domingo, 16 de junio de 2013

Un modo de mí


Foto de Jacob Sutton

Qué modo de mí se espeja en esta lluvia, que derrama sus joyas heladas,  se encharcan y disuelven en  la liquidez del asfalto.

Como yo, hoy.

Nubes de palabras quisieran gotear y quedan guarecidas, mudas, calentitas en el cuaderno.

Como yo hoy.

Qué modo de mí calla, acapara codiciosamente las sonrisas desplegadas por  Las Tres Gracias, mientras danzan en su jolgorio mitológico.

Una alegría que brota como el agua del cielo, cae y, paradójicamente, permanece adherida a mis paredes.

Es la alegría de una lágrima dura, engarzada como una perla en las pestañas. No quiere perderse piel abajo en un collar de lujo que no es mío. Y persevera, para no correr el riesgo de licuarse, igual que el granizo en mi balcón.

En algún momento saldrá el sol de una sonrisa. Ahora sería tan estereotipada como la felicidad cocacola de Norman Rockwell o de la rubia de dientes publicitarios.

Qué modo de mí aprisiona la alegría y la convierte en pan después de una huelga de hambre.

No puedo pintar ni escribir alegría, apenas consigo trazar estos garabatos en un papel,  nombrar el collar de lágrimas, la lluvia inundando los nidos de los pájaros. 

Incoherencias que enhebran el collar.


Esta tarde.




©  Mirella S.   — 2013 —     



Óleo de Alberto Pancorbo







No podemos impedir que el ave 
de la melancolía bata sus negras 
alas sobre nuestra cabeza,
pero sí podemos impedir
que haga su nido en ella.

Proverbio chino

46 comentarios:

  1. Éste me dolió, Mirella, espero que haya nacido de la melancolía de un domingo de lluvia y no de la verdadera tristeza.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En verdad lo escribí hace un par de semanas.
      Quería escribir sobre la alegría... y me salió esto.
      A veces hay que dejar que la palabra brote por donde se le da la gana.
      Gracias Humberto por tu preocupación y un abrazo.

      Eliminar
  2. Vaya! Conmovedor! Me has hecho sentir toda esa melancolía conabsoluta intensidad. Lo has bordado, Mirella. Felicitaciones! Un beso para tí!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es evidente que la emoción estaba a flor de piel y brotó sin que intervenga demasiado la mente.
      Me alegro que te haya llegado... aunque no sea un texto alegre.
      Besos, Bee.

      Eliminar
  3. Recuerda que todo pasa. Cada hecho circunscrito en su momento. A veces sube nuestra carga de stress y nos vemos bajo una luz negativa.
    Y en verdad no es facil descifrar las contradicciones de la existencia, pero hay momentos en que hay que convivir con ellas.
    Pero todo pasa, y sigue. Con y sin nosotros.
    Cuando en duda basta dar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlos, ya pasó, lo escribí hace unas semanas, un día de lluvia torrencial con granizo incluido y reflejé ese momento.
      En efecto, la vide sigue adelante y nosotros con ella.
      Abrazo.

      Eliminar
  4. Cuando las nubes negras nos rondan parece que no va a salir nunca más el sol. Cada momento es único. El collar de lágrimas se engancha con un cierre de brillantes.- Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantó tu última imagen, con el cierre de brillantes.
      Gracias Angelines, cuando las nubes negras cubren la luz, mi mejor modo de exorcisarlas es escribiendo.
      Hoy el día es frío, pero soleado.
      Besos.

      Eliminar
  5. Tristeza y melancolía , no la quiero en casa mía.( Sta. Teresa de Jesús)
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante todo gracias por la visita y bienvenido.
      Yo tampoco las quiero, pero cuando aparecen no hay que negarlas y mi manera de salir de esas emociones, como le decía a Angelines, es escribirlas.
      Muchos saludos.

      Eliminar
  6. Debe ser que la lluvia nos desborda la incoherencia. Pero aún así, es nuestra esencia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este texto no es de ayer... a veces creo que cierta incoherencia es algo que tengo latente (¡ja!) y sale los días de lluvia.
      Abrazo, Darío.

      Eliminar
  7. Espero que salga el sol y que de la lluvia, esa que atenaza el alma solo quede el recuerdo.

    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sau, son momentos, todos andamos con alguna lágrima -externa o interna- que llora con la lluvia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Mirella espero que esa pesadumbre y desazón sea fruto de esa tarde lluviosa, pero que cuando pase y luzca el sol, que ese collar de lágrimas sea pronto un cascabel de alegría.

    Besos gordos amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafa, está todo bien, el texto tiene ya unos cuantos días. Llovió, salió el sol, volvió a llover y así andamos por esta vida. El estado de ánimo a veces se mancomuna con el tiempo.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  9. hoy ya es mañana...seguro que ya pasó el ayer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese ayer pasó hace varios días, sólo que no lo publiqué en su momento.
      Ahora el aire está sereno.
      Muchos saludos, profe.

      Eliminar
  10. Mirella, siempre que llovió, paró y lo importante, salió el sol. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sol está todo el tiempo, a veces lo tapan las nubes, lo importante, como dice el refrán chino, es que la tristeza no haga su nido en nosotros.
      Norma, un abrazo grandote.

      Eliminar
  11. CUANTA TRISTEZA DERRAMADA. QUIZAS LA LLUVIA, LA NOSTALGIA, EL DOLOR... PERO CADA LETRA DERRAMA UN OCEANO DE SENTIMIENTOS.
    DETRÁS DE TODO, SALEN LAS PALABRAS. OJALÁ Y NO SEA ALGO QUE CARGUES PERO TE SALIÓ TAN BIEN QUE ME DOLIÓ.
    UN ABRAZO
    CARLOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquilo Carlos, son estados pasajeros y para mí la mejor terapia es escribir, así los expulso de mí.
      Hay que evitar lo más posible quedarse con cosas adentro que duelan.
      Abrazo y gracias.

      Eliminar
  12. Escribir como autoterapia es mejor que usar kleenex.
    Doy fe.
    Me llevo un poco de tu tristeza.
    No te acostumbres eh...

    Mirella me encanta como nombre.
    En catalán es Mireia y me gusta mucho como suena.

    Soy salvaje, loco, niño, muerto, nihilista y sobre todo misántropo.

    Tú misma...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además es más económico, hoy los kleenex, cuestan un ojo de la cara.
      Lo de misántropo no me lo creo, si así fuese, no me hubieras dejado estas palabras.
      Cáustico, sí, pero en la actualidad hay que serlo.
      Mi nombre es italiano, nací allá, y se pronuncia con una sola ele, pero enfatizada.
      Gracias por pasar y nos seguiremos encontrando.
      Besos

      Eliminar
  13. Evitar que la melancolía anide en nosotros, es sano, pero negar que, cada tanto, haga un vuelo rasante en una tarde tarde de lluvia, es necio. Tuviste tu tarde, tu melancolía, y tu catarsis en forma de relato. Fue, finalmente, muy provechosa! Saludos, Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Patzy, los altibajos emocionales forman parte de la vida, además hay personas que se conectan más con sus emociones y eso no quiere decir que se queden permanentemente en las negativas.
      Gracias por la visita y muchos besos.

      Eliminar
  14. Espero que sólo fuera tristeza de Domingo, Hoy Lunes seguro que habrá llegado con su energía dispuesto a arrasar con sus planes semanales.
    Aunque ya por el Miércoles se vengan abajo...

    Un beso Grande y ánimo !!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el ánimo Nieves. Me parece que se preocuparon todos en exceso.
      Fue hace ya algunos días y tampoco fue para tanto. Son momentos, los aprovecho y los pongo sobre el papel.
      Un besote enorme. :-)

      Eliminar
  15. ¡Magnífico! Mirella.
    Los cambios de humor todos los tenemos, que duren poco.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro Vero, así como vienen se van, igual que las nubes en el cielo.
      Besos.

      Eliminar
  16. Confieso haberte leído y releído, letras que merecen pausas, para ser retenidas en una mañana algo gris...donde este collar de lágrimas la acompaña en una perfecta sincronización. Bailan juntas, esta mañana (la tarde) y esa lágrima, perlas de tristezas... a veces dejarlas rodar es bueno...alivian nuestra alma.
    Nada es para siempre, ni siquiera estos hilos de tristeza... También se enhebra un collar de sonrisas...Te dejo la mía, abrazada a mi azul mar :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Ángeles! Muy dulce de tu parte dejarme esas reflexiones tan poéticas y el collar de sonrisas, que ya me he colocado.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  17. Toda una catarsis de la tristeza. Es así como a veces nos sentimos, no podría estar mejor escrito el sentimiento que nos hace derramar alguna que otra perla traicionera.

    Un abrazo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo extraño de todo esto es que mi intención, en los días previos, era escribir sobre la alegría. Cuando puse manos a la obra, salió ésto.
      Mariarosa, gracias por acercarte siempre y un abrazote.

      Eliminar
  18. De vez en cuando es positivo entrar en ese estado ...para vlorar el opuesto...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada día trae su estado de ánimo, que hay que respetar y sentir.
      Gracias, Pluv y un besote.

      Eliminar
  19. Hola Mirella!!!! Qué lindas tus palabras, tus imágenes ... Me recordó aquella frase de Víctor Hugo "la melancolía es la felicidad de estar triste". Me parece, no sé por qué, que tu texto tiene algo de esto.
    Un beso grande!!!

    Florencia Esteva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Flor, qué lindo saber de vos y acá!
      Me alegro que te haya gustado; en el texto hay algo de lo que vos decís, porque la idea primigenia estaba centrada en mostrar cierto tipo de alegría, no la superficial de cuando las cosas salen bien.
      Una alegría que tiene que ver más con una y con la vida, pero finalmente surgió otra variante.
      Bienvenida y espero que sigas visitándome.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Es tan saludable y bello dejar brotar la lágrima como la sonrisa, la tristeza como la alegría. Somos hijos de ambas...

    Un beso y un fuerte abrazo en otro día gris, Mire!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El equilibrio está en que podamos expresar toda la gama de emociones que sintamos. La negación o el reprimir, nos enferman.
      Gracias por pasar, Fer.
      Abrazo y beso

      Eliminar
  21. La lluvia y la melancolía son compañeras inseparables. A mí me gusta mucho, son buenas para el alma.

    un abrazo, Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los días de lluvia son propicios para la introspección, para hacer conexiones más profundas con nuestras necesidades, insatisfacciones, deseos.
      También los disfruto. Sirven para limpiar el aire y también el alma.
      Gracias, EME, con abrazo.

      Eliminar
  22. Las melancolía de una tarde de lluvia, inunda el alma y enhebra un collar de lágrimas, pero el sol siempre vuelve a brillar.

    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lucre, son permisos que nos damos, de tanto en tanto, para tocar fibras sensibles que solemos mantener a buen resguardo. Sobre todo cuando la lluvia acompaña las lágrimas.
      Besote y gracias por la visita.

      Eliminar
  23. hermoso y melancólico, me gustan los textos así
    más que los radiantes y final feliz
    me gustan los giros dramáticos pues son más reales y certeros con el ojo lector
    que mucha miel , en lo personal no me gusta jajaja

    buen fin de semana
    acá el invierno arrecia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido, Elisa. Un escritor argentino dijo que los momentos felices son para vivirlos, no para escribirlos.
      Acá también inauguramos el invierno con frío.
      Nuestro fin de semana empezó ayer, con un feriado largo de cuatro días.
      Gracias por la visita.
      Un beso.

      Eliminar