martes, 2 de septiembre de 2014

Medusa





Cuando él es capturado por sus viajes, la cama parece que abarcara toda la habitación y soy una minúscula isla en el centro de tanta soledad. El desvelo germina en mis párpados y trato de convocar al sueño relatándome historias, en las que siempre hay un hombre y una mujer que se buscan.
El hombre no es él ni la mujer soy yo. Para que duela menos les diseño caras que modifico cada noche. A veces las veo imprecisas, otras identificables. Las necesito, sin esas compañías no logro adormecerme. Invento situaciones, diálogos, los pronuncio en voz baja, como parlamentos de una novela de la tarde, que la almohada irá guardando.
Entrecierro paulatinamente los ojos, la voz se vuelve un susurro e ingreso en la dimensión de los sueños, donde él y yo nos perseguimos en los callejones del desencuentro.
Es en esa realidad que recobramos nuestro aspecto: él, oscuro y sarcástico, con manos de halcón y una boca que muerde besos; yo, con el cuerpo firme por el hierro de mi voluntad, que persiste en remover piedras para hallarlo en ese laberinto por el que deambulamos.
Sin embargo, he notado que mi apariencia ha ido mutando, tanto en mis fantasías como en mis sueños. Ella —o yo— ahora se muestra siempre con la misma cara de ojos abismales, el pelo de Medusa, que culebrea en el aire nocturno. Y es él quien busca, mientras ella-yo nos ocultamos.
Dice —decimos— frases que no pertenecen a las historias que solía contarme. Noche tras noche ella es sol y yo una luna sin luz propia, apenas consigo el reflejo que su condescendencia quiera darme. 
Él también cambió, ha perdido su vuelo majestuoso y es un gorrión que pía sin hallar el nido. 
Este viaje se prolonga, y en una comunicación plagada de interferencias, me avisa que las negociaciones se complicaron y no llegará a tiempo para nuestro aniversario.
Fue entonces que la mujer nocturna se instaló también en mis días. En flashes veo que me observa desde una esquina o su cara aparece y desaparece en la multitud. Aparto los ojos para no convertirme en piedra.
Una mañana la presentí a mis espaldas. Giré imprudentemente y nuestras miradas se cruzaron.


Hay una mujer que me sigue, como si tuviéramos una cita impostergable. La encuentro en lugares a los que llego por pura casualidad. Está en el colectivo, en un café en la otra punta de la ciudad, en la fila del banco.
Tiene un aspecto luctuoso y las mejillas transparentes como pétalos de hielo. Esconde los ojos, los entorna cuando la descubro. No le doy importancia, estoy ocupada en los preparativos del viaje. Él me rogó que fuera, no sabe cuánto más va a demorar y quiere que vaya. Dice que le falto, es la última vez que se irá. Me da lo mismo, igual voy a dejarlo, pero no pienso perderme ese mar ni los paseos por las grutas con los ecos.
Hoy sucedió algo extraño, por primera vez la mujer fantasma me miró a la cara con ojos que empezaban a morir. También la miré y quedó petrificada, como una estatua.
©  Mirella S.   — 2014 —






1.  Óleo  de   Serge   Marshennikov
2.  Arte  digital  de  Rafido






58 comentarios:

  1. los años , las rutinas, las costumbres y el desencanto son parte de Medusa
    hay quienes conviven con ella desde siempre y otros que la invitan a sus vidas
    pero hay algunos que saben mantenerla a raya... creo allí está la clave para sentirse viva

    besitos y buena semana Mirella
    reflexivo relato nos dejas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos tenemos una Medusa en nuestro interior y cada tanto asoma su melena de serpientes.
      Gracias por tu comentario y un abrazo grandote.

      Eliminar
    2. abrazos energéticos Mirella
      buen fin de semana
      gracias por tu huella
      :D

      Eliminar
    3. Gracias a vos, Elisa, por pasar siempre.
      Abrazos domingueros.

      Eliminar
  2. Quién sabe en qué momento exacto se produce el declic y nos transformamos en lágrimas de sal ( medusas) y el corazón empieza a ver la realidad con todas las piedras que nos va poniendo la vida.

    Besos, bella dama.
    De una calidad a la que ya nos tienes mal acostumbrados.






    La realidad es una piedra que nos golpea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tras la acumulación de muchas frustraciones, de sentir la insatisfacción de algo que ya no va más, durante un sueño algo se transforma y emerge un aspecto "medusesco" que nos lleva a otras instancias.
      Mil gracias y mil besos, linda Zarza.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. La vida es continua mutación, aun cuando no nos damos cuenta.
      Besos, Oscar y gracias.

      Eliminar
  4. Muy enigmático el relato Mire, con tu maestría narrativa.
    Me ha gustado mucho.
    Te abrazo amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta crear intriga y que el lector no reciba todo masticado.
      Me alegra mucho que te gustara, Gildo.
      Otro abrazo fortachón.

      Eliminar
  5. Podría decir que me me identifico mucho con este relato. Bueno, no yo, sino que tiene mucho que ver con parte de lo que mi vida transita hoy en día.
    Poner situaciones comunes en metáforas es una tarea que solo a vos te quedan geniales en forma de relato, Mirella. te aplaudo por ello.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo que me gusta mucho y que en ocasiones me brota solo; como decía más arriba, me interesa no hacérsela fácil al lector para que se quede pensando.
      Muchas gracias por los aplausos, a los que respondo con una reverencia.
      Un abrazo, Raúl.

      Eliminar
  6. Al fin se libero de la mujer y del hombre que la tenía olvidada.
    Hermoso relato.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gusto que lo hayas disfrutado, Mariarosa y muchas gracias por venir.
      Besos.

      Eliminar
  7. MEDUSA SE HA DEJADO VENCER POR LA RUTINA...
    EXCELENTE RELATO AMIGA
    BESOS
    CARLOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tanto, Carlos, más bien irrumpió en la rutina.
      Un gran abrazo y gracias.

      Eliminar
  8. La rutina nos persigue y librarnos de ella tiene un precio. Claro que creo que cada uno hemos leído tu relato con ojos diferentes. Y es que es genial y da para mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ester, una vez publicado un texto ya no le pertenece al autor y seguramente habrá tantas interpretaciones como lectores, sobre todo cuando la historia no está contada en forma directa.
      Gracias, guapa, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. Me has conmovido.
    Disfruto cada emoción mientras te leo.
    Echo de menos tus joyas.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pone muy contenta que disfrutes de mis historias, Xavi, estoy casi de vuelta, así no las echarás de menos.
      Gracias y un besotón.

      Eliminar
  10. GUAUUUUUU, ERES GENIALLLLLLLLLLLLLLL.
    BESOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy amable y efusivo como siempre, Adolfo. Gracias por leer.
      Besos, también.

      Eliminar
  11. Perfecto! Se te extrañaba, Mirella. Nadie puede escribir estos relatos como vos. Siempre tengo que andar felicitándote! No es para menos. Grande abbraccio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hizo sentir bien volver al blog, publicar, como también estas "vacaciones" del mundo bloguero, para que no se vuelva una rutina más.
      Baci e abbracci, cara Patzy.

      Eliminar
  12. Feliz regreso, con esta bella fantasía. Buenas noches con sueño y cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amorosa Soco, mil gracias por tu presencia y tu calidez.
      Besotes.

      Eliminar
  13. Hola. Primera vez por aqui y feliz de haberlo hecho.
    Tu relato es fantastico, me gusta la cadencia que le diste, las imagenes cotidianas que se generan, los sentimientos que invaden.
    Es excelente.
    Muchas gracias.
    Richard

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Richard, por pasar y bienvenido.
      Podés venir todas las veces que quieras y me alegra mucho que te hayan gustado mis letras y este espacio.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Me gustó tu historia, Mirella, aunque me causó escozor surcar los pensamientos de su protagonista, sin escrúpulos para aprovechar un viaje de placer, postergando una sentencia que tenía decidida asestar a su término.La venganza sutil anida en las cabezas de mujeres medusas que hoy proliferan como feministas, no tienen empacho en crucificar al hombre por cualquier levedad.
    ¡Muy buena la imagen que abre el relato, tanto como el relato!! También el primaveral motivo que encabeza el blog!!
    Reverencia, Mir!!...Buenos sueños esta noche!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una apreciación "levemente" machista, Edu. Tampoco hay nada de feminismo y sí mucho de metáfora. Repeto a rajatabla lo que le inspira a cada uno, sólo te aclaro que no pasa por ahí la historia.
      Me alegro que notaras el cambio del header (sos el único que lo comenta), pero no estoy muy conforme. No encontré ninguna foto o ilustración de pájaros primaverales que me convenciera. Lo dejo por ahora.
      ¿Andás bien? Hace bastante que no publicás nada.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Estoy bien de salud...o eso es lo que me creo. Erré mi apreciación sobre tu historia, era una metáfora, sin embargo sigo con mi "apreciación"!!
      Últimamente publico espaciado porque deshecho temas que iba a subir. Me domina lo político y como me saca de las casillas prefiero esperar y darle un segundo vistazo y ahí veo que no es para publicar!!
      En estética y contenido tu blog invita a que se lo recorra íntegramente. Por eso me fijo en todo, cada vez que lo visito quedo ADMIRELLADO !!!
      Abrazo intermitente, Mirella!!

      Eliminar
    3. Claro que estás bien de salud, creételo.
      Largá un poco la política, que envenena, sacá a relucir tu ingenio y el humor, que nos hacen falta para pasar esta etapa desgraciada que estamos transitando.
      Muy agradecida por tu "admirellación".
      Un abrazo, Edu.

      Eliminar
  15. También las experiencias nos vuelven piedra a cansancio... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay experiencias que sí lo hacen... muchas veces pasamos de la resignación blanda a la reacción pétrea.
      Un abrazo, Darío y siempre gracias.

      Eliminar
  16. Por mas que merezca la pena la liberación sentida después, dejar atrás siempre cuesta porque nos da miedo lo desconocido.

    Me ha encantado.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salir de la zona de "confort" en la que nos hemos instalado aunque nos sintamos insatisfechos, es difícil, eso es cierto.
      Cuando finalmente se ha dado el paso, aparecen otras opciones.
      Besos, guapa y gracias por pasar.

      Eliminar
  17. Esos jueguito terminan mareandolo a uno, pero felizmente uno se duerme y sueña lo mismo, alguien diria un circulo vicioso, pero podemos defendernos diciendo que es un vicio chiquito e inofensivo para otros.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En todo caso el único perjudicado es el soñador, que puede terminar confundiendo la ensoñación con la realidad.
      Gracias, Chaly, besos, también.

      Eliminar
  18. Hola Mirella, me gustan mucho tus metáforas que inundan los versos de cada uno de tus poemas. La medusa, es un incordio a veces, hay que estar alerta.
    Un beso
    Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecida por la visita y el comentario, Rosa.
      Me alegra que te gustara el texto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Agradeciendo el relato. Esas figuras son hermosas. Me gustó mucho,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecida vos, Xiomi, por la visita y la lectura.
      Muchos saludos.

      Eliminar
  20. Posiblemente esta estatua estaba viva.

    Besos, muy buen relato, enhora buena Mirella. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Azzul, es un gusto que te fueras satisfecha con el relato.
      Un abrazote.

      Eliminar
  21. Es un relato impecable: no es sólo la forma, cuidada y suave, quizás ausente, como de alguien que ya ha vivido lo suficiente, tampoco es sólo el contenido y el final espectacular. Es la facilidadd con la que uno puede identificarse con la protagonista: una nueva etapa, un pasado que ya no pesa, un nuevo comienzo que nace de una convicción pura la cual antes fue tal vez resignación o hastío. La energía brotando como una nueva estación. Un escrito de una maga de las palabras, sin duda.
    ¡Un abrazote, Mirella! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mil, amigo Jorge por tu comentario, encantador, como son siempre los tuyos.
      Vuelvo a estar muy complicada y pasaré muy poco por aquí.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  22. Has hecho una crónica muy bella del transcurso del tiempo en la vida de algunas parejas que parecen sucumbir a la monotonía y se van ajando en el fragor de la incomunicación hasta quedar cosificados. Perdidos en un mundo pequeño pero lleno de abismos entre ellos.
    Porque, así me lo parece, el mundo de la vida en común es pequeño pero tan rico como lo queramos y lo podamos hacer.
    Un relato lleno de bellas imágenes y por supuesto, con una acertadísima referencia a la Medusa.
    Lo disfrute mucho Mirella... es bueno saber que estás de vuelta.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suculentas reflexiones te sacaron el relato, Gonzalo. Algo muy apreciado por un escritor, aunque yo siempre me considero escritora a medias, te lo agradezco mucho.
      Estoy con muchos problemas que me cayeron repentinamente, pero en cuanto los resuelva un poco, quiero volver a la normalidad.
      Un abrazo grandote.

      Eliminar
  23. Ciao Mirella,
    un relato que me impresionò, serà que porque frecuentemente me encuentro en situaciones "parecidas" a ella-yo. La imaginaciòn es muy hàbil y es capaz de recorrer espacios y crear situaciones en milèsimas de segundos. Vivir ese ensueño dorado, a veces, terrorifico no es tan sencillo contarlo, pero tù lo supiste hacer muy bien.
    Me gustò mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gen, un gusto tenerte por aquí, ando medio borrada de la web por cuestiones varias, espero retomar la "rutina" pronto.
      Todos tenemos un otro yo que nos empuja a hacer cosas diferentes, a veces no tan buenas, que dejan al yo consciente hecho una estatua de piedra.
      Me alegra que disfrutaras del relato.
      Tanti bacioni.

      Eliminar
  24. Cargado de simbolismo, este relato de corte muy onírico me ha atrapado con ese juego de identidades que se dibujan y se difuminan, haciéndonos dudar de si es real o soñado.
    Como siempre, es un placer volver a leer tus letras, Mirella.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu visita es una grata alegría, Isabel y también que te haya gustado el relato.
      Es muy interesante conocer la versión particular de cada lector, que arma su historia dentro de la historia.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  25. Fabuloso, Mirella.
    Sorprendido, para bien, con la aparición de la segunda protagonista llegando al cierre del relato. La presiento malvada, y sin ningún problema para dañar a quien sea (inclusive al hombre que se disputan -una sabiéndolo, otra sin saberlo- las dos mujeres de la trama).
    El vocabulario empleado, muy amplio, es un plus a la belleza del relato.
    Genial, como siempre.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre agradecida por tu paso y tus comentarios, estimulantes y favorables.
      Imagino que el final te habrá gustado, más a tu estilo, por lo oscuro y ambiguo.
      Muchos saludos, Juanito.

      Eliminar
  26. Buen relato Mirella
    ... tuvo suerte que al final se decidió y se liberó ... de esos sueños y de él.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Esme, a veces las soluciones vienen por los caminos más inesperados.

      Abrazo grande.

      Eliminar
  27. ¡Feliz primavera, MIR!!! Esperamos el aleteo y el canto de tus palabras en el inicio de la estación!!
    Abrazote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Edu, también para vos. Si no surgen más problemas, mañana publicaré algo.
      Fueron días muy complicados para mí, ahora, con instalaciones eléctricas de la época de ñaupa, subsistiré hasta que conecten el gas. Claro, el quehacer cotidiano insume más tiempo.
      Otro abrazote.

      Eliminar