viernes, 16 de octubre de 2015

Apuntes en hojas perdidas (IX)



Si el cuerpo es frágil y la voluntad poderosa, es inevitable que el cuerpo termine derrotado.

Los huesos, la carne, la piel de leche, las venas como telarañas azules, se debilitan, se convierten en un hotel decadente que aloja a pensionistas perniciosos que invaden cada una de las habitaciones con sus pestes y miserias.

Voluntad resiste, presenta batalla, mientras el cuerpo se deteriora, se encorva, se arrastra, se vuelve lombriz y anhela el cobijo de la tierra, su aroma a greda humedecida por el amanecer. Voluntad, implacable, lo sacude, le ofrece decenas de motivos para que se levante y continúe.

Cuando ve que no lo consigue, que el cuerpo ya no responde a ninguna directiva, que es apenas una carcasa a punto de desintegrarse, Voluntad se desespera, se culpa por su exigencia, se congela. De a poco se resquebraja como un muro afectado en sus cimientos. Se derrumba junto al cuerpo que, con sus últimas fuerzas, busca atravesar los terrones, hundirse en su blandura.

Las teselas desmenuzadas de Voluntad lo cubren en un túmulo protector. Finalmente ha comprendido, también podrá descansar arrullada por el susurro musgoso de la lluvia, por la brisa que le trae las canciones de ríos secretos.

©  Mirella S.   — 2015 —

Arte digital de Paula Rosa




26 comentarios:

  1. Pfff me has hecho abrir las cañerías... en esta fase estoy de derrumbe del cuerpo y la voluntad. Ya ni me reconozco. No sé donde quedó mi fuerza, ni mis ganas, ni mis ansías... Sólo siento rabia hacía mi misma por no poder levantarme; un odio cruel, el que jamás pude tener hacía nadie, lo siento hoy, implacable conmigo misma.
    Un fuerte abrazo, de los fuertes, fuertes... cargado de cariño, admiración y gratitud.

    ResponderEliminar
  2. Tan cierto...
    Contra la voluntad, la guerra del quiero y no puedo es la enemiga del cuerpo...
    Las risas ajenas que doblan como campanas en la sien y en los cerros del olvido, sonríe en balcones ajenos al tiempo.
    Y quien no lo entienda, mejor que me cubra de estiercol.
    Que cuando la luna aúlla, le faltan estrellas al firmamento.

    Besos, Bella Dama.

    A mí esta noche, me regalan una tregua.

    Tenías razón...
    Con lo de que gustarme, y empatizarme con estos nuevos relatos, sería poco ;)

    Un abrazo tras el cristal, de los dulces, y brumosos...
    Sigue alzando ese vuelo ante el impulso de los pájaros que tras tu ventana alzan el vuelo.

    Empiezo la noche rimada :P

    ResponderEliminar
  3. Cuerpo contra voluntad, difícil batalla.
    Yo no soy alguien de voluntad ferrea, soy más bien de los débiles, pesimistas también.
    A pesar del tema no se puede dejar de admirar la belleza de tus textos.
    Abrazo muy grande Mirella y mis mejores deseos. Beeeeesos también.

    ResponderEliminar
  4. Voluntad resiste, presenta batalla, mientras el cuerpo se deteriora, se encorva, se arrastra, se vuelve lombriz y anhela el cobijo de la tierra, su aroma a greda humedecida por el amanecer. Voluntad, implacable, lo sacude, le ofrece decenas de motivos para que se levante y continúe.

    Querida Mirella, la mayor impronta del cerebro es será siempre sobrevivir a costa de lo que sea, es por eso que nuestra voluntad, científicamente, actúa de ese modo, podría contarte una historia de voluntad a la que asisto a diario, hay alguien muy cercana a mí luchando por vivir. Me ha dado más de lo que le he podido dar yo a ella. A veces le cuento chistes verdes de la reina y de la family real, cabro-nazi, me dice , no ves que estoy muriendome, no tengo fuerzas ni para reír, mentirosa, le digo, porque es cierto. Una vez se montó en el coche abierta en canal, una operación de hígado, metimos la sonda en un bolso, y me dijo, y ahora llevame a compararme un perfume, si me pilla esa hija de puta quiero que me encuentre entre el gentío y peleando, y no en un agujero oscuro y en eso llevamos cinco años, en Francia me declaré en huelga de hambre en medio de un restaurante súper pijo y me lleve en mi huelga a toda la mesa a mi terreno y entonces desfilo el plato para que ella comiera, la quimio es muy violenta y ella ya pasa de vomitar, quiero decir, la voluntad va haciendo lo suyo con ella. Esto no tiene que ver contigo pero en cierto modo me has traído a esta mujer tan importante en mi camino en lo personal en esa batalla conmigo, de yo a yo, por no rendirme nunca ante la adversidad

    Creo que tenes la fuerza espiritual y la entereza para salir de lo que sea, querida amiga, mi escritora grande.

    Yo apuesto por ti y me juego todo.

    Te cubro de besos desde la distancia.

    ResponderEliminar
  5. Así es por desgracia a veces hay gente con voluntad de hierro pero cuando el jodido cuerpo dice que ya no puede más, jodido se pone el patio. Pero al mismo tiempo, también soy de los que pienso, que como el cuerpo vea que la voluntad es débil, todavía el cuerpo se viene antes abajo. Creo que es una moneda con las dos caras, y las dos van tan ligadas, que luchan por ver quien gana antes la partida. Sea como fuere a las dos hay que echarle cojones, y aunque se peleen, que ocurra como en el ajedrez y la partida quede en tablas.

    Ánimo Mirella; besos y abrazos y que tengas muy buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  6. Voluntad es fuerte e indomable pero también se agota. Descansar no es desfallecer, es recuperar fuerzas para seguir. Por favor, descansa lo que necesites para seguir escribiendo palabras como pájaros, palabras con sentimiento, palabras que emocionan porque llegan al corazón. Un fuerte abrazo, querida Mirella.

    ResponderEliminar
  7. No te rindas, tu mente no se merece eso.

    Muchos abrazos y besos

    ResponderEliminar
  8. Entonces me pregunto si es mas importante mi cuerpo o mi mente, y como no cabe un empate opto por mi mente. Un abrazo con mucho cariño

    ResponderEliminar
  9. LO QUE SI ES CLARO, ES QUE EL CUERPO SÓLO ES UN COMODATO. JEJEJEJEJEJ.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  10. ¡ESTREMECEDOR!... Entre el cuerpo y voluntad apuesto, siempre aposté, como buen jugador, a voluntad, voluntad siempre se asocia a la fe y no hay con que darle, una simbiosis triunfadora. ¡Jugá, Mirella, apostá, la vida es juego!!
    Abrazo y pulgar para arriba, MIR!!

    ResponderEliminar
  11. La voluntad de vivir es una ventana al futuro. Tremendo texto.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Te entiendo tan bien Mirella....
    No hay nada más que añadir.
    Me gustaría que no fuera así, o que en cualquier momento el cuerpo respondiera....
    Venga, abrazooooooooooooo de corazón.
    Y mil besos.
    Y todo mi ánimo.

    ResponderEliminar
  13. Aguda reflexión llena de acierto. Porque ¿quién no se aplica lo escrito por ti? En mi caso, totalmente, que yo pretendo más de continuo de lo que mi cuerpo es capaz de aguantarme.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  14. ¡¡¡NO!!!
    Voluntad no puede ni debe dejarse vencer por nada, ni nadie por muy agil e intelingente que sea ese pensionista pernisioso. Ella tiene los medios, por algo se llama Voluntad, tiene el poder de decidir y ordenar.

    Según el diccionario; voluntad quiere decir: Acto con que la potencia volitiva admite o rehúye una cosa.

    ¡¡hai capito!!

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a todos, queridos amigos por las palabras de ánimo y la fuerza que se desprende de cada uno de los comentarios.
      Me hacen mucho bien y me acompañan en esta circunstancia desfavorable.
      Los abrazo muy fuerte.

      Eliminar
    2. Tristísimo de verdad, Mirella, especialmente esa parte en la que la llamada de la muerte casi
      cierra cualquier atisbo de esperanza, por mucho que uno quiera contradecir a la parca.
      Yo te diría con todo mi cariño que aún nos queda cielo y que tú sabes volar como pocos.

      Te leo y te envío lo que tengo, un gran abrazo.

      Eliminar
  15. Yo quiero pensar que en tu caso, la voluntad será la ganadora....
    Es preciso que así sea...ya lo sabes.
    El cuerpo, por muy cansado que esté, es capaz de sorprendernos siempre...
    Muchos besos y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Leerte siempre es como abrir la puerta a dimenciones donde los sentimientos y pensamientos mas intimos y profundos se ponen a flor de piel..

    Hermoso y lleno de emotividad.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  17. Un abrazo larguísimo Mirell. Se fuerte y cuídate mucho. La voluntad resistirá, tiene poderosos recursos.

    Todo mi cariño

    ResponderEliminar

  18. El camino siempre es largo pero llega un momento en que se vislumbra el destino. Siempre tenemos tiempo de conformarnos con ese final no deseado... pero eso es un arte mayor.
    ¡Que bien lo has expresado!

    Un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
  19. excelente trabajo narrativo Mirella
    enhorabuena
    se palpa el tormento

    abrazos y buena semana

    ResponderEliminar
  20. Sólo quien padece sabe y conoce la lucha entre el puedo y el quiero , mente y cuerpo ; alma y carne , corazón y razón
    Vivimos en eternas luchas unas nos desangran otras casi
    Te dejo un abrazo fuerte y a la vez repleto de ternura

    Desnudarse el alma es una muestra de fortaleza .. y tú lo haces de manera hermosa

    ResponderEliminar
  21. Un planteamiento de opósitos con un matiz de filosofía con la que abres esta prosa Mirel y en el desarrollo la lucha de una Voluntad que se resiste a que claudique el cuerpo y en su combate, sin proponérselo, lo va venciendo y no vence sino cede en él.

    Es hermosa la descripción de esta batalla Mirel y a veces la resistencia, como es el caso, debe salir del cuerpo para instalarse en la memoria del testimonio. En una guerra de esta índole, me parece que es una buena estrategia para no claudicar.

    Un beso preciosa. Me tocas la emoción de una manera que se agradece.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  22. Vamos, Mirella, a no aflojarle ni un tranco e' pulga, eh.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  23. Fuerza, Mirella. Estoy seguro de que tu voluntad es de hierro.
    Saludos.

    ResponderEliminar