miércoles, 30 de julio de 2014

Aromas





Para Ignacio noviembre era el mes que perfumaba a jazmines y le traía recuerdos de la infancia. Al llegar esa época, empezaba a buscar sus efluvios en los quioscos de flores, para reavivar la memoria sensorial.
Fue entonces cuando se dio cuenta de que había perdido el olfato.
Un vendedor ambulante pasó junto a él con un cesto de mimbre que desbordaba jazmines, bellos en la luz de su blancura, pero carentes de aroma. Ignacio se frotó la nariz, se la sonó repetidas veces, mientras seguía al vendedor esperando la anhelada estela de fragancia. No ocurrió nada, como si los jazmines fuesen de cera o de plástico. Las rodillas se le aflojaron, se sujetó de una reja y tomó conciencia de que en los últimos tiempos ningún olor le había incitado o disgustado. Su nariz era un apéndice de hielo, insensible a cualquier emanación. 
Lo vivo rezuma olores ¿algo habría muerto en él? Tendría que ir al médico ¿y si no hubiese cura, si estuviese perdiendo paulatinamente los sentidos? Ya era miope y a veces no entendía lo que se hablaba en los noticieros y debía subir un poco el volumen. En cuanto al gusto, no toleraba lo muy caliente o el exceso de frío, pero con los sabores su paladar seguía siendo escrupuloso. Acarició el hierro de la reja en la que se sostenía y debajo de los dedos percibió unos leves grumos de pintura. El tacto funcionaba.
Ignacio se apuró para volver a casa. Durante el trayecto, obsesivamente, dilataba y contraía las fosas nasales, en un afán espasmódico de percibir olores. El mundo se había convertido en un quirófano aséptico y por primera vez añoró la pestilencia provocada por el tránsito. Esta anomalía no pudo ocurrirle de improviso, sin embargo recién la había detectado en la falta de perfume de los jazmines, ligados a momentos importantes de su vida y que no lograba rememorar: también se habían borrado los recuerdos asociados a ellos. Retrocedió en la memoria —un retroceso en el vacío— y no consiguió reflotar acontecimientos o personas que aclararan por qué esas flores eran tan valiosas para él.
Cuando abrió la puerta del departamento, desde la cocina venían ruidos de cacerolas y vajilla. Eleonora asomó su melena roja y gritó: justo a tiempo,  y reapareció con una sopera. Preparé el minestrone que me enseñó la abuela piamontesa; no le escatimé ningún ingrediente. Qué olorcito provocativo ¿verdad? Y le alcanzó el plato humeante.
Ignacio casi metió la cara en el plato y sólo le llegó el vapor caliente que humedeció el interior de su nariz. Soplando, se llevó la cuchara a la boca, reconoció el gusto a cebolla y apio, el toque delicioso de la panceta, pero desprovisto de olor. Algo faltaba para que el disfrute fuera completo.
Más tarde, en la cama, la sedosidad de Eleonora no lo tentó como siempre. Sus dedos la recorrieron como quien explora una escultura de mármol. El cuerpo de ella sin su perfume natural, había atenuado su deseo. Hizo el amor obedientemente, sin placer, igual que cuando de chico se comía el guiso recalentado que le dejaba su mamá antes de ir al trabajo. Lo sumergió una ola arbitraria de rencor hacia Eleonora, que ajena a todo, alegre, juguetona, se rendía al momento con los sentidos despiertos.
Buscó en Internet y se enteró que era anósmico, una enfermedad raramente reversible. Leyó palabras científicas que nada le aportaron y en un cuestionario le respondió a la pantalla: no hubo ningún trauma o accidente recientes y menos me acuerdo de cuando empezó. Supo del alto porcentaje de anósmicos que había en el mundo y, lo más alarmante, que una probable consecuencia de la pérdida del olfato también ocasionaría la disminución del gusto. Pensó que el olfato es el más primitivo de los sentidos, que se manifiesta en fuertes sensaciones viscerales, ligadas a los instintos, al miedo, a la supervivencia, pero también al goce.
Lo más cruel era sentirse privado de los recuerdos que los olores evocaban. Eran muchos más de los que creía; los lejanos emergían incompletos, como despojos, interrumpidos por huecos incomprensibles, producto de su cerebro perezoso que no enviaba órdenes correctas a los nervios olfativos. Aspiraba el aire con fuerza, como alguien a punto de asfixiarse. Los esfuerzos fueron inútiles, los olores ya no estimulaban esa capacidad secreta de placer: los jazmines perdieron significado, el cuerpo de Eleonora se convirtió en el de una extraña, sin repercusión en él. Tocarla no podía compensar la desaparición de su íntimo olor a mar. Los aromas añejos se habían disipado y no habría nuevos.
Se dejó caer en un ostracismo voluntario y no habló con nadie de la “anomalía”, como él la llamaba. No hizo una consulta, tenía la certeza de que el destino había tirado sus dados y eso era lo que le correspondía. Se entregó a un silencio tenaz y todas las palabras economizadas las usaba hacia adentro, para reconstruir o zurcir los agujeros en la red de los recuerdos. 
Lo que obtuvo era falaz, dudoso, no conseguía discernir si los jazmines estaban conectados a instantes felices o amargos. Los jazmines dejaron de ser los jazmines y sólo fueron unas florcitas apáticas, de vida corta, que al poco tiempo languidecían, amarilleándose irremisiblemente. Y Eleonora pasó a ser una mujer de pelo demasiado rojo, un poco tonta en su entusiasmo infantil, que cocinaba platos desabridos y también se mantenía así de insípida en la cama.

©  Mirella S.   — 2011 —



Imágenes sacadas de la Web


48 comentarios:

  1. Uno de los sentidos a cuya falla o falta, sin embargo, no parece dársele el justo valor. Y pensar que el olfato tiene cargadas tantas tintas, por ejemplo, de la infancia! Personalmente, tengo muchísimos recuerdos olfativos de mi niñez, no así, curiosamente, visuales. Como siempre, querida amiga, tus textos son "movilizantes". Gracias!! Una grossa. Abbracci.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este cuento lo escribí un noviembre y precisamente por el olor de los jazmines, que me remiten mucho a la infancia y es uno de mis aromas preferidos.
      También tengo muchos recuerdos ligados al sentido del olfato. De chica era tremendamente visual, cosa que ahora he perdido bastante.
      Un gracias enorme, Patzy, por estar siempre, con un forte abbraccio.

      Eliminar
    2. Pues es un gran escrito que describe a la perfección un problema que sufren más personas de las que creemos. Algunas personas tienen deteriorado el olfato y el gusto a la vez lo que es tremendo. Dicen que estas pérdidas pueden estar ligadas al alzheimer, o estar originadas en catarros y el uso de antibióticos. Me ha encogido un poco el corazón porque esto le está pasando a mi marido.
      Muchos besos.

      Eliminar
    3. Lamento mucho, María del Mar, que el relato te haya movido cosas personales.
      No me gusta escribir sobre enfermedades o dolencias, pero este texto salió solito así y traté de averiguar la mayor cantidad de datos posibles, para que fuera verosímil.
      Un beso grande y gracias por la lectura y el comentario.

      Eliminar
  2. Y al final, no queda otra que vivir así y aceptarlo de todos modos. A veces la vida es desabrida, o simplemente no huele a nada.
    Gran historia, Mirella.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo irremediable habrá que aceptarlo, porque por más que nos rebelemos o nos encerremos no se puede modificar y lo único que resta es convivir lo mejor posible con esas carencias.
      Es verdad, hay períodos en la vida es totalmente insípida.
      Gracias, Raúl, un abrazo.

      Eliminar
  3. el olfato es remembranza absoluta
    no solo de cosas sino de personas y ambientes psicológicos

    abrazos Mirella
    un relato que recorre y juega con el concepto de olfatear las experiencias

    no sé porqué asocié al protagonista con la imagen de un sabueso
    locuras mías

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Ignacio se puso como un sabueso en la persecución de los olores, tu asociación es correcta.
      Le damos tan poca importancia a los sentidos y sólo nos damos cuenta de lo que valen cuando menguan. O desaparecen, como en este caso.
      Gracias por comentar, Elisa, un beso grande.

      Eliminar
    2. feliz fin de semana Mirella
      gracias por tus palabras
      abrazos

      Eliminar
    3. Muchas gracias, Elisa, también para vos.
      Abrazote.

      Eliminar
  4. Yo afirmo aquí que eres una escritora DESLUMBRANTE.
    Cuantos libros he leído cuyos autores no te llegan ni a la suela de los zapatos.
    Otra exhibición.

    Tal como es el mundo en las grandes ciudades no oler y no oír es casi un premio.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Xavi, me alegro mucho que encuentres en este espacio textos que te gusten y te vayas tan entusiasmado.
      Las grandes ciudades apestan y ensordecen.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  5. Noviembre, ¿sabes? Viviría en un Noviembre perpetuo, (El Noviembre de este lado del mundo) Estoy enamorada de este mes.
    Tengo una vecina que tiene la falta de olfato desde hace 10 años, mas o menos, por una gripe... la verdad es que algo tan insignificante es un agobio el no tener, no poder oler los perfumes lo lleva fatal, la pobre.

    Por eso he comprendido tan bien a tu personaje, que tras el impacto inicial decide vivir sin percibir olores.

    Me encanta sumergirme en tus historias.

    Mil besos Mirella :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta latitud noviembre es un mes muy lindo, porque todavía no hace tanto calor. Me parece recordar que vivís en el sur de España, entonces el clima también debe ser agradable y no tan frío.
      Este cuento lo escribí cuando estaba haciendo un taller literario y la consigna era escribir algo sobre una enfermedad no demasiado conocida. Investigué un poco y salió este relato.
      Otros tantos besos para vos, Nieves y gracias.

      Eliminar
    2. Debes estar pasando un calor intenso en agosto.

      Eliminar
  6. Yo me sumo al Toro, Y mira que no es la primera vez que te lo digo.
    Enhorabuena

    Voy a andar fuera por lo menos hasta el 8 de agosto, el tiempo me falta.
    besos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A vos y al Toro los voy a nombrar oficialmente como organizadores del club de fans... jajaja... Gracias, Carlos, por pasar siempre, casi desde el inicio del blog.
      Espero que te puedas desconectar y descansar, imagino que allí debe hacer mucho calor en agosto. Disfruta estos días.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. voy a ir a uno de los estados mas calientes de mexico... ya te contaré de cuanto calor pasé jajaja

      besos
      carlos

      Eliminar
    3. ¡Nooooooo... Carlos! Esas no son vacaciones, a menos que estés cerca del mar.
      Besos.

      Eliminar
  7. Unir letras para con las palabras formadas crear frases, eso es escribir, lo que tu haces es arte.
    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ester, me alegro sobremanera que lo sientas así.
      Un enorme abrazote.

      Eliminar
  8. OYE MUJER! HACES QUE UNO NO SE PIERDA NI UNA COMA DE LO QUE ESCRIBES!! FULLL, FULLL RELATO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me estimula que así sea, Adolfo, no es un buen momento para mis letras.
      Un fuerte abrazo y gracias.

      Eliminar
  9. El olfato es el sentido más instintivo y primitivo que poseemos. Es cierto que a él le asociamos insospechadas sensaciones y los recuerdos más intempestivos e inclusive nos lo educan desde que nacemos...
    Como es ya lo habitual, en tus relatos comienzas de a poquitos a envolvernos en esa atmósfera tan tuya para arrastrarnos hasta la empatía con el protagonista. Aquí bastan unas gotitas de jazmín... para llevarnos de la sensualidad y la vida, a lo desábrido y a la inapetencia.
    Me recordaste Le Parfum de Suskind...

    Un beso grande, bella dama.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los olores nos rodean por todas parte, delicados o agresivos. Creo que la vista y el olfato son los que más -no sé si decir que desarrollamos- pero que tenemos presentes.
      El gusto, salvo alguien gourmet, poco y nada, de otro modo nadie comería tanto fast food que es chatarra. El oído, hay tanto ruido molesto y barullo en las ciudades, que perdemos los matices sutiles que se pueden encontrar en el silencio de la naturaleza..
      El tacto es casi inexistente, cada vez nos tocamos menos.
      Un enorme besazo, Zarza, gracias por estar.

      Eliminar
  10. La otra noche miraba la television y vi que comian una piza y el olor inundo mi cabeza y me antoje.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Terrible verse privado así, de un sentido, tanto el olfato y sus preciosas ramificaciones... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo, Darío, estamos acostumbrados, nos parece natural tenerlos que, en el fondo, los apreciamos poco.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. No sabía que existe una enfermedad de ese tipo, narrada magistralmente, como es tu estilo, uno queda pasmado, como si también me fuese a pasar a mí y, si es irreversible, no dudaría un instante en eliminarme!!
    ¡Metes pavura, Mirella!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eduardo, yo tampoco la conocía, la encontré por casualidad, a raíz de una investigación al escribir este relato para un taller literario que hice.
      Qué voy a meter pavura, soy una canceriana frágil y sensible.
      Espero que estés bien, hace mucho que no publicás algo en tu blog.
      Abrazo.

      Eliminar
    2. El mes de julio fue intransitable para mí, lleno de escollos, la última semana estuve tumbado por una gripe, a pesar de estar vacunado...pero bueno, me tosieron muchos en la cara!!
      Abrazo (con el termómetro puesto), Mir!!

      Eliminar
    3. Cuidado con el termómetro cuando te sentás, Edu.... jajajajaja...
      Cuidate y que te mejores pronto.

      Eliminar
  13. Vaya cuento el que nos regalas y me deja pensando este personaje que ya dio por perdido su olfato, sin buscar una solución o algo que lo aliviase. Todo se volvi{{o insipido para él y lo dejó así. Una realidad de muchas personas que actuan igual.
    ¡¡Excelente, me gustó!!,

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no hay solución para recuperar el olfato, estuve investigando y lo leí en varios lados. También es cierto que vas perdiendo el gusto. De todos modos, no por eso te vas a encerrar en tu mundo amargamente.
      Había pensado encararlo con cierta ironía, pero no se me da bien el humor.
      Gracias, Mariarosa.
      Besos.

      Eliminar
  14. Respuestas
    1. Tampoco, Bixen, la anosmia ni con perfume francés se arregla.
      Saludos.

      Eliminar
  15. Magnifico relato con un gran contexto y calidad: yo había oído de gente que pierden el olfato, y desde luego tiene que ser jodido, perder uno de estos sentidos. Pero a veces algo que puede parecer insignificante te ayuda a recobrarlo.

    Besos Mirella, y que disfrutes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dije más arriba, en la mayoría de los casos la anosmia es irreversible. No sé si habrá un remedio casero o más natural para paliar el problema; si vas al médico te llena de remedios, porque más de uno recibe a fin de mes un sobre de los laboratorios.
      Gracias, Rafa, siempre un placer tenerte por aquí.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  16. Que relato más triste porque si algo cambia la vida de las personas es cualquier tipo de mutilación. Perder alguno de los sentidos desde luego lo es.

    Me gustó mucho esta manera de ligar el olfato a la memoria, a los recuerdos y al placer que hay en ellos a partir de él.
    En ese sentido lo disfruté mucho porque me identifiqué. A raíz de una rinitis alérgica que me dio en 1999, mi olfato se ha visto potenciado cuando lo ligo a los recuerdos; principalmente a sensaciones u olores que me resultan sumamente placenteros.

    Un placer pasar por tus letras Mirella que desde luego comparto.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conocía esta enfermedad, cuando elaboré el cuento empecé a inventar pero después quise cerciorarme de que aquello que escribía tenía algunos visos de realidad. Investigando, encontré que la mayor parte de lo que había escrito era cierto y la búsqueda me aportó algunos datos más, que me interesó agregar.
      Los dos extremos son malos, espero que tener un olfato potenciado no te traiga molestias.
      Muchas gracias por la lectura y el comentario, Gonzalo.
      Besotes.

      Eliminar
  17. Indiscutiblemente el olfato está ligado a nuestra memoria, muchas veces, al menos en mi caso, a recuerdos felices, que nos alcanzan por un feliz instante. Qué gran relato Mire, triste, muy triste por el hecho de saberte atado a la resignación.
    Te abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que Ignacio ni siquiera se resignó, sino que se encerró en un mundo de resentimiento y amargura, que le impide disfrutar de los sentidos restantes.
      Es muy triste perder la sensibilidad que dan, entonces hay que incentivar los otros.
      Beeeeesos y abrazos, compañero.

      Eliminar
  18. Hola Mirell. Siempre un gusto saborear tus textos tan amenos, reflexivos, poéticos y casi siempre, con una cierta didáctica.

    Besodemedianoche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Soco, por tu presencia y por la calidez de tus palabras.
      Beso de mediodía.

      Eliminar
  19. Mi abuela Cota (fallecida en 1999) tuvo un accidente de tránsito en la ruta en la década del 70, yendo en auto hacia Buenos Aires (manejaba mi abuelo). En él salvó su vida de milagro (también mi abuelo), pero las heridas en su cabeza la hicieron perder, para siempre, los sentidos del gusto y el olfato. Se recuperó del accidente en su totalidad, pero con las salvedades mencionadas.
    Así y todo, hacía las tortas caseras, y las empanadas de picadillo y de jamón y queso, también caseras, más ricas que recuerde. Gracias por traerme ese recuerdo, Mirella.
    El texto, como siempre, sobresaliente. El lector siente en su propia piel cómo cambian los estados de ánimo del protagonista a medida que el relato avanza.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una enfermedad de la que me enteré por casualidad, pero que le pasa a más gente de la que uno cree.
      Me alegro mucho haberte traído recuerdos gratos y también que hayas disfrutado de la historia.
      Un abrazo, Juanito.

      Eliminar