moraleja.
      Gracias, Jordana, espero que nos compartas ese texto. Abrazo.

      Eliminar
  5. A pesar de que el cuento es infantil, al leerlo me invadió el suspenso dramático que vivía esa mujer, el cuento ¡EXCELENTE! gran imaginación y los dibujos me sorprendieron porque tienen estilo, como si hubieses dibujado toda tu vida, cuento y dibujos merecen libro, es lo tuyo!!
    Asombro y Reverencia, Mirebella!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estudié dibujo y dibujé durante muchos años, ya no lo hago.
      Tanto el texto como las ilustraciones datan de mi adolescencia.
      Me pone contenta de que te hayan gustado, porque vos sos un dibujante de profesión.
      Publiqué otro cuentito hace un par de años "Tic-tac", también para chicos. Creo que no lo leíste, por si estás aburrido con el calor, te dejo el link:

      http://palabrascomopajaros.blogspot.com.ar/2013/09/tic-tac.html

      Gracias, Edu, abrazos.

      Eliminar
  6. Un lindo cuento Mirella. Y los dibujos son muy buenos también.
    Los he disfrutado.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un escrito de otros tiempos, que saqué a pasear un poco... últimamente el blog venía con textos muy densos.
      Me da gusto tu disfrute, Gildo.
      Un gran abrazote.

      Eliminar
  7. :)

    Aynsssssssssssssssssss

    Eres todo corazón.
    Y dibujas como los ángeles.

    Y además te puedo comentar.

    :)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es actual, ahora ya no dibujo ni escribo este tipo de relatos... me ha ganado el escepticismo. Pero en la adolescencia todo se ve bajo un vidrio optimista.
      Gracias y besotes, Torito.

      En el otro ahora también vas a poder comentar. Rafa, que no está en Google+, pudo.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Gracias, profe, me da gusto que le encuentres arte.
      Besos.

      Eliminar
  9. Tiene mucho encanto, el toque mágico del azar y me parece que las ilustraciones son buenísimas. Jimena está igualita en todas. No dejas de sorprendernos Mirel.

    Me rete gustó.
    Un beso, talentosa y sorprendente amiga.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esos años me hubiera gustado dedicarme a la literatura infantil. Incluso había armado un librito y lo presenté en una editorial de publicaciones para niños. La que la dirigía lo descuartizó con sus críticas y me dijo que las ilustraciones no tenían carácter. En otras editoriales ni se tomaron la molestia de contestar.
      Me da satisfacción que lo hayas disfrutado.
      Mil gracias, Gonza, con un beso grandote.

      Eliminar
  10. Con el encanto de un alma pura, la gentileza de tu imaginación y el magisterio de tu pluma, has cosido, como Jimena cosió el vestido, una historia sencilla y con moraleja. Eres una cajita de sorpresas, escribes y dibujas y ambas cosas muy bien. Un abrazo y un aplauso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustó eso de ser "una cajita de sorpresas". Siempre me interesó explorar distintos géneros y en mis inicios arranqué con la literatura infantil.
      Contentísima de que te hayas ido satisfecha.
      Un abrazo fuerte, Ester.

      Eliminar
  11. Una belleza de historia. Suele suceder a las modistas que un error de último momento arruine un trabajo, pero la inteligencia y la buena voluntad las hace salir adelante. Muy bien relatado Mirella.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un relato simple que puede suceder en lo cotidiano, como bien dijiste, al que le agregué un ingrediente mágico: el efecto "limpiador" de las lágrimas.
      Gracias, Mariarosa, un abrazo.

      Eliminar
  12. Es un recuerdo precioso de tus inicios y que genial esos dibujos!, no sabía que ademas de escribir tan lindo dibujabas tan bien. Me sorprendiste gratamente.Muchas felicidades por tantos dones!Te mando un abrazo gigante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la calidez de tus palabras, Paula. Un gusto el haberte sorprendido con los dibujos, hace tiempo que ya no los hago, pero cuando me dedicaba a dibujar lo hacía con mucho entusiasmo.
      Otro abrazo grande para vos.

      Eliminar
  13. Me ha encantado esta sorprresa de cambio de registro, con esos dibujos tan bonitos y una historia tan tan tan entretenida:

    Mil besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos fueron mis comienzos y siempre que pude experimenté con distintos géneros literarios.
      Este cuento es para despertar el niño inerior, que se adormece a medida que vamos creciendo.
      Gracias y un enorme abrazo, Nieves.

      Eliminar
  14. PRECIOSO. Se lo pienso contar a mi nieta. Besetes.
    Los dibujos fabulosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué lindo gesto, Angelines! Espero que la entretengas y le guste.
      Un abrazote, guapa.

      Eliminar
  15. Verdad que de las peores experiencias siempre se saca alguna enseñanza. Adopto esta historia preciosa. Gracias por compartirlo.
    Un fuerte abrazo.
    Mirella tengo una pregunta, ¿Cómo has hecho para poner los vídeos donde aparecemos todos en la página del blog? Lo he intentado pero soy un desastre y no hay manera jeje.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegra la adopción, la pobre historia estaba solita en una carpeta viejísima!

      En cuanto a la pregunta, trataré de contestarla paso por paso, porque me costó encontrarle la vuelta para poner los videos en el costado.
      1. Desde Youtube hacer clic en la flecha que dice COMPARTIR
      2. Justo debajo aparece el texto INSERTAR, clic allí y se abre una ventanita angosta y larga donde sale un texto azul que debés copiar
      3. Antes debés tener abierto el blog y vas a DISEÑO a SIDEBAR-RIGHT y clic en AGREGAR UN GADGET.
      4. En el listado de opciones que te aparece, hacés clic en HTML/JAVA SCRIPT
      5. Se abre una ventana y en TITULO le escribís cómo querés presentar el video y en CONTENIDO pegás lo que copiaste en Youtube.
      6. Probalemente tengas que cambiar las medidas que figuran (yo tuve que hacerlo). Donde dice width= "560", yo le di un ancho de 300; donde dice height= "315", yo le puse un alto de 170 porque con mi diagramación me quedaba enorme y cortado.
      7. Clic en GUARDAR.

      Podés mirarlo antes en VISTA PREVIA y ver si te quedó como querés antes de darle GUARDAR DISPOSICION.

      Espero haber sido clara para que puedas seguir estos pasos. Cualquier dificultad no dudes en preguntarme.
      Un enorme abrazo, guapa.

      Eliminar
  16. Ché Mirella cada día me sorprendes más, eres toda una artista, vaya cuento más bien hilvanado. Eres una mujer todo-terreno, y dibujas de puta madre, como decimos por aquí, otra faceta tuya que desconocíamos, al menos yo, no lo sabía. Te podías dedicar también profesionalmente a dibujar. Disfruto de gozar de una amiga que tan requetebién hace todos los trabajos que se propone. Yo en casi todo, soy más torpe que una cabra comiendo gachas.

    Besos y abrazos querida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien, Rafita, te aporteñaste, ahora usás el che. Me dediqué bastante al dibujo, trabajaba en eso, pero abandoné por los problemas de columna que tuve desde chica y que se acentuaron al estar mucho tiempo inclinada en el tablero de dibujo.
      Experimenté en distintas expresiones artísticas, estudié fotografía, modelado en arcilla y escultura, pero me quedo con la parte literaria y de tanto en tanto hago videos para conjugar imagen, palabra y música.
      Toda mi gratitud, amigo valenciano, no te menosprecies, vos nos hacés reír a todos, algo que no se logra así nomás y que te sale de taquito (o sea fácil, sin esfuerzo).
      Un abrazo bien fuerte.

      Eliminar
  17. Yo habría acabado el cuento con un levantamiento en rebeldía contra el poder, puestos a contar... Es agradable como de película Disney, que ahora resulta que hay que tener cuidado con lo que se les dice a los niños o le meten a uno en la cárcel. El cuento funciona bien: hay equilibrio en los tiempos de la acción y la moraleja del valor del esfuerzo y la adaptabilidad, sin duda buenas lecciones.
    Un abrazo, Mirella! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente, si lo hubiese escrito hoy, habría terminado con un portazo en la cara de la ricachona. Este cuento es de mi adolescencia y ya no tengo más pasta para escribir relatos infantiles.
      Las moralejas salían solas, es evidente que en esa época mi inconsciente necesitaba dejar una enseñanza positiva.
      Gracias, Jorge, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  18. Un auténtico cuento infantil. Me agradaron mucho los dibujos a la pluma.
    Eres una artista completa.Mirella S.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita y el comentario, Orlando. Hago las cosas que me gustan lo mejor que puedo, aunque ya dejé el dibujo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Eres una artista con todas las letras. No sólo me encanta el cuento que es precioso, sino y también tus dibujos!
    No dejas de sorprenderme gratamente.
    Mi aplauso y admiración.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gusto que te agradara todo el paquete, Marinel.
      Es de otras épocas, cuando todavía dibujaba y era menos escéptica ante la realidad.
      Gracias, guapa, un abrazo grande.

      Eliminar
  20. Eres un maravillosa narradora pero en la ilustración, no te quedas atrás para nada. Cuando hay talento...

    Felicitaciones y muchos besos, Mirellbonita.

    (a veces no puedo acceder a tu blog, me pasa también con otros.
    Vivo en el campo y nos llega Internet por satélite y a veces falla. Perdona el retraso)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras siempre cálidas y amables, Soco.
      No te preocupes por comentar, hacelo cuando puedas y tengas conexión. Yo vivo en una ciudad y a veces también se corta.
      Un enorme abrazote.

      Eliminar
  21. Respuestas
    1. No con la aguja, en eso soy un desastre...jajaja...
      Muchas gracias, querido Adolfo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Bonita historia y desde luego los dibujos los has bordado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mara, un gusto que te fueras contenta y gracias por dejar tu opinión.
      Besos.

      Eliminar
  23. Tierna historia, Mirella, y geniales ilustraciones. Leí algunas respuestas a tus lectores, y veo que el texto y los dibujos son de tu época adolescente; impresionante cómo, a tan corta edad, ya demostrabas tu sensibilidad a la hora de escribir, y también tu habilidad con el dibujo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran otros momentos y tenía gustos diferentes, sin embargo el entusiasmo por los relatos infantiles siguió un tiempo largo, incluso tengo algunos con una mirada humorística hacia los tradicionales personajes de los cuentos de hadas, que no publico en el blog porque son bastante largos.
      Gracias por la lectura y tu comentario, Juanito.
      Muchos saludos.

      Eliminar

  24. Un cuento bonito con final feliz pero hoy prefiero fijarme en tus dibujos. Eres una artista completa. Son fantásticos. Publica más...

    Un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que ocurre es que ilustran cuentos muy largos para publicar en el blog y ponerlos sueltos, sin el texto, pierden sentido.
      Me alegra mucho de que te hayan gustado.
      Otro abrazo.

      Eliminar
  25. Hilas las palabras de una manera exquisita Mirella ,
    el conjunto es tan delicado y sutil como esos bordados de encaje que en mi tierra son de Camariñas, me has recordado las manos de esas mujeres tan sacrificadas que hacen arte de un hilo y tu lo haces con tu alma bella entre palabras imágenes y sentires
    mi abrazo y mi beso siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María, sos poeta hasta para hacer un comentario. Te quedo muy agradecida por tu paso y tus opiniones.
      Un abrazo bien apretao.

      Eliminar
  26. Notable relato infantil. Yo apenas escribí dos y el segundo es tan oscuro que no entra en el género.
    Me sorprende lo gran artista que sos. Hasta hacés tus propios dibujos. Completísima.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hacía, Raúl, hace mucho que no dibujo más y ya no me salen los relatos infantiles. Este material es de otros tiempos.
      Muchas gracias y saludos.

      Eliminar
  27. Bellísimo, Mirella. Tiene, además una gran fuerza tu relato.

    Un beso grande
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, gracias por la lectura y las palabras.
      Abrazote, Ana.

      Eliminar