jueves, 19 de mayo de 2016

Puzzle



Lo que vi de ella, la primera vez que la descubrí, fue sólo el cuello  pálido, parcialmente cubierto por una chalina de gasa y unos flashes de pelo endrino que se le arrebujaban en el hueco de los hombros.
Esa mañana, con la visión periférica, capté un fragmento de ella detrás de los vidrios; el resto del cuerpo se esfumaba entre cortinas o en las sombras del ambiente.
Yo solía pasar por la cuadra y nunca había advertido esa ventana ojival, como de castillo gótico. La casa era una ruina de otra época, incrustada entre dos torres.
       
La segunda ocasión fue al mediodía. Pensaba en cosas triviales, pero no menos acuciantes, y cuando llegué a la altura de la casa, aminoré el paso sin tener conciencia de ello y —como si un mecanismo hubiera accionado mis cervicales— giré la cabeza justo en el momento en que llegaba a la ventana.
Debía estar agachada y desde allí me mostró su frente de estatua, el dibujo enérgico de las cejas, los ojos del color de la hierba silvestre. Estos ojos tienen el aroma de la menta, pensé, aspirando un olor fresco, inaudito, que prevalecía por encima del escape de los autos. Me cautivó y sumé esa parte a la anterior. Me gustan los acertijos, lo demás lo imaginaría hasta el próximo encuentro y sería excitante armarla una pieza a la vez, igual que a un puzzle.

La tercera es la vencida, me digo. Es una noche sin luna, extrañamente solitaria de transeúntes y autos. La vereda parece que me llevara, como las cintas móviles de los aeropuertos.
No fumo, pero hubiese sido el instante perfecto para detenerme bajo la luz de la esquina y encender un cigarrillo. Subirme el cuello de la campera de cuero y cruzar displicentemente la calle vacía.
Me atrapan los misterios, creo que leí demasiadas novelas negras. Hay misterios indescifrables, como los de la vida y la muerte; en cambio mi anhelo de resolución es de índole bastante pedestre: quién es el asesino o quién es quién en la historia. Esta es la incógnita que quiero descifrar: quién es ella, la que se presenta de a pedazos. ¿Lo hará solo para mí?

Y aquí estoy, llegando a la ventana antigua; apago mi cigarrillo imaginario en el piso, con un movimiento circular del pie.
Me acerco y ella me engolosina con su boca pródiga, imposible de eludir. Los breves orificios de la nariz apenas se ensanchan en la respiración que se le acelera. Percibo el deseo.
Sigue ofreciéndome fragmentos, como si la totalidad de ella me estuviera vedada.
Ya no estoy en la calle, formo parte de la oscuridad del interior. Todo pierde importancia, porque sus labios se entreabren y sonríen, me sonríen, hambrientos de mí, desnudando el marfil de sus dientes.




 ©  Mirella S.   — 2010 —


Todavía me quedan algunos cuentos viejos para compartirles. Actualmente no estoy escribiendo, se me agotaron las ideas y me he vuelto reiterativa en la temática. 
Un descanso es necesario.




48 comentarios:

  1. Creo que más de una vez te he dicho que me haces el relato cinematográfico, me haces ver los planos de las secuencias.
    Me ha gustado muchísimo y el final no me lo esperaba.

    Te abrazo muy fuerte.
    Beeeeesos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, Gildo, porque con lo cinéfilo que sos, seguramente disfrutás más el relato.
      Gracias, querido amigo, con abrazos y beeeeesos.

      Eliminar
  2. Los detalles justos, una historia corta de misterio y fantasía y un final revelador y sorprendente. ¿Qué te puedo decir? Creo que en cuanto a narración esta clase de esquemas, bien llevados como es el caso, dejan muy buena sensación en el lector. La atmósfera sin mácula, como siempre y el texto breve y efectivo a nivel de párrafos y frases. Como dice Gildardo, ha resultado muy cinematográfico, muy claro en la imaginación. Es un trabajo muy acertado.
    ¡Un abrazo, Mirella! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un relato de hace varios años, cuando me gustaba explorar géneros diferentes. No me parece demasiado original, pero tiene su valor como experiencia.
      Muchas gracias, Jorge, por pasar y dejarme tus opiniones.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  3. Glups.......... da respeto eh...

    Que arte tienes Mirella.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si vos lo considerás así, no soy quien para desmentir a nadie... jajajjaaa...
      Besos, Torito.

      Eliminar
  4. Qué bueno, Mirella, con ese giro final aterrador e inesperado. Me ha gustado muchísimo. Te recreas en la descripción y consigues que veamos con los ojos de él, que nos la vayamos imaginando hasta darnos la estocada al final. ¡Magnífico!
    Escribes muy bien. Debieras intentar recopilar relatos y urdir un libro. Seguro que tienes material de sobra.
    Un grandísimo abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu efusivo comentario, Isabel. No estoy en condiciones físicas -y tampoco el momento económico actual es favorable- para que intente que una editorial se interese por leer algo de quien no es conocido.
      Muy de a poco estoy armando una selección de algunos textos, los más íntimos, para tenerlos reunidos.
      Un guerte abrazo, guapa.

      Eliminar
  5. Ayyyy ... todo podía imaginar menos ese final de escalofrío !!!
    Besos y gracias por la calidad en la brevedad. Besetes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contenta de que te haya gustado, Angelines, muchas gracias a vos por leer.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  6. ue bien lo has narrado Mirella. Entonces antes de mirarle el cuello es mejor mirar la dentadura no? No vaya a aser que terminemos como imagino. Me encanto. Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y... si te metés en un lugar medio gótico y sombrío, mejor andar con cuidado.
      Gracias, Demián, por pasar y dejar tu opinión.
      Besos (sin colmillos)

      Eliminar
  7. Está muy bien armado este relato, justo como un puzle. Vas administrando las dosis exactas de intriga hasta llegar al final. Creo que tienes madera de narradora, seguro que las ideas regresaran cuando sea el momento. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decididamente lo mío es la narrativa. También me gusta la prosa poética, porque sirve para drenar muchas cosas que quedan atravesadas.
      Gracias por comentar, Jordana, y me da gusto que te haya parecido un buen relato.
      Un abrazote.

      Eliminar
  8. ¡¡Excelente historia!!

    Vaya rompecabezas que encontraste, pero por favorno cruces esa entrada.
    Me encantó.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo nunca me hubiera metido allí, pero los personajes pueden hacer muchas cosas que el autor no se atreve.
      Gracias y besos, Mariarosa.

      Eliminar
  9. Un cuento de misterio, un crucigrama y un final inesperado, sorpresivo. Me gustó el manejo del suspenso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Maria, contenta de que te llevaras una buena impresion.
      Besos.

      Eliminar
  10. Excelente. Qué talento para fusionar géneros. Me doy cuenta de que tus viejos escritos son cuentos, de esos que cuentan una historia, en lugar de reflexiones o anécdotas narradas. ¿Estoy errado?
    ¿Te quedaste sin ideas? ¿Y si te doy alguna consigna? ¿Harías un relato por encargo? Yo te ayudo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, desde que empecé a escribir cuentos para niños, siempre me gustó narrar historias, aunque tuvieran una trama con pocos acontecimientos; lo que más me interesaba era detenerme en los personajes.
      Hace más de un año que eso se cortó por motivos de salud y estoy enfrentando un gran bajón. Entonces lo que me salía era el miedo, el dolor y la bronca y lo volqué en una prosa más personal.
      Ahora siento que no puedo dar vueltas siempre sobre lo mismo y directamente no tengo ganas de escribir.
      Te agradezco tu ofrecimiento, Raúl, sos muy generoso y lo voy a tener en cuenta, en estos momentos no puedo.
      Cuando publiqué este textito pensé que a vos te iba a gustar. Me alegro.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Por ti me gustaría que volvieras a escribir, porque aunque por mi, por leerte seria fantástico, yo ya te leo tus relatos ya escritos. Inténtalo, deja que el bolígrafo resbale por el papel, olvida que no tienes ideas nuevas, olvida y escribe. Un abrazo, cariño y un aplauso que no te he dicho nada de la bondad del relato de hoy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me siento completamente vacía de ideas, empecé varias cosas que no sé cómo seguir. Siempre me exijo demasiado y creo que debo respetar estas no-ganas.
      Gracias por seguir leyéndome, querida Ester. Sos una seguidora de oro puro.
      Un abrazote.

      Eliminar
  12. El misterio siempre nos atrae precisamente por eso , por lo misterioso y enigmático, hace volar nuestra imaginación y acrecienta nuestro interés, te iba a decir día a día , pero en este caso noche a noche ...
    Un gusto leerte Mirella, sigue rescatando , creando pero publica y regala estas joyas, please

    un abrazo con calor desde esta orilla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras tenga material antiguo lo iré publicando, por el momento dejaré de escribir para darle descanso a mis neuronas.
      Nunca se sabe de dónde puede aparecer la punta de una historia y el deseo de contarla.
      Muchas gracias, María, con otro cálido abrazo.

      Eliminar
  13. Entré en el momento adecuado para leerte, generalmente uno está siempre apurado y lee a la disparada y se pierde el clima, la atmósfera del cuento; entré como quien va a disfrutar una obra de teatro recomendable, expectante y plácido, y salí gustoso con ganas de aplaudir, ¡MUY BUENO, MIRELLA!! Aunque digas que es un relato escrito hace años, apuesto que ha sido pulido minuciosamente, para republicarlo ahora con un trabajo de orfebrería virtuosa!!
    ¡Fantástico, MIR!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo corregí demasiado, tan solo algunos toques gramaticales o de repeticiones.
      Quedo satisfecha de que te hayas ido conforme, Edu. No estaba muy segura de publicarlo, porque en su momento lo hice a modo de ejercicio sobre el género gótico.
      Gracias y abrazos.

      Eliminar
  14. Cuando se te lee tambien consigues ver a esos personajes en movimientos. Es fantástico poder vivir estos clichés increibles y necesarios para nuestra alimentación literaria.

    Un besito Mirella, feliz fin de semana!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa, contenta de que te gustara.
      También te deseo un buen fin de semana para vos.
      Besos, Nieves.

      Eliminar
  15. Muy bueno Mirella, y ese final imprevisible lo has engarzado a tu manera: con arte. Sigue así amiga. Me encantó.
    Un fortísimo abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecida por tu lectura y la opinión que dejaste. Ahora ando parada en la producción de nuevos textos, ya llegará el momento oportuno para retomar la escritura.
      Otro gran abrazo, Marybel.

      Eliminar
  16. Ando con algunas complicaciones, Mirella, por eso me distancio por espacios prolongados de los blogs amigos...pero te aseguro que, sean nuevos o viejos, estos relatos tuyos me cautivan siempre. No creo que sea repetición lo tuyo, es estilo, es un sello, tu sello. No lo pierdas! Gran abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Patzy, por aquí pasá cuando puedas y espero que pronto logres superar tus complicaciones.
      Gracias por tu estímulo y calidez.
      Bacioni, cara amica.

      Eliminar
  17. SIEMPRE TU GENIAL!!!!... ARMÁNDOLO TODO!!
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustan los rompecabezas.
      Gracias, con un fuerte abrazo, Adolfo.

      Eliminar

  18. Está bien todo lo que acaba bien. Creo que recompuesto el puzzle, será feliz.
    Un buen relato, una vez más.

    Un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que el cielo lo ayude con esos dientes hambrientos... jajajaja.
      Muchas gracias, Bolo, contenta de que no te vayas decepcionado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Tienes ese don en la minuciosidad de la descripción, en los enigmas, con los que nos atrapas tejiendo entre letras, tus telas de Ariadna, tus pájaros letrados... ;)
    Fui siguiéndote, pieza a pieza, hasta (des)-a(r)mar en una sinécdoque al personaje, personificado ya en ese márfil pérfidamente desgarrador.
    Sos fascinante...
    Un beso enorme, bella Dama.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después de tanto elogio, me voy con la cara sonrojada a prepararme un café para festejarlo.
      Mil gracias mi querida ZarzaEva.
      Un abrazo fortísimo.

      Eliminar
  20. Como siempre magnífico. De cinco estrellas.

    Gracias por los momentos poéticos que nos haces disfrutar.

    Cariños y mímate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, querida Soco, por darte siempre una vueltita por el sur.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  21. Con tus relatos nos llevas a la escena misma ... una descripción extraordinaria

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que lo hayas disfrutado, Esme.
      Muchas gracias y besos.

      Eliminar
  22. Hola Mirella:
    Leí tu historia el otro día pero no te pude comentar porque estaba en semipausa. Es una historia extraordinaria.
    Mil gracias por todo. Y aquí me quedo.
    Muchos besos, hermosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contenta de que te quedes, Celia y que además te vayas satisfecha.
      Gracias a vos, aunque llegaste en un momento de sequía literaria total. Cada tanto publicaré algo viejo, recauchutado, como decimos por acá.
      Un gran abrazo.

      Eliminar