lunes, 9 de diciembre de 2019

Lo que no se dice

Pintura de Kim Nelson

La casa donde vivo no me gusta, tampoco sus habitantes, los miembros de mi familia: los Vitali. Ciertas confesiones hay que guardarlas para una, padecerlas en silencio. No está bien visto declarar que no te gustan tus parientes cercanos. Les agradezco la educación, las necesidades básicas cubiertas, pero siguen sin gustarme, lo cual no significa que no los quiera. No a todos.
El afecto, o esa turbulencia que siento, está entramada con las más opuestas y oscuras emociones: desde la rabia, el fastidio, hasta la compasión y la ternura. Por algunos de ellos mi disposición es inclemente y tormentosa, por otros prevalecen más los sentimientos benévolos.
La casa es centenaria, pertenecía a mis bisabuelos. Es fea, detesto el olor de las bolitas de naftalina que la abuela pone para disimular el de la humedad que brota de las paredes. Con los sahumerios de mamá, la combinación es nauseabunda. Las habitaciones dan a una galería. Allí nos desencontramos mis padres, mis dos hermanos menores, mis abuelos paternos, los actuales dueños y la tía Mónica, hermana de papá, viuda, sin hijos.
No es por presunción que digo que la casa no me gusta, así como tampoco los Vitali. No los elegí, aunque hay quien sostiene que nada es fortuito y que al encarnar nos toca una familia ya determinada que nos ayudará para la evolución personal. No me consta, ellos suelen conectarme con lo peor de mí. Algo que no soporto es su falsedad. A la hora de la cena, también en la comida puede saborearse la hipocresía que flota en el ambiente.
Con los abuelos y la tía Mónica siempre tuve un trato mínimo; ahora que curso Bellas Artes por la noche los veo apenas. Mamá y papá, juntos, crean un clima tenso, sofocante, pero si estoy con ellos por separado es tolerable. Mamá a veces se me queda mirando y es como si los ojos se le metiesen para adentro, se fuera a otra parte, hacia atrás en el tiempo. Solo ella apoyó mi decisión de entrar en Bellas Artes. El vínculo con papá es más complejo. No coincidimos en nada, reconozco que él se esfuerza y yo hago lo que puedo; que no siguiera una carrera tradicional fue un gran desencanto para él y no mejoró nuestra precaria relación.
La tía Mónica es un capítulo aparte. Sin remordimientos puedo decir que la desprecio y ella siente lo mismo. Es evidente que mamá le tiene miedo y Mónica la aborrece y la envidia. Mamá es delgada, elegante, aún vestida así nomás. Mónica se mata en el gimnasio, vive a dieta y su cuerpo es irrevocablemente cuadrado. 
La ventaja de las casas tipo chorizo como la nuestra es que Mónica y los abuelos están en los cuartos de adelante, a continuación del comedor que da a la calle, mientras que el mío es el último y me aparta un poco de esa atmósfera de disimulo. Ocupo también un rincón en la piecita de arriba, donde guardan todo lo que deberían tirar. Allí hago las artesanías que intento vender los fines de semana en Plaza Francia.
Los abuelos me ignoran con diplomacia, en cambio, tienen debilidad por mis hermanos que, por su parte, se pelean con estocadas sibilinas, típicas del estilo Vitali, de las cuales a menudo ligo una porción.
En mi familia hay muchas cosas ocultas, no dichas, por eso los mayores procuran asumir un aire de “somos una familia bien avenida”, frase frecuente de la abuela, cuando en realidad se puede percibir la ebullición de un caldo espeso, que cocina a fuego lento sus ingredientes letales. Si se destapara la olla, el frágil equilibrio que ostentan, se haría trizas.
Intuyo que estoy involucrada en ese secreto y que la tía Mónica es la más propensa a vomitarlo, de allí que los demás la traten con guantes de seda y le permitan que destile su veneno en pequeñas dosis, para que no se intoxique ella misma.
Aprendí a moverme en ese espacio usando la misma falsedad que ellos, como un torero, esquivando los ataques encubiertos con sutiles movimientos de capa. Mi refugio es el cuartito de arriba. A veces dejo la arcilla que modelo, mis ojos atraviesan los vidrios y se van lejos, buscando los de mamá, en una dimensión amorosa, sin ocultamientos ni simulacros. Allí la encuentro, con la sonrisa limpia de tristezas, la piel distendida de los surcos de culpas pretéritas que está pagando y seguirá debiendo mientras viva con los Vitali.
Sin embargo, lo que no se dice se irá ordenando geométricamente en un gesto, en la ira que sombrea los ojos, la palabra que se escapa hoy, a la que se añadirá otra, susurrada mañana, una mueca de desprecio o la lágrima cautelosa. La simulación es como una máscara de cera que se ablanda, se deforma y gotea el odio acumulado.
Un día Mónica estallará. En su crueldad, seremos humilladas, mamá y yo. Ella agachará la cabeza, los Vitali, ya sin disimulos, me mirarán como la extraña que siempre fui para ellos. Papá con el horror de un antiguo presentimiento que se confirma.




©  Mirella S.   — 2019 —





68 comentarios:

  1. Definición perfecta de hasta qué punto no elegimos la familia que nos toca, ni cómo poder aguantar modos y maneras de ser que no nos gustan. La familia bien avenida es una bendición, pero parece que ser uno de los Vitalis, no es ninguna ganga. Mónica reventará, seguro, como un cráter que ha de dejar salir presión.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi todas las familias, incluso las "bien avenidas", tienen algún secreto o algo que no quieren que se sepa.
      El día que Mónica destape la olla, la estructura de apariencias se caerá a pedazos.
      Gracias, Albada, con un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Me gusó la descrioción que hiciste, aunque te diré las cosas de la familia,como las almorranas , hay que sufrirlas en silencio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, me encantó la comparación, Tracy. Gracias por la lectura.
      Besos.

      Eliminar
  3. Qué magnífica manera de narrar, che...Esa atmósfera casi siniestra, pero tan creíble, y ese secreto intuído, siempre a punto de estallar... Genial, Mirell bonita. Milbesos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La atmósfera no es muy relajada, es cierto, pero sí necesaria para enganchar al lector. Espero que hayas intuido lo que ocultan con tanta fuerza.
      Gracias, Soco, un abrazo enorme.

      Eliminar
  4. Faaaaaaaaaaaaaaa, Mirel ¡qué buen relato!¡Qué intenso y gráfico!
    Mudo me dejaste.

    Abrazos, amiga querida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un relato viejo que no había publicado y que encontré en una carpeta. Lo acorté bastante, lo corregí obsesivamente, hoy me cansé y dije ¡basta, ya está!
      Un placer enorme que haya merecido el conocido clarinetazo, querido Gavrí.
      Gracias y abrazos.

      Eliminar
  5. Impecable relato.
    La historia es una de las tantas que abundan entre cuatro paredes, esa costumbre de mantener secretos...
    Me encantó.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cuántos casos los secretos hoy no serían para tanto, pero los prejuicios son muy poderosos.
      Me alegra que te gustara, Dana.
      Besotes.

      Eliminar
  6. igual llegó sin esperar a la familia...

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco la lectura, aunque no entendí tu comentario, Óscar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. "En todas partes se cuecen habas y en mi casa..." reza un antiguo refrán. Una exquisita pintura que deja ver que todas las familias tienen algún cadáver en el placard (o en el ropero cuando se trata de casas chorizo).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay familias que se llevan a la tumba sus secretos y en otroa, por más que se los trate de ocultar, aparece una tía Mónica que se levanta con el pie izquierdo y el castillo de mentiras se derrumba.
      Muchas gracias, Osvaldo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. También conozco este tipo de familias, aunque menos mal que en mi caso, el círculo más íntimo y familiar si me proporcionó disfrutar de una vida relajada, agradable y con muchísima menos angustia que la experimentada tras el fallecimiento de mis padres, donde otros parientes tomaron de alguna forma el relevo y de la luz pasó todo a la oscuridad.

    En cuanto a la trama la encuentro bien construida desde el punto de vista formal, aunque echo de menos tu extraordinaria capacidad descriptiva, pero me imagino que se trata de un texto reciente, donde aún no te sientes con la suficiente fuerza como para pulirlo o dedicarle más tiempo.

    La idea de la historia me gusta porque cualquier lector puede identificarse con sus personajes y la trama atrapa por su realismo.

    Un besazo y encantada de leerte siempre, querida Mire.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es un texto reciente, lo escribí hace ocho años y lo encontré de casualidad en una carpeta, ni a la computadora lo había pasado. Lo trabajé mucho, había partes que no me gustaban como las había escrito. Y del antiguo texto solo quedó la idea original.
      Esta historia creo que no da para demasiadas descripciones, sino que se centra más en el interior de la protagonista y del entorno familiar en el que vive.
      También tuve una infancia difícil, de otro tipo, fue duro dejar Italia e insertarse tan lejos. Mis padres nunca se acostumbraron.
      Te agradezco mucho tu atenta lectura y el comentario personal.
      Un enorme abrazo, Estrella.

      Eliminar
  9. Un regalo sobre el universo familiar y su retrato en un momento muy concreto en cuanto a lo que se va gestando para poder "parir"a tiempo. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por acercarte y dejar tus impresiones. Sí, intenté hacer un retrato de lo que ocurre en tantas familias que se esconden detrás de fachadas.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Me has hecho recordar mi infancia cuando estábamos en la casa del pueblo con la otra familia (tíos, primos y demás) y yo no encontraba mi lugar... (sigo sin encontrarlo, la verdad)
    Suerte que ahora que ya soy mayor y ya no me pregunto ciertas cosas...
    Un placer leerte... y gracias por este viaje al pasado que me has regalado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasó lo mismo, tampoco encuentro mi lugar en el mundo, será por eso que escribo. Como soy medio cabeza dura lo sigo buscando; tal vez sea en el blog, en la web donde siento qu encajo más.
      La agradecida soy yo por tu calidez, Laura.
      Besazos.

      Eliminar
  11. ¡Hola, Mirella! Lo que nos compartes hoy estremece por que transpira autenticidad. Más que un relato diría que es una confesión, una confesión salvaje como lo es la honestidad más cruda, sin los adornos con los que la hipocresía tiende a tapar lo que no se dice.
    Los silencios hacen soportable el día a día, pero van cimentando un infierno a largo plazo.
    Has concebido un estudio de personaje muy potente al que sin duda puedes regresar de tanto en vez para ir forjando, quién sabe, una novela. Cuando se habla de la personalidad de un escritor es precisamente cuando es capaz de escribir algo como lo que hoy nos has regalado. Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es muy cómodo admitir que la familia a la que se pertenece tiene actitudes y sentimientos desagradables. Es una especie de confesión que la protagonista se hace a sí misma, ya que es imposible exteriorizarlo, porque ocurriría la catástrofe. El silencio no se podrá extender para siempre y cuando se rompa, se vendrá abajo el mundo de mentiras.
      Gracias, David, por tu comentario bien jugoso, como decimos por aquí y por considerarme una escritora. Yo apenas me veo como una aprendiz.
      Un enorme abrazo.

      Eliminar
  12. Los desencuentros familiares que se complican cuando comparten vivienda, dibujas una situación tensa que no afecta a todos por igual pero que parece que en cualquier momento se romperán los cristales, la olla bullirá hasta derramarse, si la historia sigue seguro que no pasa nada de eso, que todo sigue igual porque en algún sitio hay que vivir. Siempre escribiendo bien, la primera vez y ahora con los retoques que le hayas aplicado. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En su momento, cuando la escribí, solo quise dejar planteado el ambiente tenso y mezquino, pero de continuar la historia, algo que no me interesa, seguramente en un corto plazo ocurrirá la hecatombe. Y me animo a afirmar que la propiciará la propia protagonista, harta de ser el centro de una gran mentira.
      Muchas gracias por tu infaltable comentario, querida Ester.
      Te dejo un fuerte abrazo.

      Eliminar
  13. Me gustó mucho el relato Mirella.Mucho.
    Besos grandes.Espero que continues.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho que me leas y me dejes siempre opiniones positivas.
      Un enorme abrazo, Betty.

      Eliminar
  14. Todos guardamos algún secreto, todos silenciamos opiniones para mantener la paz familiar, de ahí que tantos silencios, tantos secretos, tantas palabras enmudecidas cuando se desvelan provocan tempestades que son muy complicadas de aplacar
    Esos secretismos absurdos a veces me enervan, para que mentirte, pues sé , por experiencia que cualquier día , por ponerte un ejemplo, en una comida, alguien ( tal vez por beber una copa de más) se le desata la lengua y se produce la guerra en la mesa
    Ya sabes , me encanta leerte, meterme en tu trama y divagar sobre aquello que en cierta he vivido en mis propias carnes o a través de personas queridas
    Estos dias he visto una serie ( no sé si eres de ver series ) y aunque el titulo no me atraía , al revés, mi instinto me susurró que la viese , si puedes o quieres , te la recomiendo , tiene una trama familiar muy buena, sobre las mentiras y la familia, ( es cortita solo tres capítulos con un muy buen elenco )

    https://www.youtube.com/watch?v=zSL0vJZ1E7Q

    un abrazo Mire

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dijiste muy claro y al mirar el enlace que me dejaste, coincido en pensar que los festejos navideños son momentos propicios para que, brindis va, brindis viene, se hable de más y un sarcasmo se encadene con otro y las bombas estallen junto con los fuegos artificiales.
      Me gustan mucho las series, pero no tengo Netflix, estoy abonada a otra plataforma, Flow, que tiene menos posibilidades, pero a veces encuentro en el canal Europa Europa, series interesantes. Gracias por los enlaces, ahora voy a mirar este último que me enviaste.
      Un gran abrazo, María.

      Eliminar
  15. Hay familias complicadas, con conflictos a punto de estallar, acusaciones mutuas. No es algo agradable cuando sucede, aunque sí atractivo como ficción, no siendo un personaje en medio de la historia.
    Sospecho que hay algo más que vocación desaprobada. La protagonista, aparte de refugiarse en su vocación, tiene una cierta afinidad con su madre. A quien admira su belleza y su elegancia, mientras no tolera a su tía.
    Yo sospecho que se oculta el posible origen de a protagonista, que la madre tuvo una relación extramatrimonial. Y que eso está apunto de surgir por una acusación de Mónica. Y que la protagonista lo sabe o lo intuye.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus sospechas son ciertas. Su madre tuvo un amante, pero se casó con otro que no sabe o, mejor dicho, no quiere saber, que la chica no es su hija. Sí lo descubrieron Mónica y los abuelos. La protagonista lo intuye.
      Me gustó que expusieras lo que entendiste de la trama, sos el primero que lo hace. Te felicito, Demi, gracias por el análisis que hacés en tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Qué espléndido relato mi querida Mire, me ha encantado. Al leerlo sentí que tenía algún tiempo que no escribías así, como que este se fue más lejos dentro de tu pulida prosa. De alguna manera me identifico. Pienso que el padre no sabe nada, ¿será?
    Te dejo un abrazo enorme y beeeesos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un relato viejo, que nunca publiqué, era todavía más largo y lo modifiqué bastante.
      Creo que ya no escribo como antes, también yo lo siento. No te podría decir a qué se debe. Los últimos textos que escribí me recordaron cuando iba a los talleres literarios y se parecen más a los de esa época.
      El padre conscientemente no sabe que no es la hija, pero en el fondo algo debe captar.
      Gracias, querido Gildo, te dejo un gran abrazo y beeeso.

      Eliminar
  17. Puede que ella no sea una Vitali. Puede que sea adoptada. Puede que por su sangre no pase la de ellos. Por eso es tan distinta, tan despierta, tan rebelde. Pero rebelde a medias pues ella, se me imagina, ayuda con su silencio cómplice a que todo siga igual. Debería sacar la voz de verdad.
    Te dejo un abrazo, Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es una Vitali, no es adoptada, es hija de la madre solamente. Cuando armaba la historia en mi cabeza pensé que en el final la que empieza hacer preguntas directas y a destapar la olla, es la chica. Al escribirlo desistí, no quise que fuera ella, porque todo el peso de la rabia y el desprecio caería sobre la madre y se sentiría culpable de haberlo provocado.
      Tenés ojo de lince para las tramas, Julio.
      Agradezco el abrazo y te mando otro.

      Eliminar
  18. Un hermoso relato porque tu forma de escribir es así, bella, aunque en este caso el argumento sea el de una familia cruel, que miente a puerta cerrada, que donde residen verdaderamente no es un hogar. Es triste, se percibe la nostalgia, pero de esa que no proviene de un recuerdo pasado, sino de una posibilidad que nunca existió. Y un secreto que puede romper con toda esa fragilidad en la que se amparan. Me ha parecido todo en sí, precioso.
    Un beso, y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras tan bonitas, Irene. Ese tipo de familias tienen una vida penosa y no saben vivir de otro modo por las apariencias. La madre debe prestarse a estar en el juego porque no tiene recursos ni salida. Quizás la hija, algún día, se vaya y la rescate.
      Un enorme abrazo.

      Eliminar
  19. Me ha encantado Mirella.
    Uffff!!!! las familias tienen muchos recovecos, a veces vale la pena no pensar en esceso...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí no se puede dejar de pensar, porque la atmósfera sofocante y tensa se respira todos los días.
      Te agradezco la lectura y me da gusto que te fueras contenta con el texto.
      Besos, Esme.

      Eliminar
  20. Si pudiéramos mirar por el ojo de las cerraduras de las casas a lo , mejor nos llevábamos una sorpresa y las familias que nos parecían más felices y maravillosas nos mostrarán una cara amarga. Pero qué duro vivir entre tanta mezquindad, como la de la tía Mónica. Me ha gustado mucho, Mireille.
    Un beso muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuántas casas muestran fachadas amables, serenas y puertas adentro se esconden dramas y rencores. Vivir en esos climas arruinan y quitan posibilidades de un poco de alegría.
      Muchas gracias por pasar, Ana.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  21. El retrato perfecto de la simulación o de las buenas apariencias. Cosa que por otra parte no apunta a un buen final. La batalla cuando salte la espita daría perfectamente para una segunda parte. Por otro lado, se ve un relato muy trabajado, un relato de autor. Sí, un texto donde se fomenta el sustantivo por encima del adjetivo. Es decir, un relato de una verdadera escritora. Felicidades Mirella.

    Un cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario elogioso y qué buena observación la de los sustantivos. Es más sencillo poner adjetivos, pero ya hace un tiempo que trato de medirme con ellos y en las correcciones interminables que hago de cada texto, busco la forma de reemplazarlos.
      No creo que haya segunda parte, porque si no le encuentro un giro a la trama, la resolución como está planteada aquí, se intuye de antemano.
      Un gran abrazo, Miguel.

      Eliminar
  22. Esa ignorancia por parte de muchos hace adivinar secretos sabidos y muy ocultos.
    Las fachadas familiares son tantas como familias.
    Se descubrirá algún día ese secreto a voces, y ella estará más feliz solo con su madre?. Me ha gustado Mirella.
    Buen jueves.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ella ya lo sabe, probablemente lo encare cuando esté lista y madura para hacerlo. Cuando se ventile el asunto, madre e hija no podrán quedarse más en esa casa.
      Un placer que te haya gustado, Laura.
      Gracias y un abrazo fuerte.

      Eliminar
  23. Hola Mirella te lei en lo de Ester, y vine a conocerte, tambien soy argentina me atrapaste con tu historia tan real en muchas familias donde las apariencias o falsas fachadas esconden historias y secretos que siempre se sospechan o intuyen. Me gusto la descripcion de todos los personajes y el lugar esas casas antiguas que todavia existen en zonas como Palermo o Almagro con habitaciones una al lado de la otra que dan a una galeria, con sus puertas altas de dos hojas y sus pisos de madera.
    Me encanto y con tu permiso me quedo a leer tus próximas entradas!!
    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida Gra! Sí, por aquí todavía quedan de esas casa chorizo, como le decían, creo que también por la zona de San Telmo.
      Me alegra que te gustara la historia y el nido de mis pájaros está abierto y disponible para cuando quieras pasar.
      Besos.

      Eliminar
  24. Hola, Mirella!

    Soy portuguesa y encontrei un comentário teu num blog espanhol, yo lo creo. Fiquei curiosa e vim conocer tu espacio (desculpa mi pobre espanhol), que tiene historias bien agradáveis y curiosas escritas por ti.

    Tienes una fuerte imaginação e teces, rapidamente, uma trama, que dá guesto ler.

    Tu historia es muy real, por que existem muchas famílias con las miesmas características, pero perante la sociedade está tudo mucho bién.

    Me gustam los pormenores, que tu tão bién nos mostras nos teus fabulosos textos.
    Es una escritora a sério e con mucho talento. Parabéns!

    Besos y bon fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecida CÉU por la visita, la lectura y el comentario positivo. No sé si pudiste leerlo en castellano, tampoco sé si el traductor desvirtúa mucho la construcción de las frases.
      Me alegro de que te fueras conforme y podés volver cuando quieras.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
    2. Hola, Mirella!

      Gracias por tu resposta.
      Entendo, razoavelmente, a Língua Espanhola y no preciso de tradutor.
      Cuando desejares, puedes visitar mi blog también ou a temática poco ou nada te diz.

      Abrazo con carino.

      Eliminar
    3. Gracias CÉU por leer mi respuesta, también te visitaré y veo si entiendo el portugués, idioma que desconozco.
      Besos.

      Eliminar
  25. Una narración magnífica, muy bien construida, con pasiones, defectos, debilidades, la vanidad, la envidia, los celos involucrados. Solo ella y la madre saben el origen de sus verdaderos conflictos. El final es arrollador. Es un placer leerte, Mirella!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable por pasar y dejarme este lindo comentario, Yessy.
      Intenté reflejar un esquema de los sentimientos ocultos, y los que se les escapan, de las familias que guardan un secreto y se amparan en la fachada.
      Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  26. Verdades que no se dicen y que están en el aire y todos las sospechan. Un cuento hermoso, como siempre tu narrativa es justa y perfecta. ¡¡Aplausos Mirella!!

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mentiras celosamente guardadas, el día menos pensado se requebrajarán, dejando a la luz errores humanos que pueden ser reparados con la verdad.
      Gracias por tus aplausos, Mariarosa, me inclino agradecida.
      Besos.

      Eliminar
  27. En la época de fiestas uno se replantea todas estas cosas. Ya sea con personajes ficticios o en su propia realidad. Y sino, hayq ue ver "Esperando la Carroza", mucho mejor para estas fechas en este hemisferio, que "mi pobre angelito".

    Buen relato. Buena pintura, no la conocía ¡Qué efecto dde realidad fotográfica! qué calidad

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenés razón, Frodo, nosotros somos "Esperando la carroza", hace tanto que no la he vuelto a ver, con todos sus personajes rozando el grotesco, un clásico.
      Me alegra que te gustara el texto y la pintura realizada con la técnica del hiperrealismo.
      ¡Gracias y abrazos!

      Eliminar
  28. ·.
    ¡Vaya con los Vitali!
    Me ha encantado tu narración. Consigues mantenernos atentos, esperando cada frase con impaciencia, deseando llegar al fondo. Como siempre, un fondo que encierra la intriga necesaria para dejarnos un poco en el aire.
    Por otro lado, describes muy bien lo esencial. No existen las familias bien avenidas. La corrección política lo disfrazada todo.
    Un abrazo Mirella

    LMA · & · CR

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía quedan familias con la rigidez mental y mezquindad de sentimientos como los Vitali, en las que es preferible tapar los hechos, en vez de airearlos y seguir viviendo sin la carga de tantas mentiras.
      Gracias, Alfonso, por tu lectura e impresiones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  29. Ufff Mirella, me encanta como escribes. Esa atmósfera pegajosa y asfixiante de esa familia parece que va impedir que de un momento a otro dejen de respirar, ese discurrir que imprimes a tu relato que va de un personaje a otro haciendo de las reacciones de Mónica el eje de la trama,... Creo Mirella que es una primera y hermosísima página de una novela que merecería ver la luz,... anímate!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecida por tu comentario elogioso. Es horrible que todos dependan de la no-reacción de unos de los miembros para creer que así pueden vivir más "tranquilos" indefinidamente.
      La novela no es para mí, no tengo ni el tiempo ni la paciencia necesarios para elaborarla y escribirla. Me la pasaría corrigiéndola y nunca pondría el punto final.
      Enormes gracias, Toño y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  30. Leí y releí esta historia... y sólo ahora te comento.

    Por suerte, mi familia me trató bien.
    Somos una piña.
    Imagino que con mi madre, por ser niña, y llevarme mejor con mi padre, algún roce hubo y queda... pero nada que no se haya podido limar.

    Y no, la familia no se elige, pero cuando ella nos ha elegido, es como esa felicidad que se va construyendo, pese a la noria en la que cada día, ora nos hace guili guili en la tripita, ora aúna en un abrazo nuestras lágrimas.
    Bello relato, Bella Dama.

    Me encanta cómo escribes, y no me cansaré de escribírtelo.

    Besote, y abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La familia perfecta no existe y cuando solo hay pequeños roces -en todas las relaciones humanas los hay- pueden superarse sin problemas.
      La historia habla de aquellas que son enfermizas, que guardan odios y mentiras que un día saldrán a la luz de la peor manera.
      Gracias por tu lectura y comentario, querida Zarcita.
      Te mando un gran abrazo.

      Eliminar
  31. Me encanto, Mirella. Me lo imagino como el teaser para una de estas series contando los siniestros secretos de una familia.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lindo que disfrutaras de la historia, Eric. Es muy breve para una serie, habría que agregarle más anédotas de esa familia tan poco feliz.
      Gracias y abrazos.

      Eliminar
    2. Siendo el teaser de la serie es normal que sea muy breve :)

      Eliminar
    3. No entendí el significado de "teaser", claro, sería como un trailer :D

      Eliminar
  32. Qué bien contado, Mirella, la máscara de la simulación es muy dolorosa de soportar, más aún si se trata del entorno familiar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ariel, los secretos en familia corroen las relaciones y crean un clima tenso, desprovisto de afecto verdadero.
      Un abrazo.

      Eliminar