lunes, 10 de septiembre de 2018

La fuerza amansadora de lo pequeño

Foto de Zarif Bir Kalem


El monitor me mira con su ojo de cíclope ciego. Mientras aguardo la llegada de una idea prefiero volver al cuaderno, donde puedo hacer garabatos en el margen. Triángulos, espirales, algún asterisco. La memoria fibrila emociones y me estanco en el desasosiego, un acólito habitual de mis horas.

Automáticamente, trazo un símbolo del I Ching: en la base tres líneas paralelas enteras, una cortada y las dos superiores también enteras. Busco el libro. Las hojas tienen el olor polvoriento y la fragilidad seca de lo antiguo.

Permanezco unos instantes en suspenso ¿la consulta servirá igual a partir de un bosquejo distraído, sin la tirada de monedas? Por qué no, cuando dibujé el hexagrama lo que menos pensaba era en oráculos. Dejé de creer en lo que podían decirme hace muchos años.

Hoy, quizás, vuelva a necesitar esos mensajes impenetrables, que probablemente, ya ni sepa descifrar. Soy una mujer atada a la incertidumbre de las palabras. Mi inconsciente me ha arrojado un cuchillo: voy a provecharlo.

Es el hexagrama número 9: La fuerza amansadora de lo pequeño. El trigrama inferior, compuesto por las líneas enteras, representa lo fuerte, lo creativo, el padre. Su imagen es el cielo.

El superior simboliza lo suave, lo penetrante: el viento en el cielo. Es lo inmaterial, son las ideas que viven en la mente y que nos tienden trampas. Según el gran libro oscuro, anuncia que no hay mucho que se pueda hacer, porque lo pequeño es la fuerza que detiene, amansa y refrena. Significa una prueba para el carácter, afrontar la frustración de no obtener lo que deseamos.

Indica que el viento trae nubes, que todavía no están dadas las condiciones y no está en nuestras manos usar el poder que tenemos, no por ahora. Todo llegará, amablemente, en pequeñas dosis.

Es la historia de mi vida, como si fuera un inacabable hexagrama nueve. ¿Cómo terminé aquí? Por un insignificante dibujo que ejecuté mientras el viento barría las palabras.

No quiero ser domesticada, no sé entregarme sin luchar, a mi modo y que la mayoría no entiende. Sin embargo, esta tarde las fuerzas merman y un cansancio indiferente gana la batalla.

Debo permitírmelo.




©  Mirella S.   — 2018 —








60 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Nunca, pero el ir tantas veces contra la corriente es cansador.
      Besos, Óscar.

      Eliminar
  2. ¡Ay Mirella que bello escribes!!
    No sé nada de hexagramas, pero tus palabras son tan justas que leerte me sereno, venía de una mañana muy activa (hija, nietas, compras, almuerzo) lo simple y necesario de la vida. leerte fue un cable a tierra.
    La vida es así, es lo pequeño lo que nos anima y alimenta. Gracias.

    Un abrazo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este texto es medio hermético para el que no conoce el I Ching, el libro chino más antiguo usado como oráculo y que también intenta ayudarnos a entender quiénes somos y cómo nos sentimos. Contiene 64 hexagramas y yo lo estudié hace muchísimo y me acuerdo poco de sus significados.
      Lo importante es que te enganchó el relato y te agradezco infinitamente el comentario.
      Un abrazo, Mariarosa.

      Eliminar
  3. Me ha hecho reflexionar que has escrito.
    " Soy una mujer atada a la incertidumbre de las palabras" ....


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chelo por leer y me da gusto que te sirviera para reflexionar.
      Besos, guapa.

      Eliminar
  4. Me alegra mucho ver la fecha del escrito, pienso que así estabas, buscando ideas. Sabrás lo que me he identificado con el primer párrafo.
    No sé de hexagramas ni de nada de eso, pero parece interesante. Y bueno, como siempre lo escribes de forma impecable.
    Beeesos y abrazos querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El I Ching es un libro viejísimo y significa el "libro de las mutaciones". Es muy complicado porque se basa en metáforas que hay que interpretar.
      Estoy buscando temas y algo escribí, siempre apelando a la fuerza de volundad.
      Me deja contenta que este textito te haya llegado.
      Gracias, querido Gildo, con abrazos y beeesos.

      Eliminar
  5. Cuando parece que la niebla lo cubre todo aun nos quedan fuerzas para agarrarnos a la libertad, nada como decidir por nosotros, nada como ser auto-suficientes. Escribirlo es el primer paso para conseguirlo. Se que hace mucho que no vengo, entre tus ausencias y mis asuetos pero a lo mejor ya hemos tomado impulso. Me encanta como lo has expuesto, hay que leer entre lineas y he visto ganas y optimismo. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por el momento no hay demasiadas ganas ni optimismo y como dije a un compañero retomé la escritura a base de voluntad. Espero que eso me conecte otra vez con el entusiasmo.
      Este año para mí es un año bisagra, con mucho movimiento interior. El tiempo marcará el mejor modo de salir adelante.
      Mil gracias y abrazos, querida Ester.

      Eliminar
  6. Ya extrañaba tus letras, Mirella, yo soy uno de los que se sensibilizan con la belleza de las frases de tu prosa. Me ocurre desde el principio. Desde la primera vez. Leo: el viento del cielo, el viento barría las palabras. Y se me ocurren ideas que se quieren acomodar en alguna historia, quizás movidas por los dedos del mismo viento que vos mencionás. Es una delicia leer tus cosas. Abrazos, Mirella.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este intervalo fue necesario, no se puede exprimir algo que ya no tiene jugo.
      Siempre me dejás unos afectuosos y elogiosos comentarios, Ariel. Te los agradezco de corazón y en estos momentos, más que nunca, me sirve saber que lo que estoy escribiendo pueda gustar e incluso que alguna imagen te estimule para tejer alguna de tus hermosas historias.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Mirella, ese monitor en blanco, ese papel por escribir vacio, ese cerebro castigándose al máximo hasta dar con la idea, con las palabras y con los momentos que ya quedarán impresos por momentos. ¿Se podría calificar como el miedo escénico del escritor? ¿Tal vez le pueda pasar a un pintor ante un lienzo en blanco? Y después llega el relato, a veces metafórico, a veces inspirado y como hoy conjugando las dos cosas en vanguardia literaria. Felicidades. Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En estos momentos hay algo de eso, una especie de pánico paralizante por la escasez de ideas y las que surgen no terminan de interesarme. Tengo la sensación de que voy a repetirme y que ya dije todo lo que tenía para decir.
      Muy agradecida por la visita y por tu comentario, Miguel.
      Un abrazo grandote.

      Eliminar
  8. De lo poco que sé, es que siempre hay contratiempos y que, cuando caminamos de cara frente a ellos, sus vientos moderados o fuertes detienen nuestro andar. No, no lo detiene: hace que avancemos más lento. Pero seguimos en camino y eso es lo importante. Este texto es un paso más tuyo hacia adelante.
    Te dejo un abrazo, Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu mirada positiva, Julio. Este año viene duro en todos los frentes y ni el literario se salva. Aunque no me gusta, a veces hay que detenerse para reunir fuerzas.
      Recibo tu abrazo y te mando otro.

      Eliminar
  9. Las fuerzas merman y un cansancio indiferente gana la batalla , las olas del mar van y vuelven , la vida dara' nuevas oportunidades, hay que recargarse antes de la llegada de la proxima ola. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable por tus palabras de aliento, Javier y por la visita.
      Siempre estoy atenta a nuevas oportunidades para seguir adelante y en estos momentos sí, estoy recargándome.
      Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  10. Hola Mirella.
    Hace mucho tiempo que leí el libro I Ching, sin embargo tengo vagos recuerdos de lo leído, supongo que entonces no era el momento para mí de leerlo. De tu hermoso texto extraigo que hay permitirse ciertas etapas con sus problemas y superarlos sin forzar la situación, nada es perecedero y los cambios y las soluciones van llegando de a poco, casi sin darte cuenta.

    En lo que escribes sobre el hexagrama Nº 9; estoy totalmente de acuerdo, me recuerda a una frase que me gusta y procuro recordar. "Lo suave tiene más fuerza que lo duro."
    Un placer volver a leerte.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro muy complejo y lo estudié hace casi veinte años y tampoco recuerdo demasiado, ya que todo está dicho metafóricamente.
      Nos empecinamos en torcer o forzar lo que no nos gusta o duele y eso no nos lleva a ningún lado, solo a más frustración y desencanto.
      Agradezco mucho tu comentario, Mila.
      Otro abrazo bien grande.

      Eliminar
  11. Sé que no estás pasando por un buen momento querida Mirella, pero tus letras siempre son un punto de reflexión, para que los demás analicemos, y nos abras los ojos en ciertas aspectos de la vida. Porque lo que hoy es color de rosa mañana se puede volver gris y muy triste,a aunque todos deseamos y hagamos proclamas al cielo de que nada ocurra, al margen de que uno creo o no crea. Cuando vienen momentos difíciles cuesta salir del atolladero, y ya no te digo nada, si para uno la vida nunca ha sido un cascabel de alegría. Pero tú eres fuerte, y siempre te quedará cosas que contarlos, porque tus escritos son textos que nacen de una gran pluma.

    Besos y abrazos Mirella, y siempre te estaré agradecido por tú gratitud hacia mí persona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La agradecida soy yo, querido Rafita. Siempre estás ahí, con una palabra de afecto o un buen chiste, según lo requiera la ocasión.
      Es cierto, no estoy pasando buenos momentos, este año te diría que es casi de pesadilla, pero hay que seguir como se pueda y lo que estoy aprendiendo es a acompañar estas demoras continuas, este devenir lleno de obstáculos. Como decimos por acá cuando todo lo que emprendemos nos sale mal: "no pego una".
      Un abrazote enorme.

      Eliminar
  12. Me he tenido que ir a red,... después de leer tu entrada me quedé un poco descolocado,... creía percibir algo que no acababa de materializarse en mi mente,... Finalmente me puse al día con los hexagramas y todo se tornó mucho más claro y comprensible. Solo decirte que la naturaleza de los fuertes es seguir adelante,... por pequeño e insinificante que uno pueda sentirse.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Norte, te hice trabajar... no está mal interiorizarse de nuevos temas (jeje!).
      Sabía que muchos no iban a entender lo del I Ching y, para serte sincera, no tuve ganas de poner una explicación. También pensé que si alguien tendría interés de conocer más, en Internet encontraría lo básico. Vos estuviste en ese grupo y me alegra.
      Muchas gracias, con un fuerte abrazo.

      Eliminar
  13. Hola Mirella. Me alegro mucho encontrarme con una nueva publicación. Puede que tengas la impresión de no haber producido nada...pero mira...pasos por pasos...y aquí está esta publicación que me encanto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es es la sensación: que produje algo que solo yo entiendo, sin embargo, hice bien en publicarlo, recibí mucho aliento, comprensión, interés de parte de todos ustedes.
      Contenta de que disfrutaras de la lectura, Eric.
      Gracias y abrazos.

      Eliminar
  14. Hermoso texto, Mirella. Enigmático el hexagrama, esa línea rota, quebrada, que parece que interrumpe algo. Pero luego sigue, supongo que eso pasa también con las ideas: siempre vuelven, a pesar de las interrupciones.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hexagramas son símbolos que encierran respuestas, a veces aclaran el camino si se los sabe interpretar. Sé que estos momentos no son propicios y hay que esperar.
      Muchas gracias por tu visita y por tus palabras.
      Saludos.

      Eliminar
  15. Mirella, me parece tan bonito como escribes, que me es dificil creer en tus páginas en blanco.Un beso fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin embargo, ese vacío está y supongo que no lo puedo remediar, no ahora.
      Muy agradecida por pasar y leer, Elisabeth.
      Un enorme abrazo.

      Eliminar
  16. Mirella, tu precioso aporte (incluído el título), es tan intimista y delicado que da como cierto apuro leerlo y entrar a invadir tus pensamientos, pues sin duda, es fruto de tus sentimientos.
    A pesar del desasosiego que nombras, la sensación que me ha dado es de calma (de cierta calma), como si se hubiera ralentizado el tiempo entre “las hojas de olor polvoriento y la fragilidad seca de lo antiguo”, ya ves que copio íntegramente la frase porque no la quiero adulterar de lo perfectamente poética que es.
    No conozco nada o casi nada de esoterismo, ni la tirada de ¿I Ching?, ni oráculos, pero lo cuentas/cantas tan bien que dan ganas de saber más.
    Te felicito Mirella, me has dejado un poso de sensibilidad y misterio al leerte. Gracias compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay épocas en que solo puedo escribir sobre mis emociones, sobre cosas que me pasan internamente. Al principio me costaba, pero después fue una necesidad, así que no sientas ninguna invasión desde el momento que lo comparto.
      Lo esotérico siempre me interesó y estudié algo de todo lo que propone, pero el I Ching es muy complejo. Se tiran tres monedas seis veces y según salgan, cara o cruz, determinan si la línea es entera o cortada.
      Gracias, querida Isabel, lo importante es que te llegó y me dejaste un hermoso comentario.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
    2. Querida Mirella, necesito hablar contigo en relación con la revista digital El Narratorio, sé que tenía tu correo, pero lo he perdido, o no lo he guardado. Soy un desastre.
      Si tienes el mío, creo que sí, por favor envíame una nota para ponerme en contacto contigo en relación con la revista, cuando puedas, ¿vale?
      Un beso Mirella.

      Eliminar
    3. Isabel, ya te mandé mi mail. Espero tu pregunta.
      Besos.

      Eliminar
  17. Me encanta jugar con el I-Ching.
    Tiro monedas, hago dibujos. Juego a que entiendo lo que me dice y me dejo.
    Gracias por este texto.
    Tu final es hermoso.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace añares que no recurría al libro y esta vez no tiré las monedas, solo dibujé un hexagrama, y te seguro que al leer la explicación, dio en el blanco.
      Gracias, linda, un abrazote.

      Eliminar
    2. A mi me pasa lo mismo con las cartas o las monedas.
      Creer o reventar?
      Yo elijo creer"
      Besote.

      Eliminar
    3. Yo también creo, porque es algo comprobable lo que sale en la consulta y lo que te pasa en la realidad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. De vez en cuando rendirse no es malo, liberarse de lo que esperamos a nivel emocional y personal, puede convertirse en algo bueno y renovador. Nos exigimos demasiado. Y percibo que es justo en ese punto en el que te encuentras, Mirella.
    Te mando un fuerte abrazo de comprensión y afecto, y te aseguro que tus letras nos inspiran a los que leemos, porque ellas siempre guardan un halo de magia y ternura. Y humanidad, mucha de esta. Algo muy necesario.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco de corazón tu lectura, tu comprensión y afecto, Irene.
      Estoy haciendo un alto en algunas cosas, porque necesito una renovación, que se produzca un cambio profundo que me lleve por otros carriles. Veremos por donde.
      Un enorme abrazo, guapísima.

      Eliminar
  19. Mirel querida, creo que este texto es un ejemplo acabado de la delicadeza de voz y de lo poético de tu ser. Un texto de dulzura vigente, reflexiva, con un estilismo casi fotográfico desde lo emocional.
    Mi amiga querida, pura transparencia, pura belleza, incalculable sensibilidad.

    Te abrazo contra mi corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuántas palabras lindas, querido Gavrí, que aprecio enormemente porque sé que así lo sentís.
      Con mucha dificultad estoy intentando retomar la escritura.
      Todo mi agradecimiento por tu amistad.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  20. Hola Mirella. Desconozco esos misterios del I Ching y su lectura pero sí que me ha llegado la emoción de esa búsqueda, de ese descubrimiento, de ese rebuscarse para renacer porque hay momentos en que uno debe redescubrirse, sacar fuerzas y volver a retomar.
    Emocionante, dulce, sensible y muy delicado Mirella
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante es que te llegó, Conxita. No puse ninguna aclaración sobre el antiquísimo libro chino I Ching porque es complicado.
      Tengo una marcada tendencia a meterme en las profundidades del alma para entenderme mejor y también para entender a los otros.
      Muy agradecida por el valor que le diste a este texto.
      Un gran abrazo, guapa.

      Eliminar
  21. ¡Hola, Mirella! Solo con la primera frase "El monitor me mira con su ojo de cíclope ciego" ya nos muestra tu rotundo manejo de las palabras de las que eres esclava para expresar emociones. Bendita ausencia de ideas que es capaz de conseguir textos así. Como dijo alguien, las musas están bien, pero que nos pillen escribiendo.
    Tu sensibilidad, tu mirada entrenada para descifrar todos los pliegues del alma humana es algo especial y único. Las historias llegarán a ti porque saben que contigo brillarán como estrellas. Un fuerte abrazo, Mirella!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tanto tiempo, David! Gracias por venir, por la atenta lectura y tu comentario afectuoso.
      Espero que las historias escuchen tus palabras y regresen. No es la primera vez que quedo en blanco, pero esta vuelta también hay una extraña apatía.
      Nuevamente gracias y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  22. Tenemos que saber salir de esos momentos que parece que se pegan a nosotros y no vemos el momento de soltarlos, Mirella. Ya verás como se van alejando y vuelves con renovadas fuerzas. Hay un dicho popular que dice " No hay mal que cien años dure"
    Buen domingo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aprendí que esos momentos también hay que respetarlos, cuando estás en el fondo del pozo y sin fuerzas es inútil tratar de subir, primero hay que recuperarse mínimamente para empezar, de a poco, la escalada. En eso estoy.
      Mil gracias y abrazo grande, Laura.

      Eliminar
  23. Me alegra ver que no soy la única que desconocía el significado de "hexagrama". Pero, aún así, tienes la habilidad de transmitir una idea que no solo soy capaz de entender, sino también de identificarme con lo que escribes. A veces las palabras se nos atragantan en la propia mente, no se dejan sacar de allí, así que en tales ocasiones no nos queda más remedio que esperar a que decidan rendirse.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del hexagrama del I Ching es la excusa para ir soltando emociones y encarar una etapa difícil. Me está costando volver a escribir pero, lentamente, lo voy intentando.
      Contentísima de tu regreso, Sofía, espero que hayas pasado un lindo verano.
      Abrazos, guapa.

      Eliminar
  24. Ah, Mirel, qué delicioso relato. No conocía la existencia de este libro que mencionas; gracias por descubrírmelo de manera tan poética, con tu inconfundible forma de llegar al corazón del lector desde tu propio corazón. Un besote, Mirel. Se te quiere. Mucho aché.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da un verdadero gusto tenerte por aquí, Ovi.
      Estoy sumamente agradecida por tu comentario y contenta de que te haya gustado el texto.
      Un enorme abrazo, compañero.

      Eliminar
  25. Hola Mirella, desconozco sobre el hexagrama y el libro I Ching que mencionas,aunque te confieso que yo también algunas veces busco respuestas en los horóscopos, que si bien tal vez no tengan mucha credibilidad cuando menos me entretengo.
    Agradezco la sinceridad de tu texto dejas sentir la sensibilidad que posees en todo lo que escribes.

    Saludos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo estás Euge? Estuve un tiempo sin conectarme al blog y ahora trato de volver despacito.
      Soy astróloga, pero no del tipo de los horóscopos, trabajo en la carta natal de la persona para favorecer el conocimiento de sus energías. El I Ching lo estudié hace mucho y me acuerdo poco, es complicado. Lo válido es que, aunque no sepas de ese libro, lo mismo te llegó el texto.
      Un abrazo fuerte y mil gracias por tu lectura.

      Eliminar
  26. ·.
    Me gusta mucho el símbolo del I Ching. No necesito entenderlo, me entra por los ojos y me llena.
    Supongo que la fuerza de lo pequeño es lo que más nos 'amasa'. Lo micro y no nano nos llega más pronto que lo mega. Nos acerca más a nosotros, por mucho que todo un universo sea nuestro hogar.
    Un abrazo Mirellla


    La Mirada Ausente · & · Cristal Rasgado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante todo gracias por seguir leyendo "para atrás".
      Hay símbolos que no necesitás conocer su significado o la metáfora que encierran, basta mirarlos y percibir qué nos transmiten.
      Lo pequeño llega más profundo y sin distracciones para que lo captemos.
      Un abrazo, Alfonso.

      Eliminar
  27. ¿Cómo se descubre a una gran escritora? Cuando es capaz de escribir un relato a partir de no saber qué escribir. Así comienza tu cuento, sentada frente a la computadora esperando la inspiración.
    Y desde ahí arranca la idea del hexagrama del I Chi y el desarrollo posterior relacionándolo con tu estado emocional actual. ¿Resultado? ¡Una joya! ¡Felicitaciones!
    Recorde un cuento de Kike Ferrari, un genio del policial negro, que usa el mismo recurso en su cuento: Por favor considéreme un sueño.
    http://www.barcelonareview.com/80/s_kf.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de "gran" me queda enorme, pero te lo agradezco. Me agarro de cualquier idea porque me cuesta aceptar la falta de inspiración de este año.
      Muy amable por dejarme el link de Kike Ferrari, a quien no conocía.
      Un abrazo, Osvaldo.

      Eliminar