martes, 9 de octubre de 2018

Loba



Mira la hiedra esmeraldina, que despaciosa pero persistentemente, trepa por el muro descascarado, casi infame de la casa. La hiedra se vuelve tupida, alberga entre sus hojas diminutas arañas, que con sus telas, contribuyen a fortalecer la cobertura. Ella también quiere un manto para cubrir sus zonas rotas, la carne carcomida hasta los huesos, así ve su vulnerabilidad.

Hubo un tiempo en que abandonó el vestido de caperucita, hecho jirones por el uso prolongado. A pesar de aferrarse a esos harapos, no se identificaba más con ellos ni la representaban. Al menor descuido aparecían los mechones de pelaje áspero o los colmillos ansiosos de la sangre de los que la vejaron.

Hubo un  tiempo que desconocía su parte loba y los hincaba sin piedad en sus brazos y piernas, como si todo hubiera sido culpa suya.

Había cerrado su alma con un candado para permanecer en un limbo ceniciento. No bastó, los otros lobos, cazadores natos por cuyas fauces goteaba su rapacidad, estaban al acecho allí afuera.

Llegó el día en que no sostuvo más el rol pasivo, rompió el candado con el poder de sus uñas y encaró a los depredadores. Eran demasiado fuertes y ella no pertenecía a la manada. Notó que sus manos nervudas, capaces de rasgar con desesperación, temblaban. Sin embargo, no retrocedió, se mantuvo hasta que la derribaron.

Ya no valía la pena levantarse, se enroscó sobre sus heridas y esperó la muerte, la liberación última que no sobrevino. La loba se había convertido en una perra apaleada y lo único que le quedaba era el orgullo. Se había arrancado los harapos de caperucita y estaba desnuda. Buscó refugio y fue cuando encontró el muro tapizado con la hiedra.

Le gusta la idea del vestido verde, húmedo de lluvia o tibio de sol: un escudo de hojas, espeso y flexible a la vez. Algo se expande en su interior con ese repentino acercamiento a la naturaleza. Se detiene a observar los matices del cielo, fantasea de cómo las nubes, incentivadas por el viento, hacen caminar a la luna.

Pero la soledad, la carencia de un gesto amigable, la fracturan en esquirlas de hielo sin destino. Solo le queda el instinto animal de la supervivencia y un brumoso sueño verde con olor a tierra salvaje.

Se mira en un charco: las mejillas son blancas como el marfil joven y los ojos están velados como un paisaje de agua. En su garganta crece un aullido, los sollozos no parecen proceder de ella sino de un ser acongojado y frágil oculto en algún lugar de la noche.



 ©  Mirella S.   — 2018 —





48 comentarios:

  1. Mirella! Pude escuchar esa especie de estampido de libertad que tiñe todo el entramado de las palabras expresado de modo tal que lo reconocería aunque no tuviese firma porque suena afinado en la clave de tu música. Hay dolor y belleza, la síntesis habitual, el sonido maravilloso de la nota justa.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me he vuelto muy sintética, ya no logro explayarme como en textos de años atrás.
      Estuve corrigiendo uno viejito, le borré casi un tercio y así y todo lo veo larguísimo. Lo publicaré más adelante, en vista de que las ideas siguen escaseando.
      Muchas gracias por tus siempre afectuosos y positivos comentarios.
      Un abrazo, Ariel.

      Eliminar
  2. La fantasía que creyó encontrar entre la hiedra, le hace sentir más su soledad. Triste y hermoso a la vez Mirella.
    Buen martes.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay momentos en que la ilusión es necesaria para dar impulso y salir, aunque después se rompa y aparezca la realidad en toda su crudeza.
      Mil gracias, Laura, con un abrazote fuerte.

      Eliminar
  3. Muy sugerente, Mirella.Una bella alegoría del maltrato, de la humillación y de la determinación de rebelarse, de ir hacia otros entornos de libertad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Fanny, prefiero recurrir a alegorías para tratar temas tan dolorosos y tristes como el de los abusos a las mujeres. Cada día escuchamos más y más sobre ellos y lo peor es la impotencia, sobre todo cuando vienen en "manada".
      Muy agradecida por tu lectura y otro abrazo de vuelta.

      Eliminar
  4. Duele, duele en el alma tu historia. Tan poética, tan bella… Creo que el valor de este relato está en ese equilibrio que logras entre la impresionante y bellísima alegoría que nos cuentas con el grito de desgarro tan doloroso que la atraviesa: el grito de mujer frente a la manada.
    Un abrazo, Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De estas historias hay tantas y sin interrupción, que sentí la necesidad de escribir al respecto, buscando la forma menos realista, pero sin quitarle lo trágico.
      Muchas gracias, María Pilar y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Has tejido una alegoría maravillosa sirviéndote del clásico. Un relato lleno de símbolos que supone un aporte literario a esta lacra social como es la violencia de género y el machismo más rancio que esperemos, más pronto que tarde, desaparezca. Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias David! Escribí y publiqué en el blog varios textos sobre este tema tan triste, desde distintas miradas y esta vez elegí una más metafórica.
      Contenta de que te gustara.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  6. Bueno Mirella, esto es verdadero arte creativo literario fundiendo música y palabras, dolor y esperanza, frustración y libertad y un grito desgarrador ante el horror feminicida que asola al planeta en un retroceso muy paradójico de las libertades individuales.
    Un gran abrazo y felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco enormemente el comentario tan entusiasta, Miguel. Es un tema muy delicado que hay que tratarlo con el mayor respeto y sin que el alegato pierda fuerza.
      Otro abrazote inmenso para que cruce el océano.

      Eliminar
  7. "Solo le queda el instinto animal de la supervivencia". Ahí es donde loba dio en el clavo, de manera precisa y preciosa. Solo se tiene a ella y con eso es suficiente para dar los primeros pasos hacia la libertad.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decís algo muy acertado, Julio. Primero necesita ocultarse, restañar las heridas y darse cuenta de que solo ella puede salir adelante, solo con su voluntad y deseo de ser libre.
      Muy agradecida por tu comentario.
      Abrazos.

      Eliminar
  8. Te metes de lleno en el dolor de la vejación, reinventarse es una coraza que dura poco. Un día escribí sobre la necesidad de reescribir los cuentos infantiles, son crueles, puesto que en un principio se escribieron para adultos, tú has usado un clásico y le has dado visos actuales, pero mantiene la crueldad de la realidad. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que esta realidad es muy cruel, Ester y tomar los personajes de Perrault me sirvió para encontrar imágenes más poéticas y no caer en un realismo que duela todavía más.
      Gracias y besos.

      Eliminar
  9. Una loba apaleada, agredida que se reinventa, o trata de hacerlo. En la vida hay muchas lobas intentando resurgir del dolor y el maltrato, y a veces es tan difícil... el mundo esta creado para los fuerte y a los débiles les cuesta todo mucho más. Bello relato Mirella, profundo y con tu sello de calidad.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esas situaciones tremendas o te dejás caer y no te levantás más o tratás de buscar los modos acordes a cada una para seguir viviendo. Loba, con su fuerza interior y su garra lo va a lograr, aunque aulle en soledad.
      Gracias, Mariarosa y besos.

      Eliminar
  10. Un tema muy tratado en los últimos tiempos pero tú le das un tinte diferente, toda una poesía de relato alegórico. Cada día mejores letras Mirella.
    Esperando estés bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable Orlando por acercarte hasta el sur, agradezco tu lectura y el comentario.
      Estoy escribiendo poco y me siento algo mejor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Cuánta tristeza y dolor, pero de que manera tan bella lo expresas.
    Quizás la soledad sea el sino de los más fuertes, de quienes sobreviven, en definitiva de los que se rebelan contra la manada.
    Un fuerte abrazo, Mirella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo que la soledad es una acompañante habitual de quien muestra fuerza y no se doblega. La manada se siente poderosa cuando los miembros están juntos, no piensan, y hay una voz que los dirige según sus propias reglas.
      Me alegra que te haya gustado la forma que elegí para este texto doloroso.
      Gracias y abrazos, Pilar.

      Eliminar
  12. Hola Mirella,
    Tus palabras me agarraron fuerte, provocándome congoja y rebelión.
    Espero que llegue el día en todos tipo de violencia desaparezca. Coger conciencia del sufrimiento ajeno e intentar ayudar a radicarlo. A veces me asusto, porque día sí y día también salen y se escuchan auténticas aberraciones, ¿qué nos pasa?
    Un beso enorme, tu escrito es maravilloso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Irene, gracias por tu comentario. Cada vez me afianzo más en la idea de que los humanos estamos involucionando. Aunque logramos enormes progresos tecnológicos, en una abrumadora mayoría la parte sensible, amorosa hacia el otro, se ha diluido en la indiferencia, el egoísmo, los intereses y la violencia sin límites a nivel mundial, que no nos hacen tan diferentes de nuestros antesapasados de la edad de piedra.
      Un fuerte abrazo, guapa.

      Eliminar
  13. Muy bello Mirella como lo relatas.Me quedo con ganas de abrazarla fuerte.Como mi abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sos muy dulce y sensible, Elisabeth. Qué buen impulso tuviste después de la lectura.
      Te lo agradezco mucho.
      Besos.

      Eliminar
  14. Estremecedor y al mismo tiempo muy emotivo Mirella.
    Me gusta que ella no se rinde, sola, valiente. Es una superviviente que no se deja vencer, que ojalá no esté más sola pero si llega el caso, sabrá hacerle frente.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que si se rinde, se muere... con el aullido final y las lágrimas empieza a soltar todo el horror que se le acumuló en el cuerpo y en el alma.
      Aprecio mucho tu lectura y el comentario, Conxita.
      Besos.

      Eliminar
  15. Mirá que es tan difícil escribir sobre el dolor de esta manera tan hermosa.
    Solo tus palabras, como pájaros. Qué importa cuánto escribas si lo que sale de tu exhaustiva corrección es esta belleza.
    Me puso la piel de gallina.
    Me encanta Mirella.
    Te mando un fuerte abrazo y un beso que dure todo el fin de semana largo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy difícil tratar este tema, difícil y doloroso porque no disminuyen los casos. Por eso lo encaré desde un ángulo metafórico.
      Gracias por el comentario tan lindo que me dejaste.
      Otro abrazo y beso también grandotes para vos, Dana.

      Eliminar
  16. ·.
    Ahondas en la realidad más abyecta. La vejación y el supremacismo del macho.
    Los tiempos están cambiando. Hay un grito unánime que irá modificando patrones y conductas. Sea lentop o no, el cambio es ya imparable.
    Un gran texto, Mirella.
    Un abrazo

    LMA · & · CR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay una mayor conciencia en la mujer, que empieza a valorarse y a exigir que sea respetada. Estamos en el inicio de un largo camino en el que la justicia y el estado también deben involucrarse y garantizar castigos adecuados y sitios de refugio y contención. Por lo menos en este lado del mundo en ese sentido estamos en pañales.
      Gracias por acercarte siempre, Alfonso.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  17. Crudas metáforas para la rotunda denuncia del abuso y maltrato que muchas mujeres han sufrido. A pesar de su rudeza no se puede obviar la belleza del texto. Me ha encantado!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable, Norte, cada uno desde su lugarcito debe crear conciencia y no olvidar este flagelo.
      Me da gusto que te hayas ido conforme por el modo de tratar el tema.
      Otro abrazo.

      Eliminar
  18. Qué maravilla y qué intensidad en este relato, Mirella. Me ha encantado, de verdad.
    A veces tenemos que sacar la garra y demostrar -a nosotros mismos y a los otros- de lo que somos capaces. Pero es verdad que muchas veces somos derrotados, vejados y contra ese fracaso solo podemos mostrar resignación o aceptación, que no es siempre lo mismo.
    También lo leo desde una perspectiva algo más feminista. Quién sabe si estas palabras esconden, a modo de metáfora, las emociones de una de esas muchachas a las que han ultrajado, apaleado o abusado de manera física y psicológica.
    Enhorabuena por esta maravilla.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, este texto refleja, de un modo metafórico, algo de lo que puede sentir una mujer que ha sido abusada vilmente. Lo encaré desde este ángulo más alegórico para sacarle crudeza, pero no intensidad.
      Gracias por tu hermoso comentario, Sofía.
      Un abrazote desde el otro lado del charco.

      Eliminar
  19. ¡Qué bueno leerte Mirella! Un relato con metáforas tan claras que se visualizan al leer.
    Ya estoy siguiendo tu blog y agradezco que por medio de Ariel hiciste un comentario en el mio, que cobra más valor para mí viniendo de una escritora de tu calibre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Osvaldo, me alegra de que te hayan gustado mis textos, ya veo que leíste varios, que mañana contestaré.
      Otra vez gracias por un comentario tan positivo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Hola Mirella.

    Un placer haber accedido a este texto tintado de realidad, dureza, gran belleza y sensibilidad. La narrativa denota saber… Y es grato compartirlo!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenido Ernesto! Es una temática muy dura y, lamentablemente, cada día escuchamos más casos. Trabajé mucho en la forma de narrarlo para no caer en un realismo crudo.
      Agradecida por tu visita y tus palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Bella forma de expresar el sufrimiento, la soledad y el sentirse sola frente a la barbarie que parece sigue asolando sin piedad aún en estos tiempos. Pero la protagonista sabe aislarse y revelarse a su manera y confraternizar con la naturaleza. El instinto puede dar paso a la esperanza y lograr la libertad. Gran mensaje en tus letras, Mirella.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tuvo el coraje para enfrentar a la manada de cobardes, seguramente, después de reunir fuerzas, seguirá adelante. Gracias, Mila, contenta de que gustara.
      Otro abrazote.

      Eliminar