domingo, 8 de diciembre de 2013

Las voces del olvido







Cuando me siento sola hay una voz que, como el viento, se cuela por la ventana y sisea en la noche de mi soledad. Me impide escribir, no puedo elegir las palabras, las confundo, se enredan en un murmullo del cual no obtengo significados.

Es una voz andrógina, por momentos tiene un timbre femenino, en otros se vuelve grave. En realidad son varias voces, hombres y mujeres de mi historia, quedados allá afuera y ahora vienen a cumplir con las visitas que no me hicieron antes. Voces muertas, voces olvidadas que se filtran por los quiebres de la memoria. Pensé que no llegarían hasta aquí, pero me han alcanzado.

A veces entiendo alguna palabra suelta y la anoto en la libreta que me permiten tener. De inmediato el sentido de lo que estaba escribiendo se altera, pierde coherencia. Entonces me estremezco al pensar en las miradas aviesas que circularán por la ronda de sillas a la hora de la lectura.

Desde que me confiscaron el lápiz con la punta afilada, del que las palabras caían como cuchillos, no me place más dibujar las letras con esta fibra gruesa. Detesto el manchón carmesí de mis tachaduras, no hay forma de borrar las palabras equivocadas de la tinta que se derrama sobre el papel barato. La hoja se llena de heridas que supuran mi desconcierto.

Las voces o los murmullos son algo reciente, aparecieron cuando dejé de tomar la pastilla celeste. Ahora tengo un retazo de cielo escondido en la funda de la almohada, me arrebata de la oscuridad del cuarto y me conduce al color glauco del atardecer. Quisiera que esos susurros fueran trinos de pájaros y no letanías de ausentes.

En las horas alargadas por el insomnio, ejecuto la autopsia de los recuerdos y me revelan las máscaras de aquellos que fueron, ya no son o serán en otras patrias. A medida que el cielo se expande en el vientre de mi almohada, también las voces se multiplican como larvas. Empiezo a reconocerlas, presto atención y dejo que el extremo de la fibra se desangre en la hoja vacía.

Habrá expresiones de sarcasmo en el círculo de sillas ante mi libreta en blanco, sin embargo ya no me importa. Alguien dirá la poeta ha enmudecido y querrán que hable. Pero estaré distraída, ahora mi prioridad es la exhumación de las voces.

El interés por lo que está fuera de mí es cada vez más escaso; el foco está puesto en la tarea de reconstrucción. Desmenuzo los sonidos y voy ubicando a quién pertenecen. Quizás no esté más sola, porque detrás del rumor de las risas, la vehemencia de ciertos adjetivos, empiezo a distinguir formas. Como sombras chinescas proyectadas en la pared, se agitan en saludos espasmódicos.

Extiendo los brazos, las llamo. Quedan expuestas las vendas de mis muñecas y sin pensar me las arranco, lo mismo que la bata. Y las sombras se arremolinan a mi alrededor, acaso para cubrir la desnudez de mi cuerpo.



 ©  Mirella S.   2013






1.  Foto de  Mariska  Karto
2.  Foto de  Matthew  Scherfenberg






58 comentarios:

  1. ¡Võla, Milla! ¡Menuda sorpresa me encuentro antes de acostarme! El relato está escrito con la pluma de los grandes: muestra una reflexión sobre las palabras ligada a una locura en paz y calma de lo más peculiar e invita a nuevas reflexiones sobre la naturaleza y significado del lenguaje y sobre aquéllo que está dentro y/o fuera. Ha sido un placer leerlo: transmite (al menos a mí) una inesperada tranquilidad.
    ¡Un abrazo! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sos muy especial, Jorge, desde el momento que la locura (algo tan temido por todos y me incluyo) te produce paz y tranquilidad.
      Está bueno no tenerle miedo, porque de locos todos tenemos un poco, como dice el dicho.
      Pensé que estabas de vacaciones este mes, gracias dobles por pasar.
      Abrazo, guapo.

      Eliminar
  2. ...ciao Mirellla, la tua matita ha la punta giusta per scrivere profonde riflessioni in maniera tale da coinvolgere il lettore, e questo, è il segreto naturale che contraddistingue uno stile in prosa, che fa la differenza...abbraccio nella notte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mia matita (scrivo sempre a mano) l'ho dovuta temperare piú volte dato cho ho fatto tante bozze prima di arrivare a una certa "soddisfazione" sul testo.
      L'obbiettivo è coinvolgere il lettore, sembra che me la sono cavata abbastanza bene.
      Grazie, Sergio, un forte abbracio.

      Eliminar
  3. para quien dice no saber de poesía la escribes muy bien Mirella
    felicitaciones
    tienes metáforas preciosas

    abrazos y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Será porque ahora leo a poetas talentosas/os de blogs amigos?
      La poesía es un virus que se contagia fácilmente... jajaja...
      Mil gracias, Elisa, muy generosa en tus apreciaciones.
      Un abrazo grande

      Eliminar
  4. Conmueve lo que has escrito, Mirella, es profundo, creo (Yo no soy entendido) que es lo mejor que he leído en tu blog, cada palabra forma parte de una arquitectura perfecta, ahora comprendo cuando decís que sos perfeccionista hasta la obsesión, un comentarista dice más arriba "El relato está escrito con la pluma de los grandes" y es verdad, adhiero totalmente!!...Te recibiste de gran pluma, cada entrada es una evolución constante, estás en plenitud creativa imparable!!!
    Me saco el sombrero, Mirella, una reverencia!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le decía a mi amigo italiano, me costó mucho trabajo redondar la idea, darle forma. Este texto lo escribí en agosto y lo corregí incansablemente hasta anoche, que dije : "ma sí, bastaaaa, lo largo de una buena vez"... (¿obse yo?).
      Me alegro que les haya gustado, pero lo de grande, me queda grande.
      Muchos saludos, Eduardo.

      Eliminar
  5. Me fascina la locura.
    Y tú la escribes muy bien.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Torito, conectarse con la parte loca de uno no es tan difícil.
      La mía es abundante y en expansión.
      Gracias, siempre, con abrazo y beso.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. No sé... son mudas, aportan poco para clarificar entuertos.
      Abrazo transoceánico, profe.

      Eliminar
  7. Hola Mirella, la locura y sus entresijos, tan difícil de comprender y sin embargo al leerte parece que la entendemos y nos enredamos en ella.
    Magistral tus letras !!!

    Besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nieves, hay locuras y locuras... la que describo parece más tranquila, quizás porque va dirigida más hacia la autodestrucción y, al mismo tiempo, intenta preservar ese mundo propio.
      Mi agradecimiento, linda.
      Abrazote.

      Eliminar
  8. El de la locura y el de la cordura son dos territorios limítrofes, de fronteras tan imperceptibles, que nunca puedes saber con seguridad si te encuentras en el territorio de la una o en el de la otra.

    abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran verdad, Lucre, por la forma en que estamos viviendo en este mundo posmoderno, todos nos vamos acercando cada vez más al manicomio, que terminará siendo el negocio del futuro.
      Abrazo.

      Eliminar
  9. A veces nos hablan nuestros otros yo, o aquellos que se fueron nos dejan jeroglíficos para desmenuzar, es hora de dejar correr los sentimientos sin hacer caso a los que quieren emborronar el papel.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sau, aunque no lleguemos a oír voces, estamos bastante escindidos en nuestros aspectos internos, entre ser quien soy y me importa un pito lo que digan y la mirada exterior, socarrona y condenatoria.
      Gracias por pasar.
      Otro abrazo.

      Eliminar
  10. Me gusta últimamente tu obsesión con el detalle, la descripción minuciosa, como si el tiempo pudiera detenerse en una mancha o un lunar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, Darío, soy obsesiva y me gusta encontrar detalles que ayuden a revelar cosas del personaje, sin tener que contar demasiado.
      Gracias por estar siempre.
      Abrazo, también.

      Eliminar
  11. La soledad es una amiga que nos permite conocer nuestro corazón.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido Chalyvera, gracias por dejar tu opinión.
      Muchos saludos.

      Eliminar
  12. La locura relaja y acompaña, un día buscaremos locos para seguir adelante sin tanto malestar, la soledad cuando se junta con la locura es creadora de posibilidades. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi parte loca surge cuando escribo y la uso para evadirme del mundanal ruido, que cada día está más ruidoso.
      Un beso grande y gracias por tu paso.

      Eliminar
  13. A mí tus locuras me envuelven y apabullan querida Mirella. Tus textos nunca están vacíos, ni creo que nunca por mucho que te empeñen te invada la soledad. En cuanto a la desnudez del cuerpo; eso me gusta, siempre y cuando una no vaya a pillar frió y se ponga malita.

    Besos y abrazos Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafa, te aclaro que no estoy internada en ninguna clínica psiquiátrica, mis locuras todavía no llegan a tanto. Es verdad, la soledad no me invade, es más, necesito mi tiempo a solas.
      No te preocupes que aquí hace un calor terrible, así que aligerarse de ropa es un alivio.
      Gracias amigo, por visitarme y comentar con tanto entusiasmo.
      Un abrazo gigante.

      Eliminar

  14. Creo que escribes prosa poética. No sabría con que quedarme de tu texto, que todo me gusta.
    Sientes la invasión del pasado en cada uno de los dedos cuando pulsas las teclas... y eso es lo que escribes.

    · abrazos cercanos

    · CR · & · LMA ·


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pone contenta que te guste lo que encuentras en el nido, es muy alentador para el que escribe tener semejantes devoluciones.
      Espero poder seguir manteniendo el nivel, aunque a veces no siempre se logra.
      Mil gracias, Bolo, con mis abrazos de verano.

      Eliminar
  15. ¿Poeta y al borde de la locura? Quizá te hayas equivocado de siglo, ahora lo que está de moda son los bussines-manager con corbata a rayas.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, Amando, en un loquero o manicomio, cualquiera que tira cuatro palabras sobre una hoja es considerado poeta... afuera también... jajaja...
      Un fuerte abrazo sureño.

      Eliminar
  16. Què fuerte este relato, me hizo estremecer, pero la belleza con que describes me hizo volver a la realidad que todavia no...
    Abrazos cara Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gen, un placer volver a tenerte por aquí y que hayas retomado la escritura.
      Un abrazo grandote.

      Eliminar
  17. Es sorprendente la forma de captar la realidad que aparece reflejado en este relato. Fragmentos de sensaciones, de sonidos... palabras que se retuercen. Es una mapa sobre la percepción de lo que nos rodea, sea locura o exceso de claridad.

    Besos Mirella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho, Jaal, por la interpretación y la comprensión sobre el texto y por tu presencia por estos lados lejanos, que se acerca gracias a las palabras..
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  18. Mirella, estaré en tu misma onda aunque no consiga expresarme ni mucho menos como tú, pero si entender, si sentir, ¡cuantos mensajes¡ , como sale al exterior tu interior....excelente.

    Besos grandes ♥♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que te hayas conectado con la lectura y agradezco mucho la visita y el comentario.
      Besazos.

      Eliminar
  19. Mirella: que gran escritora eres. Que bello texto, estremecen esas voces, esas figuras que nacen desde el fondo de la locura.
    Siempre es un placer leerte.

    Mi cariño.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mariarosa por tu comentario tan positivo. Vos sabés bien que a veces con un texto la "pegamos", tanto en el tema como en la forma... para el que escribe es muy difícil poder mantener constantemente el mismo nivel. Hay días que no se nos ocurre nada o se produce material descartable.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. La verdad es que justamente le estaba comentando a mi marido (mientras leía tu texto)..."qué bien escribe esta mina!" (sic - con expresión lunfarda incluida)...y justo me meto para dejarte un comentario, y leo que Maria Rosa, aquí arriba, te elogiaba con palabras similares...Creo, Mirella, que ya está todo dicho...es hora de publicar. Vamos, subiendo la cuesta! Abrazo-abbraccio y Beso- Bacio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja... Patzy, me gusta lo de mina, me siento identificada con esa expresión bien nuestra.
      Con lo de publicar, hace unas semanas que estoy pensando en escribir un post con ese tema: la manía de publicar. Cuando lo leas te vas a enterar de lo que pienso al respecto.
      Por ahora, seguí leyéndome aquí y hacele comentarios a tu marido, que a mí me hace muy feliz tu lectura y tu presencia en este blog.
      Kisses, bacioni, besos, bisou... se me acabaron los idiomas...

      Eliminar
  21. SIEMPRE ES MUY GRATO RECORRER TUS CREATIVIDADES.
    BESOS

    ResponderEliminar
  22. De lo mejor que te he leído, Mirellísima, en todos los sentidos.
    Estás conduciendo muy bien el pensamiento abstracto para llegar a una descarnada realidad, que es tanto más cruel en cuanto más delicadamente se expresa.

    "A medida que el cielo se expande en el vientre de mi almohada, también las voces se multiplican como larvas. Empiezo a reconocerlas, presto atención y dejo que el extremo de la fibra se desangre en la hoja vacía."

    A medida que el cielo se expande
    en el vientre de mi almohada,
    también se multiplican las voces como larvas.
    Empiezo a reconocerlas,
    presto atención
    y dejo que el extremo de la fibra
    se desangre en la hoja vacía.

    Ya lo ves, dejarse la sangre en el papel, es la única forma de escribir buena poesía. Y si te fijas, por más prosa que sea... prepondera el ritmo endecasilábico y suena claramente rimada.

    Te muerde, te muerde...como las palabras.

    Comparto.

    Namasté.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Morg, me dejaste un comentario espectacular y hasta armaste un pequeño poemita con un par de frases.
      No tengo demasiada conciencia del modo como escribo. Lo mío es pura intuición. Cosas parecidas me dijeron los que me ayudaron en las distintas disciplinas artísticas en las que incursioné.
      Sí me doy cuenta de que estoy cambiando la forma, que ahora busco menos la anécdota y más el interior del personaje.
      Seguiré experimentando, me gusta, espero que pasado este mes quede más libre para poder escribir sin presiones.
      Abracísimo, Morg y nuevamente gracias.

      Eliminar
  23. Una prosa muy poética . Excelente relato

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa, siempre me dejás un comentario positivo.
      Abrazote, Esme.

      Eliminar
  24. Fantasmas del pasado, musas que inspiran más allá del límite del papel. Y que muestran su costado más tenebroso. Así lo leí. Y me gustó mucho.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro, Juanito, que disfrutaste del costado tenebroso... jajaja...
      Me alegra haberte hecho pasar un buen rato.
      Muchísimas gracias y saludos.

      Eliminar
  25. Locos deberían estar los que encierren a alguien que escribiera de tal modo.
    ¡Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable Fernando por dejar tu comentario. Bienvenido.
      Como comunmente se dice: hay más locos sueltos que en el manicomio.
      Muchos saludos.

      Eliminar
  26. Rebasar esa fina cortina que divide dos mundos tan frágiles como lo son la realidad o la ficción/locura, oír esas voces y creerlas más reales que la propia palabra es algo que asusta cuando ocurre.
    No saber cuáles eran las palabras ni de quién ni de dónde provenían... ver personas que en realidad no estaban... tomar la pastilla azul, y luego aprender a vivir con la remota posibilidad de esperar que nunca más regresen, domar el pensamiento, y aprender a vivir con él, a calmarlo y a acariciarlo antes que de nuevo parta a la deriva.
    Y con el tiempo, formar con todo ello una manera más de entender una nueva realidad, la vida en suma.
    Para no haberlo vivido, lo describes a la perfección.

    Besos, Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zarza, es verdad, tengo esa capacidad, que no sé de dónde proviene, pero consigo meterme en la piel de lo que escribo, en los distintos personajes que invento.
      Es que todos tenemos un punto de locura, un "pire", como decimos por aquí, especialmente los que escribimos o intentamos ejercer alguna actividad artística.
      Agradezco mucho tu hermoso comentario.
      Un fuerte abrazo, linda.

      Eliminar
    2. Enhorabuena Mirell.Me parece magnífico tu texto poético y hago mío todo lo dicho mas arriba. Hay mucha poesía en él y una perfecta estructura. Aunque mi capacidad de valoración es limitada, para mi es un trabajo estupendo.

      Muchos besos.

      Eliminar
    3. Un gusto que alguien con tu sensibilidad poética se vaya conforme con lo que escribí.
      No te desvalorices, Soco, porque tenés tu personal capacidad de captación, que yo aprecio mucho.
      Besos y abrazos.

      Eliminar
  27. Tus palabras, al ser como pájaros, es normal que vuelen, y es probable que esos aleteos se confundan con murmullos. Lo importante es que tu mente se convierta en una jaula amplia donde esas aves puedan moverse con libertad y no se choquen entre sí, para que quien oiga cantar sus letras pueda disfrutar de entradas como esta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raúl, en este comentario te salió el poeta que se esconde detrás de los cuentos de terror. Espero que algún día aflore también este personaje tuyo.
      Mil gracias.

      Eliminar
    2. Fijate la etiqueta «Rarezas» de mi blog, ahí vas a encontrar otras cosas (pocas) que no tienen que ver con el terror ;)

      Eliminar