martes, 6 de enero de 2015

Reflejos




No me entusiasma verme al mirarte y que me devuelvas tantas caras diferentes, muchas extrañas, según los días, el ánimo, la luz.
También la luz: la de invierno me favorece, sobre todo si es frontal; la de verano sólo en los amaneceres color ópalo y la del otoño en la hora humilde del crepúsculo.
En primavera apenas te miro. Sólo atisbos momentáneos y parciales para delinear los ojos o darle un toque de brillo a los labios. Para peinarme casi ni te uso: los rulos no responden a ningún criterio estético, sólo a su propia rebeldía. Y esa actitud de no mirarte, bastante pueril, lo admito, debe ser porque la primavera simboliza el inicio del ciclo de la vida y yo me alejo año tras año de ese tiempo.
Es difícil compaginar un espíritu fervoroso con un cuerpo a veces extenuado por dolores y limitaciones, que me tocaron prematuramente, ya desde la infancia.
Además de la luz estacional —o según las horas del día— en mí hay que tener en cuenta los estados emocionales, siempre fluctuantes como la luna.
Ahí aparecen las expresiones. La más habitual es la que luce una mansa melancolía, entonces en vos veo facciones que se están cansando. Pero ni te cuento en los instantes en que el pecho se angosta, la respiración parece que faltara y te pregunto: quién es esa bruja de labios apretados y ojos tormentosos.
Sin embargo, en los ratos en que una alegría inesperada me lame como una ola, esos mismos ojos se vuelven rutilantes y la sonrisa se apropia de toda la cara. O cuando ensayo los gestos de serenidad para tranquilizar al afuera, te miro y me gusta lo que veo, sé que también soy esa otra. 
Si tengo que llorar no te miro, porque esa es a la que más temo, es la que muestra el dolor profundo del alma; y para qué verlo, es suficiente con sentirlo.

©  Mirella S.   — 2011 —


Imágenes sacadas de la Web

58 comentarios:

  1. los espejos siempre nos delatan , podemos ser los reyes de la mentira
    pero frente a un espejo ... todo se derrumba

    buen trabajo Mirella
    abrazos y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Generalmente es así, también están las personas tan light y vanidosas que sólo buscan complacerse con su propia imagen.
      Gracias, linda un beso grandote..

      Eliminar
    2. buen fin de semana Mirella
      mil gracias por tu palabra
      abracitos

      Eliminar
    3. Gracias también a vos, por pasar siempre por el nido.
      Hermoso fin de semana, Elisa.
      Besos

      Eliminar
  2. Ya no miro los espejos porque cuando lo hago aparece un impostor que no sé quien es...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Torito, porque sos tremendamente injusto con vos mismo y sólo mirás el lado sombrío que todos tenemos... o tal vez le llamás impostora a esa parte sensible que tanto te cuesta verte.

      Mil gracias, Xavi, un gran abrazo.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. No creas, hay ojos muy entrenados para mentirse y mentir.
      Besos, Oscar.

      Eliminar
  4. Miradas ... luces... estados de ánimo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuántos reflejos nuestros quedan atrapados en su superficie.
      Gracias, Tracy, besotes.

      Eliminar
  5. Yo hablo mucho con mi Yo a través del espejo.
    Buen comienzo de año con este relato... te deseo muchas cosas lindas.
    Abrazos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un buen sistema, Carlos, hay días que tenemos mucho para decirnos.
      Retribuyo tus buenos deseos y esperemos un año más tranquilo.
      Un fuerte abrazo y gracias.

      Eliminar
  6. Hay tantos reflejos como sentimientos ... cada vez me gusta menos la sinceridad del espejo. Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que mirarlo con ojos benévolos, claro que no todos los días estamos con esa disposición de ánimo.
      Besazos, Angelines.

      Eliminar
  7. Compleja mirada ... positiva o negativa según los ánimos... alguna vez lo he empapelado....

    Lo has descrito fabulosamente.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te confieso que lo esquivo bastante, especialmente cuando sé que no me va a gustar la cara de ese momento.
      Besos, Esme.

      Eliminar
  8. El espejo es insobornable, es un juez, dicta la sentencia del día, te puede absolver o condenar, el ego de uno oficia de abogado, tendrá que ser muy hábil para que salgas airoso; es un tema espléndido el que tocaste, Mirella, porque todos los días pasamos por ese trance, como en una aduana, sin escapatorias para las mujeres, bueno, también para los hombres, elaboraste un poema a lo largo de instantes y estados en una muestra virtuosa que nos deja reflexivos por largo rato!!
    Empezaste muy bien el año, MIR, aplausos, reverencias y abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un texto viejo, que escribí en un taller en el que nos daban algunas consignas y esta versaba sobre el espejo.
      Me alegro de que te gustara y te haya parecido un buen debut para este enero que, no sé por qué, lo siento agobiante y me trae apatía. Tengo una serie de trabajos nuevos que estoy todavía corrigiendo algunos, terminando otros, pero sin entusiasmo.
      Me inclino ante tus aplausos exagerados y te dejo un bacio.

      Eliminar

  9. Estupenda conversación con el espejo. Siendo sinceros, las respuestas que da son siempre las correctas.

    Un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su honestidad te puede tirar abajo si una mañana, apenas despierta y sin previa preparación, le echas una ojeada.
      Gracias, Bolo, un abrazo veraniego.

      Eliminar
  10. Respuestas
    1. Muy contenta de que te gustara.
      Un abrazo, Adolfo.

      Eliminar
  11. No me asustan los espejos, me asustan más las miradas, esas que dicen son el reflejo del alma...
    En la tradición judía, cuando alguien muere tapamos todos los espejos de la casa durante el duelo, ya que se cree que el alma de la persona puede reflejarse en ellos y traspasarlos...
    Nos conocemos lo suficiente para saber qué encontraremos cada mañana frente a él, y con el paso del tiempo y las estaciones, puede que que hasta haya días en que nos resulte ingrato, pero cada reflejo, como cada estado de ánimo refleja esa parte de nosotros que queramos o no queramos ver.

    Besazos, mi bella Dama de las letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay miradas que si son el espejo del alma, mejor dar media vuelta y salir corriendo.
      Pero, como vos decís, ya conocemos la nuestra, hay días que nos aburrimos de vernos siempre con la misma expresión y en otros nos descubrimos facetas nuevas.
      Somos lo que vemos y mostramos... y algo más, que hace la diferencia.
      Gracias, preciosa Zarza, por pasar. Un fuerte abrazo, muy especial, por el dolor de hoy, que es de todos..

      Eliminar
  12. Supongo que ya te lo habré dicho, pero no me importa repetirme...
    Me encanta haberte encontrado, porque leerte es un placer enorme. Dejar que tus letras me digan tantas cosas de manera tan bien escrita, es como dejar que la ilusión de volar se me quede pegada en la espalda de la mente.
    De verdad que te he visto mirándote en el espejo y he sabido perfectamente como te sientes gracias a la nitidez y el sentimiento con que lo narras.
    Mi aplauso de nuevo y como siempre.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus comentarios son siempre como un masajito al espíritu. Yo también agradezco que nos hayamos finalmente encontrado, después de cruzarnos en espacios amigos.
      Aunque no sepamos de la vida de cada una, siento que nos entendemos mucho a través de lo que escribimos.
      Un fuerte abrazo, Marinel.

      Eliminar
  13. Deberíamos dejarnos lamer como una ola más seguido.
    Qué tendrá ese objeto que es tan seductor? Ah, cierto!
    Beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una ola medio esquiva o perezosa, a veces hay que estimularla un poco.
      Me acuerdo de cuando tenía cuatro años y recién habíamos llegado a la Argentina, no tenía chicos amigos con quien jugar,entonces tomaba un espejo de mano de mi madre, lo miraba fijamente y hacía muecas. Cada una de esas caras era un amigo que me acompañaba y hablaba.
      Como todos los objetos puede cumplir múltiples funciones, no sólo para satisfacer la vanidad o para contar las arrugas nuevas.
      Gracias,Dana, ya encaré a Barnes y me gusta mucho como escribe y lo que dice.
      Besotes.

      Eliminar
    2. Tenemos que adelantarnos a la ola! Yo le hablaba al espejo durante mi adolescencia, me pasaba largos ratos en el baño a plena conversación...hasta que mi mamá o mi hermana menor me preguntaban asomadas "con quién hablás Dana?" Por supuesto que no había celulares en ese momento, ni siquiera teníamos teléfono de línea.
      Pero duró poco, hasta que me acepté.
      Que bueno lo de Barnes..contame cuando lo termines. Beso

      Eliminar
    3. Lo importante de esas conversaciones, en una etapa tan difícil y a veces solitaria como la adolescencia, es que den sus frutos y el de la aceptación es uno muy grande.
      Voy lento con el libro, tengo poco tiempo, empecé el segundo relato, el de Burnaby y me subrayé una frase tan cierta:
      "Cada historia de amor es en potencia una historia de aflicción. Si no al principio, más tarde. Si no para uno, para el otro. A veces para ambos."
      Un abrazote, Dana.

      Eliminar
  14. Mirella, es la primera vez que visito tu blog y si te parece bien...lo hago para quedarme y leerte. Magnífico texto, lleno de tonalidad y profundidad; me ha encantado esta parte:

    "También la luz: la de invierno me favorece, sobre todo si es frontal; la de verano sólo en los amaneceres color ópalo y la del otoño en la hora humilde del crepúsculo.
    En primavera apenas te miro."

    Espejos que nos devuelven la mirada, siempre tan desafiantes y no siempre sinceros. Gracias por tu arte. Un saludo desde Madrid. Gema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gema, por tu comentario. Bienvenida a este espacio y me alega saber que te ha gustado el texto. Pasa las veces que quieras, el nido es libre, abierto y mis pájaros van y vienen.
      Un cordial saludo desde Buenos Aires.

      Eliminar
  15. Yo me miro al espejo para afeitarme y poco más. Antes hablaba bastante con el espejo, pero como no me discutía y siempre me daba la razón, terminaba por aburrirme, así que lo dejé.

    Besos Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las conversaciones ante el espejo, a veces, pueden resultar interesantes, nos decimos cuatro frescas y nos impulsamos a cambiar... hay que ver si después nos hacemos caso y lo ponemos en práctica.
      Un gran abrazo y gracias, Rafa.

      Eliminar
  16. Siempre me he preguntado porqué cuando lloramos frente al espejo lloramos aún más... a mi me pasa, a ti no?

    Divina esta exposición de reflejos Mirella. :)
    Me ha encantado el mismo párrafo que a gemaestrada ... esa luz de invierno que favorece tanto. :)

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace mucho que dejé de hacerlo, porque es muy feo ver como uno moquea como un bebé y es verdad, lloramos más, contagiados por esa imagen.
      Gracias, guapa, un gusto saber que lo disfrutaste.
      Un gran besazo, Nieves.

      Eliminar
  17. Hola Mirella, el tiempo es implacable y más aun cuando en nuestra vida sueden cosas que nos cambian totalmente, que cuando vemos nuestro reflejo en el espejo no nos reconocemos.

    Me gusto la lectura, saludos un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Azulgenia, gracias por tu lectura. El tiempo no es benévolo, la vida nos va modelando y deja sus marcas en el cuerpo y en el espíritu, algunas veces trae un poco de serenidad y hay que aprovecharla...
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Hermoso! Tan visual y expresivo!
    Feliz Año Nuevo querida Mirella!
    Siempre es un gusto leerte!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Laura, también un feliz 2015 para vos, con muchas bellas imágenes para fotografiar.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  19. Estupendo reflejo a través del espejo.
    Uno tiene una visión distinta a la del resto de sí mismo. No es errada ni la indicada. Pienso que uno es lo que todos piensan que es y lo que uno cree que es. Y nada tiene que ver con la imagen, esa es siempre la misma, salvo cuando uno se mira en fotos...
    Saludos, Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La visión que tenemos de nosotros mismos va variando con el tiempo y como bien apuntás, también está hecha de lo que pensamos que piensan los demás de nosotros.
      Gracias, Raúl, muchos saludos.

      Eliminar
  20. El espejo y su sinceridad...Te dejo un haiku que le dediqué el mio.

    Irreverente
    el espejo me observa.
    Le doy la espalda.

    Y decirte que me gusta siempre todo lo que escribes. Con besosdeinvierno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el haiku, Soco, a veces es lo mejor que podemos hacer: darle la espalda.
      Un gran abrazo de pleno verano (hoy ardiente).

      Eliminar
  21. En realidad nunca nos miramos. Miramos el pelo, o la barba, pero nada mas, nunca nos miramos los ojos. tampoco observamos con detenimiento nuestras caras quizas porque tenemos miedo de vernos realmente.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mujeres, creo, nos miramos más, pero ahora nos ganan los metro sexuales. Pero esas miradas son pura vanidad.
      Gracias por pasar, Chaly, un beso.

      Eliminar
  22. Hola Mirella:

    Un relato sorprendente porque en él la protagonista se narra desde sí misma y se va encontrando con el decurso del tiempo en los fenómenos de la luz como si de instantáneas se tratara.

    Pero esas instantáneas no son un micro segundo que atrape la luz para el análisis o el posterior recuerdo, sino un momento de confrontarse en aquello que nos dé un reflejo. Un espejo, una ventana o una superficie con agua y la luz que analiza y se reconoce, es la luz de nuestra propia alma.

    Qué relato más hermoso e intimista, además de franco y poético.
    Un beso Mirella, encantado de leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho la lectura que hacés de mis escritos, son muy profundas, personales y siempre encuentro algo que quizás dije sin decir o vos vos descubrís con tu gran sensibilidad.
      Agradecidísima, Gonza, un abrazo enorme.

      Eliminar
  23. Creo que fue Nietzsche quien dijo que a cierta edad todos somos responsables de nuestro propio rostro. El espejo no duda ni miente y ante él bien podemos arrodillarnos porque podríamos contar mil mentiras al mundo, vendernos sentimientos y estados de ánimo a nosotros mismos y él no se inmutaría. Sólo tiene la verdad. Sólo tiene la verdad reflejada.
    ¡Un abrazo, Mirella! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestro rostro con el tiempo es un compendio de nuestras experiencias, cómo las vivimos y asimilamos, si con amargura, resignación, ira o con serenidad, como aprendizajes de la vida.
      El espejo se limita a mostrarnos -con objetividad- una imagen cambiante, porque los años nos cambian. Pero nuestros ojos ven lo que quieren ver, según desde qué emoción nos estemos mirando.
      Gracias, Jorge, un gran abrazo.

      Eliminar
  24. Ya el saber en que estación mirarse, al menos, es conocerse un poco! Pensar que hay quienes se miran todo el tiempo y, sin embargo, ven tan poco de sí mismos. En este genero sos como un cristal silencioso que se mete entre el personaje y su reflejo. Delataste, acertadamente, las dos caras. Grande abbraccio, sai che sono la tua "fan".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En general sabemos de nosotros mismos más de lo que queremos admitir. Lo intuimos, por lo menos. Pero la negación es un mecanismo muy apreciado... y así nos va a veces.
      Gracias, Patzy, por tu compañía, siempre tan estimulante.
      Un forte abbraccio.

      Eliminar
  25. Nunca una mirada en el espejo me hubiera dado para tanto. Muy bueno. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alex, si te gusta escribir hay que aprender a fijarse en las cosas pequeñas, que no se ven, que están más allá del alcance de los ojos y que brotan de nosotros mismos.
      Un gusto que lo disfrutaras.
      Otro abrazo.

      Eliminar
  26. el espejo, ese enemigo que no siempre nos devuelve el rostro que deseamos ver. ¿Será así como nos verán los demás?
    Muy bueno, Mirella, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Alfredo. Los demás, a veces, suelen ser más piadosos que uno consigo mismo.
      Otro abrazote para vos.

      Eliminar
  27. Reflexiones frente al espejo, pero con el bello toque de prosa poética, tan reconocible, que sale de tus manos, Mirella.
    Impecable transmisión de sensaciones al lector.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable, Juanito, me alegro que te vayas siempre conforme con lo que publico.
      Mil gracias y un abrazo.

      Eliminar