lunes, 13 de enero de 2020

Deseos

Imagen de Aneta Ivanova



Son las doce en punto y todos levantan las copas. Ella formula palabras de buenos augurios y felicidades; sin embargo, sus pensamientos son peces que nadan contra la corriente. ¿Para qué brindar, cuál es el anhelo de este nuevo año? No sabe, se impacienta. Los demás beben de sus copas, ríen y hablan al mismo tiempo sin escucharse. Se aparta, asoma la cabeza a la negrura interrumpida por estrellas falsas que estallan y se queman en su propia luz.
Considera su vida una sucesión de fuegos artificiales: breves chispazos en una noche de inquietudes. Siempre cumplía con la ceremonia de pedir un deseo cuando el reloj daba la última campanada. Elevaba la copa y lo pedía con todo el vigor de su ilusión, esperando que la magia de esas fechas se lo concediera.
A los veinte exhortó a las fuerzas del universo que le enviaran el amor. En cambio, la despidieron de la empresa. Al siguiente, aún desocupada, suplicó por un empleo. Entonces conoció a Atilio. La petición de ese fin de año fue ¡matrimonio! En marzo le ofrecieron un puesto de última categoría con un sueldo avaro y Atilio desapareció.
Sucesivamente, pidió irse de la casa paterna, independizarse, no compartir más la habitación con sus hermanas. Las que se casaron y formaron su propio hogar fueron ellas
Clamó por un viaje, recorrer el mundo, de mochilera, haciendo dedo, de cualquier modo. A los pocos meses volvió Atilio y le propuso el esperado casamiento. Con él iría a tantos lugares... 
Resultó que Atilio era sedentario. Armaron un bolso, subieron al colectivo 60 y se alojaron en la posada de una isla en el Tigre. Así transcurrió la luna de miel.
Para qué ir más lejos —argumentó él ante su cara ensombrecida—, acá tenés la vegetación como a vos te gusta y el movimiento de las lanchas en el río te va a entretener. Mientras, yo me echo una siestita.
Al otro 31 ansió morirse y Atilio contrajo una larga enfermedad. Imploró que se curara: él sanó y se fue con la médica. Con el dinero del divorcio aspiró a tener su propia empresa. Le presentaron a Lucas y se enamoró.
Su sistema nervioso se había vuelto frágil y aliviaba la ansiedad comiendo. Rogó adelgazar: quedó embarazada. Por su profesión, Lucas debía trasladarse continuamente a países remotos. Viajaron por regiones áridas, sucias, empobrecidas. 
El hijo crecía, el marido acumulaba dinero con sus especulaciones. Ella ya no reclamaba trabajo, viajes, tampoco amor o divorcio. Solo volver a casa, a su tierra, a la familia, a su barrio preferido.
El reloj marca las 12,10’ y ella, en un país que no es el suyo, rodeada de gente extraña y mirando el ardor de la noche, todavía no ha expresado lo que quiere.
Se dice que es una ingrata que, al fin de cuentas, obtuvo mucho de lo que había pedido. A destiempo, no cuando lo deseaba. ¿Acaso la vida  tiene un movimiento lineal? Es una sucesión de curvas y espirales que vuelven sobre sí mismas, se superponen, retroceden para tomar impulso y, así enroscadas, avanzan.
Bebe un sorbo del champán que se ha calentado en su copa y decide que esta vez no va a desear nada. Dejará que alguna deidad, el planeta Urano, el azar, la providencia o lo que sea, la sorprendan. Para bien o para mal.




©  Mirella S.   — 2012 —



Es de los primeros relatos que publiqué apenas abrí el blog.
Como no lo leyó nadie, aquí va de nuevo.

Que tengamos un buen 2020 en lo personal y a nivel mundial. 
¿Eso es pedir demasiado?



58 comentarios:

  1. Bien por volver a publicarlo.
    Siento empatía por la protagonista. Tanto desear, para ser frustada una y otra vez, aun cuando se cumplen.

    No, no es mucho pedir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que hayas empatizado con la protgonista; hay personas que por más que se esfuercen, las cosas le salen al revés.
      Gracias por la lectura, Demi.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. A veces cerramos los ojos , pedimos un deseo
    entonces perdemos de vista la realidad
    esa que debemos de saborear cada día

    Está bien pedir deseos, quién no lo ha hecho , claro que hay que luchar por ellos
    no es sencillo tener la balanza equilibrada, intentarlo es casi de obligado cumplimiento para sentirse viva y realizada
    Ya sabes que me encantan tus historias, así que agradezco que la traigas de nuevo
    Tiene ese toque melancólico que embelesa
    un abrazo inmenso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que nunca pedí un deseo para fin de año, tal vez en la adolescencia y basta.
      No creo que haya "alguien" que los conceda. Solo se puede obtener aquello por lo que uno trabaja y a veces ni eso.
      Muchas gracias por dejarme tus impresiones y me alegra que te vayas contenta.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Yo hace muchos años dejé de desear cosas por el nuevo año, no me entusiasma en lo más mínimo el cambio en el calendario. Me recordó un poco aquello de que si quieres hacer reír a dios debes contarle tus planes.
    Sobre tu deseo final, ojalá no fuera mucho pero es demasiado.
    Te abrazo fuerte amiga querida. Beeesos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ocurre lo mismo, no me gustan las fiestas de fin de año.
      Muy bueno el dicho, no lo conocía.
      El deseo final lo formula mi parte idealista, pero por como está yendo el mundo sé que es es irrealizable.
      Otro abrazo de vuelta y más beeesos, querido Gildo.

      Eliminar
  4. Una terrible historia que, como ocurre casi siempre con los momentos adversos, se ven con cierto humor al correr de los años.
    Personalmente no hago pedidos en el nuevo año,(tampoco en cumpleaños), pero esta vez me sumo al tuyo.
    Siempre es un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás uno termina acostumbrándose a los reveses, sobre todo cuando son tan continuos.
      Tampoco hago pedidos y lo del pensamiento positivo no creo que sea suficiente con todo lo que está pasando, pero mejor poner buena onda.
      Gracias y abrazos, Osvaldo.

      Eliminar
  5. Todos tenemos anhelos, es casi inevitable, espero que este Año Nuevo se esté portando bien contigo.

    Besos y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No empezó muy bien para mí, Amapola. Puede ser que por eso me acordé de este relato y volví a publicarlo.
      Besos y gracias.

      Eliminar
  6. Pues lo he leído y no me gustaría estar en la piel de la protagonista,abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vida con bastantes frustraciones que llevan al desánimo.
      Gracias por la lectura, Fiaris.
      Besos.

      Eliminar
  7. Bien por la republicación Mirella. Es un relato profundo que merecía ser recuperado y leído por tanta gente como sea posible en esta ocasión. ¿Acaso la vida tiene un movimiento lineal? Pues no lo sé, pero desde luego nos guste o no, cuando los ciclos se repiten, las ilusiones se desgastan. Quizás el movimiento de la vida sea circular y sea como en una buena película en la que el final se encuentra con el principio.
    Lo de pedir un buen 2020 a nivel global es demasiado ja, ja, ja. Acuérdate que La Tierra está dirigida por políticos.

    Mis mejores deseos eso sí en lo personal y en lo literario. Seguro que es un buen año. 2020 suena bien redondo. Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los ciclos que se producen a lo largo de la vida deberían alertarnos para que cuando termina uno poco benévolo, hagamos una revisión de lo hecho. Pero el ser humano parece que tiene escasa capacidad de reconocer los errores y vuelve a caer en ellos
      Solo por desear algo no se puede pretender que se cumpla mágicamente.
      Gracias por tus buenos augurios, me vendría bien un poco de "suerte". Este año va a ser duro en muchos aspectos y habrá que esforzarse, no te olvides que además es bisiesto... y no soy supersticiosa... jajaja!
      Un excelente 2020 para vos, querido Miguel, con un enorme abrazo.

      Eliminar
  8. bellos relatos espaciales

    humanos en manos de cambios

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Óscar, esperemos aprovechar los cambios para avanzar hacia una humanidad más comprometida en decisiones provechosas.
      Besos.

      Eliminar
  9. Qué bien que lo hayas repetido, es un relato estupendo reflejo de la “suerte” de algunas personas. Hace años que deje de pedir, ahora me limito a dar gracias, así que soy culpable o artífice de cómo me vaya la vida. Tus dos peticiones creo que a nivel personal nos puede ir mejor ya que está en nuestra mano, a nivel mundial tengo mis dudas, más bien certezas, de que con los políticos que tenemos nada saldrá bien salvo para ellos. Abrazos y cariño eso lo puedes pedir que yo te lo garantizo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pedido que me hago a mí misma es el de no aflojar, ya que mi salud ha vuelto a decaer. Del afuera no espero nada y menos de los que tienen peso en el mundo para cambiarlo. Últimamente debo estar más sensible de lo habitual, la locura y la crueldad en la que ha caído el planeta me afectan mucho.
      Ya sé de tu afecto incondicional, querida Ester y te lo agradezco.
      Un enorme abrazo.

      Eliminar
  10. Esa vida, intensa y resumida en pocas líneas es un ejemplo de que cómo los deseos varían, los anhelos cambian, y nosotros cambiamos, si bien ella desea volver al extrarradio donde se crió. Que pida un deseo, lo malo e que a veces, se hacen realidad :-)

    Un abrazo y feliz día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada año presenta necesidades nuevas, también los deseos van cambiando. Soy bastante descreída en eso de estar pidiendo deseos y, además, esperar que se cumplan.
      Sostengo que hay que arremangarse y trabajar por cada cosa que queremos que suceda.
      Gracias y un fuerte abrazo, Albada.

      Eliminar
  11. Como siempre, pleno de intensidad... y tan creíble...

    Con retraso pero con gran cariño, mis deseos de toda la felicidad posible para ti, querida Mirell

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Soco. También para vos que el 2020 se presente un año pleno de satisfacciones.
      Abrazo grande.

      Eliminar
  12. Aquí es tradición pedir un deseo por cada uva que nos comemos en nochevieja.
    Yo este año no pedí ninguno.
    Porque ultimamente corro la misma suerte que la protagonista...
    Cosa que pedía, cosa que venía de forma contraria... jajajaja
    😊 Salud!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiiii, me hiciste recordar que hace mucho escuché de esa tradición también por estos lados, seguramente de personas de origen español.
      Nunca pedí nada, me salvé de las decepciones :)
      Besotes.

      Eliminar
  13. ¡Hola, Mirella! Cuánta sabiduría encierra este relato. Podemos pensar que tenemos cierto control sobre nuestra vida, pero pienso que es algo ilusorio. Nuestra razón es tozuda y quiere que pensemos que los acontecimientos que nos suceden tienen una explicación, que somos responsables de ellos o que tienen algún sentido en algún plan divino. La realidad es más simple: es la que es, sin razón, justicia o propósito. Nuestro papel es el de ser espectadores del caos y aceptar lo que nos viene, intentando aprovechar cuando el azar es buena suerte; y reaccionar cuando es lo contrario. Por supuesto, esto es más fácil decirlo que sentirlo. Tu protagonista comprende ello al final, con la perspectiva de los años, que todo lo relativizan. Bueno, y ya me dejo de rollos... Me encantó, Mirella. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario es estupendo, David, con muchas reflexiones bien realistas y que también van un poco más allá, respecto a cuánto es lo que podemos lograr por nosotros mismos y cuánto es debido al azar, a estar en el lugar y en el momento equivocados.
      Muy agradecida, con un fuerte abrazo.

      Eliminar
  14. Buen relato, Mirella. Me gustó. Es fácil sentirse en los zapatos de la protagonista.
    Te dejo un abrazo. Y te deseo que te vaya mal (para que te vaya bien jaja)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por lo malos deseos, Julio, te los retribuyo... jajaja!
      Hay vidas que tienen más complicaciones que otras, que fluyen con más fortuna.
      Abrazo.

      Eliminar
  15. Me encanta tu relato.¡¡Qué bien escrito Mirella!!.Esas letras tuyas.. Sentirás que lo bueno se acerca.Besos grandes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace rato que estoy esperando alguna caricia de la vida y no una complicación tras otra, pero no quiero quejarme, hay casos peores, como el de la mujer del relato.
      Gracias Betty por tu elogioso comentario.
      Besazos.

      Eliminar
  16. Una historia bien concatenada de circunstancias que van complicando los hechos que nos narras inspirándote en las típicas celebraciones de despedida de año y que a tu protagonista por mucho que quiera brindar por esa artificial felicidad, sus pensamientos no caminan en la misma dirección convencional, por lo que finalmente la historia deja muy claras sus intenciones: no volver a desear nada y que la providencia la sorprenda para bien o para mal.
    En mi caso particular tampoco me gustan este tipo de celebraciones y llevo muchos años ya sin tomarme las típicas uvas de la "suerte".
    Espero que tu salud no empeore, querida Mirella, cuídate, no obstante.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco me gustan las fiestas de fin de año, no las disfruto, será porque cuando era muy chica y vinimos a Argentina en casa no había celebraciones. Cada vez más terminan siendo hechos comerciales para aumentar el consumo.
      Los deseos que suelo pedir es que pasen pronto... ¡jaja!
      Gracias por preocuparte por mi salud, Estrella, lo mío es crónico y con altibajos.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  17. Un acierto volver a publicarlo.
    Sus deseos siempre llegaban a destiempo.
    Hace tiempo que solo pido otro año más. Unos nos llegan mejor que otros, pero terminarlos ya es una gran suerte.
    Que tus altibajos siempre estén arriba Mirella. Mucho ánimo y adelante siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí, la pobre mujer no pegaba una! Por eso mejor abstenerse a estar pendiente de lo que se pide y vivir lo que va apareciendo para cada uno.
      Muchas gracias, Laura, cuando vienen los bajos procuro que mi ánimo no decaiga demasiado. A veces se logra, otras no.
      Besotes.

      Eliminar
  18. ·.
    Difícil propósito: ¡no desear nada! Bueno, realmente ya está deseando algo.
    Me ha gustado esa figura de 'la vida como una sucesión de fuegos artificiales'. Tal vez eso sea, un rápido ascenso, una gran explosión... y una lenta caída hacia la nimiedad del día a día.
    Un abrazo, escritora.

    LMA · & · CR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno puede desear todo lo que quiera... de allí a creer que se le va a otorgar, ya son palabras mayores.
      Para mí la vida es eso: chispazos de buenos momentos felices, en medio de la oscuridad y las dificultades.
      Gracias por la visita, Alfonso, con un fuerte abrazo.

      Eliminar
  19. Nunca supe muy bien cómo sería mejor encarar las cosas: vivir el día, o esperar a que las cosas cambien.
    Por lo que se ve aquí, el deseo nos puede llevar a lugares insospechados. Pero, ¿será que le cumplieron los deseos o solamente pasaron cosas? Chi lo sá!
    ¡Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fernando ¡tanto tiempo! Mirá, la vida se va encarando como se puede, no hay recetas. Ensayo y error y tratar de no caer en las mismas equivocaciones si somos conscientes de ellas.
      Algunos cambios hay que producirlos uno, porque los que vienen de afuera son más tremendos.
      Gracias por pasar y dejarme tus impresiones.
      Que tengas un buen año.

      Eliminar
  20. Has hecho muy bien publicando el post !!!!
    Un placer leerte de nuevo, tus relates son geniales...
    Te deseo todo lo mejor para este año

    Un abrazo Mirella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco, Esme y me quedo muy contenta de saber que te ha gustado el relato. También para vos te auguro un año lleno de proyectos y satisfacciones.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  21. ¡Qué bueno que hayas recuperado este relato, Mirella! ¡Me encantó!

    Intentaré no extenderme mucho en el comentario, de tanto que me inspira tu texto.

    Que la sorpresa no se la dé el retrógrado Plutón (es un chiste interno, pues con todo el movimiento social ocurrido en Chile algunos explicaban que Plutón retrógrado era uno de los causantes del estallido de violencia). Más allá de esto, pienso que los viajes que he hecho sin expectativas han sido los mejores y creo que tal vez sea bueno no iniciar el año esperando nada concreto, sino dejar que la vida nos vaya marcando el camino. A fin de cuentas, el 1 de enero sólo es un día más que el 31 de diciembre...

    También pensaba en que podemos desear muchas cosas, y es poco probable que sucedan si no hacemos lo que corresponde para que se cumplan. Lo mejor de los deseos es que nos movilicen a hacerlos realidad.

    Por último, te cuento que al leer "El reloj marca las 12,10’ y ella, en un país que no es el suyo, rodeada de gente extraña y mirando el ardor de la noche, todavía no ha expresado lo que quiere" me he sentido frente a un espejo.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te limites en la extensión de tus comentarios, el que me escribiste es bien jugoso. Más que Plutón retrógrado, que se puso directo a principios de noviembre, todo este caos mundial se lo debemos, según los entendidos en astrología mundana, a la conjunción (cuando están a los mismos grados) en Capricornio de Saturno con Plutón. Dos energías potentes que piden cambios, transformaciones y un nuevo orden de cosas.
      No hago pedidos específicos a fin de año, no tengo creencias religiosas y menos en supersticiones. Tal vez sí, algún propósito personal, algo que debo trabajar en mí misma. Muy parecido a lo tuyo.
      Me crié en Argentina, pero nací en Italia y aunque estoy muy agradecida por todo lo que me brindó este país, en los últimos tiempos tengo grandes ataques de nostalgia por mi tierra natal.
      Gracias por dedicarme tu tiempo en leer y dejar un comentario tan lindo. Me alegra que el relato te haya gustado.
      Un abrazo, Alís.

      Eliminar
  22. Hola, Mirella.
    Da pena pensar que uno ansia y necesita a destiempo, para más tarde darse cuenta que nada pide, ni necesita. Tu relato es en parte agónico, en parte desalentador, pero transmite de una manera que estas sensaciones se quedan con uno.
    Me alegro que lo hayas vuelto a publicar.
    Un beso, y mis mejores deseos para ti en este nueve año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada cosa tiene su tiempo y suele ser consecuencia de actos nuestros y de hechos imprevistos que no podemos manejar, por lo tanto no tiene sentido pedir en el aire, esperando respuestas favorables y mágicas.
      Gracias, Irene, es un gusto para mí que te vayas conforme con lo que leíste.
      También para vos los mejores augurios para este año.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. Ya sabes Mirella lo mucho que me gusta tu modo de escribir,... el tempo que utilizas en tus relatos, en lo que todo fluye de un modo tan natural,... y tengo que reconocer que en este, en el que la protagonista nos cuenta una buena parte de su vida en apenas un par de párrafos has estado genial,... con ese encadenamiento de concesiones a destiempo,... en realidad como es la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre agradezco mucho tu atenta lectura, Toño, me complace que te guste mi forma de relatar y los temas que desarrollo. Este texto es de la época en que se me ocurrían historias con más trama.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  24. Hola Mirella, qué bueno que recuperaste el relato. Me has hecho pensar en un cuento infantil o en un mito no recuerdo exactamente en el que la moraleja era cuidado con lo que pides, porque pedir siempre se puede pero después lo que llega o cuándo llega eso es otra historia como le ha pasado a tu protagonista y a través de esos deseos que no se cumplían o sí pero ni de la manera ni cuándo quería nos has contado la vida de la protagonista que se dio cuenta que la vida no es algo en línea recta sino que hay muchas curvas y recovecos que no se esperan.
    Besos y muy feliz año

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los deseos incumplidos se puede llegar al resentimiento y a proyectar en el afuera nuestra mala suerte, que existe, pero también están las malas decisiones que tomamos.
      Gracias, Conxita y que tengas un feliz 2020.
      Un abrazo.

      Eliminar
  25. Hola Mirella. Excelente como siempre :) Dicen que el Universo es sabio, que él sabe lo que necesitamos en cada momento para seguir creciendo y es lo que nos da....el problema es que la mayoría de nosotros no somos tan sabios y nos puede costar aceptar de buena gracia lo que nos parecen caprichos de la vida....
    Feliz año nuevo de nuevo y un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sabiduría personal crece generalmente a través de experiencias poco felices, que nos van enseñando y dando experiencia para encarar las siguientes.
      Muchas gracias Eric, más saludos de buen año, nunca están de más.
      Un abrazo.

      Eliminar
  26. Un relato más de los tuyos que visualice.
    Una biografía tan real que cobra vida por sí misma.
    Desear es gratis y ya luego la realidad y la vida van a su bola.
    Sin expectativas mucho mejor.
    Un beso enorme, Bella Dama.
    Y que 2020 se te/nos porte bien, que no, no es mucho pedir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, mejor no tener demasiadas expectativas, sin dejar de intentarlo. A veces se concretan, la mayoría de los deseos se pierden en el camino de los sueños. Sobre todo aquellos que son puras fantasías.
      Gracias, Zarcita linda, un gran abrazo y cosas buenas para este año.

      Eliminar
  27. Muy bueno Mirella. Cuantas veces nos sucede que todo nos sale al revés de lo soñado. Un personaje triste, pero muy real.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una mezcla de deseos difíciles de conseguir en ciertos momentos y la sucesión de hechos adversos que escapan a nuestra voluntad.
      Gracias y que tengas un buen año, Mariarosa.
      Besos.

      Eliminar
  28. Buen relato Mirella, hacés bien en traer algo del pasado del blog, el público se renueva.
    Urano, siempre el olvidado Urano.

    Abrazos y que tengas un buen año!!! (ya casi estamos en febrero, y yo pasando tarde)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da gusto que te haya parecido un buen relato, Frodo.
      Empezamos la era de Acuario, así que el loco de Urano, como su regente, está en su apogeo.
      Sí, ya se está yendo enero, pero es comprensible que entre el calor y las vacaciones se hagan menos visitas. Agradezco la tuya y te mando también muchas felicidades y abrazos.

      Eliminar
  29. Feliz año 🥂. Buen relato se merecía que lo rescates y lo vuelvas a compartir.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Karin, lo mismo para vos. Me pone contenta que te gustara. Estoy poco inspirada últimamente y saco a la luz textos de los primeros tiempos.
      Besos.

      Eliminar