jueves, 30 de junio de 2016

Tejerse mujer





Un cinco de enero por la noche, cuando tenía once años, la luna de sangre comenzó a visitarme cada 28 días. Contradictoriamente, mi madre dijo que era un premio de los Reyes y en seguida agregó: ya sos mujer.

A la semana me entregó un costurero de mimbre, la tapa decorada con rosas de tela. En su interior me espiaban agujas, dedal, tijera, hilos de colores. También recibí el equipo para tejer y madejas de lana. Debía seguir la tradición ancestral de toda niña que se convierte en mujer.

Solo por curiosidad empecé mi aprendizaje con el tejido, que me llamaba en ecos misteriosos. La lectura de la versión infantil de La Odisea —y la imagen de Penélope— habían quedado impresas en mí. Razonaba que si en alguna ocasión tuviera la necesidad de destejer, para hacerlo apropiadamente, primero tendría que haber aprendido el oficio. Una nunca sabe lo que le deparará el futuro.

Tozuda, arremetí con el punto arroz, el más simple. La labor progresaba en forma desigual: apretada en un tramo, floja en el siguiente. La niña que intenta ser hacendosa y teje como un marinero. En esa etapa ejercía el pensamiento positivo: acaso el gran Ulises, el héroe de mi infancia ¿no habrá urdido redes o las habrá remendado en sus largas navegaciones?

Un punto al derecho, un punto al revés. Con cada lazada el ansia de rebelión se doblegaba en la obediencia sin réplicas. Esa docilidad iba más allá de las estrictas reglas asimiladas, se originaba en el temor de cómo se debía comportar una mujer en un ambiente arbitrario, incomprensible. Y ocurría porque la norma máxima de la familia era el tributo al silencio. Nadie con quien hablar de las lunas rojas, qué significaban esos ciclos, sus consecuencias, los cambios en mi cuerpo, en mi sustancia íntima.

Al regreso de la escuela tejía mi aburrimiento, mi soledad de hija de la vejez, de niña sin juegos ni amigos. Practicaba el arte de ser una tejedora de cuentos, mientras se los relataba a la muñeca de plástico, mi callada compañera.

Procedía con interminables bufandas, con el fin de proteger los cuellos de cientos de doncellas acechadas por vampiros. O para calentar a los pequeños huérfanos vagabundos en las calles nevadas de Dickens.

Alternaba los colores con audacia, como si el cielo se hubiera estrellado en un prado de amapolas y el gris de las piedras enrojeciese con el ardor de un incendio.

En las tardes de primavera solía distraerme; las agujas, en su ir y venir, herían la lana azul que se teñía de púrpura.

A los doce años enrollé todo, guardé los elementos en un estante alto del armario. Algún día volvería a usarlos para seguir investigando mi femineidad.

En ese momento mi preocupación era otra: me había enamorado.





©  Mirella S.   — Diciembre 2015 —




34 comentarios:

  1. Que precioso, tierno y maravilloso relato !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da un gran gusto que lo hayas sentido así.
      Besotes, Angelines y mil gracias.

      Eliminar
  2. Las mujeres somos unas mártires, empezando por las hormonas... Me encanta cómo le diste la vuelta a la tediosa, para mí , tarea "femenina" de tejer y la llenaste de creatividad. Yo directamente me negué.
    El texto es genial.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aburridísimas todas las tareas femeninas, las peores: tejer y coser. Lo que no nos gusta hay que encontrarle una vuelta creativa para vivirlo con mejor ánimo.
      Gracias, Celia, me dejaste un comentario muy lindo.
      Abrazote.

      Eliminar
  3. Recuerdo este escrito, Mirella. Me gustó muchísimo en su día y me sigue gustando hoy. Describe con delicadeza la situación de muchas niñas recién llegadas al «mujerio».
    Un grandísimo abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecida por haberlo leído nuevamente y también por volver a comentarlo.
      Un placer tenerte por aquí, Isabel.
      Otro abrazo enorme.

      Eliminar
  4. El amor (precoz) salvo del tedio a la niña-mujer, hay frases que duelen "mi soledad de hija de la vejez" y otras que llegan infantiles "Procedía con interminables bufandas, para proteger, desde mi imaginación, los cuellos de cientos de doncellas acechadas por vampiros". Y este párrafo "Alternaba los colores con audacia, como si el cielo se hubiera estrellado en un campo de anémonas y el gris de las piedras enrojeciese con el ardor de una fogata" que imaginando el suceso una mueca de sonrisa se me ha quedado prendida.
    Una belleza de texto, tan bien escrito que con un aplauso no es suficiente. Ser mujer, que cosa tiene la vida. Un abrazo y mi reconocimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El "amor" a los doce años es un sueño, un deslumbramiento, la ilusión de sentir algo como las protagonistas de las películas románticas. Pero mientras tanto ocupa el pensamiento y ya no interesan los fantaseos que servían para hacer más llevadera la labor.
      Me alegra de que hayas disfrutado de la lectura, a pesar de las pinceladas de tristeza que abundan tanto en todos mis textos.
      Gracias y mil besos, Ester.

      Eliminar
  5. Ay, que bien... el amor te rescató de esa condena.

    Besos Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué... a vos tampoco te gusta el tejido, Torito?
      Parece que somos muchos.

      Un gran abrazo y beso.

      Eliminar
  6. De tejer ovillos a tejer inquietudes.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podías haberlo sintetizado mejor, Chaly.
      Besos.

      Eliminar
  7. Me encantó, no sabes cuanto y esas notas de humor que salpican el texto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberte sacado una sonrisa, Tracy.
      Muchas gracias por pasar.
      Besos.

      Eliminar
  8. Para no repetirme con lo que había comentado antes, solo voy a decir: Dios!, mi hija tiene once y hace tapiz con lana y también crochet. Voy a estar atento por si no la veo agarrar las agujas...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andate atento, Raúl, mirá que los chicos hoy son más precoces.
      Muy agradecida que lo hayas vuelto a leer.
      Abrazo.

      Eliminar
  9. jeje desapareció el comentario que venía a decirte que ahora ya la mujer decide mas o menos lo que le gusta y lo que quiere hacer con esas costumbres que parecía tener asignadas.
    Me gustó el relato. besotessssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces Blogger comete travesuras. Hoy a mi no me salen los acentos. Por suerte en estos tiempos hay un mayor margen de eleccion.
      Contenta de te fueras conforme, Yoik.
      Abrazo.

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Efectivamente, querido profe, son cosas de la vida.
      Gracias y besos.

      Eliminar
  11. Siempre quedo deslumbrada. Pienso que hacer un buen relato es lo mas difícil de la literatura. Contigo se tiene acceso directo a la emoción, a la interpretación, a la belleza. Nunca falta ni sobra nada . Y siempre la poesía en ellos como añadidura.

    Ta admiro, Mirell. Abrazos, siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, querida Soco, contenta de que te haya gustado.
      Un toque poético no puede faltar, los textos me lo piden.
      También te admiro, hermosa.
      Besos y abrazos.

      Eliminar
  12. Ah, y gracias por tus visitas. Te espero siempre con ilusión en mi casa, aunque , a veces, yo no puedo entrar en la tuya. Cuídate mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer pasar por tu poética casa, Soco, actualmente lo hago un poco a destiempo, pero no quiero perderme ninguno de tus poemas.
      Es recíproco y me alegro.
      Un enorme abrazo.

      Eliminar

  13. Obviamente, hay prioridades y la elección era sencilla.
    Tal vez en ratos de desenamoramiento se podrían hacer prácticas. al menos, para conseguir apretar todos los puntos con igual fuerza. Ya la vida se encargaría de destejer lo tejido.
    Estupendo recuero, real o imaginado, suena hermoso.

    Un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una buena opción la que proponés, Bolo, pero a veces aparecen otros gustos y prioridades.
      Muchas gracias por tu infaltable presencia.
      Otro abrazo.

      Eliminar
  14. Hermoso relato Mirella. Vamos creciendo y tejiendo vida, sueños e imaginación. Creo que todas nos parecemos un poco, en nuestra infancia las madres no hablaban, todo se ocultaba y aprendíamos de las amigas y de los errores.

    Un abrazo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es como ahora que los chicos con toda la información disponible, a veces saben más que los padres. Había que "rebuscárselas" de otra manera.
      Cuando se es soñadora por naturaleza, cualquier excusa sirve para que la imaginación vuele.
      Gracias y besos, Mariarosa.

      Eliminar
  15. ¿El costurero aún duerme o a vuelto a hacer de las suyas?

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja... al costurero lo destruyó el tiempo y la falta de uso.
      Gracias por pasar, José.
      Saludos.

      Eliminar
  16. Eres una sastrecilla muy valiente...

    ;)

    Me relaja un montón hacer bufandas...
    Recuerdo muy bien este texto.

    Sigue tejiendo palabras.

    Un abrazo, Bella Dama, y de los entrelazados :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como no se desovilla ninguna palabra, me parece que voy a tener que volver al odiado tejido, algo que siempre detesté.
      Gracias, mi linda Zarcita, por la relectura.
      Un abrazo bien apretao.

      Eliminar
  17. Todas nos parecemos en muchas cosas ... todas las épocas tienen sus 'haceres' comunes...
    mis lunas rojas tampoco me las explicó nadie....
    me ha gustado tu relato

    Abrazos Mirella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También depende de cada familia, algunas de mis compañeras de colegio ya lo sabían por sus madres.
      Contenta de que te gustara y gracias por estar siempre, guapa.
      Un abrazote.

      Eliminar