viernes, 30 de noviembre de 2012

Sincronías


             
     Óleo de Jack Vettriano
                
Me gusta ir a los bares, a veces con un libro, siempre con un anotador y mi birome favorita. Tiendo a ubicarme cerca de una ventana y me di cuenta de que el pocillo de café termina siendo una excusa. En los bares escribo, reflexiono, escucho conversaciones que propician comienzos de historias. También me evado, rescato sueños y veo en qué puedo convertirlos. Y aquí estoy, con el anotador abierto y en blanco, un codo apoyado en la mesa, la mano en el mentón, mirando por la ventana. Todavía las ideas no están dispuestas a surgir. Me canso de ver el segmento celeste que asoma entre dos torres y al arbolito raquítico que trata de estirarse hacia el sol; cambio de punto de vista y miro hacia el interior del bar.
En una mesa diagonal a mí está Gabriel, veinte años después. La birome se pone activa y escribo “encuentro sincrónico”. Y ante el trazo azul la hoja tiembla de gratitud. ¿O es mi mano?
La noche anterior tuve un sueño insólito y el protagonista era precisamente Gabriel. El Gabriel que nunca más había vuelto a encontrar, veinte años más viejo, tan parecido al que está leyendo el diario en este mismo barcito. Mi sueño, ambiguo reflejo de mis paisajes interiores, no tenía ni pies ni cabeza. De la trama sólo recuerdo la imagen de una calle tumultuosa, por la que avanzaba hacia mí la alta figura de Gabriel, las manos esposadas y custodiado por un policía. Quise acercarme, pero mis pies quedaron adheridos al piso, mientras él se alejaba sin caminar. Cosas que pasan en los sueños. 
Le grité: ¿necesitás ayuda? Y él, volteando la cabeza de plata y con esos ojos de cerveza rubia, me dijo: llamalo al doctor Puig, al doctor Puig, repitió.
Eso es todo lo que me acuerdo. Y ahora no puedo evitar mirarlo y rememorar lo que no quiero. Yo lo había dejado, en ese bodegón al que solíamos ir sólo porque tenía mesas de madera y no de fórmica. Fui cruel a sabiendas para respaldar mi determinación, a pesar de que por dentro era como un cántaro roto que chorreaba dolor. En aquella época tenía algunos pajarracos en mi cabeza que, incesantes, me picoteaban haciendo trizas mis mejores intenciones. Terminante, le había dicho: me voy con Luis, ya es hora de abandonar las pendejadas y vivir como bohemios. Así lo hice y pagué las consecuencias.
Observo a este Gabriel envejecido y una ternura que hace mucho dejé de sentir, me cobija en un tibio abrazo. Él dobla el diario y mira en mi dirección. Su cara queda inmutable. No me reconoce o simplemente no hubo perdón para mí. Sigo un impulso descabellado y me acerco a su mesa.
—Hola Gabriel ¿te acordás de mí? Soy Analía.
Él me observa, con la frente fruncida del que trata de exprimir alguna cara de la memoria. Después sonríe.
—Debe haber algún error, porque no me llamo Gabriel.
—¿No sos Gabriel Costas? —apenas consigo formular las palabras y mis mejillas son un incendio bochornoso.
—No, lo siento, mi nombre es Alfredo —su sonrisa es cálida y alentadora. Pone su mano en el interior del saco y me extiende una tarjeta. Hace un gesto para que me siente.
En la tarjeta, en una elegante cursiva negra, está escrito:

                            Doctor Alfredo Puig, abogado



©  Mirella S.   — 2011 —



Vine a explorar el naufragio
Las palabras son propósitos.
Las palabras son mapas.
Vine a verificar el daño
y a ver los tesoros que permanecen.

Adrienne Rich


    16 comentarios:

    1. Respuestas
      1. Gracias, hombre de ley. Ya que seguís teniendo el coraje de leerme, te aviso que a mediados de la semana próxima habrá más y con nueva pc (¡era hora de cambiar este armatoste!)
        Muchos saludos

        Eliminar
    2. Muy bien expresado y escrito. Un placer visitarte, pronto regreso!!

      un abraxo!

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Apenas pueda te haré una visita, presiento que encontraré algo nuevo e interesante para leer...
        Cariños

        Eliminar
    3. Hola, que pases un lindo fin de semana, un gusto visitar tu lindo blog, te invito cordialmente a que visites el Blog de Boris Estebitan y leas un escrito mio titulado “El corazón extraviado”, saludos :)

      ResponderEliminar
    4. ya vi dos cosas que me impactaron, esa prosa muy poética sobre las letras y traerme a la memoria, Lejana de Cortázar: con su Budapest.
      bienvenida a mi casa, vecina. ¿Cómo llegó? Sufro siempre de CuriosidaT.
      mi otra casa es http://delaberintosydeespejos.blogspot.com.ar/
      queda formalmente invitada.
      un abrazo!

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Ya no sé cómo llegué a tu blog, husmeando en tantos, leyendo comentarios y perfiles en la búsqueda de afinidades. Repito: soy nueva en esto y me admiro de las palabras valiosas que voy encontrando.
        Haré una visita a tu otra casa...
        Besos

        Eliminar
    5. Mirella Ha sido una satisfacción conocer este admirable blog

      Saludos desde Abstracción texto y Reflexión

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Gracias por visitarme y me alegro que te haya gustado lo que encontraste!!!
        No te contesté antes porque estuve sin pc. Apenas pueda iré a devolverte la visita.
        Muchos saludos

        Eliminar
    6. hola, gracias por tu visita, interesante blog, muy femenino... me gustó y las entradas las iré leyendo con más atención.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Hola bella chilena, gracias por la visita y los comentarios y nos seguiremos leyendo...

        Eliminar
    7. y ud, Mirella, si vive cerca del Botánico, y yo en plaza Guadalupe, se pudo perder de asistir a este. Le dedico la próxima consigna.

      ResponderEliminar
    8. "Hablar escribiendo" sin omitir que la mayoría, hoy hablamos escribiendo... y hasta somos capaces de utilizar en blogs, facebooks, chats, mensajes de texto, VERBOS que refieren al habla.
      Más tarde se lo explico. La largo recien el 20 con gente de españa intrelinkeados desde mi blog amarillo. MI mail es delaberintosyespejos@gmail.com

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Hola vecina, explicame por que no entendí de qué se trata.
        Saludos

        Eliminar
    9. Bueno mirella finalmente en mi descanso entre pacientes me puse a leer tu blog y realmente me gusto mucho y fue una distraccion mas que entretenida voy. A seguir. Leyendote besos

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Gracias Luciano, todas las semanas vas a encontrar algún texto nuevo, que te entretenga en el micro o en tu almuerzo.
        Abrazo

        Eliminar