sábado, 6 de enero de 2018

Blancaluna



Los Reyes del Prado Esmeralda eran queridos por su pueblo, pero tenían una enemiga terrible: la Marquesa Manos Negras, que practicaba la magia. La llamaban así porque un día, preparando una de sus pociones, se le derramó sobre las manos que tomaron el color del carbón.

Cuando la Reina tuvo una hija buscaron una madrina. En esa región se acostumbraba que fuese un hada. Eligieron a una bellísima, llamada Estrella Fugaz. El Hada Mayor no estaba de acuerdo con la elección, era demasiado joven y sumamente despistada. Sin embargo, ante la insistencia de los Reyes, accedió.

En cuanto la Marquesa supo a quién habían designado como madrina de la princesita, se frotó la negrura de sus manos: había llegado el momento de la venganza.

El Hada Mayor le hizo a Estrella Fugaz mil recomendaciones antes de su partida. Ella, apenas dejó la Nube de Oro donde vivían las hadas, olvidó los consejos y se distrajo siguiendo un pájaro de alas azules. El Hada Mayor, que era precavida, envió también a Luciana, la supervisora de las hadas jóvenes, para solucionar posibles inconvenientes.

En el palacio los Reyes y sus invitados estaban nerviosos por la tardanza de la madrina. La Marquesa, desde su escondite, espiaba lo que ocurría en el salón. Con un disfraz de hada, se había puesto guantes blancos y portaba una varita de su fabricación. Se dirigió a la cuna y dio inicio a la ceremonia:

—Te llamarás Blancaluna y serás la Princesa de la Noche. Exangüe y fría, luminosa como un faro encendido en las tinieblas del cielo, todos te amarán, aunque permanecerás siempre sola, lejana e inalcanzable. Tendrás por compañeros al viento y a las nubes; no podrás hablar con ellos porque eres muda y las nubes sordas y cambiantes: van donde las lleva el viento. Del color de la crema batida y redonda igual que una esfera, vendrá el tiempo en que te irás encogiendo y te convertirás en un gajo cada vez más fino hasta desaparecer por completo. Pasados unos días crecerás de nuevo, recuperando de a poco el volumen de tu cuerpo, para declinar una y otra vez. Así será mientras el universo exista.

Y la tocó con su varita.

El hada Luciana había reconocido a la Marquesa. De inmediato se volvió invisible, se aproximó a la cuna de la pequeña y la cubrió con su cuerpo transparente. En el apuro de servirle de escudo se le cayó la varita protectora.

Enseguida que la Marquesa terminó el maleficio, pareció que la princesita se cubría de una extraña palidez e irradiaba un halo plateado. Los presentes vieron con horror como una claridad circular salía por la ventana. Estrella Fugaz, que acababa de llegar, al comprender lo ocurrido, asustadísima, se ocultó detrás de una columna. A los pocos segundos estaba pendiente del ir y venir de un enorme escarabajo azabache.

El Rey llamó a los soldados de la guardia para que detuvieran a la falsa madrina, pero la Marquesa había desaparecido y nunca más supieron de ella.

La Reina corrió hasta el balcón y comenzó a llorar inconteniblemente. Era una noche ventosa de invierno. Las lágrimas de la Reina se deslizaban por la baranda del balcón y en el aire frío se congelaron en el acto, transformándose en gotas de cristal. El ventarrón las elevó, las diseminó como una llovizna de brillantes y rodearon a Blancaluna que, en su plenitud, refulgía en  la oscuridad.

El silencio triste del salón fue interrumpido por un llanto suave proveniente de la cuna. Todos se acercaron a mirar y allí estaba la princesa, agitando sus manitas. Hubo abrazos y exclamaciones de regocijo y los presentes se preguntaron quién había ocupado el lugar de la niña, quién era Blancaluna.
El Hada Mayor, que había observado los acontecimientos sin moverse de la Nube de Oro, compareció ante los Reyes.

—Es Luciana, que para salvar a la princesita, demostró su valor y nobleza. Ella es Blancaluna y será de gran ayuda para los caminantes, iluminará los senderos para que no se pierdan y continuará ofrendando su generosidad y hermosura. Tampoco estará sola, las lágrimas vertidas por el amor de una madre la acompañarán siempre.

A Estrella Fugaz, debido a su irresponsabilidad, la echaron del reino de las hadas y desde entonces vaga en el cielo, sin rumbo fijo.



©  Mirella S.   


Este es un relato de la época remota en que escribía cuentos infantiles. 
Lo publico para recordar y rescatar a la niña que fui. 
Los abrazo y les agradezco la compañía y el afecto.




48 comentarios:

  1. Que preciosidad de cuento Mirella. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer siempre, Elizabeth.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  2. El mejor regalo de Reyes tu vuelta;)
    Volver a leerte, y sentir la magia de tus cuentos y tus letras.
    El final es precioso. Bella esa Blancaluna, y todo tu universo.
    Me hiciste volver a sentirme niña.

    Un abrazo enorme, y millones de besos, Bella Dama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Volví hoy, pero no sé por cuánto tiempo. Intento retomar la normalidad, pero estoy muy complicada.
      Tuve la necesidad de sentir la inocencia y la despreocupación de la niñez, época en la que nos sentíamos protegidos y no éramos los que tomábamos las decisiones.
      La agradecida soy yo por tu presencia y tus palabras, querida Eva.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  3. ·.
    Has hecho bien en recuperar el cuento. Es una pena que no crea en las hadas pero me hubiera gustado mucho tener un hada de cabecera. Tal vez la inocencia me hubiera durado más tiempo.
    Cuídate Mirlo.

    Un abrazo y buenos deseos para este nuevo año.

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis disculpas por el cambio de nombre, mi mente está bastante desordenada. Tampoco creo en las hadas, pero me encanta que alguien las inventara.
      Buen año también para vos, Alfonso
      Abrazos.

      Eliminar
  4. Asisto una vez más al privilegio de poder leerte.
    Eres la Reina Midas de las palabras.
    Todo lo que escribes lo conviertes en oro.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estupendo elogio, Xavi, te lo agradezco. Soy crítica con mis textos, pero este cuento me gusta y me recordó el entusiasmo con que escribía en esa época.
      Abrazos y besos.

      Eliminar
  5. Es una preciosidad Mirella, me has hecho sentirme niña y recordar aquellos cuentos que me leían con tanto amor. Es bueno no perder nunca a la niña que fuimos y poder sonreír con ternura imaginando a esa hada buena y a la torpe Estrella Fugaz...pues que ¡¡¡siga vagando!!!
    Un beso querida Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los tiempos en que vivimos esa parte infantil se desvanece cada vez más rápido. Es bueno revivirla, aunque sea de tanto en tanto y volar por mundos irreales, mirar la luna e imaginarle historias.
      Gracias y un fuerte abrazo, Conxita.

      Eliminar
  6. ¡Qué mérito! Un cuento de esos que ya parecen no existir, o yo no los conozco. Mientras iba leyendo sentía todas esas emociones que me producían los cuentos en la niñez.
    Gracias por este regalazo.
    Me alegra muchísimo saberte de nuevo por estos lares y has llegado de la mejor manera el día adecuado.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un cuento "a la antigua", que escribí hace tanto que ni me acuerdo el año. Ya publiqué algunos y quedan más, pero son muy largos para un blog.
      Me da gusto que te haya producido lindas sensaciones.
      Gracias y un gran abrazo, Pilar.

      Eliminar
  7. Interesante y misterioso rumbo tomó el destino de Estrella Fugaz. En una de esas, por rencor, pase a ser un hada mala (si es que existen) y se cobre víctimas que antes le tocaba bendecir.

    Te deseo un feliz inicio de 2018, Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con la actitud desaprensiva que demostró Estrella Fugaz no creo que le dé la mente para convertirse en malvada. Más bien la imagino curioseando los misterios del universo.
      Gracias por los buenos deseos, que retribuyo multiplicados.
      Un abrazo, Julio.

      Eliminar
  8. ¡Un cuento de hadas! Con sus colores brillantes y su moraleja esperanzadora, su hada mala y su hada buena, los contraste de luz y sombra y la sensación de luminosidad que produce el leerlo.
    ¡Ohhh qué bonito Mirella!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida Isabel por dejar tus impresiones, me pone contenta que lo disfrutaras, con todos los ingredientes clásicos de los cuentos de hadas.
      Un besazo de los grandes.

      Eliminar
  9. Me alegro de leerte otra vez, Mirella.
    Desconocía que escribieses cuentos infantiles, pero veo que conoces todos los ingredientes para escribirlos: hadas buenas y malas, hechizos, reyes y princesas, entre otros; eso sí, dándole tu toque particular.
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hubo una época en que me gustaba escribir cuentos infantiles. Ya publiqué algunos (no todos son de hadas y brujas) y me quedan otros guardados en una carpeta.
      En la literatura infantil la estructura es simple, lo importante es la mirada o el modo de contarlo. Qué bueno que descubrieras "mi toque".
      Mil gracias, Sofía, con un abrazo grande.

      Eliminar
  10. E' bello che tu sia tornata a scrivere, un racconto meraviglioso che riporta la mente a tutte quelle fiabe indimenticabili che hanno accompagnato la nostra infanzia portando serenità e magia, ricordando quel mondo incantato che è dentro di noi ed il desiderio di noi grandi di rimanere magicamente bambini. Sono un po uscita fuori dal tema della tua storia, ma a risvegliato in me ricordi che porto dentro. Un immenso abbraccio carissima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. È un racconto molto vecchio, non mi sento in condizioni de scrivere nulla per il momento, ho la testa piena di preoccupazioni.
      Ti ringrazio tanto per lasciarmi le tue impressioni.
      Abbracci, cara.

      Eliminar
  11. Hermoso, me gustan desde que era así de chiquitita las historias de castillos y hadas y finales distintos!
    Beso bella!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Dana, es necesario a veces volver a la infancia, como un refugio. Esa fue mi intención al releerlo.
      Buen año y besotes.

      Eliminar
  12. Como me gusta verte de nuevo !!!! Recuperar antiguos trabajos es volver a vivir aquellos tiempos...

    Un gran abrazo y cuídate mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En tiempos duros salir un poco de la realidad y volar a otros mundos fantásticos es como tomarme las vacaciones que no tendré.
      Gracias, Esme, con un enorme abrazo.

      Eliminar
  13. Un cuento de esos que se leen con la boca abierta. Toda una leyenda que reúne todas las características de la mitología. Narrado con tu maestría en el uso de las palabras para conseguir esa musicalidad, esa lectura que se paladea línea a línea. ¡Qué gran regalo nos trajiste para 2018! Deseo que se hayan podido solucionar esos problemas personales. Un fuerte abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaba escribir cuentos infantiles, especialmente en mi adolescencia. Fue una etapa muy bonita que en estos días quise rescatar.
      Me alegra que lo disfrutaras y gracias por tus estimulantes palabras.
      En cuanto al problema de salud de mi hermana, ha quedado muy mal, la ingresé en una institución porque necesita de cuidados especiales.
      Estoy tratando de volver a tener cierta normalidad en mi vida, aunque anímicamente no consigo reponerme. Gracias por tu interés, David.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  14. Tiene el sabor de los cuentos infantiles clásicos. Un argumento sencillo sin excesivas complicaciones, la dualidad entre el bien y el mal, la protección como eje central, el premio o el castigo por las acciones propias, y la magia que tan lejana recordamos pero que ojalá nunca deje de acompañarnos. Un abrazo Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He escrito otros con argumentos más modernos y más cantidad de aventuras, pero son muy largos para un blog. No es fácil la literatura infantil, ya hace tiempo que no consigo hilvanar ninguna historia.
      Gracias por tu lectura, Jorge, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  15. Pues si tienes muchos más cuentos de estos en el baúl de los recuerdos deberías sacarlos a la luz, porque este es realmente precioso. Con cuentos como este nos haces recordar tiempos pasados de una niñez, que sin duda salvo excepciones fueron mucho mejores que otras épocas más tristes y dramáticas que a mucha gente le toca vivir, como creo que a ti te ha sucedido, ya que tu vida me parece que no ha sido un camino de rosas. Y ya lo último lo que tu pobre hermana. Y además volviendo al cuento, creo desde mi punto de vista, que crear poesías y cuentos, es de las cosas más complicadas que hay en las letras y la literatura en general. Sobre todo los cuentos infantiles, tienen que estar muy bien hilvanados, para que calen en la mente de un niño; porque convencer con letras y agradar a un niño, con lo listos que son, es tarea complicada. Me alegro mucho de tu vuelta Mirella. Muchas gracias por todo y recibe besos y abrazos a mansalva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son demasiado largos, debería revisarlos y publicarlos en varios capítulos y ahora no estoy ni con tiempo ni ganas. Tal vez en el futuro...
      Es verdad, Rafita, mi vida no fue un camino de rosas, como a tantos que se fueron de su patria natal y tuvieron que empezar en una tierra desconocida y, además, la vida no se presentó demasiado fácil. Creo que por eso, desde muy chica, me dediqué a buscar en el dibujo y en la escritura un mundo propio.
      Te agradezco enormemente el afecto y la comprensión.
      Un fuerte abrazo, querido amigo.

      Eliminar
  16. Tristemente yo tampoco creo en las hadas,...pero haberlas haylas....
    Precioso cuento Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son creencias de la niñez que se van borrando.
      De pronto, podemos encontrarlas en algunas personas.
      Gracias, Norte, me da gusto que la lectura te haya gratificado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Me has hecho volver a mi infancia y a la ensoñación de los cuentos de hadas, a éste le has dado tu sello personal. Saludos mágicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita y contenta de que pasaras un buen momento, María.
      Besos.

      Eliminar
  18. Precioso Mirella. Volver a recordar es como bien dices rescatar la infancia y vivir de nuevo los recuerdos.
    Deseo que tu hermana esté mejor.
    Buen fin de semana.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuve la necesidad de salvar viejas creencias mágicas para seguir adelante en una realidad muy dura.
      Gracias por los buenos deseos para con mi hermana, lamentablemente, quedó muy afectada y se puede hacer muy poco para revertir su situación.
      Que tengas un hermoso domingo, Laura.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  19. Revolver el baúl de los recuerdos para sacar lo más lindo que tenemos da cierto descanso a la pesadumbre. Está bueno que compartas esto con tus amigos que te venimos a leer y comentar. Es una belleza de cuento como te dijeron todos. Y debe ser agradable para vos que lo puedas mostrar con orgullo porque eso también te debe acariciar el alma. Siempre necesitamos que alguien nos ofrezca sus palabras de aliento. Nos hace estar acompañados. Y qué mejor excusa que un poco de literatura para que podamos conversar de cosas que es imposible que nos hagan daño o nos lastimen. Tu cuento, Mirella, tiene una ternura infinita, porque no solo dominás el arte de enlazar palabras sino que sabés llenarlas con los sentimientos más puros, tejiendo historias como ésta.
    Un abrazo grandote.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus comentarios son siempre hermosos y gratificantes, los disfruto mucho.
      Este cuentito no lo publico con orgullo, lo hice para conectarme con el sentimiento positivo que me produjo al escribirlo y al releerlo. Como si fuera una tabla a la que aferrarme.
      Muy agradecida por tus palabras, querido Ariel.
      Un enorme abrazo.

      Eliminar
  20. Hermosa historia Mirella, me encantó.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da mucho gusto que la disfrutaras, Mariarosa.
      Besos.

      Eliminar
  21. Habrá que aprender a depender menos de la magia para enmendar nuestros errores?

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La magia puede dar un toque especial en nuestras vidas, pero los errores hay que resolverlos con voluntad y mente clara.
      Muchas gracias, José y retribuyo tus saludos.

      Eliminar
  22. ¡Precioso! Cuánto tiempo que no leía un cuento de hadas. Creo que se me ha quedado en la cara la ternura y la ingenuidad que la inocencia transmite.

    ¡Qué arte el tuyo! Cualquier género que trates te sale redondo.

    Abrazote, Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué lindo comentario, María pilar, lo agradezco mucho!
      Contenta de haberte entretenido con mis letras.
      Otro abrazo grandote, guapa.

      Eliminar
  23. Vuelves con un cuento de hadas entre las manos, muy canónico, contando una historia de sacrificios, del bien y el mal y un poco de cosmogonía cuando la estrella fugaz tiene que vagar eternamente. Es casi como una nana, un cuento para dormir en una infancia feliz.

    ¡Un abrazote, Mirella! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás por eso los escribía, para inventarme una infancia feliz, donde el "bien", de alguna manera triunfaba, aunque fuera con sacrificios.
      Gracias por tu lectura y un abrazo grandote, Marta.

      Eliminar
  24. Me alegro haber podido tener el placer de leer este bellísimo cuento. Gracias Mirella y abrazos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que paulatinamente vas leyendo mis anteriores publicaciones, Eric.
      Las gracias te las doy yo por tu tesón y paciencia.
      Abrazos.

      Eliminar