miércoles, 5 de octubre de 2016

Divagues sobre un objeto no identificado

Imagen de Ilya Rashap


Puede ser una infinidad de cosas, algo inútil para nuestro mundo utilitario o un objeto imprescindible, con una función que desconozco. Cayó en la palma de mi mano desde el enigma de una bolsa de papel madera que dejaron en la puerta del departamento.
Debo confesar mi perplejidad y desilusión. Lo miré desde todos los ángulos, lo abandoné en una repisa y continué con mis ocupaciones habituales. Al otro día lo metí en el bolsillo de la campera y lo llevé a pasear. Cada tanto lo miraba, pero seguía sin transmitirme nada.
—Me estás complicando la vida —le dije. 
—Tampoco es para tanto —me contesté—, empezá a describirlo, a vos te gusta y te sale fácil desvariar —volví a decirme.
Era un artilugio pequeño, de metal oscuro, con forma de pera, soldado a una base redonda y plana, en cuyo centro se incrustaba un anillito de hierro.
Por la semejanza se me ocurrió que podía ser el chupete de un mini robot japonés, al que intentaban fomentarle las emociones de un infante. Le ponían el adminículo para calmar el hambre de contacto, la ansiedad de no tener madre.
—No pienses más tonterías —me dije—. Sin embargo, me pareció que gracias a ese disparate se me abría una nueva dimensión: el chirimbolo* podía ser lo que yo quisiera. Y eso me estimuló. Tenía carta blanca para imaginarle una procedencia, una historia, hasta una finalidad.
Me arremangué, miré hacia el techo, mordí concienzudamente la punta de la birome, estuve relojeando* un rato al pendorcho* y esperé. 
Al observarlo de frente tuve la impresión de un ojo negro, pongamos un ojo de ébano, con una pupila plateada, tal vez de zirconio o de un material aún no descubierto, con propiedades curativas. Si se frota ese punto, como si fuera la lámpara de Aladino, se separará en dos partes y saldrá una antenita para medir el aura, detectando turbiezas, poca energía vital, enfermedades. Ya con el diagnóstico hecho, se vuelve a guardar la antena, se sostiene el artefacto por el aro, se lo desliza a lo largo del cuerpo del sufriente y, como si fuese una goma, se le borran las malas ondas.
Su forma también me sugería la de un anillo, con una gran piedra abovedada, imposible de usar en nuestros medios de transporte sin dejar tuerto a alguien. Por lo chico del diámetro de su aro, entraría solo en el meñique de un niño. Le adjudiqué un origen inmemorial, no del mundo tangible, sino ligado a ciertos seres mitológicos, con manos de dedos tan finos como barritas de incienso. El engarce contenía un trozo de obsidiana proveniente de un volcán extinguido por las aguas del océano en eras primitivas. Lo forjaron magos orfebres, con la condición de que no traspasara el umbral del mundo habitado por aquellos seres longilíneos y espirituales. Si eso ocurría, el anillo perdería sus virtudes convirtiéndose en el cachivache* anodino que encontré.
Podría seguir y atribuirle los antecedentes que se me ocurran, aplicarle usos elevados o nefastos, construir toda clase de anécdotas delirantes, pero, al fin de cuentas, siempre me quedará la pregunta existencial: ¿para qué carajo sirve? Además de la enorme curiosidad de saber quién lo dejó en mi puerta y porqué.


Mirella S.  —2011—                                                                   


Glosario

Chirimbolo o pendorcho: objeto de forma extraña o complicada que no se sabe cómo nombrar. 

Relojear: mirar, observar.

Cachivache: objeto, generalmente de escasa utilidad, al que se concede poco valor.




50 comentarios:

  1. cachivache, años que no leía esa palabra, recuerdos de mi abuelo que decía "vamos a la pieza de los cachivache", y era un tesoro todo lo que encontraba en tal habitación, incluso si no mal recuerdo creo haber visto aquel artilugio que describes, de tono gris a negro y con raras incrustaciones de piedras en sus costados, no tenia un patrón común, recuerdo que mi abuelo un día me enseño tal artefacto, pero de un día a otro ya no estaba y vez que le preguntaba a mi abuelo de la pieza de metal de forma de pequeño anillo cambiaba de tema...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy una recolectora de palabras en desuso, porque cada día se achica más el vocabulario que utilizamos para expresarnos, ya sea el oral y ni hablar del escrito. Todo se ha abreviado y empobrecido.
      Quién no tuvo algún artilugio que nunca supo para qué servía...
      Gracias Carlos por tu visita y tus recuerdos.
      Muchos saludos.

      Eliminar
  2. Recuerdo haber visto algo parecido a lo que cuentas y estoy tratando de recordar dónde lo puse.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente ya no lo encuentres, quizás solo fue una fantasía...
      Besos, Chaly y gracias por pasar siempre por el nido.

      Eliminar
  3. Lo que te ha dado de sí un cachivache, madre mía, Mirella, qué imaginación. Fabulosa.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lástima que esa imaginción ya no se me da como antes. Parece que la he gastado.
      Gracias, Celia, con un beso.

      Eliminar
  4. Puestos a encontrar objetos que no pueden servir para nada, o no sabe uno que utilidad le dará, o para que sirve, vale la pena toparse con un fajo de billetes, o una lámpara de Aladino, frotarla y pedir esos tres deseos. Siempre sorprendes querida. Por cierto me ha encantado eso de cachivache, por aquí también se conoce, pero se usa poco.Te digo que me ha gustado, porque mis padres la utilizaban mucho. También me agrada con la gracia que decís por allá; "carajo".

    Besos Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería bueno encontrar -o que nos dejen en la puerta- un fajo de billetes o un anillo de verdad con esmeraldas y diamantes. Pero en la realidad solo nos dejan cachivaches.
      No sabía que en España también usaran esa palabra. Yo me compré un diccionario con expresiones lunfardas y antiguas, porque me encanta rescatarlas del olvido.
      Aquí carajo se usa como mala palabra.
      Un abrazo grande, Rafa y muchas gracias.

      Eliminar
  5. Ya nadie escribe así... con tanta riqueza de léxico.
    Es una delicia leerte.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo un diccionario de sinónimos que es una maravilla y un diccionario de palabras ya en desuso. No sabés el jugo que les saco a los dos.
      Me alegra que te vayas "deliciado" (a veces invento algunas).
      Besos, Torito.

      Eliminar
  6. Estimada, agradable y agraciada MIR, qué bien escribes!!! Un misterio lo que te dejaron, casi seguro un donjuanesco vecino para ganarte apostando a la magia del talismán; me gusta que uses palabras coloquiales, te hace más suelta, más optimista, hay más claridad en tu presente últimamente, es un placer leerte!!
    Baccio, Mirel!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo lo que estoy publicando es viejo, se ve que hace unos años tenía algún sentido del humor y entonces sí, me gustaba mucho mezclar lo coloquial con un lenguaje más literario.
      Gracias, Edu, un abrazo..

      Eliminar
  7. Estupendo el gato que no tenes que mira llover tras los cristales!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viste qué hermosura, ahora tengo un gato virtual.

      Eliminar
  8. Ese extraño cachivache te traerá de cabeza pensndo en quién te lo dejó:))
    Me ha gustado volver a oir, bueno mejor leer, esa palabra que extremadura si se oia mucho. Los extreñenos usamos también muchas palabras ya en desuso palabras que a los más jovenes ni les suena.
    A seguir rescatando Mirella.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde chica que colecciono palabras raras o fuera de uso. Cuando no conozco el significado corro al diccionario, un gran amigo. Ahora es más rápido por Internet, pero cuando escribo el de sinónimos siempre está pegado a mí.
      Es una pena cómo se está achicando el léxico.
      Besos y gracias, guapa.

      Eliminar
  9. Ay me hiciste reír Mire!!!

    Me sumergirse en tu imaginación, imaginado ese cachivache tuyo!!! Y lo que te dio de sí en tu maravillosa Pluma.

    Yo a eso en la casa le digo

    "El coso, ese"

    Jaaaaa, si soy rara, pero todos los q me conocen bien me entienden��


    Un abrazo grandote!!


    MaRia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando no se sabe bien qué es o se ha olvidado el nombre, la palabra "coso" cubre todos los espectros posibles. Aquí la utilizamos mucho.
      Me alegra que el relato te causara risa, repartir risas es saludable y mis textos suelen ser bastante sombríos. Este es viejito.
      Un gran abrazote, María, gracias.

      Eliminar
  10. Los "cosos" si son pequeños y curiosos pueden ocupar el lugar de un amuleto, pero tampoco se para que sirve un amuleto, a mi la suerte me la traigo yo. Abrazos grandotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bien Ester, felicitaciones! Muy pocos dicen en la actualidad que son su propia suerte, el mundo se ha vuelto tan quejoso.
      Más abrazos fortachones.

      Eliminar
  11. Me ha encantado. El cachivache sirve para demostrar tus dotes de escritora. Besetes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Angelines, contenta de que te entretuvieras con el cachivache.
      Besos.

      Eliminar
  12. Qué bien manejás el suspenso hasta en la cotidianidad de una situación simple en la vida de una persona. El uso del absurdo es tan sutil que pasa casi desapercibido.
    Estos cuentos son increíbles.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces, me sale el absurdo porque, confidencialmente, hay momentos que me siento medio absurda, tratando de insertarme en un mundo tan normalito.
      Me da un alegrón que disfrutes de estos cuentos viejitos.
      Gracias, Raúl.

      Eliminar
  13. Cachivache es una palabra que yo ultilizo mucho. :)

    Como me gusta leerte Mirella, siempre me sorprendes en tus relatos.

    Mil besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creí que era una palabra muy porteña, pero veo que en España ya la conocían.
      Es bueno sorprender al lector, es una de las cosas que procuro mantener.
      Bracias y besotes, Nieves.

      Eliminar
  14. Vine a tu nido Mirella. Empiezo por aquí porque no pude menos que tentarme: palabras porteñas, buena escritura. Construíste a partir de ese cachivache una historia interesante, imaginativa, con mucha creatividad, y la contaste enganchando al lector de entrada. Con la argoyita, ese anillito de hierro, me trajiste hasta el fin de esta historia cortita. Yo soy porteño, no sé si vos también, te agradezco mucho que recuperes esos términos que a veces no se encuentran en el habla de otros países, aunque el lenguaje sea el mismo. Un placer leerte (y vendré por más). Un abrazo.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, Ariel y me da mucho gusto que te vayas contento y vengas por más.
      Estoy escribiendo poco en la actualidad y estos últimos relatos tienen varios años, pero escribir es algo inevitable para mí y ahora no me preocupo tanto por estos períodos de sequía de palabras.
      Vivo en Buenos Aires, pero nací en Italia y vine aquí de muy chica. De tanto en tanto me gusta usar coloquialismos o expresiones en desuso.
      Muchas gracias y nos seguiremos leyendo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. ¿Y han pasado cinco años y todavía no sabes de qué trata el asunto, ni de quién te lo dejó a la puerta ni por qué? Jaja En todo caso me gusta la idea de que magos orfebres hayan moldeado este objeto, el cual posee propiedades curativas. Además la descripción habla bien de ti, porque preferiste verle un lado bueno al misterio. Yo me encuentro con algo así a la entrada de mi puerta, y por pura costumbre y vicio, lo habría asociado con un arma.

    Lastima que no sea real, aunque lo detallas con tanta riqueza visual y léxica, que quién sabe...

    Más saludos, Mirella!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran otras épocas en la que me sentía más lírica y positiva, creo que si lo escribo hoy me acercaría a algo más trágico.
      Gracias por tu lectua y comentario, Julio.
      Abrazo.

      Eliminar
  16. Acá decimos cosa no coso, "la esa cosa", "la desa cosa", es una muletilla en muchos de nosotros.

    Está magníficamente narrado, como todos tus textos. Se disfrutan siempre. Este sobretodo es muy imaginativo.
    Te abrazo Mire. Beeeesos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando usamos "el coso ese" es más despectivo, pero también decimos "la cosa" cuando no nos sale le nombre o no sabemos bien qué es.
      Mil gracias, Gildo y otros tantos beeeesos para vos.

      Eliminar
  17. ¡Hola Mirella!
    Traspaso este umbral por primera vez y me quedo la mar de a gusto disfrutando como una niña de tu caudal imaginativo, lo cual no se prodiga hoy en día y reconozco que también soy otra "oveja" negra reclamando la locura de las palabras y la magia del loco/a que domina este arte.
    Además me has ayudado a descubrir nuevos vocablos para mi colección de artículos de calidad que guardo a buen recaudo.
    Cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Estrella y muchas gracias por tu visita y el comentario.
      Parece que formamos parte del mismo cículo de coleccionadores de palabras. Las hay tan bellas y que ya nadie las recuerda, que cuando cuadran las inserto en mis escritos.
      Apenas pueda, con el tiempo no tan justo, también pasaré por tu espacio.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Me ha gustado la rotundidad de ese cachivache, hay tantos que se acumulan en una sociedad de tanto consumo que no se alarga a las palabras, estas como bien dices parecen desaparecer influidas por giros en otros idiomas que parecen más modernas mientras nuestro lenguaje se va haciendo más pequeño.
    Es una delicia leerte aunque tenga que tirar del diccionario porque hay palabras que desconozco.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces resultan complicados los regionalismos. También me ocurre con textos de España y de Latinoamérica, pero en el contexto se termina entendiendo. Recurro al diccionario (de la web), porque me gusta conocer bien el significado de las nuevas expresiones.
      Gracias por la lectura, Conxita y un gran abrazo.

      Eliminar
  19. Ese objeto de utilidad desconocida te dio para redactar un excelente texto. Te felicito.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo escribí en una época que tenía una imaginación muy prolífica. ¡Espero que vuelva!
      Gracias por la visita, linda.
      Besos, Malque.

      Eliminar
  20. Me remontaste a miles de años atras jajajaja qué tiempo hacia queno leia la palabra cachivache...

    saludos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pensé que era muy argentina pero veo que en varios lugares de habla hispana la conocen.
      Gracias por pasar Carlos, un gusto saber de vos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. En tus manos ese cachivache se convirtió en algo prodigioso...
    Posees ese don de convertir lo supuestamente inútil en un iceberg embellecido.
    Lo vi.

    Y es bello.
    Como tus letras, bella Dama.

    Un beso, mi querida Mirella.

    Sabes que me gusta leerte, tomándome mi tiempo... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Zarcita, tomate todo el tiempo que necesites, este espacio es libre como los pájaros, no hay que fichar tarjeta como en una oficina. El lector viene y se va cuando quiere.
      Siempre me dejas palabras cálidas, que te agradezco mucho.
      Ciao, con un enorme bacio, ragazza.

      Eliminar
  22. Pendorcho, pequeña gran palabra usada a toda hora por mi querido Tío Roberto.
    Qué bien nos contás los divagues de la escritora a la hora de intentar comenzar con la historia del chirimbolo. Y el suspenso del cierre atrapa. Me gustó (cómo no...).
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este cuento tiene unos años y tuve un período en que me gustaba rescatar palabras viejas o en desuso, hasta me había comprado un diccionario de términos lunfardos y expresiones coloquiales.
      Juanito, nuevamente gracias por toda la lectura.
      Saludos.

      Eliminar
  23. Desbordante de imaginación en cada uno de los usos y posibles procedencias que le has otorgado al hallazgo-chirimbolo, yo también conozco esa palabreja, lo que no recuerdo es si la traje conmigo de Cuba o sí me la agencié acá en España, la primera posibilidad es muy de película de ciencia ficción, que bueno sería tener un artilugio de esa guisa en casa. Lo del chupete me hizo una gracia enorme. Por imaginar que no quede. En esto último eres tú quien se lleva la palma. A la vista está.

    Abrazo de Marciano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cosas que se me ocurrían en otras épocas y que ahora refloto para que no queden guardadas y olvidadas.
      Me quedo contenta con tu disfrute, Cuba Madison y por la visita al nido.
      Abrazo grande y gracias.

      Eliminar

  24. Y no seré yo quien pueda resolver las incógnitas que el pendorcho ese haya suscitado en ti ya que si de objetos no identificados hablamos pudiera suceder que mis explicaciones nos llevaran a enredarnos en algún tipo de historia interminable dentro de la cual todo pudiera suceder, como en su día me acaeció y por ello tuve que abrir un blog y en él publicar mi primer post.

    http://otravacanelmaiz.blogspot.com.es/2007/09/and-i-knocked-at-heavens-doors.html

    Que bien escribes Mirella. Tus palabras son como pájaros, como miruellos...
    miruello, aquí = mirlo

    Un abrazo

    · LMA · & · CR ·



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a leer con gusto ese texto (ya fui a mirar), creo que esa faceta tuya es muy interesante.
      Me parece genial que mirlo, con lo que me gustan los pájaros y ese en particular, en tu tierra tenga un nombre parecido al mío.
      Muchas gracias por pasar siempre, Bolo.
      Un abrazo.

      Eliminar