martes, 17 de diciembre de 2013

Manos a la obra







El jefe de mamá, don Amílcar Segovia, tenía la costumbre de apelar en sus conversaciones a una gran profusión de frases hechas.
A la salida de la escuela yo iba para la oficina y esperaba que ella terminara la media hora que le faltaba cumplir. Era una media hora fascinante. El señor Segovia siempre estaba hablando con alguien por teléfono, con mamá o con clientes y era entretenido escuchar expresiones novedosas para mí.
Muchas mencionaban partes del cuerpo. Una vez le dijo a un cliente: hagamos el trato a ojos cerrados; mientras que a otro lo increpó: se le debería caer la cara de vergüenza; y a un proveedor le advirtió que él no se chupaba el dedo. A mamá le aconsejó que anduviera con pies de plomo con un tal Fernández, que hablaba hasta por los codos y no tenía dos dedos de frente. En cambio para cobrar un trabajo, dijo: tuve que luchar a brazo partido para defender lo mío con uñas y dientes.
Lo más extraño era que por temporadas usaba modismos basados en la misma palabra. Y cuando empezó a insistir con las frases que contenían la palabra mano, las fui escribiendo en la última hoja del cuaderno borrador. Así me enteré que se había quedado en la empresa para darles una mano a los chicos, que no tenían experiencia y así se fogueaban. Según mamá, los “chicos” eran dos vagos cabezas de chorlito, casi cuarentones. A ella, de tanto escuchar al señor Amílcar, se le pegaron algunas de sus expresiones y de los hijos decía que si uno les daba una mano, se tomaban el pie.
El tema de las manos me interesó, era la parte de mi cuerpo que más cuidaba porque quería ser pianista. Constantemente las movía, practicando escalas en el aire y me provocaba un placer inefable tocar superficies lisas, igual que el teclado del piano, por donde mis manos se deslizaban con facilidad y las yemas sentían las vibraciones de los materiales convertidas en música.
Lavar las manos a menudo, ponerles crema, recortar y limar las uñas y posibles asperezas con la piedra pómez, era un ritual cotidiano que practiqué siempre, aún después de haber comprendido que las clases de piano en lo de la señorita Noemí eran insuficientes y no teníamos dinero para pagar el Conservatorio; sin embargo todavía cultivaba la esperanza. Sentarme calladita en el sucucho que le servía de oficina a mamá, con el manual abierto en la punta de su escritorio para disimular, era la gran diversión de esa época.
Detrás de la puerta vidriada podía oír el vozarrón del señor Amílcar, a quien yo imaginaba robusto, con una barriga curvada tipo balcón, en la que se gestaba esa voz gruesa, altisonante, que transmitía tantos dechados de sabiduría popular.
La tarde que salió de su recinto, me asombró ver a ese hombrecito alto, tan magro en carnes al punto de parecer un anticipo de cadáver. Le alcanzó unos papeles a mamá y dijo, con esa voz que —después de haberlo visto— me sonó de ultratumba: con este pedido no hay que dormirse en los laureles, ayer tuve un mano a mano con los de Lima y todo marcha sobre rieles.
El señor Segovia debía andar por los ochenta. Conocerlo personalmente coincidió con el período de locuciones con la palabra “manos”. Fue un período inolvidable para mí, sin embargo, lo verdaderamente sensacional eran los refranes.
Cuando Luisito y Andresito —los grandulones de los hijos, que él seguía tratando como a dos cachorros indefensos— se encandilaron con un hipotético negocio que los haría ricos, él los frenó con un más vale pájaro en mano que cien volando. Ante la propuesta de una expansión desmesurada para entrar en competencia con una empresa prestigiosa del ramo, dictaminó: más vale ser cabeza de ratón que cola de león. Me quedé boquiabierta la vez que no sé quién lo amenazó con un juicio y el viejo, sin inmutarse, le espetó: más vale mano de juez y dedo de escribano que brazo de abogado. Los refranes que empezaban con más vale me sonaban tan categóricos como si contuvieran una amenaza velada o una admonición.
Mamá me comentó que el cariño por Luisito y por Andresito obnubilaba al señor Amílcar y no veía o no quería ver (ojos que no ven, corazón que no siente), que los holgazanes metían la mano en la lata, o sea: robaban a cuatro manos y que la pequeña pero sólida empresa que al señor Amílcar le había costado sangre, sudor y lágrimas llevar adelante, se estaba desmoronando gracias a esos ingratos. Información que fue corroborada por una frase que largó el viejo casi en un susurro, pero que escuché claramente detrás de la mampara que dividía las dos oficinas: la mano viene pesada.
Fue ella la que pescó a los inescrupulosos con las manos en la masa y le llevó al desolado señor Amílcar las pruebas irrefutables de la traición. El pobre largó una seguidilla de lugares comunes que apenas alcancé a anotar. Primero escuché un gorgoteo como de una cañería tapada o de alguien que se atragantó con un huesito de pollo y después la voz, más retumbante que nunca, dijo: éstos vinieron con una mano adelante y otra atrás y ahora se quieren ir con las manos llenas, mientras yo las tengo atadas. Y la perla máxima: cría cuervos y te sacarán los ojos (nuevo ruido a gárgaras). Ponía las manos en el fuego por ellos, cuando los traje creí tocar el cielo con las manos, sí, es verdad que se pasaban buena parte del día mano sobre mano, siempre creí que muchas manos en un plato hacen mucho garabato.
Ese fue el principio del fin. Unos meses después, cuando el negocio bajó las persianas, me di cuenta de que mamá no podría costearme más las clases con la señorita Noemí y el Conservatorio entró a formar parte de una realidad que no tenía que ver conmigo.
El señor Amílcar Segovia saldó todas las deudas, indemnizó al personal y se despidió diciendo: ustedes, sin comerla ni beberla, pagaron el pato, mientras que otros se hicieron el agosto. Por suerte quedamos a mano.
Colgó un cartel rojo de SE VENDE en la entrada y se retiró a su oficina. Lo encontró el sereno, que había ido a buscar sus pertenencias, volcado sobre el escritorio; las manos afiladas (que se volvieron hermosas en el recuerdo) sosteniéndose el pecho.
Mamá sentenció: como se vive se muere, y el señor Amílcar murió con las botas puestas.
Él decía tantas cosas que ahora pueden parecer obvias, como de un solo golpe no se derriba un roble, persevera y triunfarás o manos duchas, comen truchas. Y yo era buena para las manualidades; decoré cajitas, hice collares, pulseras, muñecos de paño lenci y así me pude pagar la media beca que me dieron en el Conservatorio. Si llegué hasta donde llegué, ni más adelante, tampoco más atrás de lo que me correspondía, fue porque no me crucé de brazos y puse manos a la obra. 

©  Mirella S.  -2011-       



Imágenes sacadas de la Web



Es un cuento viejo (se nota), que escribí en el taller literario. 
La consigna era armar un texto que contuviera frases hechas.
En este lado del mapa hace mucho calor y estamos  esperando las vacaciones, 
tal vez, necesitamos algo más ligero para terminar el año.
O soy yo que lo necesito...






58 comentarios:

  1. ESPECTACULAR !!!!!!! Mi querida amiga, yo no sé si será viejo el cuento, si habrás aprendido mucho más después de esto, pero ya eras una grossa, sabelo! "Tomé mano" del cuentito, me lo imprimí, y lo salgo a publicar por los barrios!!! Espero que cuando seas famosa, me firmes un ejemplar! Sei brava, brava, bravissima! Ya es uno de mis preferidos. Bacio!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si escribo mejor o peor, de eso no me doy cuenta, pero sí que escribo distinto.
      Veo que "tomaste cartas en el asunto" con respecto al cuento y "con el corazón en la mano", te digo que sos una amigaza y agradezco mucho el entusiasmo de tus comentarios.
      Tanti bacioni, Patzy.

      Eliminar
  2. Están todas puestas como los bodoques en un bordado, perfectas, ha sido una delicia leerlo, así que lo tendré a mano. Quieres que te envíe un poco de nieve? también la tengo a mano !!
    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaría recibir un poco de nieve, vendría "como caída del cielo", pero con los 34º de este anochecer se va a derretir en el acto.
      Me alegro de que te gustara, Angelines.
      Abrazo grande.

      Eliminar
  3. El cuento viejo merecía volver a ser leído.
    Me ha gustado mucho.

    Besos fresquitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se agradece, Toro... menos mal que el ordenador no tiene cámara porque estoy "como Dios me trajo al mundo"...
      Beeeesos.

      Eliminar
  4. pues pongamos manos a la obra y hagamos un comentario para quedar a manos jajajaja
    La verdad que es un muy buen relato y que armaste algo muy bien logrado. Las frases son universalmente conocida pero forman parte de esa riqueza de nuestro lenguaje.
    Un abrazo y un apreton de manos
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me resultó un desafío y me dije "adelante con los faroles" y salió este cuentito
      Son frases incorparadas a nuestro lenguaje cotidiano, algunas en desuso y me pareció casi un juego.
      Choca esos cinco, Carlos... y gracias.

      Eliminar
  5. Se hace entrañable el señor Amilcar a pesar de su voz de ultratumba. Delicioso texto. Y el refranero es muy sabio, o sea que hiciste bien poniéndote manos a la obra. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alfredo... cuando me dieron la consigna pensé que la tarea "se me iría de las manos", pero afortunadamente, "se me prendió la lamparita".
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Juanito, un alegrón que lo hayas disfrutado.
      Muchos saludos.

      Eliminar
  7. Manos frías, corazón de un día. Manos calientes, corazón para siempre...

    un manotazo desahogado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este mano a mano de dichos populares, proclamados a los cuatro vientos, ahora me quedo lo más campante.
      Lucre: sos oro en polvo.
      Abrazos.

      Eliminar
  8. Pues ya hace mucho tiempo que lo tenías que haber publicado, ya que no tiene ni pizca de desperdicio. Lleva las calores lo mejor que puedas, y que esas merecidas vacaciones no tarden. Esas frase hechas tienen mucho jugo y empaque.

    Besos y abrazos Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primero pensé: "me metí en camisa de once varas", pero a medida que lo escribía "me jugué el todo por el todo" y le encontré la vuelta.
      Como el calor parece haberse instalado definitivamente (anuncian 40º para Nochebuena) y mi cerebro cada día está más cansado y perezoso, creo que desempolvaré viejas historias archivadas.
      Como siempre, un gusto tenerte por aquí.
      UIn gran abrazo, Rafa.

      Eliminar
  9. Oooh! A mi me ha encantado, como has jugado y conjugado, parece fácil cuando está escrito, pero es un cuento fresco y ágil. Eres una capitana que gobierna el blog con maestría. Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Entre pitos y flautas" el año se ha terminado y diciembre es un mes agotador y por este lado del mundo estamos "sudando la gota gorda". Así que mucho no puedo exprimirle a mis neuronas, pero ya le encontraré la vuelta para que siga habiendo semillitas en el nido.
      Besazos a granel.

      Eliminar
  10. es un cuento entrañable Mirella
    felicitaciones

    los buenos cuentos no tienen paso del tiempo
    pues sus ideas y construcción son perennes


    abrazos y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Elisa, por el comentario tan elogioso.
      No sé si este cuento es mejor o peor de lo que escribo ahora, lo que sí distingo es que ahora mis textos son diferentes.
      También feliz semana para vos ¿contenta con el regreso de Bachelet?

      Eliminar
    2. yo quería un cambio radical y mi voto fue para Alfredo Sfeir pero como no pasó a segunda vuelta , esta vez no pasé de no dar mi voto
      veremos que tal le va a quien se repite el plato...

      abrazos

      Eliminar
    3. En Argentina tenía buena imagen, pero los segundos mandatos a mí -en general- me preocupan.
      Besos.

      Eliminar
  11. Muy acertada tu decisión de publicarlo, Mirella. Construiste una narración muy interesante y no te perdiste en la consigna (viste que suele pasar, que por aferrarse a la misma, quedás enganchada en ella y la historia es un mero decorado) En este caso, pude volar con la niña y conocer su historia. Las frases hechas pasaron a ser un decorado y creaste un mundo cotidiano con personajes valiosos y reconocibles por sí mismo. Muy bueno! Beso grande! P/D: Aflojará un poco este calor bochornoso???? Se me empastan las neuronas... ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Detesto el calor y más el de Buenos Aires y todavía más el de diciembre, en el que todos corren y andan como locos.
      Salí bastante airosa con la consigna, porque lo que siempre me gustó trabajar es a los personajes más que a las historias que, cada vez más ahora, van quedando en un segundo plano y en función de los protagonistas.
      Qué suerte que te gustara el relato, Bee. Un gran abrazo.

      Eliminar
  12. Veo que tienes verdaderas joyas literarias guardadas, me ha gustado muchísimo este cuento, la protagonista se te hace cercana y gusta saber lo que se le pasa por la cabeza, Precioso !!

    Mil besos Mirella :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Nieves, tanto como joyas, no, tan sólo unas piedritas de fantasía :D
      Como le decía A Bee, apunto mucho a trabajar sobre los personajes, que sean visibles sin grandes descripciones.
      Gracias por estar siempre, linda.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. Cada loco con su tema...
      (Se me acabaron los dichos, Darío... pero no te sientas el último orejón del tarro).
      Abrazo.

      Eliminar
  14. Un sabor especial el de estas letras tuyas con las cuales me he sentido totalmente identificada
    Lo mejor para vos muchacha
    Mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente Mucha, un buen 2014 para todos y para que sigamos encontrándonos.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  15. Me recordaste a mi abuela, Mirellísima, que hubiera dicho de Amílcar "pobre, está cagado y el agua lejos".
    Nuestro acervo popular en cuestión de refranes tiene auténticas joyas, por eso el texto es sumamente rico... de "toma pan y moja". (ríome).

    Divertido y bien llevado, me gustó.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no tuve abuelas y en casa se hablaba italiano, pero como era una devoradora de libros que anduvieran por ahí, las fui aprendiendo y como de chica era bastante callada, era muy buena oyente.
      La idea al publicarlo en este fin de año tan denso para muchos, fue la de sacar alguna sonrisa. Me quedo contenta porque creo que lo conseguí.
      Abracísimo, Morg y gracias.

      Eliminar
  16. Esta entrada es como hacer encaje de bolillos para acomodar cada refrán a su contexto, pero ya lo dice el refrán "Hombre refranero, hombre majadero" o su opuesto "hombre refranero medido y certero".

    Besos Mirella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos refranes no los conocía , no se dicen por estos lados, pero creo que en el caso de don Amilcar cabe el segundo.
      Muchas gracias, Jaal, un abrazo.

      Eliminar
  17. Por pomerte manos a la obra...te salió perfecto el cuento:))
    Y por este otro lado del mapa frio y nieve en la sierra... se adelantó el invierno este año:((
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo puse manos a la obra, pero también me divertí mucho seleccionando los dichos y expresiones.
      En cambio aquí el calor nos va exprimiendo y se anuncia que el pico máximo será para la Nochebuena.
      Gracias, Laura, por tu comentario, un beso grande.

      Eliminar
  18. ¡Excelente el cuento, Mirella, siempre escribiste bien o siempre tuviste una imaginación sorprendente o ambas integran una simbiosis perfecta, sos de primera, sin vueltas!!!
    Feliz de poder escribirte porque salgo de un corte de luz de varias horas, que con el calor de 32º hacen una simbiosis infernal, bueno, pero ya salí, leí tu cuento tan original y te envío una sonrisa de gratificación:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que tenés luz, yo estoy cruzando los dedos todos los días porque ya no se salva ninguna zona y por aquí hay tantos negocios y torres que en cualquier momento caigo en la volteada.
      Me alegro que después de haber sudado la gota gorda, el relato te haya gratificado; agradezco la sonrisa y las palabras elogiosas.
      En cuanto a novela en ningún momento se me cruzó por la cabeza, porque debe tener una estructura muy sólida y no tengo tanto tiempo disponible ni demasiada experiencia.
      :D Muchos saludos, Eduardo.

      Eliminar
  19. Respuestas
    1. Gracias, Fernando, pasá cuando quieras y espero que te guste lo que encuentres.
      Saludos.

      Eliminar
  20. Menudo ejercicio te has marcado, Mirella, echando mano al refranero popular (lo siento, se me ha escapado, de verdad). Una historia de superación consistente partiendo de la premisa aquella de las frases hechas, la verdad es que van fenomenal y no están forzadas: el señor Almícar es un hilo conductor muy convincente tanto de la historia como de la fraseología expuesta, un puntazo. En Internet, hablemos claro, hay de todo, pero tú sabes lo que te haces, aunque ya lo sabes.
    ¡Un abrazote! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar, Jorge. Tus comentarios siempre me sacan una sonrisa, aunque hables seriamente, tenés una forma especial de decir las cosas. Me cae muy bien.
      Otro abrazote transoceánico.
      :-)

      Eliminar
  21. Leerte es pasar un buen rato.

    Felices fiestas y un próximo 2014, a ser posible, excepcional

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que mis relatos te producen ese efecto. Es un elogio con todas las letras, Esme.
      También para vos que se te de lo mejor para el nuevo año... y un poco más.
      Un abrazo de corazón.

      Eliminar
  22. Como me ha gustado la historia que nos reglas hoy Mirella. Es una gozada entrar aquí y sumergirse entre tus letras.
    Cuantas frases echas y cuantos refranes, es una riqueza

    Un abrazo y espero que disfrutes de estas fiestas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi agradecimiento por compartir este año desde nuestros respectivos rincones y por tus visitas, que siempre le dejan a mis pájaros semillas de alegría.
      Abrazo fuerte y también muchas felicidades.

      Eliminar
  23. Auguri e Buon Natale cara Mirella.
    Abbraccio.

    ResponderEliminar
  24. Respuestas
    1. Adolfo, te agradezco mucho, pero ¿no se te habrá ido la mano?... jajaja...
      Abrazos y felicidades.

      Eliminar
  25. ...cara Mirella, la tua mano tiene un gran buona penna!...buona settimana di Natale...abbraccio..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciao, Sergio, ti ringrazio della la visita e ti desidero tante belle cose per questi giorni festivi.
      Un abbraccio.

      Eliminar
  26. Impecable. Más allá del ejercicio del taller, la historia es hermosa y hasta triste.
    ¿Cuánto te llevará hacer algo así? A mi costaría un trabajo inmenso. Se me iría de las manos, seguro :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando lo escribí no era tan lenta para largar toda la historia, tardé una semana. Pero las correcciones, una infinidad de tiempo.
      Ahora que me volví más obse, tardo mucho más tiempo.
      Sos mi ídolo, Raúl, te leíste de un saque todos estos post, algunos bastante largos.
      Gracias.

      Eliminar