martes, 3 de diciembre de 2013

Hilitos

 Fragmento de un cuadro de Daria Petrilli


Un hilito cuelga de la cortina. Trato de sacarlo, arruina la simetría impecable del paño. El tirón es demasiado brusco y la tela se frunce. Sigo tironeando y el hilo resalta en la trama, igual que la vena hinchada y rugosa de un viejo. He estropeado la cortina, lo mismo que hice con tantas situaciones de mi vida.

Me matriculé de arruinadora profesional, en esa búsqueda tenaz de excelencias que no existen. Los placeres terminan por empañarse ante mis ojos.

Lo que llaman felicidad no se pega a mis dedos, ni embadurnándolos con Poxipol. Desearía que durara algo más y no resulte una expectativa frangible, que cuando empieza a modelarse, acaba rota en pedacitos insignificantes. Siempre ansiando absolutos, cosas que se cierren con la pureza de un círculo.

Hay privilegiados a los que ciertas felicidades les llegan fácilmente. Las guardan en cajitas llenas de compartimientos y clasifican las horas de dicha, que subsisten en un orden escrupuloso.

Yo también quise amarrar esos instantes. Les he destinado un cajón de la cómoda y acumulo en él vestigios del ayer: la rosa seca, fotos, la alianza, el libro que me suavizara el espíritu, ese botón dorado que levanté de la acera y fue una gota de sol en el charco fangoso de los días. Y otros restos de puntillas que habían adornado mis buenas rachas.

Cuando hago un recuento de mi pequeña fortuna, confirmo que ha perdido el valor original. La rosa es sólo un manojo de pétalos momificados que no me remiten a una evocación precisa. El anillo se vistió de luto y las palabras del libro —ahora— se volvieron estériles.

Son objetos sin conexión con el presente. Nunca los pude ordenar: están enmarañados en la urdimbre de todos aquellos hilos que he ido arrancando de cortinas, dobladillos, mangas, manteles, en mi insistencia de perfección.

Pobres dosis de dicha que perviven, desordenadamente, en el recoveco de las quimeras insensatas.




 ©  Noviembre 2013    Mirella S.








72 comentarios:

  1. Excelente, Mirella.
    Cuántos hilitos andan sueltos por las vidas de muchos, entre los que me incluyo. Se estropea la cortina, se malogra una ilusión, llega una tristeza... Y qué razón tienes al indicar que no consuelan las alegrías pasadas, perdida ya su pátina de novedad, su asombro sorpresivo. Somos así y hemos de lidiar con alegrías y tristezas siempre desde cero.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isabel ¡el tuyo es comentario de lujo!
      Ocurre que vamos cambiando, olvidamos cosas, tanto tristes como alegres y otras ya no tienen repercusión en nosotros.
      Un abrazo enorme.

      Eliminar
  2. Me encanta Dalí... esa imagen del final es genial...
    Y me encanta como escribes... esos hilos sueltos...creo que todos tenemos mas de uno colgando.
    un gran abrazo
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por hacerme dar cuenta de que la última imagen era de Dalí, estaba tan apurada cuando la encontré que no me fijé de quién era. También me gusta mucho.
      No hay que andar a los tirones con los hilitos que cuelgan, en la imperfección también hay aprendizajes.
      Abrazo, Carlos.

      Eliminar
  3. Esos hilitos, cientos de pequeños hilos sueltos, que cosen a las personas a través de los años...

    abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos cosen y nos tienen sujetos, que es lo peor.
      Besazo, Lucre.

      Eliminar
  4. Si los recuerdos no sirven mejor no volver a mirarlos, y buscar la felicidad en otros cajones, todos podemos ser felices, un ratito cada día por lo menos. Me gustan mucho Daría y Dalí, los dos empiezan por D de dichosa. Un saltibrinco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí me encanta tu mirada de las cosas, Ester. De alguien sabio que aprendió de las experiencias.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  5. ...cara Mirella, come tanti fili intrecciati, la vita altro non è che un accumulo di ricordi, che senza non si avrebbero le esperienze passate che sono maestre di quelle future...scritto velato di surreale, ma vero..abbraccio nella notte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciao, Sergio, l'esperienze ci servono per capire qualche cosa della vita, per maturare, ma senza afferrarsi troppo al passato, perché avremo altre nuove che ci mostreranno come siamo oggi...
      Grazie del tuo affettuoso commento... un abbraccio di mezzogiorno.

      Eliminar
    2. ...ciao carissima Mirella, sono pienamente d'accordo con le tue parole, è l'attimo che si vive che dobbiamo vivere...abbraccio nella notte profonda..

      Eliminar
    3. Peccato che il piú delle volte guardiamo troppo il domani, in detrimento del presente... mi sembra che oggi ci preoccupa molto di piú il futuro che il passato.
      Abbraccio in una mattina nuvola...

      Eliminar
  6. Aprendí a no guardar nada.
    Muerte a la nostalgia.
    Ahora no guardo ni los recuerdos.

    Mejor así.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco los extremos, Torito, se puede recordar sin nostalgias, como si le hubiera pasado a otro, porque eso ya fue y dejó la experiencia que tenía que dejar.
      Abrazos y besos (hoy no están de paro)...

      Eliminar
  7. Me encantó! Puedo compartirlo en mi programa de radio? Un abrazo de colores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Por supuesto Pato! Una alegría y un honor para mí, cuando quieras.
      Avisame cuál es la radio y el día, quizás pueda escucharte.
      Un enorme abrazo de agradecimiento.

      Eliminar
  8. El olvido como el recuerdo suelen ser sabios, guardan en la memoria a la larga sólo instantes y momentos. Mucho me temo que haya pocos que se salven de algún exabrupto aun sin buscarlo ni quererlo.
    Lo que cabe acariciar es el presente con sus altibajos, lo que en suma somos ahora y de lo que estamos hechos. El futuro viene por sí solo...
    No le tengo apego alguno a los objetos.
    Un beso, Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los recuerdos tristes nos reviven el dolor y los felices la nostalgia, lo único seguro que tenemos es el momento actual. Lo aprendí un poco a los sopapos y no soy de guardar cosas viejas, que terminan teniendo olor a humedad.
      Un placer tu comentario, Zarza, lo mismo que tenerte por aquí.
      Abrazo, guapa.

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Gracias a vos, por tu lectura.
      Un abrazo, Angelines.

      Eliminar
  10. Esos hilillos que aunque parezcan enmarañados forman parte de un mundo lleno de vida y sentimientos puros, a flor de piel.

    Me encantó Mirella :)

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La felicidad está compuesta de hilos finísimos que nosotros nos empeñamos de arrancar, porque siempre soñamos con algo más hermoso, con algo ideal, que no existe.
      Gracias, Nieves, besazos.

      Eliminar
  11. Una seria cavilaci'on sobre temas que tocan a muchas personas.
    Por algo dicen: " Si no est'a roto ,no lo arregles."
    Y ," Quien mira hacia atr'as se convierte en estatua de sal."
    El pasado es un espejismo del cual basta rescatar lo major,mas no quedarse a vivir en 'el.
    Magistralmente narrado..
    Sigues bella e impeccable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te estaba extrañando, Carlos, hace mucho que no pasás por el nido... ojo, que no es un reproche, una se acostumbra a las gratas visitas.
      Coincido con tus opiniones, vivamos el presente.
      Gracias por los piropos. Muchos saludos.

      Eliminar
  12. Me ha encantado el párrafo del hilo sacado de la cortina, y luego como has buscado esa imagen de la caja con hilos vitales, recuerdos de buenos instantes. Creo que todos tenemos alguna cajita de esas con hilos que se soltaron de la cortina de la vida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guardamos demasiadas objetos, la mayoría inútiles, es más cómodo viajar ligero de equipaje, sin más cosas que las ganas de vivir.
      Una alegría tenerte por aquí.
      Otro abrazo.

      Eliminar
  13. los hilos....colgantes no hay que tocarlos

    ya llegará el momento de remendar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende, profe... remendar a veces ya no sirve, mejor buscar lo nuevo.
      Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  14. Quizá porque lo único que tenga real valor sea el presente con sus preciosos instantes... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El presente, al que se le da tan poca importancia... vivimos tironeados por lo que dejamos atrás o proyectando continuamente el futuro.
      Gracias, Darío, un abrazo.

      Eliminar
  15. Pero hombre a quién se le ocurre tirar del hilito, ya que si sigues y sigues te quedas sin cortina y sin jersey. Como contaba el humorista Gila. Que decía que a su abuela le salió un padrastro, se lió a tirar y a tirar y se peló entera.

    Besos Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso se le ocurre a una obsesiva perfeccionista; esos personajes no pueden dejar algo fuera del orden que tienen programado como perfecto. De modo que les cuesta disfrutar lo más espontáneo y que la vida es una sucesión de desórdenes.
      Gracias, Rafa, un beso enorme.

      Eliminar
  16. Vana costumbre coleccionar momentos que se fueron, mejor coleccionar esos momentos insustituibles llamados "Ahora"

    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, Sau, pero así somos... a muchos les gusta coleccionar dramas. Y allí se anclan.
      Un beso.

      Eliminar
  17. Por eso.... cuando llega un poquito de felicidad hay que atraparla bien y mimarla para que dure lo máximo y es que hay muchos .... no privilegiados. Los hilos también hay que mimarlos sobre todo si son rojos.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como se está viviendo actualmente creo que son más los no privilegiados y no sólo los que no tienen, sino también los otros, que tienen y tampoco son felices.
      Los hilos rojos son los más bonitos.
      Besotes, Esme.

      Eliminar
  18. Este texto no puedo analizarlo. Y eso es muy bueno. Quiere decir que pude dejar de lado mi parte de escritora y zambullirme en la historia sin más (mérito tuyo, Mirella) Con los años, aprendí que esos hilos son muy traicioneros... La memoria juega según le place, y muchas veces agranda situaciones y otras las achica tanto que ya no vale la pena recordarlas. Es selectiva y ladina. Prefiero dejar los recuerdos allí, en su lugar, en sus momentos. Muy buen trabajo, mujer. Abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Este sí que es un elogio, Bee! Me alegro que el relato te haya producido ese efecto.
      Con los recuerdos hay que ser cautos, se van desvirtuando a lo largo del tiempo, tanto para mejorarlos como para volverlos más trágicos.
      Otro gran abrazo y gracias.

      Eliminar
  19. Simplemente..¡Soberbio!
    Ha sido una gozada.., una delicia leerte.
    Gracias

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por acercarte y dejar una opinión tan positiva.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  20. Excelente el texto y la metáfora de las hilachas, yo fui-soy perfeccionista en mi trabajo, obsesivo, pero nunca fui nostalgioso, cumplí sin saberlo con el aforismo de Nietzsche: "Di tu palabra y rómpete", ¿los recuerdos? un simple dato, así vivo el día a día y me banco lo que me depara, felicidad o tragedia, deshilachado.
    Gran abrazo, Mirella!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También soy un plomo con mi perfeccionismo en la escritura, nunca termino de corregir.
      Estoy por publicar una entrada y sigo leyendo hasta el último minuto, por si le pesco alguna hilacha...
      Tampoco soy nostálgica: lo que fue ya fue y agradezco la enseñanza que me dejó.
      Gracias a vos por pasar y una alegría que te gustara el texto.
      Abrazo, Eduardo.

      Eliminar
  21. Un fragmento con mucha sutileza. El regodeo de las palabras enaltece el relato.
    Abrazos Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que le hayas encontrado un valor en lo literario, Gen, porque cuando lo terminé me pareció escrito demasiado sencillamente.
      Pero soy tan exigente como la protagonista... jajaja...
      Abrazos.

      Eliminar
  22. Pero dejar de tirar de los hilitos me parece que, también, es dejarse estar! Por las dudas, aunque me tilden de de "obse", lo seguiré haciendo. Nunca quedará nada perfecto, pero lo intenté! Un viejo vicio que, por lo que veo, compartimos! Me encanta como escribís. Abbraccio Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cómo lo compartimos, también es más fuerte que yo. Por lo menos superé algo: me animé a hacer públicos mis escritos en un blog.
      Muchísimas gracias, Patzy y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  23. Me ha gustado mucho tu texto reflexivodidádtico.

    Esos trocitos de engañosa felicidad...

    Abracísimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Soco, reflexivo sí, aunque no lo veo didáctico, porque son las emociones, con su confusión y vaivenes, las que están en juego.
      Pero cada lector recrea lo que quiso decir el escritor, por eso el blog para mí es algo tan especial: el que escribe recibe tantas devoluciones como lectores.
      Unos besotes enormes.

      Eliminar
  24. Estou alegre por encontrar blogs como o seu, ao ler algumas coisas,
    reparei que tem aqui um bom blog, feito com carinho,
    Posso dizer que gostei do que li e desde já quero dar-lhe os parabéns,
    decerto que virei aqui mais vezes.
    Sou António Batalha.
    Que lhe deseja muitas felicidade e saúde em toda a sua casa.
    PS.Se desejar visite O Peregrino E Servo, e se o desejar
    siga, mas só se gostar, eu vou retribuir seguindo também o seu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio por pasar por aquí.
      También retribuyo sus buenos deseos. Visité su blog, ocurre que no sé portugués, entonces no puedo apreciar bien la forma poética o la estética de la escritura.
      Muchos saludos.

      Eliminar
  25. Seguramente es inevitable tirar del hilo. Una vuelta de tuerca a tu extraordinario texto puedes encontrarlo en el Museo de la Inocencia.

    Es fácil caer en la tentación del abandono de las cosas y los sentimientos. No estoy tan seguro que se pierdan aunque ciertamente lo parece.

    Besos Mirella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el enlace que me dejaste, interesantísimo, me dieron ganas de leer a Pamuk.
      Perdí la cuenta de todas las mudanzas que hice en mi vida. Cada una de ellas me sirvió para deshacerme de objetos acumulados y que conservaban un valor afectivo. En ciertos aspectos dejé de tirar de los hilitos, pero en otros, no.
      Aunque abandonemos cosas y sentimientos -si lo hacemos porque realmente los soltamos y no por negación- creo que quedan en nosotros, transformados positivamente: fueron experiencias y nos dejan su sabiduría o su enseñanza.
      Un gusto tenerte de vuelta en este mundo virtual y poder compartir opiniones.
      Un gran abrazo, Jaal.

      Eliminar

  26. La felicidad suele ser un estado pasajero entre un cúmulo de contrariedades y alguna desdicha. Llegado ese estado, hay que aprovecharlo.
    Cuando se tira del hilo, lo que se descompone nunca llega a convertirse en un ovillo perfecto.

    · abrazos... a menos grados

    · CR · & · LMA ·


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos momentos felices, generalmente los disfrutamos y los sentimos con mayor intensidad, cuando coinciden con unos de esos días en que tenemos un mejor equilibrio interior.
      Lo sé por experiencia, con esos hilitos no logramos hacer ninguna madeja.
      Gracias, Bolo, abrazos primaverales.

      Eliminar
  27. es un deleite leerte Los enlaces de las comas con los puntos de tus pensamientos me gustan me meto dentro tuyo
    Mil besos querida
    gracias siempre por compartir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mucha por leer y dejarme tus opiniones.
      Un abrazo grandote.

      Eliminar
  28. es maravilloso escribir historias
    Yo aun no lo puedo hacer aunque me encantaria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo está en empezar, con cosas chiquitas, cercanas.
      Eso podés hacerlo muy bien, porque las palabras te fluyen
      Tal vez sea un desafío para el nuevo año.
      Besos.

      Eliminar
  29. existencial texto
    ser feliz es una cuestión de actitud
    independiente de los momentos vividos

    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, Santiago, la actitud ante la vida y la disposición de ánimo ayudan mucho, es cierto.
      Un abrazo y gracias por la visita.

      Eliminar
    2. muchas gracias por tu huella Mirella
      el seudónimo es una herramienta más dentro del escritorio creacional que la palabra convoca
      pero la esencia , esa cosita, sigue intacta
      abrazos y feliz fin de semana

      Eliminar
    3. Jajaja... Elisa, yo creí que le estaba contestando a un caballero.
      Buen fin de semana también para vos.

      Eliminar
  30. Me gustó mucho Mirella.
    La protagonista es como algunas de nosotras, por quitar un hilo que sobra, hacemos un desastre peor. Una muy buena metáfora de las perfeccionistas.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil refrenar el ojo crítico o pasar por alto esa cosita que desentona, pero con el tiempo en algunas áreas se mejora.
      Gracias por el comentario y la visita.
      Besos.

      Eliminar
  31. TÚ SÍ QUE SABES HACER QUE UNO TE LEA DE "PE A PA". GRAN TEXTO.
    BESOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que mis escritos te enganchen y llegues al final.
      Gracias por estar siempre.
      Abrazo.

      Eliminar
  32. Un gusto descubrirte y leer tu sentir! Comparto con vos las expectativas, las ilusiones, los recuerdos que uno va juntando ybguardando y a veces, con el tiempo uno a veces vuelve a verlos o tocaron o leerlos y ya no son lo mismo. Pero fueron y nuestros y hoy somos lo que somos por ellos y muchas cosas mas. Crecimiento, otro significado en la vida, todo un proceso! No se vive de los recuerdos, pero ayudan a la memoria y por lo tanto nos ayudan a nosotros! Espero no tomes a mal mi comentario, es comomun pensar mío que me movilizo al leer tu entrada. Volveré!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Roxana, me gusta que hayas expresado tu sentir, que además es parecidísimo al mío. Este es un espacio abierto a todos los pensamientos y opiniones, que pueden volar libres, como mis pájaros.
      Volvé todas las veces que quieras, yo también pasaré a hacerte una visita.
      Besos.

      Eliminar
  33. Me tocó, Mirellísima, con deditos crueles por realistas.
    La poesía te muerte los talones, nena, ¿la sientes?.
    Qué estupenda prosa, y qué buenas imágenes elegiste, hasta la horripilante de los cajones emocionales.
    Comparto por ahí, que es lo suyo.
    Namasté.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Morg, percibo su aliento a mis espaldas y me apuro un poco, otras dejo que me alcance. Por ahora estamos en este jueguito.
      Un placer que te haya gustado y tocado, expresé algo bastante universal.
      Gracias por compartir.
      Abracísimo.

      Eliminar
  34. Sos la reina de las metáforas, Mirella. Es envidiable tu talento, de verdad. En la vida de uno hay tanta tela para cortar, que es inevitable que se muestre alguna hilacha.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, Raúl y muchas gracias por lo de la reina.
      Un gran saludo.

      Eliminar