domingo, 30 de diciembre de 2012

El deseo






Son las doce en punto y todos levantan las copas. Ella formula palabras de buenos augurios y felicidades; sin embargo sus pensamientos son peces que nadan contra la corriente. ¿Para qué brindar, cuál es el deseo para este nuevo año, qué pedir? No sabe, se impacienta. Y mientras los demás beben de sus copas y ríen y hablan al mismo tiempo, ella se aparta un poco, se asoma a la noche caliente y negra, interrumpida por estrellas falsas, que explotan y se queman en su propia luz.
Piensa que su vida ha sido una serie de fuegos artificiales: breves chispazos en una noche de inquietudes. En años anteriores cumplía con la ceremonia de pedir su deseo cuando el reloj daba la última campanada, elevaba la copa y pedía, pedía con todo el vigor de su anhelo. Y esperaba que el cosmos o algún ángel o la magia de un duende se lo otorgara. Una vez exhortó a las fuerzas del universo que le enviaran el amor, en cambio ese año la despidieron de la empresa. Al siguiente, aún desocupada, suplicó por un empleo, entonces fue que conoció a Andrés. A fines de ese año el pedido fue ¡matrimonio! Y allí apareció ese puesto de última categoría, con un salario avaro. Y desapareció Andrés. Después pidió irse de la casa paterna, ser independiente y no tener que compartir la habitación con sus hermanas. Pero las que se casaron y formaron su propio hogar fueron las hermanas y ella se quedó en un cuarto vacío, en el silencio de la casa familiar.
Pidió viajar, conocer el mundo, de mochilera, haciendo dedo, de cualquier manera. Ese año volvió Andrés y le propuso el antes anhelado casamiento. Ella titubeó, pero no debía desaprovechar la oportunidad de abandonar la estrechez de miras del viejo hogar. Con él iría a tantos lugares… Resultó que Andrés era sedentario y para la luna de miel armaron un bolso, se subieron al 60 y se alojaron en la posada de una isla del Tigre. Para qué ir más lejos —argumentó él ante su cara ensombrecida—, allí había la vegetación que tanto le gustaba y el monólogo acuoso del río, golpeando en el muelle de madera la arrullaría, mientras él se echaba una siesta.
Al otro año, vaciló a la hora de hacer su pedido. Decidió cambiar la estrategia. Pidió un hijo, que no quería en esos momentos, cuando muy en el fondo el ansia de libertad la consumía. Tuvo al hijo. Después pidió morirse y se enfermó Andrés. Pidió que se curara: él sanó y se fue con la médica. Con el dinero del divorcio pidió tener su propia empresa. Ese año se enamoró de un modo salvaje.
Su sistema nervioso se había vuelto frágil y aliviaba su ansiedad comiendo. Pidió adelgazar: quedó embarazada. Se casó. Se trasladaron a un país remoto, tuvo que aprender el nuevo idioma. Viajaron continuamente por regiones áridas, sucias, empobrecidas. Los niños crecían, el marido acumulaba dinero usurariamente. Ella ya no reclamaba trabajo, viajes, tampoco amor, casamiento o divorcio. Sólo volver a casa, a su tierra, a la familia, los amigos.
El reloj marcaba las 12,10’ y ella, en ese país que no era el suyo, rodeada de gente extraña y mirando la noche ardiente, todavía no había hecho su pedido. Se dijo que era una ingrata, que después de todo obtuvo muchas de las cosas que había pedido. A destiempo, sí, no cuando las deseaba. ¿Acaso la vida, el destino tiene un movimiento lineal? ¿O es una sucesión de curvas y espirales que vuelven sobre sí mismas, se superponen, retroceden para tomar impulso y, así enroscadas, avanzan?
Bebe un sorbo de vino blanco que ya se ha calentado en su copa y decide que este año no va a desear nada. Dejará que alguna deidad, el planeta Urano, el azar, la providencia o lo que sea, la sorprendan.
 ©  Mirella S.   — 2012 —


Acuarela de Silvia Pelissero






La vida de cada hombre
es un camino hacia sí mismo,
el ensayo de un camino,
el boceto de un sendero.

Herman Hesse



38 comentarios:

  1. Cruel pero cierto. Para algunas personas se le acumulan los males y el sol le da en la espalda.
    Tiremos a la papelera este 2012 y hagamos propósitos para enderezar el próximo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La intención del cuento (no sé si lo logré), es mostrar lo pedigüeños que somos y cómo nos cerramos cuando no obtenemos lo deseado, como si fuera culpa del universo.
      Gracias por leerme siempre y que el 2013 te depare muchas satisfacciones.

      Eliminar
  2. Vengo a devolverte la visita, bueno a verte, tu visita no te la devuelvo, me la quedo.
    Hay que tener cuidado con los deseos que se piden, algunos se cumplen. Pero has contado una historia triste, y como este año ella no va a pedir nada, pidámos nosotras por que su vida se reconduzca y sea feliz.
    Abrazos y Feliz brindis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ester, bienvenida a mi rinconcito de Buenos Aires. Creo, y esa fue mi intención, que es bueno que ella no haya pedido nada, porque parecía que sus pedidos eran órdenes que debían ser cumplidas por alguna fuerza superior. ¿Habrá hecho ella algo para obtener lo que anhelaba? De lo que se desprende de la historia, da la impresión que no...
      Pidamos también por todos nosotros, que somos de carne y hueso y existimos... jajaja!!!!
      Mil felicidades

      Eliminar
  3. Mirella Que todos estos deseo se haga realidad FELIZ AÑO 2013 siempre te deseo lo mejor Saludos desde España

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias José Ramón, felicidades también para vos, que tengas un año con muchas satisfacciones y alegrías.
      Retribuyo tus saludos, desde Buenos Aires.

      Eliminar
  4. Que pases un feliz fin de año, y que en el nuevo que llega
    se cumplan todos tus deseos.
    ¡Feliz 2013!
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ricardo por tus augurios y la visita, espero que el nuevo año te impulse a seguir produciendo bellos poemas, para deleite de los que te leemos.
      Un fuerte abrazo "porteño".

      Eliminar
  5. ¡FELIZ AÑO NUEVO!, Mirella. Que en 2.013 puedas seguir haciéndonos disfrutar con tu blog. Te deseo muy buena salud y mucha suerte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan ignacio, espero seguir subiendo entradas al blog, me hace muy feliz escribir, es una necesidad que postergué y que ahora quiero que se expanda.
      Salud, bienestar, serenidad y alegría para todos y abajo el ABURRIMIENTO ... jajaja!!!!

      Eliminar
  6. Hay que tener cuidado con lo que se pide... Tu relato es un buen ejemplo.
    Espero que disfrutes de la noche y lo pases muy bien con todos los que te acompañen.

    Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente para vos Nieves, encantadora española que siempre me dejas cálidas palabras, para que me acompañen.
      ¡Feliz año, gracias y abrazos!

      Eliminar
  7. Mirella Feliz Año. Y que sigas con esa fuerza y tesón para redactar esos magníficos textos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas felicidades, gracias por tus comentarios y también por tus entradas, con tu humor tan particular, también en temas serios.
      Ha sido un gusto conocerte.

      Eliminar
  8. sos tan genial que no me canso de leerte

    ResponderEliminar
  9. ¡Gracias Mucha! Saber que lo que uno escribe gusta, es un gran estímulo. Espero que no te canses nunca y visitame todas las veces que tengas ganas. ¡Bienvenida al pequeño nido!
    Feliz año y un abrazo

    ResponderEliminar
  10. HOLA QUERIDA MIRELLA
    HAY QUE EMPEZAR EL AÑO CON ESPERANZA A PESAR DE TODO SINTIENDO QUE LA FELICIDAD PUEDE SER POSIBLE CADA DÍA, VALORANDO LAS PEQUEÑAS COSAS Y DANDO AMOR QUE ES DONDE ESTÁ LA VERDADERA DICHA.

    MUCHOS BESOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejar que la vida fluya, esperar sólo lo esperable, dar amor, disfrutar con lo bueno y aprender de las experiencias... Parece una receta simple, sin embargo ¡cuánto nos cuesta!
      Un abrazote desde el corazón

      Eliminar
  11. Felicidades y éxitos en tus propósitos artísticos para este año!!!
    Un relato que contrasta realidad y expectativa de la protagonista hasta la evanescencia de su propio deseo. El destino es una masa informe donde destellan los no anhelos de los vencidos ja ja ja.
    Un abrazo Artista!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los augurios, que retribuyo y esperemos (sin esperar demasiado... jajaja!!!)que nuestra fuerza interior, el impulso creativo o lo que sea que nos empuja a escribir, siga acompañándonos, como nuestra propia sombra, también durante este año...
      Gracias por la visita, Poeta!!!
      Otro abrazo

      Eliminar
  12. Cualquiera pide nada Mirella, mejor no dejarse llevar por la euforia del momento y seguir...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro Jaal, siempre hay que seguir, con deseos o sin ellos y que los deseos sean un motor, no un fin en sí mismos.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. Yo creo que sí, tanto mejor así. Que nos sorprenda. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier tipo de deseo, una vez logrado se quema tan rápido como un fósforo y perdemos interés. Y si no lo obtenemos nos amargamos. En cambio dejarse sorprender por algo no pedido y que llega, eso vale la pena...
      Un beso

      Eliminar
  14. A esta mujer mejor que la sorprendan.

    Buen año!

    ResponderEliminar
  15. Gracias por la visita Dana; a todos es bueno que la vida nos sorprenda... así salimos de nuestra habitual comodidad.
    ¡Buen año para vos también!

    ResponderEliminar
  16. Mirella me he puesto de seguidor y te enlazo a mi lista de blogs.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafa, es un honor. Seguiremos en contacto y leyéndonos.
      Un abrazo

      Eliminar
  17. Mirella has reflejado cosas que me han pasado en verdad y descubro en que he estado esquivocada en la petición de los deseos... también se me han cumplido en forma desordenada... quizas es mejor que no pida nada!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que al final, lo único que hay que pedir y pedirse a uno mismo, es tener la serenidad suficiente para discernir si lo que estamos deseando es bueno para nosotros en ese momento.
      Y aprender de los "deseos equivocados" y saber esperar.
      ¡Un enorme abrazo y buen año!

      Eliminar
  18. Un amigo me dijo una vez que el universo entero se confabula para lograr nuestra felicidad. Quizás sea que nosotros saboteamos sus buenas intenciones con nuestros deseos que van por otros derroteros.
    ¡Quién sabe!

    Sea como fuere, espero y deseo que el nuevo año te depare grandes momentos inolvidables :)

    muacks!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con tu amigo, somos unos saboteadores natos y parece que con el tiempo vamos perfeccionando el sistema.
      Te agradezco mucho que me hayas hecho una visita, bienvenido y vuelve cuando quieras...
      Chuik-chuik...

      Eliminar
  19. Respuestas
    1. Gracias Norma, también para vos, con mucha plenitud y ganas de escribir y compartir.
      Un abrazo

      Eliminar
  20. Los deseos a veces no son claros, por las dudas es mejor la sorpresa
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sorpresa y dejar de ser tan pedigüeños... jajaja!!!
      Otro abrazo

      Eliminar
  21. Hola Mirella, encantado de contactar.

    He buscado tu correo y no lo veo, por ello te escribo por aquí. Tienes una opción en tu blog, que respeto profundamente y apoyo que sigas con ella, pero personalmente no me siento cómodo dejando en evidencia mi presencia.

    Durango-País Vasco en este mundo de blogs soy yo! Cualquier persona que me conozca sabrá en que momento estoy conectado. Y ese es el punto que no acepto.

    Repito mi respeto por tus opciones. Tienes un espacio bien cuidado y de interés.

    Un abrazo, Mirella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la explicación, Ernesto, pero no entendí de qué manera te pueden llegar notificaciones sin que figures en le panel de seguidores. Siempre me manejé así.
      Me da gusto que te interesara mi espacio.
      Muchos saludos.

      Eliminar