martes, 28 de julio de 2015

Peregrinatio

“Quid solutis est beatus curis cum mens unus reponit ac peregrino labore fessi venimus larem
ad nostrum desideratosque acquiescimus lecto”
 Catulo


                                                                                                                                                                                                                
                                                         
Fue en su vagabundeo por Italia cuando empezó a captar el lenguaje de las ciudades. La ciudad visitada le proporcionaba respuestas a preguntas que no se hacía, a deseos no conscientes.
Milán le dijo que no era un sitio para ella, que las calles le serían hostiles. Estuvo a punto de ser atropellada por un auto. Apenas si vio de lejos el Duomo, construido con la piel y sangre de tantas generaciones. Sus altas agujas góticas parecían tocar un cielo de peltre en el intento de perforarlo y encontrar un rayo de sol.
Escapó a Venecia. Llegó un día de niebla y llovizna, que le mostró su propia grisura cuando se acorazaba dentro de sus sombras.
Pronto observó que las ciudades más turísticas e importantes callaban o sus voces se hacían confusas, contradictorias, perdidas entre bocinazos, motos desenfrenadas que se le atravesaban sin respetar semáforos.
A Verona fue un domingo. Todo era lento, cálido y estaba cerrado. Caminó por calles vacías, tan vacías como su indiferencia por aquello que la rodeaba. Un golpe de viento poco cordial susurró que le faltaba romanticismo. ¡Chocolate por la noticia! contestó casi en un grito. El viento se llevó su eco.
Florencia fue salteada sin remordimientos. En cambio se alojó en Cortona, etrusca y medieval que, erguida, coronaba una colina. Trepó por callejuelas escarpadas y profanó iglesias sentándose en el banco más oculto para comer un panino. Las estatuas de los santos la miraron con piedad desde sus ojos huecos y alguno le aconsejó que ahorrara fuerzas, su salud se fragilizaba.
A Roma, la eterna, no la evitaría. Algo intangible las había unido desde viajes anteriores y de estar allí Clara, la astróloga, le hubiera dicho que ese sentimiento provenía de vidas pasadas.  Su respuesta habría sido una sonrisa escéptica.
Eludió las zonas conflictivas. El color damasco maduro de los edificios le transmitió la seguridad de que tendría sexo con un extraño. Aguardó alegremente el momento orgásmico y no quedó defraudada por Valerio, el del nombre de emperador.
Supo que debía dirigirse hacia el sur, lo más al sur posible, hacia el último confín de esa tierra, donde  es acotada por el mar.
Hizo un alto en Ravello, en la cima de los acantilados. Con el panorama del golfo visto desde la Terraza del infinito, tuvo una intuición metafísica y en el aire sintió la respiración del universo.
Pasó delante de la hilera de bustos ignotos que se apoyaban sobre el parapeto, las facciones desgastadas por las caricias de los siglos, algunos sin nariz, otros con los rasgos esfumados en perfiles andróginos.
La vida era un escultor nada compasivo, ella había obtenido instantes fugaces de una felicidad moldeada a martillazos.
Durante un crepúsculo vehemente, de vino oporto derramado, comprendió que no llegaría hasta el sur del sur. El mar, allá abajo, golpeando las piedras en una letanía fúnebre, así se lo informaba. Ella permaneció atenta, pero el mensaje había terminado, igual que su viaje.
Se estaba bien en el templete de Dionisio, leyó la inscripción en latín del poeta Catulo grabada en el friso, que afirmaba o preguntaba, si había algo mejor —después de haber hecho el propio trabajo, ya con la mente libre de preocupaciones y cansado por las labores— que volver a casa y descansar en el lecho tan deseado.
Esa frase también era para ella. Se apoyó en la balaustrada y vio como la noche, con su belleza fraguada de misterios, poseía pausadamente al mundo.

©  Mirella S.   — 2015 —




De la comedia musical "Rugantino", voces de Lando Fiorini y Ornella Vanoni 

22 comentarios:

  1. Consejos para leer a Mirella.
    Una lectura a velocidad normal.
    Luego, otra pausada.
    Y finalmente se eligen los párrafos que más nos hayan emocionado y se acarician con mucho agradecimiento.
    Que buena escritora eres.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Muy buenos consejos los de Toro Salvaje, es justamente lo que yo hago porque tu escritura así lo pide, es como un menú, Mirella: primero se lee todo, después se elijen los mejores platos y por fin se degustan con tranquilidad. Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, TORITO y ANGELINES, no saben cuánto me han emocionado.
      Les tengo un gran afecto.
      Abrazos desde el corazón.

      Eliminar
  3. Un paseo por tu universo es una manera fantástica de viajar

    ResponderEliminar
  4. es curioso , Roma la eterna, siempre vigente incluso en su latín que suena tan ceremonial
    sentencia cada palabra , la memoria viaja

    felicitaciones Mirella
    abrazos gorditos

    ResponderEliminar
  5. Siempre es un placer disfrutar de tu estupenda narrativa, pero me inquieta ese no me siento bien. Espero que sea pasajero y en unos días vuelvas al dinamismo de siempre. Cuídate y ánimo.

    Te mando un abrazoconsol y una tonelada de buenos deseos.

    ResponderEliminar
  6. Nos has hecho conocer ciudades de Italia, el centro del arte mas colosal del mundo, en un relato notable, virtuoso, más un video de la "Dolce vita". Qué pinta Marcelo y Anita una diosa!!
    Aplausos, MIR...¿Qué es eso de que no te sentís bien? Con semejante inspiración de lo que acabas de publicar se nota que estas saludable!!
    Chuick, Chuick!!

    ResponderEliminar
  7. ES verdad lo que dice Toro, jejeje, Yo lo leo así, pausada, sin prisas, imaginando cada rennglón como si fuera algún recuerdo lejano olvidado en el tiempo.

    Besos Mirella !!!
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo mi agradecimiento a OSCAR, ELISA, SOCO, EDUARDO, NIEVES... siempre presentes, en la buenas y en las malas. Me alegra de que me hayan acompañado en este viaje a mi tierra natal.
      Los abrazo.

      Eliminar
  8. Y he vuelto a recordar, repasar y asimilar tus palabras. Besicos.

    ResponderEliminar
  9. Las ciudades hablan y los poetas saben escucharlas... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da gusto que hayas disfrutado del paseo, CHALY.

      También que en la relectura, continues encontrando imágenes que te gusten, ANGELINES.

      Gracias, DARÍO, por pasar y dejar tus impresiones.

      Abrazos.

      Eliminar
  10. Gracias por esta fantástica excursión. Una narración genial, como siempre-
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Conforme iba leyendo, se acrecentaba mi nostalgia por Italia, un país donde siempre que he ido me he encontrado muy a gusto, como en casa. ¡Quién pudiera estar ahora por allí!
    Un abrazo, Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos, MARYBEL, por acercarte y comentar.

      Creo que deben ser pocos los que una vez que conocieron Italia no les provoque cierta nostalgia y deseos de volver. Hay ciudades que tienen una magia especial.
      Gracias, ISABEL, un abrazo.

      Eliminar
  12. ERES MUY INTELECTUAL. SE NOTA QUE HAS APRENDIDO A CONOCES MUY BIEN LAS RESPUESTAS DEL MUNDO.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me considero demasiado intelectual, Adolfo, soy tremendamente emocional.
      Un enorme abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  13. Qué buen viaje Mire, de tu mano.
    Espero estés bien.
    Te abrazo fuerte.
    Beeeeso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no podemos viajar físicamente, qué mejor modo de hacerlo que con la imaginación. Vamos, Gildo, te llevo.
      Besotes.

      Eliminar
  14. Un paseo agridulce en esta Italia que nos presentás. Me gustó mucho vagabundear por tus letras.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me han quedado recuerdos muy bellos de mi otra tierra, vistos y fantaseados a la luz de otras circunstancias.
      Un abrazo, Raúl y gracias.

      Eliminar