domingo, 16 de marzo de 2014

Miradas lejanas





Hay muchos tipos de ojos y tantas miradas distintas. No siempre es por el color o la forma: es la mirada cruda la que impacta.
Están los ojos de perro, que parecen húmedos de lágrimas que no aprendieron a llorar. Los de gato son impenetrables, custodian secretos. En cambio los de pez son como vidrios de miopes, no parpadean en su perenne expresión de asombro.
La naturaleza es una aliada para las comparaciones y por costumbre o pereza caemos en lugares comunes. Hacemos descender el cielo en esos huecos debajo de la frente. Apelamos al mar —bravío o sereno— que los inunda. También recurrimos a las piedras o al hielo, al carbón, al petróleo; a lo orgánico y a lo sintético. De Zulma, la compañera del secundario, todas decíamos que tenía ojos de baquelita.
Pasaron ojos por mis ojos, pero los de mi vida fueron los suyos, de un tono avellana con briznas de oro cuando se enojaba. Eran pequeñas dagas de fuego, en su intento por quemar mi rebelión.
A la hora de la entrega los ganaba primero la oscuridad, hasta desagotar su pozo de ardor; después parecían agua clara de remanso.
Él decía que los míos eran eléctricos, como una borrasca de verano a punto de explotar, que me devoraban el resto de las facciones. Nadie podía fijarse en mi boca o en el trazo menudo de la nariz. Se zozobraba en mis ojos, decía.
No los recuerdo, tampoco los suyos, apenas me quedaron las palabras con que los describíamos. 
Ya no hablamos mucho, no sé quién verá las saetas en su mirada ni a quién irán dirigidas. Sólo puedo escuchar las suelas de sus zapatos recorriendo las habitaciones, el roce casual de su mano cuando me alcanza el bastón, la voz, con inflexiones de ira contenida, al indicarme que me levante de una vez, que el día está tibio, que me va a llevar al parque y que tenga cuidado, tres pasos más y están los escalones de la entrada.

©  Mirella S.  —Febrero 2014—






1.  Foto gift de Jamie Beck &  Kevin Burg
2.  Acuarela y collage de Rebekka Ivacson





Estábamos muy cerca
la mano inmóvil
en los cabellos aún negros
frío el aliento
en la insólita expoliación,
ofrecida
sin incienso ni mirra
quizás arena
que se desliza rápida
entre nacimiento y clepsidra.


Maria Pia Argentieri

Poeta italiana


60 comentarios:

  1. muy buen compilación de ojos y miradas
    cuando se disocian ojo-mirada el caos hace su América
    te dejo un poema que escribí y habla sobe ello es del 2010:del blog mis escritos...poemario

    Del ojo y de la mirada




    A veces el ojo está adormilado
    a veces su enfoque resulta una maraña
    a veces salta de un punto a la palabra
    a veces su juicio es arbitrariamente ciego.

    El ojo no teme, se viste de valor
    recorre los rincones de la mente
    descubre las fosas de los sueños nonatos,
    aquellos que se truncaron por no tener
    suficiente combustible.

    La mirada se goza cuando la encuentran
    ella se arregla primorosa
    y espera de su reflejo un beso azul,
    pero que sola se ve cuando no la enamoran
    ella se evapora y la opacidad la cubre
    la posee y la engulle mezquinamente,
    la mirada aterrada nos grita auxilio
    pero el ojo que pasa, sumido en su poso va
    y no logra pesquisar la llamada urgente.

    El ojo siempre pendiente de sus cuitas personales
    un caminante de noches solitarias
    un testigo mudo y taciturno
    perdido en el inconsciente
    batallando el paso , aplazando la muerte.


    besitos y buen domingo Mirella


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Elisa y también por el poema, muy bueno.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Miradas que matan sin adverirlo, arrojan tus ojos contra los míos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los ojos son tan expresivos, en ellos se lee el amor, la indiferencia, la furia...
      Besos, profe.

      Eliminar
  3. Un final devastador.
    Más cercano y probable que lo que muchos se imaginan.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luché contra ese final, pero al "final" se impuso.
      Gracias, siempre, Torito, con un abrazo.

      Eliminar
  4. La mirada de las personas dicen mucho. Hay algunas que no te gustan, que no te dan buena onda, sin embargo otras te llenan al momentos de bonitas y positivas sensaciones y rara vez esta intuición que todos poseemos nos hace equivocarnos...

    Un relato perfecto, que me hace pensar, que me hace divagar, que me hace soñar...

    Mil besos Mirella!!
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo la sensación, tal vez me equivoque, pero me parece que cada vez nos miramos menos a los ojos.
      Gracias, Nieves, que el relato te produzca todas esas emopciones.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  5. Los ojos dicen mucho más que la boca, la boca se atraviesa. Los ojos son transparentes. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las bocas saben mentir sonrisas. Gracias, Darío, un abrazo.

      Eliminar
  6. Los ojos y su importancia, y las descripciones tuyas, los ojos que tanto dicen han pasado el testigo al tacto que ve y mira como lo hicieron los ojos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si faltan, se exaltarán los otros sentidos, el tacto, el oído, el olfato y también se acrecentará la intuición.
      Un enorme abrazo y gracias, querida Ester..

      Eliminar
  7. Los ojo nos hablan con ternura, con enfado, siempre nos están diciendo cosas.
    Precioso Mirella.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es la parte nuestra más difícil de controlar, nos termina delatando.
      Gracias Laura y me alegro que te gustara.
      Besos.

      Eliminar
  8. Los ojos igual que las miradas admiten toda clase de calificativos y de comparaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Tracy, siempre estamos usando imágenes para describirlos, es la parte más expresiva del rostro.
      Besos y gracias por pasar.

      Eliminar
  9. Precioso relato, Mirell. Hay realismo y poesía, Y el último párrafo, devastador como dice Toro, es genial.

    Enhorabuena y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cierre es tremendo, es verdad, pero no lo pude evitar, salió solito.
      Es un gusto que disfrutaras del relato.
      Gracias y abrazotes, linda.

      Eliminar
  10. Tengo dos ojos y los dos concuerdan en que lo que leyeron es una joya, yo coincido con ellos El final del cuento nos sacude por lo imprevisto. Me asombra la fotografía animada solo en los ojos de la mujer, todo un hallazgo, también la acuarela notable de Rebekka Ivacson...y el poema de la poeta tana, todo un andamiaje virtuoso para acompañar el cuento. ¡Aplausos, Mirella!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eduardo, menos mal que tus ojos se pusieron de acuerdo, no quiero ser culpable de que te quedaras bizco...jeje.
      Te agradezco el análisis detallado del post, pero te faltó un comentario sobre el header nuevo, para inaugurar la estación otoñal. Espero que sea de tu gusto.
      Me inclino emocionada ante tus aplausos.

      Eliminar
    2. ¿El header? ¿Así se llama la ilustración de cabecera?...Me pareció muy elegante!!
      También, hay que decirlo, la muestra de pintores en el sidebar, a Jack Vettriano lo conocía y en mi blog anterior lo incluí como uno de mis favoritos. Estoy buscando en la web a Consuelo Mura, me captó enseguida...sigo a mis ojos que se copan con todo lo que hay acá!!
      Abrazo, Mirella, buena anfitriona!!

      Eliminar
    3. Me enteré hace poco, no sabía que le dicen header.
      Los pintores se los agregué ahora (antes estaban los gatitos) y Jack Vettriano me gusta mucho y tengo varias pinturas de repuesto para ir cambiando.
      Consuelo Mura tiene unas obras interesantes (sólo gambas y pies) en blanco y negro con algún detalle de rojo.
      Me alegro que te guste lo que adorna el blog.
      Abrazo, Eduardo.

      Eliminar
  11. Increíble relato. Ese final te deja sin palabras. Y para qué servirían, si con una simple mirada a estas letras bastarían para saber que estamos ante una muestra más de tu talento, Mirella.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, Raúl, qué de elogios, muchas gracias. Con este relato di muchas vueltas para empezarlo, pero después salió de una, algo no muy habitual en mi forma de escribir.
      Saludos.

      Eliminar
  12. Excelente, Mirella. Con un impactante final, que llega de improviso y te deja boquiabierto. Me encantó.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía dudas que el final fuera demasiado abrupto respecto de como venía el relato, pero veo que a nadie le moslestó.
      Gracias Juanito por pasar (no hubo sangre en el final, pero fue duro)
      También saludos para vos.

      Eliminar
  13. Realmente no me lo esperaba. Me refiero al final. Y quizás ahí radique el desafío. Por qué debe terminar cómo presiente el lector? Me quedó una dualidad, que luego se despejó con el cierre. Pensaba que ya no estaban juntos... Y volviéndolo a leer, esa forma en que sobreviven no es "estar juntos" Los ojos... siempre tan apasionantes. Un beso enorme, Mire!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Bee, me interesó cómo lo fuiste "sintiendo" al texto, es bueno para el autor saber qué le pasa a los lectores.
      Es cierto lo que te produjo, viven juntos, pero ya no están juntos.
      Un abrazo grandote.

      Eliminar
  14. Los ojos, las miradas y su lenguaje son muy deseados por los que recurren a las letras. Es como una mina de las siempre se pueden sacar y decir algo sin agotar la riqueza de sus expresiones.
    Hermoso escrito, me gustò mucho.
    Abrazos querida Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Basta un detalle de la mirada o de los ojos y evitamos largas explicaciones, sobre todo en prosa ¿no es cierto?
      Gracias, amiga, por acercarte y comentar, un gusto que lo apreciaras.
      Besos.

      Eliminar
  15. Respuestas
    1. En muchas ocasiones, sí.
      Muchas gracias por la lectura y por la visita.
      Besos.

      Eliminar
  16. Paf! Me dejó "de cama"! Y yo que había empezado el lunes PUM para arriba! Sos una escritora que sabe "donde tocar". Chapeau! Y abrazos, MIrella. Me encantó, obviamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me salió un poco tétrico, Patzy... no es un relato para poner un lunes, precisamente.
      Lamento haberte arruinado el día, pero en estos últimos tiempos no me "salen" historias muy alegres... ¿será lo mal que anda todo que influye?
      Menos mal que te gustó.
      Besotes.

      Eliminar

  17. Hay tantas miradas como pares de ojos (piratas incluidos). Lo importante es, aparte de los aspectos que tan bien describes, que esas miradas sean translúcidas y que sepamos claramente leer la sinceridad que esconden.

    · un abrazo

    · CR · & · LMA ·

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que saber mirar y se descubren sentimientos que no siempre las palabras saben expresar. También en los de pirata.
      Un gracias enorme, como el abrazo, Bolo.

      Eliminar
  18. Sensacional Mirella, pero depende de quién te mire y con los ojos que los haga. Yo tengo ojo seco, y no es broma, y si me pillan cuando me he echado las gotas, por mucho que mire veo borroso. Aunque se me ponga alguna empelota picada, veo turbio. Así que en este caso me haría falta un bastón para alcanzar el objetivo, o palpar a tientas ya que en este caso la mirada, como que no. Y no me imagino en esa situación la mirada de la otra persona.

    Besos gordos Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando te ponés las gotas y ves borroso, el tacto ayuda Rafa, claro que no se puede preveer cómo reaccionará la otra parte...
      Espero que hayas disfrutado de las Fallas y que tengas un martes hermoso.
      Besos, que no están a dieta.

      Eliminar
  19. Los ojos, la mirada son de mis temas favoritos y también es lo primero que en una mujer me atrae. Me atrevería a decir que en las relaciones que he tenido por la mirada es por donde me he dejado enamorar.
    Este relato breve es poético, es muy bello y el final es demoledor Mirela. En mi familia tenemos a dos de mis primos hermanos con discapacidad visual.
    No dejan de darme lecciones ni ellos ni muchas de sus amistades.

    Te felicito por este relato.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También es lo primero que me impacta en una persona y es declaradamente un arma de seducción.
      El relato traté de que siguiera por carriles poéticos y que el final, como vos bien decís, demoledor, fuera lo más sugerido posible.
      Gracias por la lectura y el comentario, Gonza.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  20. Pasos, escalones... Tengo distraída la mirada, ya no cuento pasos ni escalones.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuidado con el escalón! No te distraigas Amando, no en la escalera....
      Gracias y abrazos.

      Eliminar
  21. wow que final. No me lo esperaba.
    Hay miradas... sobre todo esas que se echan cuando se vive junto pero no se está junto.
    besos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bueno sorprender al lector... Carlos, cuando las cosas se apagan y la pareja se desliza en la indiferencia o en la rutina, se pierden las ganas de mirar.
      Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  22. Lo importante es mirar y mirar de frente, por ahí sale toda la expresión.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo la sensación que nos miramos cada vez menos a los ojos.... y cada vez más al móvil.
      Gracias, guapa, un abrazo.

      Eliminar
  23. buena jornada Mirella, besitos y bienas vibras
    :D

    ResponderEliminar
  24. las miradas de tus letras llegan hasta colombia. jejejeje. EXCELENTE COMO SIEMPRE.
    BESOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienen un largo viaje, pero me alegro que lleguen.
      Gracias, Adolfo, con un abrazo.

      Eliminar
  25. El final es como una losa, también imprevisible, un final excelente. Creo que al igual que la calidad de un dibujante se deja entrever en las manos que pinta, hay algo tanto en la voz como la expresión o la mirada, que es igualmente un buen exponente de lo que un escritor es capaz. Son pistas, pero ante nosotros se extienden casi las mismas palabras y algo en ellas (que no podría resumirse en disposición, sonoridad, etc.) nos delata, aunque como escritores estemos diciendo no sé qué de la ficcionalidad...
    ¡Un abrazo, Mirella! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenés razón, Jorge. El final es como una losa imprevista que te cae sobe la cabeza. A pesar del golpe, me quedo contenta de que te gustara.
      Una alegría tenerte por aquí.
      Abrazote grande.

      Eliminar
  26. Una mirada vale más que mil palabras. Hay miradas que matan otras que encandilan...yo me enamoré de algunos ojos que aún llevo en el alma. Me ha encantado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marybel, hay ojos y miradas que no se borran, que seguimos llevando prendidos en la memoria. Gracias por acercarte y me alegro de que te fueras conforme.
      Otro abrazo.

      Eliminar
  27. Es triste pensar que aquellos atributos que fueron nuestra vanagloria y fruto de nuestra nuestra mayor expresividad acaben perdiéndose en los pasos de un final dependiente y sin remedio.
    Excelente prosa, bella dama.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay días que pienso que, internamente, tenemos que estar preparados para todo lo que nos pueda sobrevenir, no con miedo, sino buscar en nosotros material para fortalecernos y afrontar lo que sea que nos toque.
      Gracias por tu paso, Zarza, con muchos besos.

      Eliminar
  28. Bárbaro, Mirellísima, me encantó
    Creo que es una muestra perfecta de poesía en bloque, con lo sorpresivo de un microcuento y la belleza de un relato corto lleno de matices.
    FAAAAAAAAAAAAAAAAAAA escritoraza, cómo creces.
    Te abrazo y comparto, porque salgo llena.
    Namasté.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Morg, flor de comentario te mandaste. Ahora ya sé que cuando está el FAAAAAAAAAAAAAAAAAAA es porque te gustó mucho. También es estimulante saber que ves un crecimiento en mis textos.
      Gracias por compartir y por seguir leyéndome, con la cantidad de material que tenés en Ultra.
      Un besazo, reina.

      Eliminar
  29. En mi casa hay un par de ojos queccuando me miran me desarman. Una mirada dulce pero atrevida a la vez. Esos ojos conquistaron mi corazon 35 anos atras y hoy dia siguen teniendo el mismo poder. Preciosa entrada. Me dio gusto conocer tu blog. Saludos desde Puerto Rico! Bendiciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jackie y bienvenida.
      Qué alegría tener unos ojos que siguen conquistándote después de tanto tiempo. No es lo habitual, pero por suerte, ocurre.
      Muchos saludos y gracias por acercarte hasta el sur.

      Eliminar